Innsbruck y el Tirol

Como en un cuento de hadas o de princesas, Innsbruck, la capital del Tirol austríaco, levanta sus cúpulas verdosas hacia un escenario perfecto de montañas nevadas, un anillo de crestas afiladas y laderas que mudan del verde al blanco durante los meses de invierno

Tirol

Tirol

1 de enero de 2010

Agua, roca, nieve y hierba, en el Tirol austríaco cada elemento ocupa su lugar y tiene una función concreta en la escena para que nada resulte estridente. Las montañas son altas y esbeltas; los campanarios de las iglesias despuntan sobre las copas de las coníferas enfundadas en su abrigo blanco; los pueblos son pulcros y uniformes; los ríos, cristalinos.

ENCLAVES DEL VALLE DEL INN

Innsbruck es el centro neurálgico del Tirol y el punto de partida para recorrer la región más asombrosa de los Alpes austríacos.

Principales visitas

1 INNSBRUCK

El palacio Imperial, en el centro urbano, es el monumento más importante de la capital del Tirol. Líneas de tren, autobuses y teleféricos suben hasta las montañas más próximas.

2 SEEFELD

Población situada al oeste de Innsbruck, acoge competiciones internacionales de esquí de fondo y de travesía. Se llega en la línea de tren que se dirige al macizo de Karwendel.

3 VALLE DE PITZTAL

Paralelo al valle de Ötz, constituye con éste uno de los enclaves más bonitos del Tirol. Una parte se incluye en el Parque Natural de Kaunergrat. Se halla a 90 km de Innsbruck.

4 ALPES DE ZILLERTAL

Macizo situado al sur de Innsbruck, en la frontera con Italia, cuenta con más de 55 picos que superan los 3.000 m de altitud. Es una zona muy frecuentada por alpinistas.

5 ALPBACH

Este pueblo al este de Innsbruck es un famoso destino de esquí en invierno y de senderismo en verano.

6 GOING

Otro enclave célebre por sus pistas de esquí. La iglesia barroca es el edificio más sobresaliente de su pequeño núcleo.

7 KITZBÜHEL

Esta ciudad de calles adoquinadas y mansiones neoclásicas fue fundada en el siglo XVI. La iglesia de Saint Rupert, con un campanario bulboso, destaca en su pulcro entramado de avenidas con comercios de marcas de moda y artesanía tirolesa.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR

Desde España no hay vuelos directos a Innsbruck y lo habitual es volar vía Salzburgo (a 185 km) o Viena (477 km), o hasta la alemana Munich, a 166 km. Esos aeropuertos cuentan con líneas de autobús que llevan a la capital tirolesa, y coches de alquiler. Entre Viena e Innsbruck circula el tren Transalpino, que discurre entre cañones y valles amplios.

A TENER EN CUENTA

Para viajar a Austria sólo se precisa el documento nacional de identidad. El idioma es el alemán y la moneda, el euro. El abono Innsbruck Card, de venta en oficinas de turismo, permite utilizar gratis el transporte público y los autobuses que llevan a las estaciones de esquí cercanas. Incluye el acceso a la torre de saltos olímpicos Bergisel y a varios teleféricos y funiculares, como el Nord–park, que realiza una parada en Hunberburg (823 m) donde está el zoo a mayor altitud de Europa. La tarjeta también facilita descuentos en la entrada a museos y a monumentos como la torre Stadtturn, en el antiguo ayuntamiento, que ofrece una vista de 3600.

CÓMO MOVERSE

La región cuenta con diversas carreteras panorámicas y también trenes de vía estrecha que circulan a ritmo lento a través de paisajes alpinos. Por la estación de Innsbruck pasan, entre otras, la línea Karwendel, que asciende hasta el pintoresco pueblo de Seefeld, y la de Zillerbahn, que atraviesa la montañosa región de Zillertal.

DESTINO DE NIEVE

La región de Tirol cuenta con un centenar de estaciones que suman 3.500 km de pistas de esquí alpino y 4.000 km de fondo. Hay forfaits combinados y autobuses gratis a muchas estaciones. Todas ofrecen amplia oferta de après-ski (www.ski-innsbruck.at). De abril a septiembre, las oficinas de turismo organizan rutas de senderismo por los montes y valles tiroleses (www.tyrol.com).

ALOJAMIENTO

Se puede dormir en acogedores hoteles de arquitectura alpina, fondas o wirtshaus –que incluyen restaurante–, balnearios, apartamentos de alquiler en los enclaves de esquí y granjas emplazadas en prados (www.bauernhof.cc).

COMER Y COMPRAR

Los restaurantes de Tirol ofrecen platos consistentes como el tiroler gröstl (patatas con jamón) y el tafelspitz (sopa de buey con bolas de sémola), que suelen acompañar vinos blancos del Tirol. En Innsbruck destacan cafés clásicos como el Sacher, en los bajos del palacio Imperial. Los pueblos de Telfs (a 25 km de Innsbruck) e Imst (50 km) son famosos por sus artesanos de la madera, cuyas creaciones llenan las paradas de los mercados navideños; también tallan máscaras que se utilizan en los carnavales de febrero.

BIBLIOGRAFÍA

Austria-Guías Visuales. Editorial El País Aguilar, 2010.

MÁS INFORMACIÓN

Turismo de Austria: Tel. 902 999 432.

www.austria.info

www.innsbruck.info.