Innsbruck, la ciudad imperial mira al futuro

Belleza alpina, legado histórico y arquitectura contemporánea seducen en la capital del Tirol austríaco

1 / 5
SIM-442984. Museo Swarovski

1 / 5

Museo Swarovski

El juego de colores que crean los centenares de reflejos de la cúpula central del museo Swarovski son una de sus principales atracciones. Fundada en 1895 por Daniel Swarovski, este empresa es actualmente la líder en la producción de cristal cortado, además de una de las marcas de diseño de joyas más conocidas internacionalmente.  

DL a00900950. El río Inn

2 / 5

El río Inn

Capital del estado austríaco del Tirol, la ciudad de Innsbruck debe su nombre al río que la atraviesa. Literalmente, su nombre significa "puente sobre el Inn". Una de sus imágenes más emblemáticas es la que ofrece la margen izquierda del río, desde donde se contemplan las tradicionales casitas de colores perfiladas sobre las moles de los Alpes

2014 861. El funicular de Innsbruck

3 / 5

El funicular de Innsbruck

La futurista estación del funicular de la ciudad se ha convertido en una de las imágenes más reconocibles de la arquitectura más moderna de Innsbruck. En tan solo 20 minutos, el funicular conecta el centro con la estación de montaña situada a más de 2.000 metros de altura. 

DL a00926813. Catedral de Saint Jacob

4 / 5

Catedral de Saint Jacob

Esta catedral barroca fue construida en el siglo XVIII tras los graves daños que sufrió a causa de un terremoto. Es uno de los edificios más altos de la ciudad y alberga algunas importantes obras de arte como la Virgen y niño, de Lucas Cranach el Viejo o el monumento funerario de Maximiliano III.

DL a00988640. El Tejadillo de oro

5 / 5

El Tejadillo de oro

Nadie puede marcharse de Innsbruck sin haber visitado el Tejadillo de oro. Este pequeño balcón, cuyo techo está recubierto de oro, fue construido en el año 1500 por el archiduque Maximiliano III para poder contemplar los festejos de su boda. 

Winter Innsbruck 2013 2048

Innsbruck, la ciudad imperial mira al futuro

Junto al esplendor de sus montañas, Innsbruck exhibe un apabullante patrimonio creado principalmente por los Habsburgo, la dinastía de emperadores que la eligieron y embellecieron para disfrutarla. En época reciente, la capital tirolesa ha apostado por la arquitectura moderna, otro aliciente al que se añaden las propuestas de actividades en los Alpes.

Ruta por los Alpes austriacos

Más información

Ruta por los Alpes austriacos

8

Fotografías

Un recorrido clásico incluye el Tejadillo de Oro, el balcón recubierto de cobre dorado que Maximiliano I hizo construir para contemplar los festejos de su boda; el magnífico Palacio Imperial; la Catedral de St. Jacob, con una Virgen y niño de Lucas Cranach el Viejo; la Iglesia de la Corte, donde está el monumental conjunto funerario de las Tumbas Negras (s. XVI); el Museo del Tirol, con una ecléctica colección que abarca desde restos romanos a objetos etnográficos y pinturas de Klimt y Rembrandt; y la fascinante Maria-Theresien Strasse, una avenida con palacetes y cafés históricos donde degustar un tradicional strudel de manzana.

La arquitectura más rompedora se concentra en la periferia de Innsbruck: destacan el mirador Bergisel, junto al trampolín del Salto Olímpico, y las estaciones del funicular al monte Hungerburg. Y en los alrededores, por si la naturaleza no bastara, aguardan el renacentista Palacio de Ambras y las brillantes salas del museo Swarovski.

Fotografías: Fototeca 9x12; Turismo de Innsbruck, Gtres

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?