Fin de semana en Colonia

Iglesias y museos de vanguardia adornan esta ciudad del oeste alemán

1 / 6

1 / 6

IBR-3969018. A orillas del Rin

A orillas del Rin

La silueta fluvial de Colonia está protagonizada por las elevadas torres de la Catedral –a la derecha– y el campanario fortificado de la iglesia románica de San Martín.

AGE FOTOSTOCK

2 / 6

AWL DE05086. San Gereón

San Gereón

Las vidrieras y la cúpula son los elementos más significativos de la iglesia de San Gereón.

AWL IMAGES

3 / 6

SIM-423644. Museo Lidwig

Museo Lidwig

El Museo Ludwig exhibe, tras su singular fachada, muestras de arte contemporáneo.

FOTOTECA 9 X 12

4 / 6

20526023. Plaza Alter Markt

Plaza Alter Markt

En este céntrico lugar se instalaba el mercado medieval. Hoy es un punto de encuentro gracias a sus  restaurantes y cervecerías.

FOTOTECA 9 X 12

5 / 6

20523147.  Puente Hohenzollern

Puente Hohenzollern

Los trenes que llegan a Colonia cruzan antes el caudaloso río Rin por esta emblemática pasarela.

FOTOTECA 9 X 12

6 / 6

VN-ESC Colonia REMAQ-3. Visitas esenciales en el centro

Visitas esenciales en el centro

1 Catedral. Iniciada en el siglo XIII,esta magna obra fue el monumento más alto del mundo hasta el año 1884.
2 Museum Ludwig. Exhibe obras de pop art, impresionismo alemán y vanguardia rusa. Incluye el Museo de la Fotografía.
3 Plaza Alter Markt. Donde se instalaba el mercado medieval hoy se colocan las terrazas de las tradicionales cervecerías.
4 San Gereón. Es uno de los ejemplos más destacados de los doce templos románicos que perviven en Colonia.

Mapa: BLAUSET

Cecilia Dreymüller

2 de marzo de 2015

La catedral de Colonia, una obra completa

Más información

La catedral de Colonia, una obra completa

Asomada al Rin desde la región de Renania, Colonia se presenta como una de las ciudades más activas y animadas de Alemania. El visitante lo comprueba nada más llegar desde el aeropuerto en tren, cuando camina por la céntrica plaza de la Estación y la colindante de la Catedral, en las que varias cervecerías históricas le dan la bienvenida. En ellas suele haber colonienses que, precedidos por su fama de sociables, inician una animada charla con el recién llegado mientras se toman la típica kölsch, la cerveza local servida en un vaso de tubo.

El monumento más emblemático de Colonia es su catedral gótica que, con imponentes torres de 157 metros de alto, es el símbolo milenario de la ciudad y uno de los pocos edificios que no fueron destruidos por los bombardeos de 1942 y 1944 que arrasaron el 75 % de la ciudad antigua. La subida a las torres regala una asombrosa panorámica urbana y fluvial, aunque es al entrar en la altísima nave central (45 m) cuando se comprende la importancia del templo en la Europa del medievo. La estructura de los arcos góticos prueba la técnica de sus constructores; el tríptico Los Reyes Magos (1445) de Stefan Lochner da idea de la exquisitez de la pintura renana de la época; y el rutilante relicario de los Reyes Magos (siglo XII), que se guarda en el ábside y supuestamente contiene sus reliquias, está considerada una joya de la orfebrería antigua.

Tras salir del templo, y antes de proseguir la visita por los alrededores, se pueden reponer fuerzas en una típica cervecería. Una muy popular es Früh em Veedel (desde 1879). Aquí, junto a la ligera cerveza de la casa, sirven salchichas y especialidades como el rheinischer sauerbraten, un adobo de carne con guiso agridulce.

Colonia albergó la mayor comunidad judía de Alemania

El paseo continúa en el Museo Romano-Germánico, al lado de la catedral. Contiene mosaicos que ilustran el esplendor con el que se vivía en Claudia Ara Agrippinensis (50 a.C.), nombre que tomó la entonces colonia romana, en honor de Agripina, su hija más célebre y esposa del emperador Claudio. Precisamente por un tramo de calzada romana se llega al Museo Ludwig, con su emblemático tejado de zinc ondulado. En su vestíbulo nos da la bienvenida una oronda y colorista «dama bailando» de la escultora Niki de Saint-Phalle (1930-2002), mientras que en las salas se exhiben Warhol, Liechtenstein y Rauschenberg. También hay una cafetería que invita a descansar, aunque para degustar los mejores pasteles y bombones del centro hay que acudir al exclusivo Café Reichard, abierto en 1855.

Otro atractivo para descubrir en el corazón de Colonia son 12 templos de origen románico que hoy plasman la finura de la arquitectura medieval. Siguiendo la peatonal y comercial Hohe Strasse se accede al barrio de Martinsviertel, donde se sitúa la iglesia de San Martín. Hasta ella se llega bajando hacia el río por Minoritenstrasse, desde la que se divisan sus torrecillas. En estas callejuelas sorprende el recogimiento de la placita en la que se erige y también la sobriedad del interior. Otras iglesias románicas que merece la pena visitar son Santa María del Capitolio, San Pantaleón, Santa María de Lys y San Gereón, esta última con su distintiva cúpula octagonal.

20523147

Camino del Ayuntamiento, de fachada renacentista y con filigranas, es fácil imaginar cómo era el antiguo barrio judío porque se camina por encima de un plano insertado en el pavimento. Colonia albergó la mayor comunidad judía de Alemania y el nombre de la cercana Ópera recuerda a su miembro más famoso, Jaques Offenbach, compositor de los inmortales Cuentos de Hoffmann (1881).

Justo detrás de la casa consistorial se halla el Museo Wallraff-Richarz, que guarda uno de los cuadros medievales más delicados, La Virgen de la rosaleda (1450), también obra del alemán Lochner, junto a magníficos Holbein, Durero, Rembrandt y Rubens. y a dos pasos se abren las plazas Alter Markt y Heumarkt, cuyos restaurantes y bares ofrecen música en vivo –Colonia es la ciudad con más bandas musicales de Alemania–, tan seductores como las tiendas de anticuarios de la zona. Aquí se muestra la Colonia más liberal cuando de noche abren los locales del «barrio rosa».

Precisamente es en la Alter Markt donde el alcalde de Colonia proclama, cada 11 de noviembre a las 11.11 horas, el inicio de la «Quinta Estación», el prólogo del carnaval de Colonia, que está considerado el más festivo de Alemania. Hasta la cita anual de febrero se programan bailes, fiestas y concursos en los que las agrupaciones vapulean la actualidad con rimas burlescas.

El paseo por Colonia concluye a orillas del Rin, contemplando los puentes Hohenzollern y Deutzer, y una hermosa vista de esta ciudad cosmopolita, culta y alegre, reflejándose en el Rin.

MÁS INFORMACIÓN

Cómo llegar y desplazarse: El aeropuerto de Colonia se ubica 15 km al sudeste del centro y está conectado por tren cada 20 minutos. La Colonia Card ofrece descuentos en visitas y transportes.
Turismo de Colonia