Destinos de película, el planeta en la pantalla

Miles de aficionados viajan cada año a los lugares donde se grabaron algunas películas míticas de la historia del cine

7 de febrero de 2017

La rapidez con la que nuestra memoria visual asocia ciertos paisajes y localizaciones con recuerdos o incluso con canciones y olores es asombrosa. Sucede algo parecido con los escenarios de las películas más míticas que forman parte de la historia del cine.

Para conseguir este efecto, es preciso que todo lo que rodea la ubicación del rodaje cuadre a la perfección con aquello que nos cuenta la película. Pero cuando la imaginación de un director o la pericia de un escenógrafo junto con la tecnología de la que disponemos hoy en día no son capaces de llevar a la realidad un determinado escenario en un plató se podría decir que la ficción no es capaz de superar la realidad que ofrece la naturaleza, ni siquiera de acercase.

Siempre que esto es así, el rodaje de una película se ve obligado a trasladarse a un lugar donde la poderosa naturaleza sí ha sabido recrear o a algún rincón del mundo que refleja a la perfección el entorno que debe acompañar esa escena.

Tantos son los ejemplos que en ocasiones, cuando el largometraje se ha convertido en un producto de culto, se ha creado alrededor de la ubicación la necesidad de hacer un peregrinaje por parte de sus fans. Así, películas como El señor de los anillos, La Guerra de las galaxias o Avatar han convertido los paisajes y localizaciones donde se filmaron en imágenes indisociables de los lugares que acogieron esas imborrables escenas. Son films que provocan en los espectadores la necesidad irrefrenable de hacer las maletas y partir en buscar de los destinos prometidos, para sentirse más cerca de aquellas imágenes, tan evocadoras y admiradas.

De esta manera, la popularidad de algunos de estos destinos ha aumentado en gran medida, dando un nuevo impulso a la llegada del turismo. La selección de localizaciones de este reportaje reúne algunos de los destinos más codiciados para los fans más fieles de estas películas.

Outbrain