Destinos con sabor a cerveza en Cataluña

Cerca de cien cervecerías artesanales invitan a una nueva forma de viajar

1 / 4

1 / 4

B94-2454597. Cala en Blanes, Costa Brava

Cala en Blanes, Costa Brava

En la localidad de Blanes se puede encontrar la Popaire, una cerveza artesana cuya marca a dado lugar a cinco tipos diferentes: la Espuma de Mar, la Tramuntana, la Pulpo Roquer, la Tinta de Pulpo y la Escorpora, todas ellas inspiradas en la cercana costa que las acoge. 

2 / 4

cervesera. La Cervesera Artesana, Barcelona

La Cervesera Artesana, Barcelona

Esta microcervecería barcelonesa está situada en el centro, cerca del barrio de Gracia, en un local que mantiene el aspecto de un pub tradicional.

3 / 4

ESY-025701775. Las flores del lúpulo

Las flores del lúpulo

El lúpulo es una planta que pertenece al género Humulus, cuyo cultivo ya practicaban los romanos.

4 / 4

Barcelona-Beer-Festival 2015foto14. Barcelona Beer Festival

Barcelona Beer Festival

En esta feria de la cerveza artesana que se celebra anualmente en Barcelona se dan cita productores y bebedores para disfrutar en un ambiente festivo del producto que les ha traído hasta allí; la cerveza. En la pasada edición participaron 32.000 personas. 

Cerca de cien cervecerías artesanales invitan a una nueva forma de viajar

Más información

La ruta de las cervezas en Cataluña

La ruta de las cervezas en Cataluña

La eclosión que experimentan las cervezas artesanas en Cataluña está impulsando un nuevo estilo de turismo, que complementa e incluso rivaliza con el del vino y el cava. La diversidad de microcervecerías, cada una con su abanico de cervezas de elaboración propia, invita a recorrer el territorio para probar bebidas singulares en las que se trasluce la pasión y la experiencia de sus creadores. Así sucede por ejemplo con la Ruta de la Cerveza Artesana de Lleida, que anima a conocer los obradores de siete microcervecerías de la provincia. En cada visita el viajero obtiene un sello y, al reunir los siete, recibe un premio. Y sin salir de Barcelona, resulta tentador acudir a los numerosos brewpubs para degustar una amplia carta de cervezas artesanas de barril o embotelladas.

Paladear una buena cerveza permite apreciar la calidad de las materias y del proceso de elaboración. Una cerveza industrial ofrece siempre el mismo sabor. Pero la cerveza artesana es un producto único y vivo; de hecho sigue madurando una vez hecha.

Para orientarse en la selva de sabores, Mikel Rius, organizador del Barcelona Beer Festival, recuerda que las cervezas lager requieren una baja fermentación y un buen ejemplo es la Moska Rossa, elaborada en Sarrià de Ter (Girona). La alta fermentación genera cervezas tipo ale, ricas en malta, como la Popaire de Blanes (Girona); o con maltas oscuras, por ejemplo la serie Mala Vida de Cerveses del Montseny (Barcelona) o las Black Block que elabora La Pirata en Súria (Barcelona).

Cervezas de fermentación espontánea son la Setembre de Ales Agullons en Mediona (Barcelona), o la gama Sour, elaborada en Santa Coloma de Queralt (Tarragona) por la Segarreta, con bayas de cultivo local.

Más información

La cerveza artesana está de moda en Cataluña

La cerveza artesana está de moda en Cataluña

El lúpulo aporta carácter y sabor. Entre las Indian Pale Ale destaca Esgarrapats, producida por Guineu en Valls de Torruella (Barcelona). Más sutiles, pero con el mérito de emplear lúpulos de cosecha propia, son las que elaboran Lo Vilot en Almacellas (Lleida) o Les Clandestines en Montferri (Tarragona).

Más información sobre turismo sostenible en Cataluña.