Descubre Rajastán en 7 paradas ineludibles

Palacios, ciudades de piedra, un inmenso desierto habitado por camellos y toda la esencia de India, ¿te lo vas a perder?

1 / 7

1 / 7

HEMIS 0217529. Pushkar

Pushkar

Considerada una de las ciudades más antiguas de la India, está situada orillas del lago Pushkar, donde los peregrinos toman baños en sus aguas sagradas pues la ciudad es uno de los cinco dhams de India ((lugares sagrados de peregrinaje para los hinduistas). Cada año acoge una importantísima feria del camello que atrae a miles de visitantes. 

2 / 7

HEMIS 0018888. Jaipur

Jaipur

La capital del estado es un compendio de todo lo bello de Rajastán: palacios, fuertes, bazares repletos día y noche, y color: azafrán, rojo, amarillo y verde… la «ciudad rosa» la llaman, por el color de sus palacios como el Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, una estructura de arenisca con casi mil ventanas para que las mujeres de la corte contemplaran el ir y venir de gentes sin ser vistas. Cerca está el City Palace, con sus patios, salones y pabellones suntuosos, y el Jantar Mantar, el observatorio que construyó el marajá Jai Singh en el siglo XVIII. También hay que visitar el bazar, instalado frente al Palacio. A once kilómetros, el fuerte Amber, una inmensa ciudadela en lo alto de una montaña cuyo interior sorprende por su majestuosidad y las vistas que ofrece la zona.

3 / 7

HEMIS 1390223. Udaipur

Udaipur

Destaca por los majestuosos palacios de mármol que parecen flotar como el de Jag Nivas o Jag Mandir en lago Pichola. En la orilla se halla otra joya, el City Palace en el que se combinan el estilo militar rajput y la decoración mongol. Murallas, balcones, cúpulas y torreones conforman el palacio más grande de Rajastán. Al atardecer es muy recomendable dar un paseo en barca por el lago Pichola amparados por sus soberbios palacios.

4 / 7

HEMIS 0542633. Jodhpur

Jodhpur

Si Jaipur es la «ciudad rosa», Jodhpur es la «ciudad añil». Con empinadas y estrechas calles, flanqueadas de casas pintadas de ese color y un aire señorial que recuerda que fue una importante parada de la ruta comercial de Asia. Para contemplar la ciudad, nada mejor que dirigirse Mehrangarh Fort, que data del siglo XV, donde el azul de sus casas parece desplegarse como un manto. En su interior se pueden visitar varias salas del palacio como el Takhat Mahal, donde el marajá se retiraba con sus 30 reinas y sus concubinas.

5 / 7

HEMIS 1612687. Desierto del Thar

Desierto del Thar

Inmensas dunas, caravanas de camellos, pueblos blancos y pequeños, mujeres ataviadas con telas de vivos colores, el cielo inmensamente estrellado, silencio... todo esto es el desierto del Thar. Merece la pena hacer una excursión en camello por las dunas y al caer la tarde llegar al campamento esperando la magnífica puesta de sol mientras se saborea una exquisita cena a base de chapati y arroz aderezado con distintos curries.

6 / 7

HEMIS 0640714. Bikaner

Bikaner

Rodeada de murallas de arenisca roja, es una de las ciudades del desierto. Su pasado caravanero se aprecia en los palacios rajput que engalanan sus calles y por el robusto fuerte que la preside.

7 / 7

HEMIS 0167517. Jaisalmer

Jaisalmer

Como un espejismo dorado en pleno desierto aparece la espléndida ciudad de Jaisalmer. con su imponente ciudadela, de más de ocho siglos de antigüedad y que fue construida en 1156 para la defensa de sus habitantes frente a los pueblos del desierto. Sus calles están flanqueadas por havelis (mansiones) hechas con piedra esculpida y filigranas del mismo color de la arena del cercano desierto y cuya riqueza y majestuosidad cuentan mucho de la importancia que tuvo la ciudad en el tiempo de las caravanas. 

14 de enero de 2015

Ruta por el Rajastán

Más información

Ruta por el Rajastán

La Tierra de los Marajás, un lugar de contrastes donde las ciudades de los grandes príncipes conviven con el desierto, con suntuosos palacios y poblados con saris de mil colores tendidos vuelan al viento. En el norte del gran país asiático, Rajastán es uno de sus estados más grandes y su nombre procede de los antiguos «rajputs», «hijos de rey». Rajastán está lleno de sorpresas y secretos que se descubren y saborean viajando a ritmo lento por sus maravillosos paisajes y sus construcciones de orfebre. Aunque la elección es costosa te mostramos siete lugares que debes visitar si viajas a Rajastán.