La Bretaña francesa

De Rennes a la Costa Esmeralda

Un viaje por abadías y castillos medievales, hasta el litoral atlántico

1 / 16

1 / 16

C01-554395. Ploumanac’h

Ploumanac’h

El sendero de los Aduaneros recorre esta reserva natural de la Costa de Granito Rosa, en el municipio de Perros-Guirec.

CORNELIA DÖR / FOTOTECA 9 X 12

2 / 16

HEMIS 0249095. Rennes

Rennes

La plaza de la Ciudad Vieja está rodeada por edificios con entramado en la fachada y terrazas de restaurantes y cafés.

RENÉ MATTES / GTRES

3 / 16

HEMIS 0442004. Combourg

Combourg

El escritor François-René de Chateaubriand vivió en este castillo durante unos años. La localidad se asienta a orillas de un lago de 18 hectáreas.

ARNAUD CHICUREL / GTRES

4 / 16

700-05803753a. Dinan

Dinan

La basílica de Saint-Sauveur es, junto a la torre del Reloj y el Castillo, la joya monumental de esta población a orillas del río Rance.

ROBERT HARDING IMAGES / MASTERFILE

5 / 16

841-05960473a. Puerto de Dinan

Puerto de Dinan

Gracias a su emplazamiento, fue durante siglos un destacado puerto de entrada para los productos que llegaban del Atlántico.

TIM HURTS / MASTERFILE

6 / 16

143678046. Canal de Ille-et-Rance

Canal de Ille-et-Rance

Uno de los mayores alicientes de viajar por el norte bretón desde Rennes es la Vía Verde que circula junto al canal, una ruta ciclista de 85 km. Otra opción es recorrerlo en un barco de alquiler y disfrutar de la experiencia de salvar las esclusas. La Maison du Canal, en la casa de la esclusa de La Madeleine (Hedé-Bazouges), repasa la historia de esta vía fluvial.

AGE FOTOSTOCK

7 / 16

HEMIS 0442001. Saint-Malo

Saint-Malo

La torre Solidor, del siglo XIV, aloja un museo sobre las travesías marinas que doblaban el Cabo de Hornos.

JEAN-DANIEL SUDRES / GTRES

8 / 16

RHA-841-1117. Costa Esmeralda

Costa Esmeralda

Saint-Quay-Portrieux es un buen ejemplo de las localidades al borde de acantilados de este tramo litoral.

CAMILLE MOIRENC / GTRES

9 / 16

VNG 162 BRETAÑA-3. La gran senda litoral

La gran senda litoral

Surgido a inicios del siglo XX para vigilar el contrabando que llegaba por mar, el Sendero de los Aduaneros bordea toda la costa bretona en una veintena de etapas y permite conocer los tramos menos accesibles. La punta de Grouin, desde la que se ve la bahía del Mont Saint Michel, y las moles de granito rosa de Ploumanac’h son sus enclaves más espectaculares.

CHRISTIAN HEEB / GTRES

10 / 16

77757549. Cabo Fréhel

Cabo Fréhel

Desde lo alto del cabo Fréhel, el Fort la Latte defendía la costa bretona de los ataques piratas.

LOIC LAGARDE / GETTY IMAGES

11 / 16

HMS179198. Paimpol

Paimpol

El tren de vapor que recorre los 17 km entre Paimpol y Pontrieux muestra el frondoso paisaje interior de la Bretaña septentrional.

STÉPHANE LEMAIRE / GTRES

12 / 16

HEMIS 0122822. Abadía de Beauport

Abadía de Beauport

Era una etapa en el Camino de Santiago desde la costa normanda. Se halla en las afueras de Paimpol.

MARC DOZIER / GTRES

13 / 16

HEMIS 0463394. Plougrescant

Plougrescant

Es el punto más al norte de Bretaña. La casa denominada Castel Meur es una de las imágenes más insólitas de este litoral.

ROBERT HARDING PICTURE LIBRARY / AGE FOTOSTOCK

14 / 16

fototeca9x12-841580. Lannion

Lannion

Las empinadas calles de este pueblo desembocan en uno de los puertos más antiguos de la Costa de Granito Rosa.

RENÉ MATTES / GTRES

15 / 16

HEMIS 0180226. Isla de Bréhat

Isla de Bréhat

La bicicleta es el único medio para circular por esta isla situada a poca distancia de la Costa Esmeralda.

COLIN DUTTON / FOTOTECA 9 X 12

16 / 16

HEMIS 0249129. La costa norte de Bretaña

La costa norte de Bretaña

1 Rennes. La capital de Bretaña posee un animado centro medieval.

2 Fougères. Destaca por su castillo.

3 Combourg. En su castillo vivió el escritor René de Chateaubriand.

4 Dinan. Fue un importante puerto fluvial. Conserva el núcleo medieval.

5 Saint-Malo. De su puerto zarparon buques mercantes y corsarios rumbo al otro lado del Atlántico. Tiene un centro amurallado y varias fortalezas.

6 Paimpol. Cerca de esta población de la Costa Esmeralda se hallan las ruinas de la abadía medieval de Beauport y la tranquila isla de Bréhat.

7 Ploumanac’h. El paisaje rocoso de esta reserva es el más representativo de la denominada Costa de Granito Rosa. Un sendero circular lo recorre.

Mapa: BLAUSET

30 de septiembre de 2013

Los lugares más bonitos de la Bretaña francesa

Más información

Los lugares más bonitos de la Bretaña francesa

Bretaña extiende su brazo hacia el océano Atlántico como el último territorio al oeste del viejo continente europeo. La costa norte, que dialoga con el mítico mar de La Mancha, despliega un escenario de bahías, islas y pueblos con una rica historia cultural que puede empezar a seguirse en Rennes, la capital regional.

Ciudad propiamente interior, Rennes se encuentra «entre tierra y mar», como suele decirse en Bretaña. Centro administrativo y económico, ha sabido beneficiarse de su ubicación en la base de la península armoricana, en un punto estratégico entre Francia y el mundo atlántico.

Rennes vincula y protege un patrimonio. Su barrio medieval lo atestigua, con las callecitas de trazo errático, entre típicas casas de madera y techos de pizarra que desembocan en la encantadora plaza Sainte-Anne. En las terrazas de sus bares, principalmente los días soleados, se congrega una variada multitud. Es el lugar ideal para degustar las mejores crepes, acompañadas por lo general con una bolée (tazón) de sidra artesanal.

Rennes, que carece de salida al mar, tiene su puerto en Saint Malo, a 65 kilómetros por una carretera rápida que se recorre en media hora. Vale la pena desviarse a la altura de Hédé-Bazouges hacia Combourg, una población erigida en torno a su castillo (siglos XII-XV) y a la memoria de uno de sus habitantes más notables, François René de Chateaubriand. Con su parque inglés y su estanque de nenúfares, el castillo se conserva como una reliquia. Aunque el escritor lo habitó pocos años durante su infancia, allí se gestaron «las ideas que lo distinguieron de los otros hombres», como explica en sus Memorias de Ultratumba (1848).

Recorrido por la Bretaña francesa

Más información

Recorrido por la Bretaña francesa

Unos 24 kilómetros al norte de Combourg, la amurallada Dinan ocupa un enclave crucial a orillas del río Rance, antes de que éste alcance su estuario en Saint-Malo. La ciudad vivió una época de prosperidad entre los siglos XIV Y XV con la actividad de su puerto fluvial y el asentamiento de una importante comunidad de artesanos. De aquella época preserva tesoros como el corazón del caballero Bertrand du Guesclin, que se encuentra en la iglesia de Saint-Saveur, y la vitalidad de su producción artística.

Continuando hacia el mar, al poco rato se ingresa en la región llamada Clos Poulet, cuyos límites están marcados por las aguas: al este, la bahía del monte Saint-Michel; al norte, La Mancha; y al oeste, la desembocadura del río Rance. En este territorio pantanoso e inestable, los ciudadanos ilustres de Saint-Malo, enriquecidos por el comercio, la construcción de barcos, la navegación y la trata de esclavos, fueron levantando las malounières a partir del siglo XVI. Estas viviendas, de estilo robusto y generalmente de dos plantas y techo de pizarra, están rodeadas por parques y jardines. Aquí se refugiaron aventureros y corsarios como Jacques Cartier, René Duguay-Trouin y Robert Surcouf, hijos predilectos de Saint-Malo, que hoy reciben en la ciudad honores de estatua.

A partir de su ciudadela, instalada sobre un islote rocoso y protegida por altas murallas, Saint-Malo se erigió en centro comercial y cultural, proyectando su zona de influencia a los puntos más distantes del Atlántico. El continente americano le debe el nombre de Canadá –el navegante Jacques Cartier, de Saint-Malo, utilizó por primera vez esta denominación en 1534– y el de las Islas Malvinas, a las que Louis Antoine de Bougainville las denominó Malouines en 1764 en recuerdo del puerto bretón. Pasear por la ciudadela, ascender las murallas para contemplar el mar y culminar la jornada frente a un plato de marisco constituye una experiencia inolvidable.

Presente y pasado conversan sin cesar en cada rincón. Y en este diálogo es imprescindible incluir el río Rance. Un sistema de esclusas permite la navegación de sus aguas y la conexión con el canal de Ille-et-Rance, que une Rennes con Saint-Malo desde que Napoleón lo mandó construir en 1804.

HEMIS 0180226

Actualmente se utiliza para la navegación deportiva y turística durante todo el año. Pero la historia del río es también la de los puentes que lo atraviesan, vulnerando su condición de barrera y uniendo sus dos orillas: desde el viejo paso de Dinan, el de Saint Hubert, el de Chateaubriand y la esclusa Châtellier, hasta el dique de la represa mareomotriz –aprovecha las mareas para producir energía– de la desembocadura. Arbolados senderos bordean los cauces de agua, ofreciendo un inagotable escenario para el caminante y el ciclista.

Es el momento de iniciar el recorrido por la balnearia Costa Esmeralda. La moda de los baños de mar comenzó a principios del XIX y, a lo largo del siglo, la propaganda y la especulación inmobiliaria situaron Bretaña en el imaginario viajero. De 1887 es la guía de Stéphan Liégard, La Côte d’Azur, que conjugaba las tonalidades del agua y el aire con el nombre de un color de tradición heráldica y poética. Pocos años después surgió la denominación Côte d’Émeraude (Costa Esmeralda), que anunciaba la belleza del reflejo en las aguas de la vegetación intensamente verde de Bretaña.

Balnearia y luminosa

La Costa Esmeralda se extiende 90 kilómetros, desde la punta de Grouin hasta el cabo Fréhel, pasando por pueblos pescadores (St-Brieuc, Paimpol y Trébeurden), vestigios románicos como la abadía de Beauport (siglo XII) y refugios de calma como la isla de Bréhat y el Fort la Latte (siglo X), una de las primeras defensas contra los piratas. El paisaje de este litoral se caracteriza por sus matices verdes y azules entre ensenadas y calas rocosas, pero también por una arquitectura definida entre dos siglos, durante el esplendor de la belle époque.

En el primer tramo de esta costa se encuentra Dinard que, a diferencia de Saint-Malo, replegada dentro de sus murallas, exhibe el refinamiento de villas, jardines y paseos como el que recorre la playa Grande, con su hotel casino. Unos 140 kilómetros al oeste, Plougrescant alberga el punto más septentrional de Bretaña, además de uno de sus rincones más bonitos: el Castel Meur, una casa encajada entre dos bloques rocosos.

Al poco rato de abandonar las playas de Plougrescant y de pasear por las calles medievales y el puerto de la cercana villa de Lannion, el litoral bretón pasa a recibir otra denominación poética: Costa de Granito Rosa. Un paisaje más bien agreste, con sus calvarios, sus iglesias románicas y sus faros del fin del mundo, envueltos por una roca rosada que ha sido aprovechada desde antiguo. Los acantilados de Ploumanac’h son el mejor ejemplo de este entorno, formado hace 300 millones de años y que abarca más de 25 hectáreas. Se localiza en la comuna de Perros-Guirec, célebre por sus playas y por el archipiélago de las Sept Îles, una reserva de aves marinas.

El Sendero de los Aduaneros (Sentier des Douaniers) invita a descubrir cómo la piedra adquire el color que ha dado nombre a esta franja litoral, una curiosidad geológica que, sumada a la variada orografía, ha sido clave para definir la identidad paisajística y cultural bretona. Un territorio encajado, como su capital, Rennes, entre la tierra y el mar.

PARA SABER MÁS

Documentación: DNI.

Idioma: francés.

Moneda: euro.

Llegar y moverse: Existe conexión directa con el aeropuerto de Rennes desde Barcelona. Desde Madrid se puede volar directo a Nantes y allí alquilar un coche o desplazarse en tren a Rennes. Otra opción es viajar hasta París en avión o en el tren-hotel Elipsos desde Madrid o Barcelona. La red de transporte público bretona incluye líneas de autobús, tren y transbordador.

Alojamiento: Las granjas y las casas de huéspedes aseguran un contacto directo con la cultura bretona.

Turismo de Bretaña