5 rutas en bicicleta por Europa

Conocer los paisajes y las ciudades europeas a golpe de pedal es una de las mejores opciones para estas vacaciones

1 / 5

1 / 5

Vuelta al Ijseelmeer

Vuelta al Ijseelmeer

Con 15.000 kilómetros habilitados para bicicletas, Holanda es el país rey de este medio de transporte. Una de las rutas más concurridas es la que rodea su mar interior y visita bellos pólders y antiguos pueblos de pescadores.

Holland.com

2 / 5

Por la orilla del Loira

Por la orilla del Loira

Una de las mejores formas de recorrer el gran río francés es en bicicleta ya que permite ir descubriendo a ritmo lento las maravillas que flanquean su curso.

valle-del-loira.com

3 / 5

El Danubio y las capitales de Europa

El Danubio y las capitales de Europa

Un largo viaje por Alemania, Austria, Eslovaquia y Hungría siguiendo el curso del río a lo largo de 1.000 kilómetros de carril bici. En la imagen, a su paso por Budapest.

GTRES

4 / 5

Paisajes serbios

Paisajes serbios

El Danubio cruza Serbia de norte a sur a lo largo de 588 kilómetros y se puede recorrer en bicicleta. Se trata de uno de los tramos más significativos de la Ruta 6 de Eurovelo, que une el océano Atlántico con el Mar Negro.

Turismo de Serbia

5 / 5

De mar a mar

De mar a mar

Desde el Mar de Irlanda hasta el Mar del Norte, esta popular ruta ciclista recorre el Distrito de los Lagos (Lake District), en el Reino Unido.

visitcumbria.com

8 de julio de 2013

Ruta de Verdi, por los escenarios del compositor

Más información

Ruta de Verdi, por los escenarios del compositor

Europa está tejida por una inmensa red de carriles para bicicletas que llega hasta sus más recónditos confines. Se trata del proyecto EuroVelo que prevé instaurar más de veinte rutas que llegarán a cubrir un total de 70.000 kilómetros de los cuales 20.000 ya están en funcionamiento. A través de estos grandes recorridos se podrá viajar desde el Cabo Norte hasta la ciudad de La Valetta o desde Santiago de Compostela a Moscú. Muchos de los tramos de esta red ya están listos para ser disfrutados. Presentamos cinco de los más populares.

El valle del Loira: Esta ruta de más de 800 kilómetros discurre entre Cuffy –cerca de Cheren, el centro de Francia y St. Brévin les Pins, en el Loira Atlántico. Totalmente señalizado y muy bien comunicado –a lo largo del itinerario hay una veintena de estaciones de tren y 300 áreas de descanso– se divide en varios tramos cuya elección depende de los intereses del viajero. El de Orleans a Beaugency, siguiendo los pasos de Juana de Arco, consta de unos 30 kilómetros y su inicio se sitúa en la ciudad de la heroína francesa. Para visitar algunos de los castillos más imponentes del valle del Loira, hay que elegir la ruta que se inicia en la ciudad de Blois y, durante 21 kilómetros recorre las riberas del gran río francés y permite contemplar el castillo de Chaumont-sur-Loire. El tercero de los recorridos va desde la ciudad de Tours hasta el castillo de Villandry y salva una distancia de 21 kilómetros.

Ruta del Danubio: Este gran viaje que transita por los países centroeuropeos de Alemania, Austria, Eslovaquia y Hungría sigue el curso del río y atraviesa paisajes muy dispares y magníficos. A lo largo de 1.000 kilómetros de carril-bici se descubren algunos rincones memorables. Se trata del circuito en bicicleta más importante de Europa y está perfectamente señalizado. Asequible para cualquiera que esté mínimamente preparado, su inicio se sitúa en el sur de Alemania, en Donaueschingen y culmina en Budapest (Hungría). Una forma de realizar el recorrido es combinando la bicicleta con otros medios de transporte como el tren o el autobús, ya que a lo largo de la ruta se van encontrando lugares donde alquilar o dejar la bicicleta.

Para realizar este gran periplo a pedales es recomendable elegir algún tramo concreto, como el austriaco que discurre entre Passau y Viena (300 km), muy llano y lleno de encanto, o el alemán que une las ciudades de Donaueschingen y Passau (600 km).

El Danubio serbio: El Danubio cruza Serbia de norte a sur a lo largo de 588 kilómetros. A su paso por el país balcánico, descubre auténticos tesoros. La ruta discurre por acantilados de 300 metros de altura, yacimientos romanos, imponentes castillos y ciudades monumentales. La ruta está totalmente señalizada y cuenta con todos los servicios.

El Distrito de los Lagos: Conocida como «Sea to Sea-C2C» (De mar a mar) es una de las rutas más populares del Reino Unido. Consta de un total de 220 kilómetros y se inicia en la región de Cumbria –Whitehaven or Workington– en el Mar de Irlanda y termina en el Mar del Norte en las localidades de Tynemouth o Sunderland. En su recorrido atraviesa North Lake District y asciende por los montes Peninos (Pennines). Esta ruta requiere una mayor forma física que las anteriores ya que en algunos puntos los desniveles son importantes. Gran parte del trayecto se realiza por vías exclusivas para bicicleta.

La vuelta a Ijseelmer. Con más bicicletas que habitantes, Holanda está surcada por más de 15.000 kilómetros de carriles bici que transcurren por un relieve inexistente. Una de las excursiones más habituales es la que da la vuelta al Zuiderzee, el mar interior de Holanda en la región de Ijseelmeer, y recorre casi 400 kilómetros. A lo largo de la ruta se visitan tradicionales pueblos pescadores como Volendam y Enkhuizen y algunos de los más bellos pólders. También se conocen de primera mano antiguos diques con viejos molinos y las más modernas infraestructuras artífices del milagro holandés.

Notas:

Todos los tramos de las rutas reseñadas están perfectamente señalizados.

Existe una amplia oferta de alojamientos y servicios.

Hay diversos puntos para coger y devolver la bicicleta.