Botsuana, naturaleza en estado puro

Un gran viaje por los parques naturales más asombrosos del continente africano. Desde las llanuras del desierto del Kalahari al mundo acuático del delta del Okavango y el río Chobe

1 / 11

1 / 11

 D3S3711. África en estado puro

África en estado puro

Los safaris por Botsuana regalan momentos únicos, como esta escena de caza en la reserva natural de Moremi. 

Foto: Brendon Cremer

2 / 11

GettyImages-468023423. El rey de las charcas

El rey de las charcas

El hipopótamo, el gran mamífero de las zonas inundadas, es fácil de observar durante las salidas en barca por el delta del Okavango.

Foto: Buena Vista Images / Getty Images

3 / 11

GettyImages-148307610. Makgadikgadi

Makgadikgadi

Los baobabs pueblan los alrededores de esta extensa zona de salares situada al sur del P. N. Chobe.

Foto: Mint Images - Frans Lanting / Getty Images

4 / 11

shutterstock 393838021. Kalahari

Kalahari

Esta región árida se reparte por siete países: Congo, Angola, Zambia, Namibia, Zimbabue, Sudáfrica y Botsuana. En este último, el Coto del Kalahari Central abarca la mayor extensión. 

Foto: Kirill Trubitsyn / Sgutterstock

5 / 11

AGE-stock-photo-waiting-for-the-bus-122565229. La gran sabana

La gran sabana

Botsuana está cubierta en su mayor parte por praderas y extensiones de arbustos espinosos con alguna acacia y lagunas.

Foto: Janaka / Age Fotostock

6 / 11

H44-10956400. Delta del Okavango

Delta del Okavango

Tras 1.400 kilómetros de recorrido, el río Okavango desaparece en medio de un tapiz de verdes y azules de 15.000 km2. 

Foto: Frommenwiler Fredy / Age Fotostock

7 / 11

 D3S5907. Río Chobe

Río Chobe

Un águila pescadora africana (Haliaeetus vocifer) captada en plena pesca. El Chobe concentra la mayor densidad de África de esta magnífica ave.

8 / 11

IBR-1633860. Safaris sobre el agua

Safaris sobre el agua

A menudo, para desplazarse por la orografía de Botsuana realizando safaris, es preciso usar medios de transporte como las canoas tradicionales.

Foto: Age Fotostock

9 / 11

shutterstock 344531177. Safaris por tierra

Safaris por tierra

Los vehículos todo terreno son los más comunes para llevar a cabo un safari.

Foto: Shutterstock

10 / 11

002-CQ0196. Un medio de transporte de altura

Un medio de transporte de altura

Otro medio para recorrer largas distancias es mediante las avionetas, que regalan grandes vistas como las de la imagen.

Foto: Sergi Reboredo

11 / 11

shutterstock 470543444. Animales a corta distancia

Animales a corta distancia

Las barcazas turísticas que se desplazan por el río permiten avistar diferentes animales en sus actividades cotidianas.

Foto: Shutterstock

Pak Muñoz

3 de mayo de 2017

Parques míticos de Kenia

Más información

Parques míticos de Kenia

Desde la aridez y la desolación de los dramáticos paisajes del desierto del Kalahari a la humedad y la frescura del mayor delta interior del mundo, el líquido elemento dota a Botsuana de algunos de los ecosistemas más peculiares y diferentes del planeta. Esto unido a una estrategia turística de "menor cantidad, menor impacto", la estabilidad política y una gran variedad de alojamientos –desde lujosos lodges a campamentos– convierten el país en un diamante en bruto para disfrutar del espectáculo de la naturaleza africana.

Con una superficie superior a la de España y una población que ronda apenas los dos millones de habitantes, Botsuana parece un país deshabitado y, de hecho, cuesta menos ver animales que personas. Pequeños pueblos salpican el paisaje con desigual frecuencia mientras que el paso por ciudades se limita a proveerse de todo lo necesario ante las largas rutas con vehículos todoterreno y tiendas de campaña; aunque también existen viajes mucho más cómodos –y caros– que realizan los trayectos en avionetas privadas y duermen en lodges con pista de aterrizaje.

En una ruta que visite los parques principales del país es posible combinar esos medios de transporte y muchos otros. La diversidad paisajística está asegurada: de los escenarios lunares y las áridas mesetas del Kalahari, a los canales que forman la colosal desembocadura del Okavango y a la gran fauna de los parques Moremi y Savuti. Al final del viaje se alcanza la frontera natural que el río Chobe traza entre Botsuana y Namibia antes de brindar sus aguas al Zambeze, que más adelante forma las cataratas Victoria, ya en territorio de Zambia y Zimbabue.

Cataratas Victoria, un viaje soñado al corazón de África

Más información

Cataratas Victoria, un viaje soñado al corazón de África

Francistown, la segunda ciudad más grande del país, es una amalgama de centros comerciales, casas de cambio, bancos, oficinas de correo y comercios de todo tipo. A menos de tres horas en dirección oeste siguiendo la carretera A-3 y rodeados por la cuenca del Kalahari, se encuentran los salares de Makgadikgadi. Hace miles de años el extinto lago Makgadikgadi ocupaba esta vasta extensión de 16.000 km2, hoy salpicada por lagunas de distintos tamaños. Algunas de ellas se mantienen inundadas la mayor parte del año, como el salar de Sua, que da refugio al Santuario de Aves de Nata, el primer proyecto de conservación comunitario del país gestionado por personal local. En esta reserva habita una colonia de 250.000 flamencos comunes y enanos, así como más de 165 especies de aves, entre las que destacan el pelícano común, la cigüeña o el avefría, por mencionar solo algunos.

Estrechos caminos dibujados con tiralíneas y flanqueados por pastizales ofrecen la única forma de avanzar por este impresionante y desolado paisaje en dirección a la región del Kalahari botsuano. El polvo que levanta el vehículo se mete por todos los rincones. La aridez y la sequedad se hacen más palpables cuanto más cerca se está del Kalahari Central. Una tierra que, a pesar de su aspecto inhóspito, es la segunda mayor reserva de vida salvaje del mundo. Un paisaje dominado por terminalias, acacias y arbustos que rodean dunas ocasionales y en cuyo interior cuesta imaginar algún tipo de vida animal. Nada más lejos de la realidad.

En el corazón de este desierto habitan los últimos nómadas de África. Se trata del pueblo san, denominados bosquimanos por los primeros colonos occidentales. Es una de las culturas más interesantes de África. Practican un tipo de vida trashumante en perfecta comunión con la naturaleza. Se alimentan de la caza de antílopes así como de la recolección de frutos y tubérculos. La suya es una historia de supervivencia vagando en la inmensidad de un desierto que ocupa nada menos que el 70% de la superficie de Botsuana.

Bosquimanos, un pueblo amenazado

Más información

Bosquimanos, un pueblo amenazado

Como en todos los parques naturales, el viajero dependerá de la suerte para observar el máximo número de especies de mamíferos: elands, gacelas, ñus, jirafas y también el mítico león de melena negra del Kalahari. Solo la posibilidad de cruzarse con estos animales justifica de sobras adentrarse en estos desapacibles parajes.

A las puertas del Okavango

Tras la incursión en el Kalahari, la ruta continúa por interminables caminos arenosos hasta encontrar de nuevo la carretera A-3, la pista de asfalto que a través de 816 km une Francistown con Maun, la puerta sur del delta del Okavango. La mejor forma de recorrer esta impresionante desembocadura es a bordo de lanchas rápidas. A ras de agua, las posibilidades de observar animales se multiplican, sobre todo aves –pigargo vocinglero, garza, martín pescador pío…–, pero también infinidad de antílopes, grupos de hipopótamos, cocodrilos y manadas de elefantes. Esta abundante fauna sacia su sed y su apetito gracias a la vida que proporcionan unas aguas que proceden de Angola y que, desde hace 10.000 años y debido a la falla de Thamalakane, empezaron a depositar sedimentos a las puertas del Kalahari para formar el único delta interior del mundo.

El clima fresco y húmedo invita a pasar al menos un par de días en este mundo acuático. Safaris a pie, paseos en mokoro (la canoa tradicional) y visitas a los poblados para descubrir los secretos de la cestería botsuana son algunas de las actividades que se pueden realizar y, así, sentir a flor de piel esta maravilla de la naturaleza. Un vuelo escénico atravesando el delta es el colofón perfecto con el que culminar la exploración del Okavango y acabar de entender la belleza de este lugar. Vistos desde el aire, los canales y las islas forman un paisaje de una belleza sobrecogedora que parece sacado de una estampa surrealista. Prestando atención se pueden distinguir manadas de búfalos, familias de elefantes o grupos de cebras que corren asustadas por el sonido del «pájaro de hierro».

La pista de aterrizaje se extiende junto a la orilla de río Khawi, en plena lengua de la Reserva de Caza de Moremi. La introducción del rinoceronte blanco y del negro hacen de esta reserva el lugar perfecto para poder avistar los «big five» del continente africano: rinoceronte, búfalo, elefante, león y leopardo. La vegetación varía de los bosques de mopane o acacia a las praderas de sabana y las zonas inundadas que forman pequeñas lagunas. Antílopes acuáticos, cebras, jirafas y elefantes coexisten con depredadores como el león o los astutos licaones, perros salvajes que poseen unas técnicas de caza muy sofisticadas y el mayor porcentaje de éxito del reino animal.

Durante el día el parque Moremi ofrece un espectáculo extraordinario, pero a partir del ocaso el desfile de fauna es todavía más apabullante.

Nos acercamos al lugar con la población de elefantes más alta de Botsuana: se estima que rondan los 120.000.

La reserva de Moremi dispone de cuatro zonas habilitadas para acampar. Hacer noche en cualquiera de ellas equivale a verse envuelto por miles de sonidos: las risas de las hienas que merodean alrededor de los campamentos atraídas por el olor de la cena, el bramido de los hipopótamos o el rugido de los leones en la distancia. Entonces se aproxima lo que en palabras del periodista y escritor Ryszard Kapuscinski es «el momento más maravilloso de África: el alba». Las primeras luces regalan, además, la mejor oportunidad para observar animales.

Una experiencia única

El día comienza temprano, el camino es largo hasta la primera toma de contacto con el Parque Nacional de Chobe. Son casi cinco horas de safari en coche hasta alcanzar Savuti, la zona más desértica y occidental de las cuatro que forman el parque. El número y la frecuencia de encuentros con el mayor de los mamíferos terrestres aumenta y anuncia que nos acercamos al lugar con la población de elefantes más alta de Botsuana: se estima que rondan los 120.000.

La entrada a Savuti desde Moremi obliga a cruzar la depresión de Mababe, una planicie árida sembrada de arbustos y acacias solitarias. Al fondo se divisan lejanas lo que parecen colinas, son cerros de origen volcánico que guían al viajero en la distancia. De pronto el todoterreno se detiene, el conductor ha distinguido lo que parece ser una huella de leopardo. La búsqueda se vuelve aún más intensa hasta distinguir una figura en la distancia que reposa tranquila sobre una rama de acacia. El día está completo, la visión del escurridizo felino acaba con la tensión provocada por la cercanía del final del safari y amenizará las charlas nocturnas alrededor del fuego.

Viaje al corazón indómito de África

Más información

Viaje al corazón indómito de África

Serondela es el broche de oro para este viaje de ensueño. Se localiza a cerca de tres horas conduciendo en dirección nordeste. Esta parte del parque ocupa el lecho de inundación del Chobe, un río que al igual que el Okavango nace en las tierras altas de Angola pero fluye en dirección sudeste recibiendo varios nombres en su camino hasta desembocar en las cataratas Victoria. La rica vegetación de esta zona permite presenciar preciosas estampas de mamíferos abrevando en el río, cocodrilos flotando tranquilos a la espera de una presa despistada y aves de todo tipo aprovechando la abundancia de insectos que provoca la humedad.

La ciudad de Kasane actúa como base donde alojarse mientras se visita el parque de Chobe. Con una ubicación privilegiada en el punto de encuentro de cuatro países –Botsuana, Zambia, Namibia y Zimbabue–, concentra la mayoría de lodges y empresas que realizan rutas en barco hasta el atardecer. No pueden faltar los prismáticos, pero la cercanía a la fauna que permite el barco no tiene parangón con las distancias en un safari a pie o en coche. Esta será sin duda una de las experiencias más apaciguadoras y relajadas del viaje. Hipopótamos, antílopes acuáticos, marabús, elefantes y búfalos son algunos de los animales que cada día regala Chobe a sus visitantes. Entonces viene a la mente la célebre frase del músico Richard Mullin: «El único hombre al que envidio es aquel que no ha estado aún en África, por lo mucho que le queda por descubrir».