El Botafumeiro, misticismo en la Catedral de Santiago de Compostela

Miles de personas asisten cada año a este visual (y oloroso) ritual en la catedral compostelana

Botafumeiro

Botafumeiro

23 de diciembre de 2016

La Catedral de Santiago, la gran obra del maestro Mateo

Más información

La Catedral de Santiago, la gran obra del maestro Mateo

El humo y el olor a incienso se esparcen por la catedral compostelana con el poder de los rituales milenarios. A partir del momento en que el tiraboleiro mayor da el impulso inicial al botafumeiro, la mirada queda irremediablemente prendida de ese recipiente de 62 kg que hipnotiza con su movimiento rítmico. En gallego, su nombre se podría traducir literalmente como el "echa humos".

El enorme incensario aparece mencionado por primera vez en el siglo XII, en el Códice Calixtino, y se sabe que el rey Luis XI de Francia costeó uno de plata en el siglo XV, que fue robado por las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia.

Por aquel tiempo una cuerda colgada de unas vigas era el único sistema de sujeción, hasta que Juan Bautista Celma, a principios del XVII, diseñó el mecanismo de poleas actual. Un prodigio que aún maravilla por su precisión: con un vaivén de 17 ciclos que dura 5 minutos, el botafumeiro alcanza los 68 km/h y describe un ángulo de 82 grados.

El ritual siempre ha formado parte de la liturgia de la Catedral de Santiago, aunque no puede negarse que en las épocas de mayor afluencia de peregrinos el aroma mitigaba también los malos olores. Hoy en día, se ha convertido en un espectáculo que preserva todo su sentido espiritual. No hay más que mirar los rostros ensimismados cuando el botafumeiro cesa su mágico movimiento y es descolgado.

En un vaivén de 17 ciclos que dura 5 minutos, el botafumeiro alcanza los 68 km/h y describe un ángulo de 82 grados

Este ritual, que cuenta ya con 800 años de tradición, puede presenciarse doce veces al año de manera fija. Estas ocasiones coinciden con fechas marcadas de forma especial en el calendario como por ejemplo el 6 de enero, el domingo de resurrección, el 25 de julio (festividad de Santiago Apóstol), el 1 de noviembre o el día de Navidad entre otros.