11 castillos medievales imprescindibles

De España al norte de Europa y hasta el lejano Japón, las fortalezas y palacios más imponentes del mundo

1 / 11

1 / 11

Bran, el castillo de Drácula. Saumur, a orillas del Loira

Saumur, a orillas del Loira

De la cincuentena de castillos que orlan las orillas del Loira, el de Saumur es uno de los más antiguos y posiblemente el que tenga una apariencia más medieval. Ubicado a las afueras de la ciudad homónima, su silueta, se divisa desde varios kilómetros a la redonda. Se construyó en el siglo XIV sobre los restos de una fortaleza anterior y fue residencia de los duques de Anjou. 

Foto: GTRES

2 / 11

Dunottar entre la niebla

Dunottar entre la niebla

Las ruinas de esta fortaleza medieval, cuyo origen data del siglo XIV, presiden un saliente en la costa de Escocia, frente al Mar del Norte. Fue una de las fortalezas más importantes entre los siglos XIV y XVI y su imagen y emplazamiento siguen siendo imponentes.

Foto: GTRES

3 / 11

HEMIS 1961004. Castillo Stahleck

Castillo Stahleck

Su construcción data del siglo XII, aunque ha sido reconstruido en diversas ocasiones. Ubicado en un risco, a 170 metros de altura, hace gala a su nombre "castillo inexpugnable sobre una peña". Su imagen destaca sobre el Rin (Alemania), gracias a la torre del homenaje, de forma circular, de unos siete metros y medio de diámetro y cuyas paredes alcanzan los dos metros de grosor.  

Foto: GTRES

4 / 11

Hohenwerfen en Salzburgo

Hohenwerfen en Salzburgo

Construida en el mismo periodo que la fortaleza de Hohensalzburg (en la ciudad de Salzburgo) en el siglo XI, ambas son las defensas medievales mejor conservadas del Austria. Durante siglos, la fortaleza Hohenwerfen fue utilizada por los arzobispos de Salzburgo como una base de caza, por ello actualmente alberga el primer museo de cetrería de Austria, con exhibiciones de vuelo de buitres, milanos, halcones y otras aves de presa. 

Foto: GTRES

5 / 11

Castillo de Chillon

Castillo de Chillon

La silueta de esta fortaleza erigida sobre una isla rocosa, a orillas del lago Leman y con los Alpes de fondo, es una imagen de las que no se olvidan. El castillo de Chillon, cerca de Montreaux, fue construido en el siglo XIII para liderar la línea de fortificaciones que vigilaban las rutas por los Alpes. Lo estratégico de su ubicación hizo que desde el castillo se controlaran durante siglos el tráfico marítimo hacia Ginebra y la importante ruta hacia el puerto de montaña de San Bernardino. 

Foto: GTRES

6 / 11

Castillo de Cardiff

Castillo de Cardiff

Situade en el centro de la capital galesa, a la que dio su nombre, fue un fortín romano, un impresionante castillo normando y un palacio gótico de cuento de hadas extraordinario. Destaca la torre del homenaje, de época normanda (siglo XI), que fue erigida sobre la fortaleza romana, hoy la visita descubre sus dependencias profusamente decoradas que recrean la época medieval, y que fueron construidas en el siglo XIX por el arquitecto y diseñador William Burges. 

Foto: GTRES

7 / 11

Himenji. Himeji

Himeji

La torre principal del castillo Himeji se alza imponente sobre el monte Himeyama desde hace siglos, como el gran símbolo del Japón medieval. Una primera fortaleza se levantó a mediados del siglo XI, donde años atrás había erigido su fortín el clan Akamatsu, una familia de samuráis. Hacia finales del siglo XVI, se construyó la torre principal y diversas murallas de piedra, más allá de las cuales se extendió la ciudad feudal de Himeji, situada al sur de Japón. 

Foto: GTRES

8 / 11

HEMIS 2098626. Bran, el castillo de Drácula

Bran, el castillo de Drácula

Considerado el refugio del Conde Drácula, se halla en Transilvania, cerca de la localidad de Brasov y protegido por los Cárpatos. El castillo de Bran fue construido en el siglo XII sobre un promontorio e inmortalizado como leyenda por Bram Stoker, autor de la novela Drácula, quien se inspiró en esta fortaleza para detallar el hogar del sangriento conde.

Foto: GTRES

9 / 11

Guimaraes

Guimaraes

El castillo original del siglo X fue fundado por la condesa Mumadona Dias para proteger a la población de las invasiones normandas y las incursiones de los musulmanes. Tras haber sufrido numerosas reconstrucciones, su aspecto actual se debe a la última gran intervención que tuvo lugar en 1940. El castillo tiene una torre homenaje de planta cuadrangular en el interior de sus murallas que está flanqueada por cuatro torres.

Foto: GTRES

10 / 11

Loarre, fortaleza inexpugnable

Loarre, fortaleza inexpugnable

En el siglo XI su silueta ya dominaba los campos de la Hoya de Huesca. El castillo de Loarre es una de las  fortificaciones mejor conservadas de la Península y su construccción románica ha llegado hasta hoy en condiciones inmejorables. Su aspecto auténtico y contundente lo ha convertido en escenario de películas en distintas ocasiones como el filme de Ridley Scott, el Reino de los cielos de 2005.

Foto: GTRES

11 / 11

Alcázar de Segovia

Alcázar de Segovia

Conocido como bastión en el siglo XII, fue residencia de reyes hasta el XIX. Su torre del homenaje, en el centro del recinto, y las cúpulas cónicas de sus torretas dibujan su inconfundible silueta. Frente a él se extiende el centro histórico segoviano, repleto de alicientes artísticos y gastronómicos.

Foto: GTRES

8 de noviembre de 2015

La vuelta a España en 19 platos típicos

Más información

La vuelta a España en 19 platos típicos

Se construyeron sobre atalayas rocosas y en promontorios junto a la costa, en emplazamientos estratégicos para cumplir su función fundamental, proteger y defender a la población que vivía a su amparo. Muchas de aquellas sólidas construcciones cuyos orígenes se remonta entre los siglos X y XIV han llegado hasta nuestros días con su imagen contundente para hacernos revivir las dificultades y conflictos que vivieron dentro y fuera de sus muros.

Esta ruta por algunos de los más bellos castillos medievales comienza en Escocia, territorio moteado de grandes fortalezas, sigue por el centro de Europa, se adentra en Francia siguiendo el curso del Loira, pasa por España a través de algunos de sus iconos medievales y termina en el lejano Japón rememorando la épica de la historia de los samuráis.