Tarragona

George Grosz: el arte como arma

CaixaForum Tarragona inaugura hoy la exposición 'George Grosz. De Berlín a Nueva York. Obras 1912-1949'

1 / 6

1 / 6

George Grosz

George Grosz

Friedrichstrasse (1918), fotolitografía de George Grosz.

 

COLECCIÓN PARTICULAR © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

2 / 6

George Grosz

George Grosz

Carnaval sangriento (1915-1916), transferencia litográfica, de George Grosz.

COLECCIÓN PARTICULAR © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

3 / 6

George Grosz

George Grosz

Personas perfectas (1920), transferencia litográfica, de George Grosz.

COLECCIÓN PARTICULAR © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

4 / 6

George Grosz

George Grosz

Crepúsculo (1922), impresion offset en color, de George Grosz.

COLECCIÓN PARTICULAR, BERLÍN © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

5 / 6

George Grosz

George Grosz

Whisky, de la carpeta Ecce Homo (1918), impresión offset en color, de George Grosz.

COLECCIÓN PARTICULAR © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

6 / 6

George Grosz

George Grosz

Paseo en familia (Nueva York, 1932), acuarela sobre papel, de George Grosz.

COLECCIÓN PARTICULAR © GEORGE GROSZ, VEGAP, BARCELONA, 2012

CaixaForum Tarragona inaugura hoy la exposición 'George Grosz. De Berlín a Nueva York. Obras 1912-1949'

"Mi arte debe ser fusil y sable". En Alemania, George Grosz (1893-1959) se convirtió en un agitador que utilizaba su arte como arma contra su convulso país, lo que le ha valido comparaciones con Goya. Pocos días antes de la llegada de Hitler al poder, Grosz se trasladó a Nueva York, escapando en el último momento de la Gestapo. Su obra refleja los conflictos sociales y los acontecimientos ocurridos en la Alemania de la primera mitad del siglo XX, que sacudieron los pilares de nuestra civilización. Con sus agudos dibujos cargados de crítica social, que evidencian un nuevo lenguaje visual marcado por la denuncia, la ironía y las imágenes impactantes y grotescas, alcanzó gran popularidad en la década de los años veinte. La exposición George Grosz. De Berlín a Nueva York. Obras 1912-1949, que se inaugura hoy en CaixaForum Tarragona, repasa la evolución del artista entre estas dos ciudades que marcaron su vida.

El presagio de la Segunda Guerra Mundial

Aunque la obra de Grosz en América sufre un cambio radical, sigue siendo un artista próximo a la política. Desde la distancia, observa la victoria del fascismo y del nacionalsocialismo, en que Grosz reconoce los presagios de un nuevo apocalipsis: la Segunda Guerra Mundial. La muestra también profundiza, por primera vez, en su preocupación por la Guerra Civil Española. Reúne unas 170 obras -la mayor parte obra gráfica, pero también óleos y acuarelas- que Grosz realizó entre 1912 y 1949. La mayor parte -en especial los dibujos- procede de la Colección Sabarsky de Múnich. También se exhiben numerosos préstamos de galerías y coleccionistas privados, entre ellos el Estate of George Grosz, herederos del artista.

La exposición permanecerá abierta hasta el 6 de enero de 2013.