El trenecillo rojo

Suiza

El trenecillo rojo

Un vertiginoso viaje en tren desde Thusis, en el cantón suizo de los Grisones hasta Tirano, en el norte de Italia.

1 / 5
rhb. El tren rojo

1 / 5

El tren rojo

Los vagones rojos serpentean por las altas montañas suizas y unen las localidades de Thusis, en el cantón de los Grisones, y Tirano, ya en Italia. 

myswitzerland.com

albulalinie unesco c021-buehne. Patrimonio de la Humanidad

2 / 5

Patrimonio de la Humanidad

Las líneas de Albula y Bernina tiene un especial interés a causa del alarde tecnológico de su construcción a principios del siglo XX, por el desarrollo económico que aportaron la región y por los espectaculares paisajes que recorren. 

myswitzerland.com

resized 650x365 328998. Alarde tecnológico

3 / 5

Alarde tecnológico

Construidas entre 1903 y 1910, las líneas Albula y Bernina son un combinación excelente de tecnología y paisaje, ya que a lo largo de sus 133 kilómetros atraviesan 196 puentes, algunos de ellos a gran altura, y 56 túneles

myswitzerland.com

rhb3. Los Grisones

4 / 5

Los Grisones

Este cantón del sur de Suiza, lindante con Italia, atesora algunos de los paisajes más espectaculares del país, aunque no los más conocidos. Además, los Grisones conservan su lengua originaria, el romanche. El punto más elevado es el Bernina con 4.048 metros. 

myswitzerland.com

RHB-001. Suiza, país de trenes

5 / 5

Suiza, país de trenes

Pese a sus dificultades topográficas, Suiza está comunicada por ferrocarril hasta las últimas y más recónditas regiones con casi 22.000 kilómetros de trazado ferroviario. 

myswitzerland.com

El trenecillo rojo

Los vagones rojos serpentean por las altas montañas suizas descubriendo paisajes inalterados y pueblos con mucho encanto. La línea Albula-Bernina une las localidades de Thusis, en el cantón de los Grisones, y Tirano, ya en Italia. Construida entre 1903 y 1910, la ruta es una combinación excelente de tecnología y paisaje, ya que a lo largo de sus 133 kilómetros atraviesa 196 puentes, algunos de ellos a gran altura, y 56 túneles.

Te interesará: Los 5 mejores senderos panorámicos

Suiza es un país de trenes. Su geografía alpina se puede recorrer a través de numerosas líneas férreas, muchas de las cuales fueron construidas a principios del siglo XX para impulsar el desarrollo de un turismo incipiente y de la economía del país. Los ferrocarriles de las regiones de Albula y Bernina, perfectamente conservados, son un magnífico ejemplo de la época de apogeo de la construcción ferroviaria alpina y que aún hoy están operativos. Tanto por su avanzada tecnología y el impacto que han tenido sobre la población, así como también por sus cualidades étnicas y paisajísticas, la Unesco los declaró Patrimonio de la Humanidad en 2008. 

 

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?