Paisajes

Diez maravillas de la naturaleza

Sus formas y colores irreales hacen de estos paisajes obras de arte sublime, esculpidas por las fuerzas de la naturaleza. Aquí tienes diez de los lugares más bellos del planeta.

1 / 10

1 / 10

HEMIS 0091206. Cañón de Antelope. Estados Unidos.

Cañón de Antelope. Estados Unidos.

Este estrecho cañón por cuya ínfima hendidura se cuelan los rayos del sol es territorio sagrado para los indios navajos. Se formó hace millones de años por la acción incansable del agua que ha ido puliendo las paredes de arenisca y dejando al descubierto betas de mil colores. Situado en el corazón de la Nación Navajo, en el estado de Arizona, cuenta con dos formaciones separadas: el Upper Antelope Canyon y Lower Antelope Canyon. Los navajos permitieron su visita en 1997 y solo puede recorrerse con guía debido al peligro que conllevan las inundaciones instantáneas.

Antelope Canyon

Gtres

2 / 10

HEMIS 0086783. Colinas de Chocolate. Filipinas.

Colinas de Chocolate. Filipinas.

Su sugerente denominación ya es un reclamo para la visita pero si, además, ante nuestros ojos se extiende una inmensa extensión de montículos forrados de exuberante vegetación, el viaje se convierte en ineludible. Situado en la filipina isla de Bohol, se desconoce la cantidad exacta de colinas que lo forman, cerca de dos mil, aunque ninguna supera los 120 metros de altitud. Tampoco se sabe a ciencia cierta el origen de su formación, por lo que las leyendas están servidas.

Colinas de Chocolate

Gtres

3 / 10

HEMIS 0817630. Calzada del Gigante. Irlanda.

Calzada del Gigante. Irlanda.

La formación de esta insólita costa del norte de Irlanda también se debate entre leyenda y ciencia, de ahí su nombre. De origen volcánico y formado hace unos 60 millones de años, la magnitud y belleza de estos espectaculares hexágonos de basalto son apabullantes. Se cuentan hasta 40.000 columnas. Esta maravilla geológica se halla en el condado de Atrim, rodeada de un paisaje de gran belleza.    

Turismo de Irlanda

Gtres

4 / 10

HEMIS 0548887. Pamukkale. Turquía.

Pamukkale. Turquía.

Esta maravilla blanca suspendida en la nada fue formada por las aguas saturadas de calcita procedentes de manantiales situados en las cumbres cercanas. El paisaje fantástico de Pamukkale («el castillo de algodón» en turco) crea bosques minerales, cascadas petrificadas y toda una serie de pozas que se deslizan por la ladera de forma escalonada. Aquí fue donde los reyes de Pérgamo, crearon el balneario de Hierápolis a finales del siglo II a.C.

Turismo de Turquía

Gtres

5 / 10

HEMIS 0140245. Bahía de Halong. Vietnam

Bahía de Halong. Vietnam

Imagina más de dos mil islas emergiendo en medio del mar y rodeadas de un litoral repleto de cavidades y rocas de formas irreales. «Donde el dragón descendió al mar», significa Halong, y, según dice la leyenda, fue el dragón quien con su cola formó estos montículos misteriosos que han servido de inspiración y de escenario a más de una película. Situada a 170 kilómetros de Hanoi, en el norte del país.

Turismo de Vietnam

 

Gtres

6 / 10

HEMIS 2030335. Acantilados de Ètretat. Francia

Acantilados de Ètretat. Francia

La costa de Normandía depara grandes sorpresas, una de las mayores es esta pared rocosa de formas asombrosas. Courtine, Manneporte, acantilados de Aval y de Amont, el roc Vaudieu o la Aiguille de Belval, son los nombres misteriosos de estas esculturas talladas por el oleaje. Algunos verán la cabeza de un elefante que bebe con su trompa en las olas, otros, como Maupassant, dirán que un barco a toda vela podría pasar el arco de Manneporte.

Turismo de Normandía

Gtres

7 / 10

HEMIS 0230833. Cabo de Gata. España.

Cabo de Gata. España.

Las aguas del Mediterráneo bañan este territorio desértico, punteado por formaciones oscuras, volcánicas. Los 63 kilómetros de este tramo de costa del Parque Natural de Cabo de Gata esconden playas y calas resguardadas por grandes rocas como la de Mónsul, arrecifes que parecen sirenas, un diverso ecosistema y unos fondos marinos de gran riqueza.

Parque Natural del Cabo de Gata

 

Gtres

8 / 10

HEMIS 0539286. Pinnacles. Australia.

Pinnacles. Australia.

El Parque Nacional de Nambung es un enorme desierto en el que las erosionadas agujas rocosas de los Pinnacles se elevan por encima de las amarillas dunas. Sin embargo, el parque está bañado por el profundo azul del océano Índico, a lo largo de una estrecha costa idílica a tres horas en coche desde Perth. Hay miles de estos pilares de roca caliza diseminados por el desierto, algunos alcanzan una altura de hasta tres metros y medio. Formados por conchas, los Pinnacles tienen millones de años de antigüedad y proceden de una época en la que la arena se encontraba bajo el mar.

Turismo de Australia

 

Gtres

9 / 10

HEMIS 1898337. Landmannalaugar. Islandia.

Landmannalaugar. Islandia.

El macizo de Landmannalaugar, en el Parque Natural de Fjallabak, es el inicio de las Tierras Altas de Islandia, territorio de volcanes y glaciares, donde la naturaleza todavía se conserva intacta. Esta enorme extensión labrada por la lava volcánica y coloreada –rojo intenso, negro, amarillo pálido y el azul– por los ácidos que emanan de la tierra, forma unos de los paisaje más bellos y, a la vez, más inquietantes del planeta. Una de las rutas más atractivas es la que pasa por otro prodigio de la naturaleza, la cascada de Skógafoss.

Turismo de Islandia

 

Gtres

10 / 10

HEMIS 1382123. Montaña Tianzi. China.

Montaña Tianzi. China.

Más de 3.000 pináculos afilados miran al cielo creando un espectáculo irreal que inspiró al director de cine James Cameron para crear el paisaje de Avatar (2009). Este bosque de árboles de roca, conocido como las «columnas del cielo del sur», se halla en la provincia de Hunan y forma parte del Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie. Se puede acceder a la cumbre de la montaña en un teleférico que depara una panorámica impresionante.

Turismo de China

Gtres

12 de enero de 2015

El viento, el agua, el sol... durante millones de años la naturaleza ha ido modelando con paciencia y mucha destreza los paisajes más bellos que uno puede imaginar. Paredes pétreas de color rojo intenso, rocas que emergen del mar, pozas de agua de color blanco inmaculado, acantilados que plantan cara a los embates del océano…allí donde no llega la imaginación del hombre, la naturaleza ha creado obras insuperables.