España

Destinos "Eden" de Excelencia Turística. 2ª entrega

El Parque Natural de la Sierra de las Nieves (Málaga) y el pueblo de A Guarda (Pontevedra)

1 / 6

1 / 6

Quejigos Nevados. Sierra de las Nieves

Sierra de las Nieves

Los quejigos y los pinsapos son dos especies de árboles autóctonos que crecen en los bosques de estas latitudes.

sierradelasnieves.com

2 / 6

bosquedecastanos. Castaños en la sierra

Castaños en la sierra

La diversidad de la flora de estas estribaciones malagueñas hace que cada estación muestre un aspecto radicalmente distintinto. En la imagen, un bosque de castaños en el Parque Natural de la Sierra de las Nieves.

sierradelasnieves.com

3 / 6

2004-11-13017sierradelasnieves. Actividades en el parque

Actividades en el parque

La accidentada orografía de la Sierra de las Nieves hace que este territorio sea especialmente atractivo para el senderismo y las rutas a caballo, así como también para practicar el descenso de cañones y la escalada.

sierradelasnieves.com

4 / 6

01 Cima del Monte Santa Trega y Desembocadura. Monte de Santa Trega

Monte de Santa Trega

Situado sobre la desembocadura del río Miño, es un mirador privilegiado de 341 metros de altitud que ofrece espléndidas vistas de todo el entorno.

Turismo de A Guarda

5 / 6

01 Desembocadura dcha A Guarda. Desembocadura del Miño

Desembocadura del Miño

Se trata de una de las zonas húmedas más importantes de la Península Ibérica y tiene un gran interés ornitológico.

Turismo de A Guarda

6 / 6

02 castro y vivienda. Castro de Santa Tegra

Castro de Santa Tegra

En la cima del monte se halla este vestigio prehistórico que ha sido reconstruido con finalidades didácticas.

Turismo de A Guarda

18 de febrero de 2013

Existen destinos en los que es posible disfrutar de la naturaleza en un entorno sostenible y cuya oferta turística es respetuosa con el medio ambiente. La Comisión Europea selecciona cada año los llamados destinos Eden, de Excelencia Turística, entre un gran número de candidaturas procedentes de todos los países de la Unión Europea. En esta misma sección contábamos que el Delta del Ebro, en Tarragona, y el Ecoparque de Trasmiera, en Cantabria, eran dos de ellos; hoy nos vamos hasta el malagueño Parque Natural de la Sierra de las Nieves y la población gallega de A Guarda, también distinguidos con esta clasificación.

La Sierra de las Nieves 

Este auténtico paraíso verde en el corazón de Andalucía, situado a pocos kilómetros de la costa de Marbella, sorprende por su escarpadas rocas tapizadas de bosques y la respetuosa presencia humana ligada al entorno. Su población principal es Ronda, que alberga un destacado patrimonio arquitectónico. Declarado Parque Natural y Reserva de la Biosfera, la Sierra de las Nieves es el hábitat del pinsapo, una especie de abeto que solo se encuentra en el sur de la Península Ibérica y en el norte de África, y de la cabra montés. Es un territorio ideal para la práctica del senderismo, hacer rutas a caballo y en bicicleta y el piragüismo. También reúne las condiciones óptimas para realizar descenso de cañones, espeleología y escalada.

Además, el parque está rodeado por nueve pequeños pueblos que conservan una fisonomía heredada por el paso de las distintas culturas que se han establecido en esta zona a lo largo de la historia y que comparten una ubicación excepcional, determinada por la caprichosa orografía de la sierra. Aquí todavía se pueden conocer oficios desparecidos en mucho otros lugares como el de carbonero, el de nevero y el de gañán, potenciados todos ellos con el fin de recuperar viejas tradiciones y crear una oferta de turismo etnográfico.

El Centro de Interpretación del Parque y el punto principal de información se hallan en Ronda.

A Guarda

Donde el Miño se une al mar y Galicia toca a Portugal, se levanta A Guarda. Alrededor de esta población marinera confluyen paisajes y entornos muy distintos, desde el estuario que forma el río al desembocar a las montañas que rodean el paisaje y albergan poblados neolíticos de gran valor etnológico.

El Monte de Santa Tegra preside el conjunto y es su lugar más destacado ya que alberga el castro homónimo, uno de los más representativos de la cultura castreña, un museo sobre este tema y la antigua ermita de Santa Tegra. Pero además, el monte es el mejor mirador para tener una impresión completa del conjunto del territorio.

Otrosgrandes alicientes de A Guarda son el Esteiro do Miño, una de las zonas húmedas más importantes de la Península por su riqueza ornitológica, y las numerosas y amplias playas fluviales y marítimas que rodean la población.

A Guarda es por sí sola un destino a tener en cuenta, su patrimonio arquitectónico y etnológico, fruto y amalgama de las distintas influencias de vándalos, piratas normandos y sarracenos, portugueses y franceses, entre el que destaca el Monasterio de Benedictinas (1558). El puerto de pescadores donde degustar el pescado recién capturado, es de visita obligada.

La Oficina de Turismo se halla en la Praza do Reló de A Guarda.