Escapadas urbanas

Cuatro destinos de libro

Déjate guiar por algunas de las obras maestras de la literatura y descubre la magia de estos lugares.

1 / 4

1 / 4

Rouen

Rouen

Gustave Flauvert se inspiró en su ciudad y sus vecinos para escribir la vida de Emma Bovary. En la imagen, el Gros Horloge, el reloj astronómico del siglo XVI.

Gtres

2 / 4

Verona

Verona

Aunque William Shakespeare nunca estuvo en Italia, su obra Romeo y Julieta recrea a la perfección la bella ciudad del Véneto.

Gtres

3 / 4

San Petersburgo

San Petersburgo

Fíodor Dostoievski está enterrado en el cementerio Tikhvinskoe del monasterio de Alexander Nevsky, situado en las afueras de San Petersburgo.

Gtres

4 / 4

Bath

Bath

Las antiguas termas romanas son una visita obligada en la ciudad que inmortalizó Jane Austen en sus obras.

Gtres

4 de agosto de 2015

Los grandes de la literatura universal han recreado en sus obras rincones y paisajes urbanos que hoy son visitados en peregrinaje y curiosidad para conocer mejor su obra. Desde la Verona –que Shakespeare plasmó en su Romeo y Julieta, donde nunca estuvo y aun así supo mostrar su esencia– hasta las ciudades de Flaubert y Dostoievski, Rouen y San Petersburgo, que ambos mostraron sus recovecos, sombras y miserias. Bath, donde Jane Austen pasó algunos años, es nuestra cuarta ciudad literaria y forma parte de la ruta que sigue la huella de la novelista inglesa. 

Verona. Romeo y Julieta. Gracias a la célebre obra de William Shakespeare (1564-1616) Romeo y Julieta la ciudad de Verona se ha convertido en el destino turístico de los enamorados y el lugar más visitado es la casa situada en la vía Cappello 23, donde la obra ubica la residencia de Julieta. El aclamado balcón escenario de las palabras de amor de Romeo fue añadido en el siglo XX en estilo neogótico. En la ciudad italiana también se puede visitar el anfiteatro romano (siglo I d.C), más grande que el Coliseo de Roma, la Catedral románica del siglo XII y la Piazza delle Erbe flanqueada de hermosos edificios del siglo XVI.

Bath. Orgullo y Perjuicio. Jane Austen (1776-1817) solo vivió cinco años en Bath (entre 1801 y 1805), pero esta ciudad del condado de Somerset tuvo gran influencia sobre ella. La escritora quedó impresionada por su elegante estilo de vida y en sus fiestas entró en contacto con la alta sociedad inglesa. Elegante y sofisticada, conserva su encanto señorial de finales del siglo XIX cuando las adineradas familias londinenses pasaban aquí el verano disfrutando de sus instalaciones termales y sus salones de té. En el centro histórico destacan las Termas Romanas que, halladas en 1775, son el emblema de Bath y uno de los vestigios más importantes de la antigua Britania romana.

San Petersburgo. Crimen y Castigo. Seguir las huellas de los protagonistas de la famosa novela Fíodor Dostoievski (1821-1881) es una excelente forma de conocer la ciudad del Neva. Gracias a la identificación de los escenarios reales de la obra que hizo la esposa de Dostojevski tras la muerte del escritor, se puede hacer un recorrido por los lugares de la novela que no incluye, en absoluto, las visitas clásicas de la ciudad. El museo dedicado a Dostoievski, es una de las visitas obligadas, donde se han recreado unas seis habitaciones y se conservan objetos personales; y el cementerio Tikhvinskoe, del monasterio de Alexander Nevsky, en las afueras de San Petersburgo, donde está enterrado.

RouenMadame Bovary.  Gustave Flaubert (1821-1880) eligió su ciudad como telón de fondo para situar la trágica historia de la bella Emma y retrató la opresiva sociedad francesa del siglo XIX. Pero esta urbe de Normandía tiene otros iconos como el de Juana de Arco (con un interesante museo) y la catedral de Notre-Dame (siglo XIII) inmortalizada por el pintor impresionista Claude Monet en más de treinta lienzos con distintas luces y matices. Cerca de la Catedral se halla otra de las joyas arquitectónicas de Rouen, la iglesia de Saint-Maclou, rodeada por pintorescas casitas con entramado de madera. La Abadía Saint-Ouen, construida entre los siglos XIV y XVI, el Gros Horloge (el reloj astronómico del siglo XVI) y los puentes que cruzan el Sena son otros de sus atractivos.