Cómo ser un viajero responsable

Conservar lo que tenemos depende de nosotros

1 / 6

1 / 6

Nadar con delfines

Nadar con delfines

Es la más común de todas. Un atractivo añadido para destinos del Caribe donde, aunque nos venden que están en el mar, éste no es abierto y están amaestrados, por lo que no se puede hablar de libertad. Como animales salvajes, los delfines necesitan recorrer más varios kilómetros al día, son animales muy familiares y son intolerantes al ruido. Cada vez que aplaudimos, gritamos o suben el volumen de la música de un delfinario, uno de ellos se quiere suicidar. Lo más triste es que lo hacen. El delfín tiene la capacidad de dejar de respirar.

2 / 6

Alimentar a un tigre

Alimentar a un tigre

Cada vez que realizamos esta actividad estamos fomentando la caza furtiva de los tigres para que, al nacer las crías, se les separe de sus madres, les arranquen los colmillos y se les drogue. Y todo para que el viajero pueda acariciarlo, darle un biberón y tomarse una foto con él. Una vez el tigre deje de cumplir su función, entonces los matan.

3 / 6

Subir en elefante

Subir en elefante

Aunque son animales muy robustos, lo cierto es que el peso que tienen que soportar los elefantes es muy superior al que les corresponde. Entre la silla, el guía y uno mismo, lo más posible es que acaben con dolores, columnas desviadas y que su esperanza de vida sea inferior a la que tendrían si estuvieran en libertad. Para poder amaestrarlos, los elefantes son separados de sus madres al nacer y se les someten a malos tratos. Muchos orfanatos, que juegan con la buena voluntad del turista, se aprovechan de ello y han convertido a estos animales en un negocio.

4 / 6

turismo responsable mujeres jirafa. Visitar a las mujeres jirafas

Visitar a las mujeres jirafas

Este zoo humano situado al norte de Tailandia es uno de los principales atractivos turísticos del país. La visita, no obstante, lo que fomenta es que estas mujeres, cuyos cuellos están cubiertos de aros que aumentan con la edad, sigan siendo esclavas de un negocio que pone en peligro sus vidas y que las aleja de la libertad de la tribu. 

5 / 6

Fotos con loros, tucanes, monos o serpientes

Fotos con loros, tucanes, monos o serpientes

Estos animales son muy sensibles a la luz, por lo que los flashes de las cámaras los dejan ciegos. Asimismo, para que puedan estar en el hombro del turista sin que causen ningún daño, les suministran fármacos. Una vez acabada la jornada, les encierran en jaulas donde apenas tienen cuidados ni pueden moverse.

6 / 6

turismo responsable guiza. Llevarse todo lo que uno se encuentra

Llevarse todo lo que uno se encuentra

No es algo nuevo, ya desde la antigüedad el viajero ha tenido la tentación de llevarse consigo arena del desierto, de las playas o alguna que otra piedra de algún monumento. Lo que hizo André Malraux en el año 1923 con Angkor Wat es hoy tendencia. De ahí a que el Muro de Berlín fuera prácticamente saqueado. El problema viene cuando, acciones que parecen inofensivas, se popularizan. ¿Qué pasaría si todos los viajeros decidiésemos llevarnos una piedra de las pirámides de Guiza? Pues que, posiblemente, ya no quedarían pirámides. 

3 de diciembre de 2015

Viajar no es sólo un destino. Viajar es disfrutar del entorno, cultura, su gente y de las tradiciones de un lugar. Es conocer, respetar y aprender. En el momento en el que una de estas acciones desaparece, entonces podemos afirmar que hemos fracasado como viajeros. Cumplirlas parece fácil, pero lo cierto es que en los últimos años el sector de los viajes ha estado apostando y fomentando ciertas actividades en contra del turismo responsable cuyo efecto está destrozando el planeta. Y nosotros sin saberlo.

Nadar con delfines, alimentar a un tigre, hacer un safari o visitar una tribu, son sólo algunos de los negocios que han aprovechado nuestra buena voluntad para fomentar el maltrato animal y la vulneración de los derechos humanos. No, nada de ello es beneficioso, ni se está ayudando a su desarrollo, al contrario.

Para evitarlo, algunas organizaciones como el Centro español de turismo responsable, que se encarga de proyectos a nivel nacional e internacional; o Faada, enfocada  principalmente al maltrato animal, se han encargado de difundir información acerca de aquellas acciones que podemos evitar en nuestros viajes y que ayudan a convertirnos en turistas responsables. Aunque la lista es bastante extensa, hemos seleccionado las más comunes en los paquetes turísticos para que no tengamos que volver arrepintiéndonos.