Suiza

Combates de Reinas

Con el cambio de estación las montañas suizas bullen de actividad tradicional, es el momento de asistir a las espectaculares "luchas de vacas".

1 / 3

1 / 3

HEMIS 0895675. Combates de reinas

Combates de reinas

El espectáculo de las «luchas de vacas» no es algo preparado, si no que de forma espontánea esta especie pelea por su jerarquía en el rebaño. Desde hace unos años, los ganaderos organizan concursos para elegir la «reina» regional o cantonal.

Gtres

2 / 3

HEMIS 0895676. Fin de la primavera

Fin de la primavera

Una de las celebraciones más esperadas de fianles de mayo y principios de junio son los combates de vacas que se celebran en todos los lugares donde se cría ganado de la raza «herens». 

Gtres

3 / 3

HEMIS 0895677. De raza «herens»

De raza «herens»

Las vacas de raza «herens» son negras, pequeñas pero fuertes, con cuernos cortos y robustos y mantienen un gran instinto jerárquico que defienden a base de golpes de cuerno y embestidas. Sus luchas son célebres y atraen a multitud de visitantes.

Gtres

Con el cambio de estación las montañas suizas bullen de actividad tradicional, es el momento de asistir a las espectaculares "luchas de vacas".

Entre finales de mayo y principios de junio la vida en las montañas suizas se llena de actividad. El ganado que durante el invierno ha permanecido bajo cobijo emprende, junto a los vaqueros, un largo viaje hacia los pastos donde permanecerán hasta el final del verano. Una de las celebraciones más esperadas y que coincide con este cambio de vida en las montañas son los combates de vacas que se celebran en todos los lugares donde se cría ganado de la raza «herens». En el Valais Central y el valle de Aosta viven estas vacas negras, pequeñas pero fuertes, con cuernos cortos y robustos que mantienen un gran instinto jerárquico y defiende su posición en el rebaño a base de golpes de cuerno y embestidas. De ahí el nombre de estas luchas: «combate de reinas».

Las contiendas crean una gran expectación y lo que es curioso es que no son combates organizados. Cada vaca elige libremente a su rival: deja de pastar, dobla la cabeza, rebufa rascando el terreno con las pezuñas traseras y espera a que una vaca de fuerza comparable acepte el desafío. Después del combate, que puede durar varios minutos, la perdedora se aleja seguida por su rival, que le va dando algunas cornadas más. Además de estos combates espontáneos, desde hace algunos años los vaqueros organizan concursos para elegir la «reina» regional o cantonal.

Más información

Turismo de Suiza