Cinco hoteles con historia

Envueltos de leyenda y de glamour, en sus habitaciones han pernoctado escritores, artistas y reyes. Hoy siguen en activo y son un bello recuerdo de épocas esplendorosas.

1 / 5

1 / 5

Rambagh Palace. Jaipur

Rambagh Palace. Jaipur

Antaño fue un suntuoso palacio de un maharajá, reconvertido en hotel cuando éstos perdieron su poder con la independencia de India. Se halla en la capital de Rajastán, en Jaipur, y es un inmenso y lujoso edificio con espectaculares habitaciones y rodeado de suntuosos jardines. Su época de mayor esplendor fue la década de los años 1930, cuando el viaje a India era una aventura exótica que atraía a los occidentales como un poderoso imán. 

tajhotels.com

2 / 5

Pera Palace. Estambul

Pera Palace. Estambul

Clásico entro los clásicos, el Pera Palace fue inaugurado en 1895 como una instalación indispensable para los viajeros que llegaban a Estambul en el Orient Expres. Este magnífico edificio art dèco con toques orientales y situado en la zona de Pera tuvo como clientes habituales a Agatha Christie que se alojó en la habitación 411 diversas temporadas entre los años 1936 y 1932; también el rey Eduardo VII, el escritor y viajero Pierre Loti, la actriz Sarah Bernard, Alfred Hitchcock y Greta Garbo. La habitación reservada a Mustafá Kemal Atatürk, padre de la Turquia moderna, se puede visitar tal y como era cuando la ocupaba este mandatario. 

jumeirah.com

3 / 5

Raffles. Singapur

Raffles. Singapur

En medio de un universo de rascacielos y la más estricta modernidad se alza este edificio colonial rodeado de fantásticos jardines, reliquia de una época que apenas se reconoce en la ciudad. El Raffels se inauguró en 1905 y destila romanticismo, en sus 104 suites se han alojado escritores como Joseph Conrad, Rudyard Kipling y Somerset Maugham; grandes figuras de Hollywood como Ava Gardner y Elisabeth Taylor… la historia de este lujoso hotel se cuenta en un pequeño museo situado en una de sus dependencias.  

raffles.com

4 / 5

Victoria Falls. . Victoria Falls. Zimbabue

Victoria Falls. Zimbabue

A pocos metros de las cataratas más espectaculares del mundo se halla este maravilloso hotel que abrió sus puertas en 1905 y fue destino habitual de la realeza británica. De estilo colonial, desde su apertura fue el alojamiento de aquellos que en una gran aventura se adentraban en el corazón de África, hasta Zimbabue, para ver de cerca uno de los fenómenos naturales más impresionantes del planeta. Con su fachada blanca, sus verandas, salones y lujosas habitaciones, la visita al Vitoria Falls es como un viaje a la época colonial.

victoriafallshotel.co

5 / 5

Old Cataract. Asuán

Old Cataract. Asuán

El  Nilo fluye tranquilo junto a las habitaciones de este magnífico hotel, en una de ellas, dicen, que Agatha Christie escribió su famosa novela Muerte en el Nilo. Ubicado en un edificio victoriano de piedra rosácea con bellas vistas a la isla Elefantina y al desierto, conserva su esencia y glamour de principios de siglo, con sus terrazas y galerías donde sirven el té en delicadas porcelana y cubiertos de plata. 

Envueltos de leyenda y de glamour, en sus habitaciones han pernoctado escritores, artistas y reyes. Hoy siguen en activo y son un bello recuerdo de épocas esplendorosas.

Lujosos, entrañables e históricos, así son estos cinco hoteles que han resistido el paso del tiempo sin apenas haber cambiado a pesar de que el mundo, desde su inauguración a finales del siglo XIX, poco tiene que ver con el actual. Son testigos de una época en la que el turismo nacía de manos de intelectuales y aventureros siguiendo la estela de los avances tecnológicos que permitían una mayor movilidad, y de la inmensa curiosidad e inquietudes marca de aquellos tiempos. Escritores como Agatha Christie, Rudyard Kipling y Graham Greene, actores de Hollywood y políticos como Winston Churchil y distintos miembros de la realeza son algunos de los viajeros que eligieron como destino estos hoteles.

Más información

Los mejores hoteles para ver auroras boreales

Los mejores hoteles para ver auroras boreales

Hemos seleccionado cinco grandes establecimientos ubicados en lugares exóticos a los que llegar en los años 1890 era una gran aventura. Ahora pernoctar en uno de ellos, más que una reliquia, sigue siendo una auténtica una gozada, aunque de precio prohibitivo.