Europa

Cinco grandes rutas en tren

Los Alpes, la Costa Cantábrica o la Selva Negra alemana, disfruta de los paisajes más espectaculares en un sugerente viaje en tren.

1 / 5

1 / 5

930 1381382010124659.  Suecia. El Inlandsbanan.

Suecia. El Inlandsbanan.

Este tren atraviesa este país escandinavo de sur a norte a lo largo de 1.300 kilómetros y se adentra en el territorio de Laponia. Durante el trayecto se pueden ir haciendo paradas para descubrir los paisajes y las ciudades suecas.

inlandsbanan.com

2 / 5

flamsbana6. Alemania. El tren de la Selva Negra

Alemania. El tren de la Selva Negra

El tren une las localidades de Offenburg y Constanza a través de los frondosos bosques de la Selva Negra. En el trayecto se puede contemplar el nacimiento del río Danubio y los lagos Constanza, Titisee y Schluchsee.

eurail.com

3 / 5

090413 216sommerau. Noruega. El tren de Flåm

Noruega. El tren de Flåm

Su espectacular desnivel es uno de los grandes alicientes de esta ruta que durante una hora desvela los secretos mejor guardados del fiordo de los Sueños (Sognefjorden). 

visitflam.com

4 / 5

tåg exkl skugga. España. El Transcantábrico.

España. El Transcantábrico.

El tren equipado hasta el último detalle circula a lo largo de siete días por los imponentes paisajes cantábricos y se detiene en las principales poblaciones. 

eltranscantabrico.com

5 / 5

Landwasserviadukt. Suiza. El Glacier Express

Suiza. El Glacier Express

Este espectacular trayecto une las poblaciones de Zermat y St. Moritz a través de los Alpes. El tren atraviesa 91 túneles y 291 puentes y el paso del Oberalp de 2.033 metros de altitud.

glacierexpress.ch

24 de junio de 2013

Viajar sin prisas contemplando el paisaje es uno de los motivos fundamentales para elegir unas vacaciones en tren. La comodidad, el sugerente vaivén y la buena compañía también son otros alicientes pero, sobre todo, es importante tener en cuenta que el tren permite descubrir lugares insólitos desde un punto de vista distinto. Las cinco rutas por Europa que proponemos a continuación tienen un poco de todo.

1- Glacier Express. Suiza es la reina de los trayectos en tren. Este país hace casi dos siglos decidió salvar su montañosa orografía a través de los raíles. Trenes que ascienden miles de metros de altitud por pronunciadas cuestas y consiguen llegar a donde los vehículos a motor ni lo sueñan. Uno de estos trayectos es el que traza el Glacier Express que une las poblaciones de Zermat, en los Alpes occidentales, y St. Moritz, en los orientales. El tren atraviesa 91 túneles y 291 puentes y el paso del Oberalp de 2.033 metros de altitud, en un viaje panorámico de 7 horas y 30 minutos. Cómodos vagones, comedor y grandes ventanales para apreciar un paisaje espectacular. Abierto todo el año. 

Te interesará: Los Alpes suizos en tren

2- El Tren de Flåm. Es uno de los trayectos más impresionantes de Noruega y de Europa. El vertiginoso viaje, que discurre por un tramo del fiordo más largo y alto de Europa, el Sognefjorden, comienza en la estación de montaña de Myrdal y termina en Flåm. El recorrido es de 20 kilómetros y se tarda una hora en realizarlo. Lo más impactante es el desnivel de alguno de los tramos y la longitud de los puentes, uno de ellos de seis kilómetros. El tren va surcando el angosto y empinado valle de Flåm rodeado de grandes picos y cascadas imponentes en un viaje lento y contemplativo, que va haciendo paradas en los lugares más mágicos y pintorescos como la cascada Kjosfossen. Los vagones con una decoración nostálgica disponen de grandes ventanas para saborear el entorno. El tren se inauguró en mayo de 1942. Abierto todo el año.

3- Selva Negra. Esta línea ferroviaria de Alemania es una de las más antiguas del mundo. El tren panorámico que une las localidades de Offenburg y Constanza permite contemplar los paisajes del valle superior del Rin hasta el lago Constanza. A lo largo del trayecto, que dura una hora, el viajero se puede apear en ciudades tan encantadoras como Friburgo, visitar las fuentes del Danubio y el Valle del infierno hasta llegar a los lagos Titisee o Schluchsee rodeados de bosques exuberantes. Abierto todo el año.

4- El Inlandsbanan. El trayecto que cubre 1.300 kilómetros es una de las mejores formas de descubrir el territorio de este país escandinavo. Parte de Kristinehamn en el sur de Suecia y termina en Gällivare, en el norte, en plena Laponia. A lo largo del recorrido el viajero puede realizar tantas paradas como desee y reanudar el viaje al día siguiente. El ferrocarril hace recorridos turísticos con salidas diarias desde mediados de junio a finales de agosto.

5- El Transcantábrico. De León a Santiago de Compostela o viceversa, el trayecto que tiene una duración de ocho días surca los más sugerentes paisajes de la Costa Cantábrica en un viaje que conjuga patrimonio cultural y gastronómico con el placer de recuperar unas añoradas vacaciones sin prisas. Bilbao, Santander, Santillana de Mar, Ribadesella, Gijón, Candas, Oviedo, Luarca, Ribadeo, El Ferrol hasta llegar a Santiago, el viaje depara infinitas sorpresas. El Transcántabrico ofrece suites totalmente equipadas, varios coches salón, restaurante, sala de fiesta y además dispone de autocar para los desplazamientos en las distintas paradas turísticas. Funciona de marzo a octubre

Más información

Eurail. Red de trenes europeos

Interail

Renfe. Trenes de lujo