Halloween en Dublín

Un recorrido histórico y espiritual por Dublín, la capital irlandesa, con motivo de la celebración de Halloween

1 / 5

1 / 5

Dublín

Dublín

'Ha’penny Bridge', conocido así por el medio penique que costaba cruzarlo.

GTRES

2 / 5

Dublín

Dublín

El castillo de Dublín fue sede del Gobierno británico durante 700 años.

GTRES

3 / 5

Dublín

Dublín

El prestigioso Trinity College, en el centro urbano, fundado en 1592.

GTRES

4 / 5

Dublín

Dublín

Temple Bar, el colorido barrio del viejo Dublín.

GTRES

5 / 5

Dublín

Dublín

El río Liffey a su paso por Dublín.

GTRES

30 de octubre de 2012

5 destinos para vivir intensamente la Noche de los Muertos

Más información

5 destinos para vivir intensamente la Noche de los Muertos

Dublín, la capital irlandesa, se vuelca estos días en Halloween (All Hallows' Eve o noche de los difuntos), una celebración que tiene su origen en la fiesta celta por el fin de las cosechas y en el rito romano que hacía ofrendas a los muertos. Un recorrido visitando los enclaves históricos y las calles con leyendas terroríficas debería empezar por la mañana en la cripta de Christ Church, la catedral dublinesa más antigua -la otra es la de Saint Patrick's-, fundada a comienzos del siglo XI en el corazón del Dublín medieval. El barrio que se extiende entre Christ Church y St. Audoen's Church, una de las iglesias medievales más antiguas de Irlanda, era conocido como Hell (infierno) por ser refugio de criminales, leprosos y gente de los bajos fondos. Por sus calles se dice que aún vaga el fantasma de Madame Darkey Kelly, que en el siglo XVIII regentaba el célebre burdel Maiden Tower, cuyo lugar lo ocupa hoy el pub Darkey Kelly's. Según cuenta la leyenda, Kelly se quedó embarazada del hijo del sheriff de Dublín, pero éste la acusó de brujería y de asesinar al bebé, crimen por el que Madame Kelly fue sentenciada a arder en la hoguera.

A partir de aquí el paseo aparca los motivos tétricos para sorprender con lugares que explican el origen de la capital. La Bridge Street Upper enlaza con el Mellows Bridge, el puente más antiguo sobre el río Liffey, que sustituye a un puente que en 1763 fue barrido por una tormenta. A lo largo del río Liffey se obtienen las imágenes más bellas de Dublín. Si se tuerce por Parliament Street se llega al castillo de Dublín, cuna de la ciudad, una fortaleza vikinga que aloja un palacio dieciochesco. Fue sede del dominio inglés durante 700 años. La Dame Street es una gran avenida que conduce a Temple Bar, un colorido barrio del viejo Dublín muy popular por sus tiendas, pubs y restaurantes. Al este limita con el Trinity College, la célebre universidad, histórico bastión del protestantismo, que fue vetada para los católicos hasta 1970. Contiene el Libro de Kells (Book of Kells), una suntuosa copia de los Evangelios realizada en torno al siglo IX por monjes celtas.

El espíritu de Halloween reaparece a pocos pasos, en el número 30 de Kildare Street, donde se localiza la antigua casa de Bram Stoker, autor de Drácula. Desde Temple Bar se puede cruzar el río Liffey por el puente curvilíneo de Halfpenny -popularmente conocido como Ha’penny Bridge por el medio penique que costaba cruzarlo-, inaugurado en 1816. Este breve recorrido por el centro histórico de Dublín podría finalizar en el pub John Kavanagh, en Glasnevin, una zona residencial al norte de Dublín. Fundado en 1833, es el pub familiar más antiguo de Dublín (sexta generación). Se conoce popularmente como The Gravediggers (Los Sepultureros), debido a su historia y a su localización al lado del cementerio de Glasnevin, que contiene más de un millón de tumbas.

Por último, a pocos pasos, se halla el Jardín Botánico Nacional de Irlanda. Fue inaugurado en 1795 y alberga miles de especies procedentes de todo el mundo, seis de las cuales se encuentran actualmente extintas en su medio natural. Con motivo de Halloween, se exhiben diversos ejemplares de calabaza, algunas de un tamaño inusual.