Celebrando el solsticio de verano

La llamada "noche mágica" se recibe en muchos lugares del planeta de forma bien distinta, aunque todos ellos comparten tradición y mucha fiesta.

1 / 5

1 / 5

HEMIS 0115743. Chichen Itzá

Chichen Itzá

La gran pirámide de Kukulkán es en realidad un calendario gigante que señala los cambios de estación. En el solsticio de verano las caras norte y este del templo quedan totalmente iluminadas por la luz del sol, mientras que los lados sur y oeste permanecen en la oscuridad y el sol traza la pirámide una diagonal perfecta.

Gtres

2 / 5

Piippolanniemi Vuolijoki 930x523-930x523. Laponia finlandesa

Laponia finlandesa

El sol de medianoche es el protagonista de esta fiesta tradicional que celebra la llegada del verano con hogueras y baños en la sauna, así como con encuentros y comidas en el campo.

Visit Finland

3 / 5

HEMIS 0082491. San Petersburgo

San Petersburgo

Las largas noches blancas marcan la estación cálida en el norte ruso. En el resto del país, el solsticio de verano se celebra con el Ivan Kupala, una fiesta de origen remoto durante la cual las mujeres lucen abalorios y coronas de flores, se hace ruido para espantar a los malos espíritus y a las brujas, se encienden hogueras y se queman hierbas aromáticas

Gtres

4 / 5

HEMIS 0295457. Camagüey

Camagüey

La música, el baile y el carnaval son los protagonistas de la fiesta de San Juan en esta ciudad del oriente cubano, una celebración que se remonta tres siglos atrás.

Gtres

5 / 5

Midsommar CarolinaRomare. Suecia

Suecia

Las mujeres lucen bellas guirnaldas de flores y se organizan bailes y comidas con arenques regados con aguardiente. 

Visit Sweden / CarolinaRomareia

La llamada "noche mágica" se recibe en muchos lugares del planeta de forma bien distinta, aunque todos ellos comparten tradición y mucha fiesta.

Más información

Cómo se celebra la noche de San Juan en España

Así se celebra la noche de San Juan en España

Entorno al día 21 de junio, en el hemisferio norte, el sol alcanza su máxima altura. Llega el día más largo del año y la noche más corta. Desde tiempos inmemoriales se ha celebrado este momento tan especial, tan cargado de magia. En España las fiestas que dan la bienvenida al esperado verano se suceden en toda la geografía con hogueras, fuegos artificiales, conjuros y fiestas en la playa. Te mostramos diez destinos en los que la noche de San Juan se celebra con gran alegría e intensidad y donde se siguen ritos y costumbres que han sobrevivido el paso del tiempo.

Pero la llamada «noche mágica» se celebra en otros muchos lugares del planeta. Desde Chichen Itzá en México, donde se siguen antiguos ritos mayas, hasta Laponia finlandesa, con diversas celebraciones en las que se ensalza la fecundidad de la tierra.

Laponia. Finlandia: El solsticio de verano es una de las principales fiestas nacionales finlandesas y suele celebrarse con amigos y familia en el campo. Ha llegado el sol de medianoche que invita a disfrutar del aire libre y de esa luz tan especial que reina a cualquier hora del día. Hacer hogueras y bañarse en la sauna son dos de las tradiciones más típicas de estas celebraciones en las que antiguamente se hacían hechizos para aumentar la fertilidad o encontrar pareja, por eso durante el solsticio se suelen celebrar bodas. El ruido también forma parte de esta fiesta en Finlandia ya según antiguas creencias, atrae a la buena suerte y ahuyenta a los malos espíritus.

Chichen Itzá. México. La gran pirámide de la ciudad maya de Chichen Itzá, situada en la península de Yucatán, es en realidad un calendario gigante que señala los cambios de estación, el paso de los días y demuestra los profundos conocimientos de matemáticas, geometría y astronomía que los mayas poseían. Si durante el equinoccio de primavera, las multitudes acuden a contemplar como la sombra de una gran serpiente desciende por sus escaleras, en el solsticio de verano tiene lugar otro fenómeno durante el que las caras norte y este del templo de Kukulkán quedan totalmente iluminadas por la luz del sol, mientras que los lados sur y oeste permanecen en la oscuridad, y el sol traza sobre El Castillo –nombre que le dieron los españoles a la pirámide de Kukulkán– una diagonal perfecta.

La ciudad de San Petersburgo ve sus calles llenas de gente para dar la bienvenida a «la noche blanca» con conciertos, música en las calles y un montón de actividades

Ivan Kupala. Rusia. Los rusos solían adorar a Kupalo, el dios de la fertilidad del verano. En su honor la gente de cantaba y saltaba sobre el fuego. Hoy, estos antiguos rituales se siguen realizando y forman parte de una de las fiestas más populares de Rusia. Las mujeres lucen abalorios y coronas de flores, símbolo de fecundidad, se hace ruido para espantar a los malos espíritus y a las brujas, se encienden hogueras y se queman hierbas aromáticas. También en el norte del país, donde brilla el sol de medianoche, la fiesta se celebra con mucha intensidad. La ciudad de San Petersburgo ve sus calles llenas de gente para dar la bienvenida a «la noche blanca» con conciertos, música en las calles y un montón de actividades.

Suecia. Después de la Navidad, el solsticio de verano o Midsommar es la celebración más importante del calendario sueco. La fiesta consta de almuerzos festivos donde las mujeres se adornan con guirnaldas de flores y se canta y se bebe aguardiente condimentado con especias. La tradición manda comer arenques en escabeche servidos con patatas nuevas, cebolletas y crema ácida.

Camagüey. Cuba. En junio tiene lugar en la ciudad de Camagüey, situada en el este de Cuba, la tradicional fiesta de San Juan, un colorido carnaval con tres siglos de existencia. Su origen data de 1725, cuando se llevaba el ganado a la ciudad para venderlo y se organizaban carreras de caballos y concursos ganaderos com entretenimientos. Actualmente la fiesta de San Juan de Camagüey ya no está relacionado con la actividad ganadera sino que se asocia al carnaval. La noche comienza con un desfile de comparsas y congas por las calles principales y se cocina una enorme olla de ajiaco, un plato tradicional cubano con carne, especias y maíz, que después se degusta en familia, con los vecinos y amigos.