Caminar sobre el agua es posible en el lago Iseo, Italia

Varias pasarelas flotantes de 3 kilómetros unen a través el lago Iseo, en Lombardía, la localidad de Sulzano, la isla de Monte Isola y el islote de Santa Paula

1 / 5

1 / 5

Floating Piers en el lago Iseo

Floating Piers en el lago Iseo

Floating Piers, muelle flotante en castellano, es la última obra de Christo y Jeanne-Claude. La idea surgió en 1970, aunque no ha sido hasta este verano cuando se ha materializado en el lago Iseo, en el norte de Italia. 

Gtres

2 / 5

Floating Piers

Floating Piers

Las telas con las que han sido cubiertas las pasarelas cambian de color con la luz y el agua. Inicialmente amarillas, sin embargo, ahora muchas partes de las Floating Piers han adquirido una tonalidad rojiza. 

Gtres

3 / 5

Vistas del lago Iseo con el muelle flotante. Vistas del precioso lago Iseo con el muelle flotante

Vistas del precioso lago Iseo con el muelle flotante

Las pasarelas de polietileno cubiertas de tela amarilla permiten a los visitantes caminar literalmente sobre el agua. Estas tienen un grosor de 16 metros de ancho y 35 centímetros de alto. 

Gtres

4 / 5

Visitantes paseando por las Floating Piers

Visitantes paseando por las Floating Piers

Estos muelles flotantes cuentan con una longitud de 3 kilómetros y unen, a través el lago Iseo, la localidad de Sulzano, la isla de Monte Isola y el islote de Santa Paula.  

Gtres

5 / 5

Vista aérea del Floating Piers en el lago Iseo

Vista aérea del Floating Piers en el lago Iseo

El acceso a las Floating Piers es gratuito y abierto a todo el mundo. Mientras el clima lo permita, los visitantes pueden pasear por ellas las 24 horas del día hasta el próximo 3 de julio de 2016. 

Foto: European Space Agency

Varias pasarelas flotantes de 3 kilómetros unen a través el lago Iseo, en Lombardía, la localidad de Sulzano, la isla de Monte Isola y el islote de Santa Paula

Los habitantes próximos al lago Iseo, el cuarto más grande de la región de Lombardía, así como cualquier visitante que quiera, podrá decir que ha caminado sobre las aguas sin hundirse. Esa era la idea de Christo y Jeanne-Claude, la pareja de artistas búlgara y marroquí que diseñaron el proyecto Floating Piers en 1970. Su ilusión por imitar este pasaje de la Biblia no llegó hasta 45 años más tarde, momento en el que esta región de Italia volvió a dejarse seducir por el arte de la pareja y materializó el muelle flotante.

Hasta el próximo 3 de julio, lugareños y visitantes podrán avanzar por la llamativa pasarela de polietileno desde la costa de Sulzano (a unos 100 kilómetros de Milán) hasta la isla de Monte Isola y el islote de Santa Paula, donde se adentra hasta una de las calles peatonales de la ciudad. Según explica el autor, Christo Claude, en la página web del proyecto, “Aquellos que experimenten la flotación de este muelle se sentirán como si estuvieran caminando sobre el agua, o sobre la parte posterior de una ballena”.

El acceso a las pasarelas es totalmente gratuito y está disponible durante las 24 horas del día

Cada una de las pasarelas cuenta con 16 metros de ancho, 35 centímetros de alto y están recubiertas de una tela que cambia de color según la luz y agua que la recubra. El acceso es totalmente gratuito y está disponible durante las 24 horas del día, si el clima lo permite. Según afirma Christo Claude, “no hay tickets, ni entradas; no hay reservas ni dueños. Estos muelles flotantes son una extensión de la calle y pertenecen a todo el mundo”. La misma web de los artistas explica que el proyecto ha sido financiado en su totalidad con las ventas de otras obras de Christo.

Floating Piers es la primera obra realizada por Christo Claude después de The Gates, el conjunto de puertas de vinilo colocadas en Central Park en 2005, y de la muerte de Jeanne en el 2009. No obstante, la pareja había trabajado en Italia anteriormente entre 1968 y 1974 cubriendo con telas y cabos algunos puentes, fuentes y murallas en Spoleto, Milán y Roma.