5 rutas del queso que no te puedes perder

Descubre los secretos de los mejores quesos de Europa a través de estos recorridos

1 / 5

1 / 5

HEMIS 0780431. La Ruta de los Quesos de Auvernia

La Ruta de los Quesos de Auvernia

Esta región del centro de Francia produce el mayor número de quesos con el sello DOP (Denominación de Origen Protegida) del país. Unos paneles indicativos orientan a quienes deseen realizar la ruta a través de esta zona de volcanes, cuyas peculiaridades han hecho de sus quesos unos de los más apreciados del país.

Y no es poco, teniendo en cuenta que los franceses se jactan de ser los maestros queseros del mundo, con tantas especialidades que se puede tomar una cada día del año sin tener que repetir. Variedades como el Bleu d’Auvergne, el Saint-nectaire, el Salers, el Cantal o el Fourme d’Ambert han dado fama mundial a los quesos auverneses y la ruta es una invitación a conocer a sus productores y afinadores, las granjas y lecherías y conocer los detalles de su fabricación, desde el ordeño de las vacas… hasta la degustación.

Gtres

2 / 5

Ruta del Idiazábal

Ruta del Idiazábal

Para conocer donde se produce este queso de característico aroma y sabor hay que viajar hasta el País Vasco, entre la sierra de Aralar y el parque natural de Aizkorri, un lugar con inmensos prados verdes moteados de caseríos y txabolas y en los que pacen los rebaños de ovejas latxas.

La ruta para recorrer este entorno traza un recorrido de casi cien kilómetros y cruza las comarcas Goierri, Alto Urola y Alto Deba siguiendo el GR-283 a lo largo de seis etapas. Para amenizar el camino hay varios alicientes gastronómicos que se suman a los paisajísticos, como las paradas en las granjas productoras de queso, con degustación, por supuesto, maridada con un buen vino, y la visita al Centro de Interpretación del Queso de Idiazábal.

idiazabalturismo.com

3 / 5

Ruta del Queso de Schleswig-Holstein

Ruta del Queso de Schleswig-Holstein

Los fríos paisajes del norte de Alemania son los protagonistas de esta ruta circular de casi 500 kilómetros que tiene su inicio y final en la ciudad de Lauenburgo. En esta costa azotada por el viento, brumosa y bañada por las gélidas aguas del mar del Norte y el Báltico se producen algunos de los mejores quesos del país.

La ruta visita las islas Frisia y las Halligen y bordea el litoral hasta la ciudad de Hamburgo. A lo largo del camino se puede degustar y conocer como se elaboran las 120 variedades de queso de la región gracias a las visitas por las instalaciones de treinta empresas en las que los maestros del queso fabrican estas delicias siguiendo la antigua tradición.

Gtres

4 / 5

Mercados del queso del Holanda. Mercados del queso de Holanda

Mercados del queso de Holanda

Hablar de queso en Holanda es rememorar las enormes ruedas de queso holandés deslizándose por la plaza del mercado, mientras los acarreadores vestidos de época las transportan para su venta y subasta.

Así se hace en Alkmaar desde el año 1622, uno de los mercados más antiguos del mundo que sigue activo y mantiene sus viejas costumbres. En la plaza Waagplein, desde el mes de abril y hasta finales de verano, se vende el queso como hace siglos. En el edificio de pesaje situado en la misma plaza se puede visitar un museo con todos los detalles.

Otras ciudades holandesas dedicadas al queso en cuerpo y alma son Edam y Gouda, que también celebran sus tradicionales mercados. El queso de Gouda está considerado el queso holandés por excelencia y representa el 60% de la producción quesera de Holanda.

Gtres

5 / 5

La Ruta de los Quesos de Auvernia. La Ruta del Emmental

La Ruta del Emmental

Las cimas alpinas de Suiza son las protagonistas de la ruta del queso Emmental (el verdadero se denomina Emmentaler AOC) que comienza y termina en la pequeña ciudad medieval de Burgdorf, situada a 27 kilómetros de Berna.

Se trata de una ruta en bicicleta en la que los visitantes pueden conocer todos los detalles sobre este queso famoso por su agujeros, desde la producción de la leche hasta su exportación, y vivir experiencias únicas, como aprender a ordeñar una vaca, hacer queso, o intentar tocar la trompa alpina. Se puede elegir entre una ruta de un día (35 km) y una ruta de dos días (78 km), ambas por el bello valle del Emme en el que se hallan los principales centros productores del famoso queso Emmentaler.

Gtres

Descubre los secretos de los mejores quesos de Europa a través de estos recorridos

Paisajes rurales, vida tradicional y buena gastronomía, eso es en esencia lo que ofrecen las cinco rutas del queso que proponemos, aunque hay mucho más: desde un viaje que se adentra en los secretos del mar del Norte, a un recorrido circular que descubre los bosques vascos, pasando por la visita a las ciudades queseras más famosas del mundo y a productores que aprovechan el suelo volcánico o las cimas alpinas para obtener los más delicados sabores.

De cabra, oveja o vaca, la historia del queso se remonta al Neolítico cuando nuestros antepasados empezaron a domesticar a estos animales y observar que la leche con el tiempo acababa cuajándose y que sabía riquísima. En Mesopotamia, en la ciudad sumeria de Ur (siglo III a.C.), aparece un friso que narra el proceso completo de la elaboración del queso. El conocimiento de este alimento pasa sin duda por su entorno y el mejor modo de apreciarlo es conviviendo con la gente que lo produce y recorriendo los paisajes que lo determinan. Estas rutas se adentran algunas de las regiones queseras más importantes de Europa, recorrerlas es una aventura y un placer.