12 visitas imprescindibles en Copenhague

Un paseo en bicicleta por las principales atracciones de la capital danesa

1 / 12

1 / 12

Nyhavn

Nyhavn

El puerto marítimo de Copenhague y su característica arquitectura hacen de él un lugar perfecto e idílico para pasear. Está dividido por un canal en el que amarran barcos de época frente a coloridas casas del siglo XVII. Aquí vivió el escritor de cuentos Hans Christian Andersen.

Foto: Gtres

2 / 12

Amalienborg

Amalienborg

La residencia de invierno de la familia real danesa está formada por cuatro mansiones situadas alrededor de plaza presidida por la estatua ecuestre del rey Federico V. Si se puede, es mejor hacer coincidir la visita con un cambio de guardia.

Foto: Gtres

3 / 12

Rådhuspladsen

Rådhuspladsen

La plaza del Ayuntamiento es lugar de encuentros multitudinarios donde se percibe el sosiego escandinavo. El escritor Hans Christian Andersen (1805-1875) cuenta con una estatua conmemorativa camuflada en una esquina de esta plaza.

Gtres

4 / 12

Diamante Negro

Diamante Negro

La Biblioteca Real Danesa es una joya de la arquitectura contemporánea. Su situación en el frente marítimo de Copenhague, los tres puentes que la enlazan con la antigua biblioteca y su estructura de acero negro son excepcionales. Por dentro, cálida y humana, recubierta de madera y con amplias cristaleras por las que penetra la luz escandinava. Se inauguró en 1999. También como brillantes ejemplos de arquitectura contemporánea, cabe destacar el edificio del Teatro Real y de la Ópera (2005).

Foto: Gtres

5 / 12

Tivoli

Tivoli

Situado en pleno centro, en el distrito de Vesterbro, este histórico parque de atracciones creado en 1843 tiene un teatro de la pantomima único en el mundo, tiovivos, un palacio de conciertos, un lago artificial con un buque de madera anclado en sus aguas y restaurantes que sirven la mejor cocina danesa. Son célebres sus fiestas de fin de año.

Gtres

6 / 12

Nørrebro

Nørrebro

Es uno de los barrios más modernos, creativos y divertidos de la ciudad. Ha sabido conservar un espíritu joven y independiente. Los establecimientos de alimentación árabe conviven con otros de antigüedades y curiosidades, ropa de segunda mano, diseñadores de moda jóvenes y tiendas de discos.

Foto: Gtres

7 / 12

Strøget

Strøget

Esta sucesión de calles peatonales se abre en un amplio espacio presidido por la fuente de las Cigüeñas y hace las veces de arteria comercial de la ciudad, se dice que es la calle peatonal más larga de Europa. Es imprescindible recorrerla entera, desde la Plaza del Ayuntamiento hasta la de Kongens Nytorv.

Foto: Olga Itenberg

8 / 12

Christiania

Christiania

Surgido en la década de 1970, este barrio sigue despertando curiosidad por su forma de vida alternativa así como por sus restaurantes de cocina vegetariana.

Foto: Bruno Jargot

9 / 12

Kastellet

Kastellet

Esta gran fortaleza militar del siglo XVII construida en su forma de pentagrama es en la actualidad un parque público muy agradable que alberga, entre otros edificios, una iglesia y un molino de viento. Cerca se halla la celebérrima estatua de la Sirenita que homenajea al escritor danés por excelencia Hans Christian Andersen.

Foto: Quistnix

10 / 12

Rundetårn

Rundetårn

Más conocida como «la torre redonda», esta curiosa torre ubicada en el centro de Copenhague y construida en el siglo XVII por el rey Cristián IV como observatorio astronómico (todavía en uso) cuenta en su parte más alta con uno de los mejores miradores de la ciudad, al que se accede a través de una rampa en forma de caracol.

Foto: Quistnix

11 / 12

Rosenborg

Rosenborg

Construido originalmente como residencia de verano del rey Cristián IV, este palacio de estilo renacentista está rodeado por unos jardines que reciben dos millones y medio de visitantes al año. En su interior alberga diferentes colecciones de la familia real, entre las que destacan las joyas de la corona danesa.

Foto: Elgaard

12 / 12

Vesterbrotorv

Vesterbrotorv

Antiguo barrio de trabajadores hoy convertido en un centro de tiendas alternativas, galerías de arte y de talleres de artistas. Cerca se halla Frederiksberg un barrio acomodado por el que pasear entre calles arboladas, cafés y casas unifamiliares y en el extremo oeste está el Frederikshave, uno de los parques más grandes de una ciudad.

Foto: Alphalphi

Un paseo en bicicleta por las principales atracciones de la capital danesa

Bicis por doquier, eso ya dice mucho de la personalidad de esta ciudad que todos coinciden en describirla como amable, atractiva y asequible. Y es que las medidas humanas de Copenhague junto a su bella fisonomía y la facilidad para recorrerla hacen que una escapada urbana a la capital danesa sea un oasis de tranquilidad lo cual no está reñido con una intensa agenda arquitectónica, estética, cultural y gastronómica. Enclavada en la costa de la isla de Zelandia, merece la pena planear el viaje ahora, antes de que el invierno deje los días cortos y las temperaturas sean demasiado bajas.