Templarios

1 / 2

1 / 2

un simbolode humildad 1837x2000. Monjes y guerreros

Monjes y guerreros

La Orden del Temple fue fundada en el siglo XII con el fin de proteger los santos lugares y enseguida reclutó voluntarios, cuyas vidas transcurrían entre rezos y batallas. En 1131, el rey Alfonso I entregó a la Orden un tercio de Aragón a cambio de su protección, y posteriormente Ramón Berenguer IV y otros sucesores hicieron concesiones sobre bienes, castillos y señoríos como Mirambel, Cantavieja, Ares del Maestre o La Iglesuela del Cid.

2 / 2

Olivenza, poso templario

Olivenza, poso templario

Entre cerradas dehesas y hermosos alcornocales, se encuentra Olivenza, una ciudad a la que los caballeros templarios dotaron de personalidad histórica. Fue precisamente la Orden del Temple la que la fundó allá por el siglo XIII, pero ha sido sinónimo de enfrentamiento a lo largo de la historia entre portugueses y castellanos. Aunque nació como una aldea castellana, Portugal hizo de Olivenza la villa privilegiada y fortificada que ha llegado hasta nuestros días. De ahí, que sus calles y plazas, con casas blancas, edificios con arcadas y suelos adoquinados, conserven azulejos con el nombre en las dos lenguas, castellana y portuguesa.

Al llegar a su casco antigo, descubrirás que reproduce la estructura original de las bastides: un cuadrilátero con cuatro puertas, cortado por dos calles perpendiculares que se cruzan en el centro. La llamada Ciudadela de Olivenza contaba con tres muros y 14 torres. Olivenza también posee un cuarto cinturón; una fortificación abalaustrada construida para las Guerras de Restauración. Su emblemática Torre del Homenaje de 37 metros de altura es la más alta de las torres de fortaleza en la frontera hispanoportuguesa.

Foto: Turismo Extremadura

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes