Renacimiento

1 / 45

1 / 45

71637. Sofonisba Anguissola, la retratista de Don Carlos

Sofonisba Anguissola, la retratista de Don Carlos

A don Carlos le gustaba verse retratado, tal vez porque los artistas a su servicio reforzaban y mejoraban la imagen real del príncipe. Entre los pintores que realizaron retratos de don Carlos destaca la artista italiana Sofonisba Anguissola, considerada la primera retratista del Renacimiento, una mujer que trabajó en un mundo que hasta entonces era  exclusivamente masculino. Sofonisba, bautizada así en honor de una princesa cartaginesa, pertenecía a una familia noble de Cremona y fue discípula de Miguel Ángel, junto al cual realizó estudios anatómicos y diseños que la convirtieron en una artista reconocida.

La joven llegó a la corte española en 1559 para servir como dama de compañía de la tercera esposa de Felipe II, la joven Isabel de Valois. Valorada por la reina y por don Carlos, mantuvo una relación de amistad con el príncipe que trascendía el mero contrato profesional. De su pincel salieron los originales de algunos retratos famosos de don Carlos que luego copiaron otros grandes retratistas como Alonso Sánchez Coello. Entre sus trabajos para la corte destaca un retrato de Felipe II enlutado, hoy expuesto en el Museo del Prado. 

Foto: Bridgeman / Aci

2 / 45

La Toscana

La Toscana

Leonardo nace en Vinci, donde habitó en casa de su abuelo hasta el 1469 aproximadamente, año en que se desplaza a Florencia, a poco más de 25 km. Es por ello que sus primeros años transcurren en el corazón de la región de Toscana, cuyos paisajes influirán en su obra posterior.

Foto: Gtres

3 / 45

leonardo da vinci 1452-1519 el dibujo del mundo 1000x682GABINETTO DISEGNI E STAMPE DEGLI UFFIZI, FIRENZE  SKIRA GRANDI MOSTRE. Paisaje del valle del Arno

Paisaje del valle del Arno

Dado su lugar de nacimiento, no es sorprendente que el primer dibujo fechado que se conserva de Leonardo sea un paisaje de la Toscana. La técnica con la que desarrolla la perspectiva aérea es asombrosa.

Foto: CC

4 / 45

Florencia. Florencia y el Renacimiento

Florencia y el Renacimiento

Esta ciudad italiana fue el epicentro del Renacimiento. La cúpula de Brunelleschi, el Campanario y el Baptisterio son un conjunto arquitectónico de impresionante belleza. Fue Sthendal quien avisó de los peligros de Florencia: “Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”. Desde entonces, se conoce como Síndrome de Stendhal a la enfermedad psicosomática que desarrollan algunas personas al estar expuestas a obras de arte.

Foto: Gtres

5 / 45

Milan. Milán, el viaje de un ingeniero

Milán, el viaje de un ingeniero

Leonardo llega enviado desde Florencia a Milán. Allí ejerce de ingeniero; pero también pinta una de las obras cumbre del renacimiento, La última cena, que se puede ver en Santa Maria delle Grazie, una iglesia y convento de la Orden de los Hermanos Predicadores.

Foto: Gtres

6 / 45

Venecia. El hombre de Vitruvio en Venecia

El hombre de Vitruvio en Venecia

Leonardo acudió a Venecia para ayudar en la construcción de defensas contra los ataques turcos. En la ciudad se guarda uno de los dibujos más importantes de Leonardo,el Hombre de Vitruvio. Se trata de un estudio de anatomía sobre las proporciones ideales del cuerpo humano. Se conserva desde 1822 en la Galería de la Academia de Venecia, aunque se exhibe al público tan sólo una vez cada diez años por motivos de conservación.

Foto: Gtres

7 / 45

Vaticano. La frustración del Vaticano

La frustración del Vaticano

Leonardo se desplaza a Roma en septiembre de 1513 donde trabaja para el papa León X. Vive años decepcionantes, pues, al contrario que sucede con Rafael y Miguel Ángel, no se le concedió ningún proyecto relevante. Solo en 1514 logró realizar la serie de los Diluvios en la bóveda de la Capilla Sixtina, en la que Miguel Ángel concentra todas las atenciones.

Foto: Gtres

8 / 45

Francia, Loire

Francia, Loire

Leonardo conoció el valle del Loira.  En 1516 aceptó una invitación de Francisco I de Francia, quien le procuró lugar donde descansar de sus decepciones en Roma. Ya no volvería a Italia. Sus restos descansan en la capilla de San Huberto, en el recinto del castillo de Amboise.

9 / 45

Sepulcro del Papa Julio II

Sepulcro del Papa Julio II

Sepulcro del Papa Julio II, en la iglesia de San Pietro in Vincoli, 1505-1545, Roma.

Foto: Leemage / Aisia

10 / 45

La Piedad del Vaticano

La Piedad del Vaticano

Poco después de llegar a Roma, en 1498, Miguel Ángel recibió un encargo que despertó todo su genio creador. Se trataba de una estatua funeraria para el cardenal francés Jean de Billheres, un miembro de la corte papal de Alejandro VI, el papa Borgia. El tema era el de la Piedad, recurrente en la época,pero Miguel Ángel lo planteó de forma original. Frente al patetismo de las piedades nórdicas, el florentino plasmó la idea de redención sin ahondar en el sufrimiento de Jesucristo y su madre. Las figuras encarnan una belleza inmaculada e inalterable,expresión de la salvación de la humanidad propiciada por el sacrificio de Cristo.

Foto: AP / Gtres

11 / 45

El David de Florencia

El David de Florencia

Una cofradía ligada a la catedral de Florencia, formada principalmente por miembros del influyente gremio de la lana, encargó a Miguel Ángel, en 1501,una estatua que representara a David derrotando a Goliat. Buonarroti rompió con la iconografía habitual en la que el héroe aparece como vencedor con la cabeza de Goliat. Prefirió representar el momento previo a la acción,cuando el joven se prepara para el desigual combate. Destaca la desproporción de las manos y la cabeza respecto al cuerpo,expresión quizá de la idea de República: la cabeza simbolizaría el ideal, y las manos, el instrumento para el cambio de régimen.

Foto: AP / Gtres

12 / 45

El sepulcro de Julio II

El sepulcro de Julio II

Cuando el Papa Julio II encargó a Miguel Ángel, en 1505, la realización de su monumento funerario, poco podía imaginar el artista que sólo podría dar conclusión a su obra cuatro décadas más tarde. Fue éste uno de los proyectos más ambiciosos del genio florentino. El centro del conjunto lo ocupa una estatua de Moisés, en la que se ha visto un retrato idealizado de Julio II, aunque también contiene rasgos del propio artista. Se le representa en un momento de quietud previo a la acción, con el pie retrasado, el brazo que señala las tablas de la Ley, el movimiento ondulante de las barbas y la profundidad de la mirada.

Foto: AP / Gtres

13 / 45

La tumba de los Médicis

La tumba de los Médicis

Durante su larga etapa de residencia en Florencia (1519-1534), Miguel Ángel recibió el encargo de realizar las dos tumbas de los Médicis en la sacristía nueva de San Lorenzo. La tumba de Lorenzo de Médicis está presidida por una figura central, que lo representa en actitud contemplativa, instrospectiva. Como atributos lleva una piel de león, un cofre con monedas (símbolo del tributo a pagar para entrar en el reino de los cielos) y un pañuelo. El personaje viste una armadura de tipo clásico. No hay emblemas familiares, ni ningún epitafio alude a sus hazañas, lo que indica una intención idealizante más que conmemorativa.

Foto: AP / Gtres

14 / 45

La Piedad Rondanini

La Piedad Rondanini

La escultura inacabada, última obra de Miguel Ángel (1552-1554), se encuentra en el Castillo de Sforza, en Milán.

Foto: Scala

15 / 45

Santa Maria de Fiore y la torre de la Signoria

Santa Maria de Fiore y la torre de la Signoria

La cúpula de Santa Maria de Fiore y la torre de la Signoria, a la izquierda, marcaron la infancia de Miguel Ángel.

Foto: Giovanni Simeones / Fototeca 9x12

16 / 45

Miguel Ángel presenta el diseño de San Lorenzo al Papa Leon X

Miguel Ángel presenta el diseño de San Lorenzo al Papa Leon X

La basílica de San Lorenzo se encuentra ubicada en la ciudad de Florencia, en la plaza del mismo nombre. La culminación de su construcción fue debida al mecenazgo de Cosme de Médici, quién la adquirió ante la imposibilidad de los anteriores mecenas de hacer frente a los grandes gastos de su construcción.

Foto: Scala

17 / 45

La creación de Adán

La creación de Adán

La creación de Adán es una de las escenas de los frescos de la bóveda de la capilla Sixtina pintados por Miguel Ángel entre 1508 y 1512 en los Palacios Vaticanos.

Foto: Scala

18 / 45

Las capitales del arte

Las capitales del arte

Situación de los principales centros artísticos y de mecenazgo en Italia durante la primera mitad del siglo XVI

Foto: Eogsis

19 / 45

Leonardo da Vinci. Posible autorretrato del artísta. Galería de los Uffizi, Florencia

Leonardo da Vinci. Posible autorretrato del artísta. Galería de los Uffizi, Florencia

Milan

En el siglo XV, bajo el gobierno de los Visconti y los Sforza, Milán atrajo a numerosos artistas y literatos. Entre ellos se contó Leonardo da Vinci.Tras coincidir con Miguel Ángel en Roma, en 1515 volvió a Milán, recién conquistada por Francisco I de Francia, a cuyo servicio pasó sus últimos años.

Foto: Scala

20 / 45

Juan II Bentivoglio. Lorenzo Costa, 1460-1535. Galería de los Uffizi, Florencia

Juan II Bentivoglio. Lorenzo Costa, 1460-1535. Galería de los Uffizi, Florencia

Bolonia

La brillante corte de los Bentivoglio, señores de Bolonia desde mediados del siglo XV, llegó a un abrupto fin cuando en 1506 Julio II tomó la ciudad por las armas para reintegrarla a los Estados Pontificios. El Papa obligó a Miguel Ángel a trabajar en la ciudad durante un breve período.

Foto: Scala

21 / 45

Vittoria Colonna. Pintura de Francesco Bachiacca. Siglo XVI. Museo Fuji, Tokio

Vittoria Colonna. Pintura de Francesco Bachiacca. Siglo XVI. Museo Fuji, Tokio

Nápoles

En manos de reyes españoles desde mediados del siglo XV, Nápoles no dejó por ello de participar en el movimiento cultural renacentista.Vittoria Colonna, por ejemplo, reunió en Ischia un notable grupo de artistas y escritores antes de trasladarse a Roma y entablar allí relación con Miguel Ángel.

Foto: Bridgeman

22 / 45

Federico II Gonzaga. Óleo de Tiziano, 1525. Museo del Prado, Madrid

Federico II Gonzaga. Óleo de Tiziano, 1525. Museo del Prado, Madrid

Mantua

Federico II Gonzaga, primer duque de Mantua (1500-1540), hizo de su señoría un gran centro artístico. Protegió a Tiziano, que lo retrató en varias ocasiones, y encargó a Giulio Romano la construcción del célebre palacio Tè, al tiempo que impulsaba una reforma urbanística de la ciudad.

Foto: Scala

23 / 45

Rafael. Autorretrato del artista en su juventud. Galería de los Uffizi, Florencia

Rafael. Autorretrato del artista en su juventud. Galería de los Uffizi, Florencia

Roma.

Desde al menos el pontificado de Alejandro VI, Roma se convirtió en capital cultural de la Cristiandad. Fueron innumerables los artistas y literatos con los que Buonarroti hubo de codearse, como el Perugino, Botticelli, Ghirlandaio o Rafael Sanzio, encargado como Miguel Ángel de la decoración delVaticano.

Foto: Scala

24 / 45

Baldassare Castiglione. Retrato de Rafael. Museo del Louvre, París

Baldassare Castiglione. Retrato de Rafael. Museo del Louvre, París

Urbino

A principios del siglo XVI no había en Italia una corte más refinada que la de los duques de Urbino. Bajo la benévola autoridad de Guidobaldo de Montefeltro, su esposa Isabel reunió un cenáculo excepcional de literatos y humanistas, entre ellos Baldassar Castiglione, autor de El cortesano.

Foto: Scala

25 / 45

Tiziano. Autorretrato del pintor realizado en 1567. Museo del Prado, Madrid

Tiziano. Autorretrato del pintor realizado en 1567. Museo del Prado, Madrid

Venecia

Venecia no fue una corte principesca, sino una república, pero ello no impidió que surgiera una brillante tradición artística, especialmente pictórica. Bellini, Giorgione,Vecelli o Tiziano fraguaron en la primera mitad del siglo XVI una sensibilidad que perduraría en las dos centurias siguientes.

Foto: Scala

26 / 45

Ludovico Ariosto. Retrato de Cristofano Altissimo. Galería de los Uffizi, Florencia

Ludovico Ariosto. Retrato de Cristofano Altissimo. Galería de los Uffizi, Florencia

Ferrara

La familia de los Este hizo de la corte de Ferrara una de las más brillantes de la Italia del siglo XVI. En ella encontraron protección los dos mayores poetas épicos italianos del Renacimiento: Ludovico Ariosto, autor de Orlando furioso (1516), y Torquato Tasso, que compuso Jerusalén liberada (1575).

Foto: Scala

27 / 45

Cáceres, la Villa de los Mil y Un Escudos. Cáceres, la villa de los mil y un escudos

Cáceres, la villa de los mil y un escudos

Cáceres conserva un amplísimo y bien conservado conjunto monumental que te dejará impresionado. Su casco histórico le ha merecido varios premios por la monumentalidad de su patrimonio, de hecho fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1986. Entre sus murallas árabes, conserva el segundo mayor aljibe del mundo, un barrio judío, los restos de los primeros asentamientos romanos y un conjunto arquitectónico medieval y renacentista único en el mundo y perfectamente conservado.

Foto: Turismo Extremadura

28 / 45

esculturasrenacimiento1. La 'Flagelación de Cristo' de Donatello

La 'Flagelación de Cristo' de Donatello

Flagelación de Cristo (c. 1425), de Donatello. Relieve en mármol que figuraba en el inventario de las colecciones de escultura de los museos berlineses antes de la Segunda Guerra Mundial. Desapareció tras la contienda y recientemente ha sido descubierto en el Museo Pushkin de Moscú.

Foto: Archiv SBM, Staatliche Museen zu Berlin, Preußischer Kulturbesitz, Skulpturensammlung und Museum für Byzantinische Kunst

29 / 45

esculturasrenacimiento2. 'San Juan Bautista' de Donatello

'San Juan Bautista' de Donatello

San Juan Bautista (c. 1430), de Donatello. Escultura de los museos berlineses que desapareció tras la Segunda Guerra Mundial y que ha sido descubierta recientemente en el Museo Pushkin de Moscú.

Foto: Archiv SBM, Staatliche Museen zu Berlin, Preußischer Kulturbesitz, Skulpturensammlung und Museum für Byzantinische Kunst

30 / 45

esculturasrenacimiento3. 'Retrato de una muchacha' de Mino da Fiesole

'Retrato de una muchacha' de Mino da Fiesole

Retrato de una muchacha (c. 1472), de Mino da Fiesole. Busto de los museos berlineses que desapareció tras la Segunda Guerra Mundial y que ha sido descubierto recientemente en el Museo Pushkin de Moscú.

Foto: Archiv SBM, Staatliche Museen zu Berlin, Preußischer Kulturbesitz, Skulpturensammlung und Museum für Byzantinische Kunst

31 / 45

«El 'San Juanito' recuperado. Una escultura de Miguel Ángel en España»

«El 'San Juanito' recuperado. Una escultura de Miguel Ángel en España»

San Juan Bautista niño (hacia 1495-1496), de Miguel Ángel.

© FUNDACIÓN CASA DUCAL DE MEDINACELI / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

32 / 45

«El 'San Juanito' recuperado. Una escultura de Miguel Ángel en España»

«El 'San Juanito' recuperado. Una escultura de Miguel Ángel en España»

San Juan Bautista niño (hacia 1495-1496), de Miguel Ángel.

© FUNDACIÓN CASA DUCAL DE MEDINACELI / MUSEO NACIONAL DEL PRADO

33 / 45

Los frescos de la Capilla Sixtina

Los frescos de la Capilla Sixtina

La complejidad iconográfica de la obra es extraordinaria. La parte central la componen una selección de escenas del Antiguo Testamento: La creación del mundo, La creación de Adán y Eva, El pecado original, El sacrificio de Noé, El Diluvio y, por último, La ebriedad de Noé, que representa la expresión más vil del ser humano contaminado por el pecado. En ambos lados, conectando con los frescos de los muros laterales, aparecen representaciones de las Sibilas y los Profetas, que flanquean la bóveda como precursores de la llegada del Mesías. Los ángulos, ocupados por las pechinas, contienen escenas de los milagros de la salvación de Israel que prefiguran la venida de Cristo.

Foto: Scala

34 / 45

Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano

Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano

Miguel Ángel realizó los frescos de la Capilla Sixtina entre 1508 y 1512. La restauración que se realizó en la década de 1990 mostró el increíble dominio técnico del pintor, que además no contó con ayudantes para la realización de las pinturas, tan solo unos obreros que prepararon la techumbre. El tamaño gigantesco de las figuras y la dificultad de aplicar la pintura en los techos curvos convierten este fresco en una creación excepcional. El propio artista comentó en sus escritos el dolor que le provocaba trabajar desde los andamios.

Foto: Antoine Taveneaux

35 / 45

La creación de Adán

La creación de Adán

La creación de Adán es una de las escenas de los frescos de la bóveda de la capilla Sixtina pintados por Miguel Ángel entre 1508 y 1512 en los Palacios Vaticanos.

Foto: Scala

36 / 45

130 sixtina3. Colores depurados

Colores depurados

El restaurador Gianluigi Colalucci, en 1993, limpia la cabeza de san Bartolomé en una sección del fresco del juicio final de Miguel Ángel.

Foto: Vittoriano Rastelli / Corbis

37 / 45

130 sixtina4. Cristo y la Virgen

Cristo y la Virgen

Cristo, como juez supremo, aplaca con su gesto la agitación de su alrededor. Su rostro podría estar inspirado en la cabeza del Apolo del Belvedere, hoy en el Museo Pío-Clementino.

Foto: Bridgeman / Index

38 / 45

130 sixtina1. La Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro

La imagen muestra la plaza diseñada por Bernini y la basílica con la cúpula planeada por Miguel Ángel y terminada en 1590. A la derecha se ve la capilla Sixtina.

Foto: Giovanni Simeone / Fototeca 9 x12

39 / 45

130 sixtina2. Cúpula de San Pedro

Cúpula de San Pedro

Tras la muerte de Miguel Ángel, la finalización de la cúpula de San Pedro recayó en Domenico Fontana y Giacomo de la Porta, que apenas variaron el proyecto original.

Foto: Johanna Huber / Fototeca 9x12

40 / 45

«Miguel Ángel. Encuentro con un artista universal»

«Miguel Ángel. Encuentro con un artista universal»

Bruto (posterior a 1539), de Miguel Ángel, con la colaboración de Tiberio Calcagni.

 

© MUSEO NAZIONALE DEL BARGELLO, FIRENZE / MUSEI CAPITOLINI

41 / 45

Miguel Ángel

Miguel Ángel

La Pietà de Miguel Ángel, en la Basílica de San Pedro, en Roma. 

Foto: AP / Gtres

42 / 45

Michel de Nostredame. Michel de Nôtre-Dame

Michel de Nôtre-Dame

Retrato de Michel de Nôtre-Dame - Nostradamus-, médico del Renacimiento y astrólogo. La realización de la obra, fechada entre 1553 y 1630, se atribuye a su hijo César Nôtre-Dame.

43 / 45

207048.jpg. La obra maestra de Miguel Ángel

La obra maestra de Miguel Ángel

Vista general del techo de la Capilla Sixtina, donde se despliegan los frescos realizados por Miguel Ángel.

INGOLF POMPE / GTRES

44 / 45

Capilla Sixtina

Capilla Sixtina

Dios crea a Adán, de Miguel Ángel.

INGOLF POMPE / LOOK-FOTO / GTRES

45 / 45

Capilla Sixtina

Capilla Sixtina

Bóveda de la Capilla Sixtina, de Miguel Ángel.

INGOLF POMPE / LOOK-FOTO / GTRES

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes