Recursos Naturales

1 / 17

1 / 17

El monte rentable no arde

El monte rentable no arde

Fábrica de resinas "La Unión Resinera Española SA". Vista del patio de soleo de colofonias

Existe un práctica económica que tuvo su auge entre los años 60 y 90.  Mediante esta, a partir de la resina de los árboles se obtenían diversos subproductos como colofón o aguarrás empleados en la fabricación de plásticos pegamentos y cosméticos. "En los 90 -cuenta Pablo- se produce una caída de los precios por la entrada de China en el mercado, que ofrecía los mismos productos a un precio bastante menor. Desde hace 8 años esta tendencia se está revirtiendo y algunas personas están volviendo al negocio de la resina, eso precisamente es poner valor el monte".

 

Foto: Fototeca Forestal Española / 2004 DGB-INIA

2 / 17

A Man Looks Out the Door. "A Man Looks Out the Door"

"A Man Looks Out the Door"

Categoría: Sustanaible Travel

 

Cuando llegué por primera vez a Senegal, pasé mis primeros días preguntando a los lugareños cuáles eran los cambios que apreciaban en la comunidad que más les preocupaban. Mucha gente estaba preocupada por los crecientes impactos del cambio climático. Los pastores que vivían en el interior decían que había tan poca lluvia que no podían alimentar a sus rebaños. Se habían convertido en la primera generación de sus familias en buscar trabajo fuera del pastoreo. Los pescadores describieron sus casas siendo inundadas y los mares volviéndose más volátiles.

 

Pasé un mes en Senegal documentando el cambio climático como una cuestión de derechos humanos. Comencé a fotografiar el asunto a través de las relaciones humanas con el medio ambiente y entre sí. La mañana que fotografié las mareas altas y la pérdida de hogares comprendí que el cambio climático no es sólo un problema ambiental, sino humano. Y me di cuenta de que las personas que menos contribuyeren problema -los que viven en la pobreza o dependen directamente de los recursos naturales- serán las primeras en sentir sus impactos. De hecho, ya están empezando a sentir profundamente los efectos.

Foto: Greta Rybus / Smithsonian Photo Contest

3 / 17

El petróleo en Oriente Medio - 1951

El petróleo en Oriente Medio - 1951

Foto: CIA

4 / 17

Instalaciones de Petróleo y gas en Ucrania - 1996. Instalaciones de petróleo y gas en Ucrania - 1996

Instalaciones de petróleo y gas en Ucrania - 1996

Foto: CIA

5 / 17

Artajona, Navarra

Artajona, Navarra

Foto: AP /Alvaro Barrientos

6 / 17

pesosed13. Manchas de vida

Manchas de vida

Hace algunos años, estos lugareños descubrieron una mancha húmeda en una llanura árida y pedregosa del norte de Kenya y cavaron un pozo poco profundo al que acuden regularmente. La mujer de la derecha espera agachada junto al pozo a que salga el agua.

Foto: Lynn Johnson

7 / 17

pesosed12. Marsabit, Kenya

Marsabit, Kenya

Cerca de Marsabit, Kenya, los habitantes del poblado y los asnos se inclinan para acceder al agua del «pozo cantarín», llamado así porque la gente canta en las colas que se forman, mientras los bidones llenos corren de mano en mano. Cada individuo puede llenar sólo un bidón al día y, a menudo, las mujeres tienen que esperar a que los animales hayan saciado su sed.

Foto: Lynn Johnson

8 / 17

pesosed11. Hasta la última gota

Hasta la última gota

En un poblado de Kenya, el agua sale con lentitud del grifo de un tanque casi vacío. Un camión del gobierno llenó el tanque la noche anterior, pero los habitantes del poblado lo dejaron prácticamente seco en poco tiempo, y las disputas no se hicieron esperar.
 

Foto: Lynn Johnson

9 / 17

pesosed10. Konso, Etiopía

Konso, Etiopía

Unos niños afortunados por poder acceder a la educación gracias a las donaciones muestran con orgullo sus cartillas de evaluación en la escuela Mechello de Konso, en Etiopía. El agua potable y la higiene protegen a los niños de la enfermedad y les permiten asistir a clase.

Foto: Lynn Johnson

10 / 17

pesosed09. Foro, Etiopía

Foro, Etiopía

Unas jóvenes adolescentes y unos niños suben por un sendero empinado del pueblo de Foro, en Etiopía, cada uno de ellos cargado con seis galones de agua turbia de río que utilizarán para beber y cocinar. Varias veces al día recorren el trayecto de unas dos o tres horas. Cuando los niños varones alcanzan la edad de 7 o 8 años se les exhime de esta tarea. Pero las mujeres dedican la mayor parte de su vida a acarrear agua.

Foto: Lynn Johnson

11 / 17

pesosed08. El poder del agua

El poder del agua

Si los millones de mujeres que tienen que recorrer grandes distancias para ir a por agua tuviesen un grifo en la puerta de sus casas, sociedades enteras se transformarían.

Foto: Lynn Johnson

12 / 17

pesosed07. ¿Quién bebe primero?

¿Quién bebe primero?

Haciendo equilibrios en una escala improvisada, nueve mujeres, una por encima de la otra, se pasan de mano en mano la preciada agua desde el fondo de un pozo en la región de Marsabit, en el norte de Kenya. Luego se la disputarán con los hombres por el sediento ganado.

Foto: Lynn Johnson

13 / 17

pesosed06. Rendille, Kenia

Rendille, Kenia

Los vecinos de Rendille, una aldea del norte de Kenya, extraen hasta la última gota de un depósito de agua que un camión cisterna del gobierno llenó la noche anterior. En un día el nivel ha bajado tanto que ya no alcanza la espita, y el camión no volverá hasta la semana que viene.

Foto: Lynn Johnson

14 / 17

pesosed04. Río Arayo, Etiopía

Río Arayo, Etiopía

En la estación seca, el río Arayo de Etiopía es un rezumadero lodoso en el que las mujeres «escarban» en busca de agua. Gracias al dique de arena construido río arriba, con las próximas lluvias se acumulará agua limpia en un depósito subterráneo provisto de bomba manual.

Foto: Lynn Johnson

15 / 17

pesosed03. Addis Abeba, Etiopía

Addis Abeba, Etiopía

En una lavandería callejera de un barrio de chabolas de Addis Abeba, Muntaha Umer gana un dólar al día lavando ropa de hombre (sólo ellos pueden permitírselo) en un agua inmunda.

Foto: Lynn Johnson

16 / 17

pesosed02. «Todo lo podemos»

«Todo lo podemos»

«Todo lo podemos», cantan los aldeanos mientras cavan una zanja para tender tuberías cerca de Ticho. Con la ayuda de WaterAid, sus esfuerzos pronto se materializarán en agua corriente.

Foto: Lynn Johnson

17 / 17

pesosed01. Educar para sobrevivir

Educar para sobrevivir

La maestra Hiruut Nigusee se ríe al mostrar el dibujo de un hombre defecando en la clase de higiene que imparte cerca de la ciudad etíope de Ticho. Al principio los alumnos se sentían incómodos, pero ahora usan la letrina, se lavan las manos y sufren menos brotes de diarrea.

Foto: Lynn Johnson

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes