Polo Sur

1 / 49

1 / 49

Swim gym

Swim gym

"Todavía estábamos a unos metros de la superficie cuando escuché unos ruidos extraños", dice Laurent. Sospechando, unas focas de Weddell - conocidas por su repertorio de al menos 34 tipos diferentes de llamadas submarinas - se acercaron lentamente. Era primavera temprana en la Antártida este, y una madre estaba introduciendo a su cachorro en el agua helada. El mamífero más meridional del mundo, la foca de Weddell, da a luz en el hielo, No es hasta pasadas dos semanas que introduce a su cría al agua. Madre e hijo, sin percibir la presencia de Laurent se deslizaron sin esfuerzo entre las capas del laberinto de hielo en el que nos encontrabamos. Los adultos de esta especie son buceadores consumados y pueden alcanzar profundidades de más de 600 metros y sumergirse hasta durante 82 minutos. "Se veían tan tranquilos que hasta me resulto incómodo importunarles con mi presencia". 

Nikon D4S + 17–35mm f2.8 lens; 1/640 sec at f11; ISO 200; Seacam housing.

Foto: Laurent Ballesta - Wildlife Photographer of the Year

2 / 49

Amanece en el Antártida. Amanece en la Antártida

Amanece en la Antártida

Foto: ESA / IPEV / PNRA / C. Dangoiss

3 / 49

STOCK KiraMorris DSC5107  2. Aptenodytes forsteri

Aptenodytes forsteri

Foto: Kira Morris

4 / 49

Una cicatriz en la Antártida

Una cicatriz en la Antártida

Vista aérea de la grieta en la plataforma Larsen C, en la península Antártica.

Foto: AP

5 / 49

Evolución de la grieta en Larsen C

Evolución de la grieta en Larsen C

Esta secuencia de imágenes tomada por el Satélite Copernicus Sentinel de la ESA muestra la evolución en el tiempo se la grieta que ha dado lugar al iceberg de más de 1 billón de toneladas y más de 5.800 kilómetros cuadrados de superficie que en la actualidad flota en las aguas de océano Antártico.

Foto: Copernicus Sentinel / ESA

6 / 49

El cierre de la fractura

El cierre de la fractura

La misión Sentinel-1 de la ESA ha sido testigo del desprendimiento del bloque de hielo que duplica el tamaño de Luxemburgo, dando lugar a uno de los mayores icebergs jamás conocidos y modificando para siempre el contorno de la península Antártica.

Foto: Copernicus Sentinel / ESA

7 / 49

Rhizocarpon lichens

Rhizocarpon lichens

La colonización de nuevos nichos ecológicos ha sido estudiado en la Península Antártica, al norte del continente, donde las rocas recientemente expuestas por el deshielo ya han sido colonizadas por el liquen Rhizocarpon lichens.

Foto: Jasmine Lee/Australian Antarctic Division

8 / 49

Tierra de Marie Bird, Antártida

Tierra de Marie Bird, Antártida

La expansión del área libre de hielo, descubrirá una cantidad sustancial de nuevo hábitat disminuyendo a su vez la distancia entre islas terrestres y aumentando su conectividad. Y a pesar de las profundas consecuencias potenciales para fauna y flora autóctonas, estos impactos apenas se habían estudiado hasta hace muy poco.

Foto: Peter Ryan /Australian Antarctic Division

9 / 49

Monte Siple, en la Tierra de Marie Bird, Antártida,

Monte Siple, en la Tierra de Marie Bird, Antártida,

Vista aérea tomada desde un helicóptero de las inmediaciones del Monte Siple, en la Antártida. A los pies del mismo puede observarse una colonia de pingüinos de adelie.

Foto: Peter Ryan /Australian Antarctic Division

10 / 49

Pygoscelis adeliae

Pygoscelis adeliae

Un pingüino de adelie posa para la cámara en las inmediaciones del Monte Siple, en la Antártida. La lucha por la supervivencia será cada vez más encarnizada entre las distintas especies que pueblan la Antártida y otras que llegarán nuevas.

Foto: Jasmine Lee/Australian Antarctic Division

11 / 49

 Tierra de Marie Byrd, Antártida

Tierra de Marie Byrd, Antártida

Una vez que el indlandsis –el casquete glaciar, la calota o la capa de hielo que cubre una superficie continental- de la Antártida sucumba al aumento de la temperatura, se presume que nuevos e incluso desconocidos ecosistemas se asentarán sobre el territorio emergente.

Foto: Jasmine Lee/Australian Antarctic Division

12 / 49

Secuencia de la fractura

Secuencia de la fractura

Secuencia de la apertura de la grieta en la plataforma de hielo Larsen C de la peninsula Antártica.

Foto: ESA / Sentinel 1 / Midas Proyect

13 / 49

Situación de la plataforma de hielo de Larsen C en la península Antártica

Situación de la plataforma de hielo de Larsen C en la península Antártica

La grieta en la plataforma de hielo de Larsen C presenta un crecimiento mucho más rápido que el anticipado por los científicos. Una vez esta llegue a conectar con el mar, originará uno de los mayores icebergs jamás registrados.

Foto: National Geographic /

14 / 49

scarinlet oli 2016006 lrg. Un mosaico de hielo

Un mosaico de hielo

La plataforma de hielo Larsen está situada a lo largo de la costa noreste de la Península Antártica, uno de los lugares de mayor calentamiento del planeta. En las últimas tres décadas, dos grandes secciones de la plataforma de hielo -Larsen A y B- se han derrumbado. Una tercera sección, Larsen C, parece seguir una trayectoria similar, con un nuevo iceberg a punto de formarse.

El mosaico de la fotografía, centrado en la parte norte de la plataforma de hielo de Larsen, está compuesto por cuatro imágenes de satélite a color natural capturadas entre el 6 y el 8 de enero de 2016. En ella se muestran los remanentes de Larsen A y B.

Foto: NASA / Adam

15 / 49

Vista aérea de la grieta en Larsen C

Vista aérea de la grieta en Larsen C

El 10 de noviembre de 2016, científicos de la misión IceBridge de la NASA, un estudio aéreo del hielo polar, obtuvo esta vista aérea de la gran grieta de la plataforma antártica de hielo Larsen C. Ahora, el gigantesco iceberg ya flota a la deriva, según han confirmado desde el proyecto MIDAS, quienes certificaron su desprendimiento entre los días 10 y 12 de julio.

Foto: NASA/John Sonntag

16 / 49

De glaciar a iceberg

De glaciar a iceberg

Las curvas de este iceberg dan testimonio del rápido derretimiento que ha experimentado desde que fue arrojado por un glaciar en el Canal Lemaire. En los últimos años se ha experimentado al oeste de la península antártica un aumento de 5 ºC durante el transcurso del invierno.

Foto:National Geographic / Camille Seaman

17 / 49

Iceberg A56

Iceberg A56

El iceberg A56, fotografiado a través de las nubes desde la Estación Espacial Internacional. El mismo ha flotado a través de 1.000 kilómetros desde que se separó de la plataforma de hielo Filchner-Ronne en el año 2000.

Foto: Tim Peake / NASA / ESA

18 / 49

Glaciar Totten

Glaciar Totten

En la Antártida Oriental, investigadores australianos investigan las grietas del glaciar Totten, otro que ha empezado a parecer vulnerable.

Foto: Camille Seaman

19 / 49

Bahía de Andvord

Bahía de Andvord

El flanco oeste de la Península Antártica se está calentando varias veces más rápido que el resto del planeta. El 90% de sus 674 glaciares están en retroceso en la actualidad. También esta aumentando el número de icebergs en el mar como este en la bahía de Andvord.

Foto: National Geographic / Camille Seaman

20 / 49

Canal de Lemaire

Canal de Lemaire

Una puesta de sol sorprendente enrojece el Canal Lemaire, frente a la costa oeste de la Península Antártica. El hielo costero del continente se está desmoronando a medida que aumentan las temperaturas de océano y atmósfera.

Foto: National Geographic / Camille Seaman

21 / 49

Herbert Ponting Scott's ship Terra Nova 1910. Una carrera helada

Una carrera helada

Las exploraciones en la Antártida dieron con una nueva edad heroica de las exploraciones. El británico Robert Falcon Scott y el noruego  Roald Amundsen protagonizaron la carrera por conquistar el Polo Sur. Scott fue un explorador y oficial de la Marina Real Británica que dirigió dos expediciones a la Antártida. El 17 de enero de 1912 alcanzó el Polo Sur junto a cinco hombres que le acompañaron; pero lo hicieron unos días después que su otro competidor, el noruego Amundsen. Scott y sus hombres nunca volvieron: murieron desfallecidos y de extremo frío en su retorno. En Inglaterra fueron considerados héroes nacionales. En la imagen se observa el barco de la británica Expedición Terra Nova.

Foto: CC

22 / 49

Roald Amundsen ser på Martin Rønne som syr på maskin, 1910 (7675744350). El noruego que llegó más lejos

El noruego que llegó más lejos

El noruego Roald Amundsen lideró la primera expedición que llegó al Polo Sur. Su expedición, en la imagen se le puede ver en el Fram, llegó el 14 de diciembre de 1911, cinco semanas antes que la del grupo liderado por el británico Robert Falcon Scott. El noruego también fue el primero en surcar el Paso del Noroeste y formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte. Un misterio envuelve la muerte de Amundsen: desapareció a bordo del hidroavión Latham en una expedición de rescate de otro aventurero, el ingeniero italiano Umberto Nobile. Nunca se encontraron los restos.

Foto: Gtres

23 / 49

Después del baño

Después del baño

Varios pingüinos de Adelia salen del mar en la Antártida. Durante los meses de invierno emigran al borde del hielo marino en busca de krill y pescado.

Foto: Cristina Mittermeier / National Geographic Creative

24 / 49

Pingüinos de un colonia antártica. Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

La población de pingüinos de la costa oriental antártica había sido hasta ahora infrandimensionada por los censos.

25 / 49

Pollo de Pinguino de Adelaide. Pollo de Pinguino de Adelia

Pollo de Pinguino de Adelia

Aunque a priori se trata de una buena noticia, no está muy claro que implicaciones a largo plazo puede tener un crecimiento poblacional tan alto.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

26 / 49

Pygoscelis adeliae

Pygoscelis adeliae

Los nuevos estudios estiman una población de 6 millones de pingüinos, casi más del doble de lo estipulado con anterioridad.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

27 / 49

Trampas mortales

Trampas mortales

El deshielo prematuro y cada vez más acusado de la Antártida propicia la formación de pequeños charcos de agua,  trampas mortales para los pollos que aún no han mudado el plumón por las nuevas plumas impermeables. 

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

28 / 49

Territorios reclamados en la Antártida - 1956

Territorios reclamados en la Antártida - 1956

Foto: CIA

29 / 49

aguadulce07. A la deriva

A la deriva

Este iceberg desgajado del borde de la Antártida podrá flotar durante años, mientras se derrite y libera en el mar su reserva de agua dulce. Con el tiempo, las moléculas de agua se evaporarán, se condensarán y volverán a caer sobre la Tierra en forma de precipitación.
 

Foto: Camille Seaman

30 / 49

Las bases científicas españolas en los polos

Las bases científicas españolas en los polos

España cuenta en estos momentos con dos base científicas en la Antártida: la Juan Carlos I, en la Isla de Livingston desde 1988, y la Gabriel de Castilla, desde 1989 en la Isla Decepción, ambas en las cercanías de la Península Antártica. La importancia del Trineo de Viento está en que supone una alternativa económica para que los científicos españoles puedan seguir trabajando en los círculos polares e incluso puedan viajar al corazón del continente para realizar sus trabajos de investigación sin que la inversión sea muy alta. El vehículo es fácilmente transportable en el modelo de avión que viaja los polos.

Foto: Tierras Polares

31 / 49

FLASHBACK_ENERO2015. Expedición Británica a la Antártida

Expedición Británica a la Antártida

32 / 49

03-emperor-penguin-dense-feathers. Torpedos submarinos

Torpedos submarinos

Un pingüino emperador alcanza la máxima velocidad bajo el agua al prepararse para salir disparado desde el mar hasta el hielo.

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

33 / 49

02-airborne-penguin-exits-water. Velocidad de escape

Velocidad de escape

Sorprendido en pleno salto, un pingüino demuestra por qué necesita tanta velocidad. Para salir del agua, a veces tiene que saltar casi dos metros de hielo. Una salida rápida también le permite escapar de las focas leopardo, que a menudo acechan en el borde del hielo.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

34 / 49

04-post-feeding-surface-swim. Diseñados para bucear

Diseñados para bucear

Después de recorrer el mar en busca de comida para sus pollos, los ejemplares adultos nadan por la superficie y llenan de aire su plumaje. A continuación se sumergen, ganan velocidad y se dirigen rápidamente a un agujero en el hielo por donde salen del mar.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

35 / 49

08-emperor-bolt-away-bubbles. Emperadores del hielo

Emperadores del hielo

En una colonia en el helado mar de Ross, los pingüinos padres y su prole aprovechan el breve sol del verano. La distancia hasta el mar abierto varía con las estaciones. En pleno invierno pueden tener que caminar muchos kilómetros sobre el hielo para buscar comida.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

36 / 49

05-ross-sea-penguin-colony. La unión hace la fuerza

La unión hace la fuerza

La vida es más segura en la colonia, donde hay menos depredadores y los demás compañeros están más cerca.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

37 / 49

06-safe-colony-life. Esperando a un líder

Esperando a un líder

El peligro de caer víctima de una foca leopardo al acecho es máximo al zambullirse en el mar. Por eso los pingüinos a veces pasan horas junto a un orificio en el hielo, a la espera de que un ave particularmente audaz se tire al agua.

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

38 / 49

12-lone-penguin-corkscrews. Proyectiles acuáticos

Proyectiles acuáticos

Los pingüinos emperador pueden salir disparados por varias razones, como descubrió el fotógrafo Paul Nicklen cuando asustó a este grupo. «Una décima de segundo después de haber tomado la foto, solo podía ver burbujas.»

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

39 / 49

11-penguins-prepare-for-ascent. Nada que temer

Nada que temer

«Estos pingüinos seguramente no han visto nunca un ser humano en el agua –dice el fotógrafo Paul Nicklen–, pero tardaron apenas unos segundos en darse cuenta de que yo no les suponía ningún peligro. Se relajaron y me permitieron compartir un orificio de la banquisa.»

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

40 / 49

09-relaxed-welcoming-penguins. Nadadores olímpicos

Nadadores olímpicos

Los pingüinos emperador son capaces de sumergirse hasta una profundidad de 500 metros y permanecer bajo el agua durante 20 minutos sin salir a respirar. «Me cautivaron las hermosas estelas de burbujas», dice Nicklen, quien desafió unas aguas a -2 ºC para captar estas imágenes.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

41 / 49

10-incredible-emperor-penguin-divers. Tomando impulso

Tomando impulso

Los pingüinos emperador dan vueltas en las profundidades mientras se preparan para el rápido ascenso a la banquisa. «En cuanto se lanzan –dice Nicklen–, en 30 segundos están todos sobre el hielo.»

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

42 / 49

flashbackgener2011. Una camada polar

Una camada polar

43 / 49

amundsen09. Carrera sin recompensa

Carrera sin recompensa

Abatidos por la derrota comprendieron que su esfuerzo se había quedado, en palabras de Scott, «sin la recompensa de ser los primeros».

H.R. Bowers / Royal Geographical Society

44 / 49

amundsen08. Victoria y derrota

Victoria y derrota

Amundsen y sus cuatro compañeros, esquiadores expertos, alcanzaron la meta el 14 de diciembre de 1911. Pasaron tres días «marcando el Polo», esto es, realizando observaciones para determinar su ubicación exacta. El quinteto de Scott llegó 34 días después.

 

Biblioteca Nacional de Noruega

45 / 49

amundsen07. Provisiones vitales para sobrevivir

Provisiones vitales para sobrevivir

Los depósitos de alimentos básicos para la exploración polar fueron de vital importancia para la supervivencia de los dos equipos una vez iniciada la marcha. A 80° de latitud Sur, anotó Amundsen, «nos detuvimos para dejar un depósito de reservas […] de 12 cajas de pemmican para los perros […] unos 30 kilos de filetes de foca y 50 kilos de grasa junto con 20 tabletas de chocolate. Además, 1 caja de margarina y 2 cajas de galletas de trineo».

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

46 / 49

amundsen06. Fe en los perros

Fe en los perros

La fe de Amundsen en los perros se afianzó con el tiempo. Los canes preferían los arneses en abanico utilizados en Groenlandia a los de estilo alaskeño, un sistema que emparejaba a los canes a lo largo de una guía central.

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

47 / 49

amundsen05. Tracción canina

Tracción canina

Para Scott, los perros robaban la «gloria» al viaje en trineo. El ideal de exploración «sin asistencia» pasaba por que los hombres acarrearan las provisiones, aunque  eso no le impidió probar trineos motorizados. Sin haber pasado suficientes pruebas previas, éstos se averiaron. 

Herbert Ponting / National Geographic

48 / 49

amundsen04. Una elección fatídica

Una elección fatídica

El barco de Scott, el Terra Nova, transportaba perros siberianos y ponis manchúes, que requerían mucho alimento y atenciones. Las raquetas escandinavas de caña retorcida ayudaban a algunos ponis; los que carecían de ellas se hundían en la nieve hasta las rodillas. Se debatió mucho acerca de cuál sería el mejor medio de transporte: en los planes originales de Amundsen para el Ártico, se hablaba de guarnecer osos polares.

Herbert Ponting / National Geographic

49 / 49

amundsen01. Comienza la carrera

Comienza la carrera

Noruegos capitaneados por Roald Amundsen arribaron a la bahía de las Ballenas el 14 de enero de 1911. Con tiros de perros, se dispusieron a adelantar a los británicos en la carrera al polo Sur. El barco de Amundsen, el Fram, cedido por el explorador ártico Fridtjof Nansen, era el no va más en buques polares.  

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes