Pleistoceno

1 / 29

1 / 29

Mammut americanum

Mammut americanum

Representación artística de un mastodonte -Mammut americanum-; especie extinta de la familia Mammutidae.

2 / 29

Fractura espiral

Fractura espiral

Una vista en primer plano de un hueso de fémur de mastodonte fracturado en espiral.

Foto: Tom Deméré / San Diego Natural History Museum

3 / 29

Canto rodado

Canto rodado

La imagen muestra un canto rodado hallado en el yacimiento de Cerutti Mastodon. Se cree que este pudo haber sido utilizado por seres humanos como martillo.

Foto: Tom Deméré / San Diego Natural History Museum

4 / 29

Punto de impacto

Punto de impacto

La superficie del hueso del mastodonte muestra la muesca del impacto en un segmento del fémur.

Foto: Tom Deméré / San Diego Natural History Museum

5 / 29

Pruebas de fracturación

Pruebas de fracturación

Las imágenes corresponden al experimento realizado con huesos de elefante, cuya finalidad fue determinar los patrones de fractura de los huesos, al utilizar para su rotura las piedras encontradas en el yacimiento de Cerutti Mastodon.

Foto: Kate Johnson / San Diego Natural History Museum

6 / 29

Detalle de las cabezas de fémur

Detalle de las cabezas de fémur

Vista de dos cabezas del fémur del mastodonte, una boca arriba y otra boca abajo.

Foto: San Diego Natural History Museum

7 / 29

Yacimiento de Cerutti mastodon. Yacimiento de Cerutti Mastodon

Yacimiento de Cerutti Mastodon

El paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego, Don Swanson, apunta a un fragmento de roca cerca de una gran pieza horizontal de colmillo de mastodonte.

Foto: San Diego Natural History Museum

8 / 29

Huesos intactos

Huesos intactos

Costillas y vértebras de mastodonte intactas entre las que se incluyen una vértebra con una gran espina neural bien conservada.

Foto: San Diego Natural History Museum

9 / 29

Concentración de huesos fósiles y rocas

Concentración de huesos fósiles y rocas

Las posición de las cabezas del fémur, quebradas de la misma manera y una al lado de la otra, son inusuales en los yacimientos arqueológicos. Los molares del mastodonte se encuentran en la esquina inferior derecha junto a una gran roca compuesta de andesita que está en contacto con una vértebra rota. En la parte superior izquierda se aprecia una costilla inclinada hacia arriba descansando sobre un fragmento de pegmatita granítica.

Foto: San Diego Natural History Museum

10 / 29

aroeira4. Excavaciones arqueológicas

Excavaciones arqueológicas

Excavaciones arqueológicas en la gruta de Aroeira.

Imagen: Journal of Petrology, Oxford University Press

11 / 29

aroeira5. Descubrimiento del cráneo

Descubrimiento del cráneo

Descubrimiento del cráneo de Aroeira.

Foto: João Zilhão

12 / 29

aroeira6. Bifaces achelenses

Bifaces achelenses

Bifaces achelenses de Aroeira.

Foto: João Zilhão

13 / 29

aroeira1. Aroeira 3

Aroeira 3

El Cráneo Aroeira 3 conserva la mayor parte de la mitad derecha de la bóveda craneal (con la excepción del hueso occipital) y un fragmento del maxilar superior con una parte del suelo nasal y dos molares fragmentarios.

Foto: cortesía de Javier Trueba

14 / 29

aroeira2. Reconstrucción virtual

Reconstrucción virtual

Recosntrucción virtual del cráneo.

Imagen: UB / PNAS

15 / 29

mamut1. Un hallazgo fortuito

Un hallazgo fortuito

Los restos óseos del mamut, hallados fortuitamente el pasado mes de diciembre durante la construcción de un sistema de drenaje.

Foto: Mauricio Marat, INAH

16 / 29

mamut2. Colmillos curvados

Colmillos curvados

Sus colmillos curvados o defensas miden 1,3 metros de largo y casi 18 centímetros de diámetro.

Foto: Mauricio Marat, INAH

17 / 29

mamut3. Conjunto de huesos

Conjunto de huesos

Los investigadores han recuperado partes grandes como la pelvis y el cráneo y también más de diez costillas, una decena de vértebras, escápulas, húmeros, cúbitos, radios, fíbulas y un fémur.

Foto: Mauricio Marat, INAH

18 / 29

mamut4. Excavación arqueológica

Excavación arqueológica

La posición desordenada de los huesos sugiere, según Córdoba Barradas, que el animal pudo quedar varado en un lago poco profundo debido al fango y a su enorme peso y finalmente fue apresado por un grupo de humanos o depredadores, que lo despedazaron o destazaron.

Foto: Mauricio Marat, INAH

19 / 29

mamut5. A dos metros y medio de profundidad

A dos metros y medio de profundidad

La osamenta ha aparecido a unos dos metros y medio de profundidad, por debajo de la calle La Saucera, en Tultepec.

Foto: Mauricio Marat, INAH

20 / 29

gigantes13.  Monte Cripps, Tasmania

Monte Cripps, Tasmania

La investigadora de la Universidad de Adelaida Jessica Metcalf, experta en ADN antiguo, se introduce en una cueva kárstica de la región del monte Cripps (Tasmania) en busca de restos de canguros de cara corta y otra megafauna que pudiera haber caído en la cavidad. El ADN prehistórico extraído de huesos bien conservados podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo evolucionó y desapareció la megafauna.

Foto: Amy Toensing

21 / 29

gigantes12. Wonambi naracoortensis

Wonambi naracoortensis

El esqueleto enroscado de Wonambi naracoortensis insinúa la fuerza estranguladora de esta serpiente gigante del pleistoceno, que alcanzaba una longitud de seis metros y el grosor de un poste de teléfono. Los restos parciales, excavados en una cueva cerca de Naracoorte, se exhiben en el Museo de Australia Meridional, en Adelaida. El nombre del género al que pertenece la serpiente, Wonambi, procede del término aborígen que significa «serpientes arco iris», una representación muy común en el arte y la mitología aborígenes.

Amy Toensing

22 / 29

gigantes11. Thylacoleo carnifex

Thylacoleo carnifex

Los poderosos músculos de la mandíbula, unos incisivos como puñales y un par de premolares enormes permitían a Thylacoleo carnifex despachar con rapidez presas como los canguros gigantes. El científico australiano Stephen Wroe, que ha estudiado la fuerza de mordida de los grandes carnívoros, cree que en el caso de un hipotético enfrentamiento, T. carnifex podría matar al actual rey de la selva, el león africano.

Foto: Amy Toensing

23 / 29

gigantes10. Lago Victoria

Lago Victoria

En 2007, en el lecho casi seco de un lago de Victoria, un granjero hizo un hallazgo crucial: las huellas, bien conservadas, de Diprotodon. El coloso atravesó con lentitud una llanura volcánica hace 100.000 años, cuando la megafauna aún era abundante.

Foto: Amy Toensing

24 / 29

gigantes09. Uombat gigante - Diprotodon optatum

Uombat gigante - Diprotodon optatum

D. optatum, un coloso de andares pesados y del tamaño de un rinoceronte, es el mayor marsupial del que se tiene noticia. Los ejemplares más grandes tenían una altura de más de metro y medio en la cruz y tres metros de longitud. Sus patas peludas, robustas como pilares, soportaban tres toneladas de peso. Diprotodon ocupaba un nicho semejante al del elefante africano: se alimentaba de arbustos y bebía de las charcas. Por su gran tamaño y su escasa agilidad, debió de ser una presa tentadora para los leones marsupiales y los cazadores humanos.
 

Ilustración: Adrie y Alfons Kennis

25 / 29

gigantes08. Thylacoleo carnifex

Thylacoleo carnifex

Las enormes fauces de Thylacoleo carnifex parecen letales en el molde de un esqueleto del Museo de Australia Meridional, en Adelaida.

Foto: Amy Toensing

26 / 29

gigantes07. Río Drysdale

Río Drysdale

El arte rupestre junto al río Drysdale, quizás el primer indicio de interacción entre el hombre y la megafauna, parece mostrar a un cazador enfrentado a un gran depredador, tal vez Thylacoleo carnifex.

Foto:: Amy Toensing

27 / 29

gigantes05. Dromornis stirtoni y Palorchestes painei

Dromornis stirtoni y Palorchestes painei

Pájaro del trueno de Stirton (en segundo plano) y tapir marsupial australiano (en primer plano)
 

D. Stirtoni, tal vez la mayor de las aves conocidas, no podía volar. Con tres metros de altura y 450 kilos de peso, pertenecía a una familia de aves gigantescas no voladoras, los dromornítidos. Ningún humano vio nunca a esta ave, que vivió hace unos ocho millones de años, a finales del mioceno, cuando Australia empezó a aridizarse.

«Destrozaárboles»: así describe el paleontólogo Tim Flannery a Palorchestes, marsupial del tamaño de una vaca que usaba las robustas extremidades, el hocico en forma de trompa y la lengua semejante a la de una jirafa para arrancar la corteza de los troncos y desenterrar raíces. Al principio los científicos confundieron sus dientes con los de un canguro gigante, pero sus parientes más cercanos son los uombats y los koalas.

Ilustración: Adrie y Alfons Kennis

28 / 29

gigantes02. León marsupial - Thylacoleo carnifex

León marsupial - Thylacoleo carnifex

Depredador del tamaño de un leopardo, T. carnifex merodeaba por bosques abiertos y matorrales en busca de presas, entre las que quizá se encontraran los recién llegados humanos. Con un peso de hasta 160 kilos y una altura en la cruz de 75 centímetros, era el mamífero carnívoro más grande del continente, probablemente un as de la caza. Atacando por sorpresa desde la maleza, era capaz de abatir animales mucho más grandes que él, a los que atrapaba con unas garras afiladas como puñales y remataba con los grandes incisivos.
 

Ilustración: Adrie y Alfons Kennis

29 / 29

gigantes01. Parque Nacional Cradle Mountain-Lake Saint Clair, Tasmania

Parque Nacional Cradle Mountain-Lake Saint Clair, Tasmania

El paisaje de la megafauna prehistórica pervive en el Parque Nacional Cradle Mountain-Lake Saint Clair, en Tasmania.

Foto: Amy Toensing

Foto del día

Tailandia, el lago de la flor de loto

En la provincia de Udon Thani, un mar de terciopelo rojo flota sobre las aguas. Esta belleza natural se cobija en un paraje rural, rodeada de bosques y arrozales

El lago de la flor de loto
Todos

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes