Plantas

1 / 143

1 / 143

Plantas nanobiónicas

Plantas nanobiónicas

Iluminación de un libro con las plantas nanobiónicas emisoras de luz, en este caso dos especímenes de berro de 3 semanas y media.

Foto: Seon-Yeong Kwak / MIT

2 / 143

Temperate Breeze

Temperate Breeze

Tercer puesto: Premio Caroline Mitchum

El abeto de Fairy Lake es como un viejo amigo. Cada vez que conduzco hasta Port Renfrew siempre hago un alto en detenerme en Fairy Lake para ver si mi viejo amigo aún está allí.

La primera vez que descubrí este pequeño abeto de Douglas fue en mi primer viaje de fotografía a la costa suroeste de la isla de Vancouver en 2009. Al principio, no podía ver cómo un árbol podía sobrevivir en el medio de un lago. Después me di cuenta de que el abeto había echado raíces en el enorme tocón de un pino. Al principio pensé que tal vez era un árbol joven que había echado raíces recientemente. Sin embargo, resulta que el abeto Fairy Lake tiene al menos treinta años y se conoce bien en la comunidad de Port Renfrew.

A lo largo de los años, he tomado muchas imágenes del bonsái del lago Fairy. Cada foto es a menudo completamente diferente, pero debido a su simplicidad, cada imagen lleva un mensaje similar. El abeto del lago Fairy vive en un hilo, una vida difícil que para muchos retrata su lucha de resistencia. Todo el mundo está alentando a este pequeño árbol para que siga sobreviviendo, al menos un año más. Con cada marea y fuerte lluvia, Fairy Lake sube y baja, a veces casi sumergiendo completamente el árbol bajo el agua. Pero una y otra vez, el abeto emerge desafiante desde estas profundidades como el último superviviente. El desierto que rodea Fairy Lake y las tierras salvajes que se encuentran más allá han perdido gran parte de sus antiguos bosques. Tal vez de alguna manera, el abeto de Fairy Lake simboliza la capacidad tenaz de la naturaleza para sobrevivir incluso en las condiciones más duras. Me gusta pensar que tal vez esta imagen retrata la esperanza, la supervivencia y el conocimiento de que, aunque la vida termina en un sentido físico, siempre perdurará para aquellos que han sido tocados por su existencia pasada.

Foto: Adam Gibbs / The EPSON International Pano Awards 2017

3 / 143

Pagrus auratus

Pagrus auratus

Foto: Gtres

4 / 143

El Encino de las tres patas

El Encino de las tres patas

Especie: Quercus ílex
Altura: 15,50 metros.
Perímetro del tronco: 7,70 metros.
Edad: 1200 años aproximadamente.

Se trata de una de las encinas más antiguas de la Península.Constituye además para los vecinos de la zona un emblema, un orgullo para todos y cada uno de nosotros. Somos muchos los que todas las semanas subimos al monte y no dejamos un solo día sin acercarnos a “saludar” al Tres Patas. Al fin y al cabo, no deja de el más anciano del pueblo. 

Se trata además de una encina espectacular, porque toda ella se apoya sobre tres grandes pies o patas y es completamente hueca por su interior, cabiendo en su interior unas 7 personas. En los últimos años se han celebrado incluso bodas junto a ella, respetando siempre su conservación, y todos los niños del pueblo tienen plantado un bosque con retoños de la encina, cada uno con su nombre. Ellos se encargan de cuidar sus árboles.

Foto: Árbol Europeo 2018

5 / 143

El Pino Galapan de la Espada. El pino Galapan de la Espada

El pino Galapan de la Espada

Especie: Pinus nigra subs salzmannii.
Altura: 40 metros.
Perímetro del tronco: 16,5 metros.
Edad: 550 años.

El nombre de Galapán le viene “por ser tan espigado y buén mozo”. Otros aseguran que el motivo es que , un ladrón que se llamaba Galapán escondía sus tesoros robados en una cueva cercana al árbol. No se sabe el motivo que hizo que el árbol no fuera talado pues se tiene constancia de que en la edad media uno de los pilares en que se basaba la economía de la comarca era la extracción de madera, especialmente de pino laricio por su excelente calidad. Existen referencias del trasiego de madera por el Guadalquivir que procedía de la zona de Segura, de hecho, el tráfico excesivo obligó a su regulación por los Reyes Católicos y más tarde, en 1580, por las Ordenanzas de la Comunidad y Villa de Segura.

A pesar del tamaño que despliega, el Pino de Galapán no es muy viejo. Cercano a él en las cumbres más altas existen pinos retorcidos y pequeños, con edades cercanas a los 1000 años.

Se trata de un árbol de gran porte, seguramente el más grande de esta especie. También se denomina el nombre común como pino laricio o salgareño. Está en un espectacular paisaje, cerca de la altiplanicie más extensa de la península Ibérica, 1600 metros de altitud, dentro del Parque Natural de las Sierras de Cazorla , Segura y Las Villas.

Foto: Árbol Europeo 2018

6 / 143

El ciprés de los pantanos, Sevila

El ciprés de los pantanos, Sevila

Especie: Taxodium distichum.
Altura: Cerca de 40 metros.
Perímetro del tronco: Aproximadamente 3 metros.
Edad: 167 años.

Se trata de uno de los árboles más representativos y conocidos de Sevilla en general y del Parque de María Luisa en particular. Está ubicado en la famosísima glorieta donde se levanta el monumento erigido en memoria del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer. Fue plantado allá por 1850, cuando esos jardines formaban parte de la vivienda de los Duques de Mompensier.

La fusión entre árbol y escultura es total. Y así se mantiene desde hace tiempo, ya que la escultura ha sufrido diversas modificaciones en su estructura, para adaptarse al crecimiento y ensanche del tronco. Los sevillanos y los extranjeros admiran profundamente este espectacular binomio.

Foto: Árbol Europeo 2018

7 / 143

Pino Castrejón de Hoyo de Pinares

Pino Castrejón de Hoyo de Pinares

Especie: Pinus pinea
Altura: Más de 16 metros.
Perímetro del tronco: 4,78 metros.
Edad: Más de 250 años.

El Ejemplar pertenece a la especie Pinus pinea (pino piñonero) y tiene un porte inconfundible cuya silueta es apreciable en la distancia, al situarse en un prado donde no hay vegetación arbórea dominante. La amplitud máxima de su copa es de 25 metros, debido a las extensas ramas horizontales que parten de su cruz; la misma es de forma aparasolada, típica de la especie en los ejemplares maduros. Se cuenta que este pino ha llegado a producir hasta 2.000 piñas en una única temporada. Ha estado presente como referencia para los habitantes del municipio que trillaban en los prados donde se ubica, y aguantaban el implacable sol que caía en los meses de verano a la sombra de su extensa copa.

Se trata de uno de los pinos piñoneros más gruesos de la Comunidad de Castilla y León, y el de mayor grosor de la provincia de Avila, siendo un ejemplar único que se encuentra catalogado por la Junta de Castilla y León.

Foto: Árbol Europeo 2018

8 / 143

Plátano de sombra del Mas de Traver

Plátano de sombra del Mas de Traver

Especie: Platanus hispanica Münchh.
Altura: 37 metros.
Perímetro del tronco: 5,25 metros.
Edad: 120 años.

Este árbol era conocido vulgarmente como “L’Om de Traver” por los lugareños. Según la tradición oral fue plantado a finales del siglo XIX en el paraje del Mas de Traver. Su ubicación junto a un pozo de huerta -hoy en día desaparecido-, ha sido desde siempre un reclamo para celebrar las salidas campestres de la Pascua a cobijo de su sombra.

Este ejemplar se encuentra a una distancia de unos 60 metros del río Túria. A lo largo de su historia ha sobrevivido a las inundaciones del río Túria, la amenaza de los grandes incendios que se han dado en sus proximidades y sobretodo las actuaciones antrópicas relacionadas con los procesos urbanísticos que amenazaron su hábitat a principios del siglo XXI.

El 7 de noviembre del 2005 fue declarado árbol de interés local a través de una Ordenanza Municipal. Y en 2016 pasa a formar parte del Catálogo de Arbolado Monumental de la Comunidad Valenciana.

Foto: Árbol Europeo 2018

9 / 143

Tejo de Bermiego

Tejo de Bermiego

Especie: Taxus Bacatta.
Altura: 13 metros.
Perímetro del tronco: 7,70 metros.
Edad: 100 años.

Aunque en Quirós y en Asturias es conocido como “Teixo de Bermiego”, por su vinculación al pueblo de Bermiego, en el pueblo el nombre que recibe es el de “Teixu l’iglesia” por estar situado aledaño a la iglesia parroquial de Santa María, la cual se encuentra algo alejada de las casas del pueblo de Bermiego. En la antigüedad era costumbre construir las iglesias donde se encontraban lugares de culto anteriores al cristianismo, de ahí que se crea que era un árbol venerado, ubicado en el entorno de un antiguo castro.

 

Foto: Árbol Europeo 2018

10 / 143

Carballo de Mourente

Carballo de Mourente

Especie: Quercus robur.
Altura: 15 metros. 
Perímetro del tronco: 8 metros.
Edad: Más de 500 años.

Su carácter de testigo vivo de la historia y tradiciones gallegas, y su reflejo en multitud de publicaciones no ha conllevado la debida protección del árbol y su entorno, que es más nominal que real. Los vecinos, las asociaciones locales y varias entidades han venido reclamando cuidados biológicos para atender a su deteriorado estado y un plan de protección y puesta en valor de su entorno cargado de historia (dícese del padre Sarmiento que allí pasó su infancia ). Sin embargo tanto la iglesia propietaria del terreno como las distintas administraciones públicas se han hecho muy poco eco del estado del árbol cuyo desequilibrio aumenta paulatinamente. Pese a todo se trata de árbol más famoso de Galicia, del cual existen referencias en decenas de obras literarias, pictóricas y ambientales.

 

Foto: Árbol Europeo 2018

11 / 143

Olmos centenarios de Cabeza del Buey

Olmos centenarios de Cabeza del Buey

Especie: Ulmus minor.
Altura: 14 metros.
Perímetro del tronco: 7 metros.
Edad: Más de 150 años.

Este conjunto de olmos centenarios han formado parte de la historia de Cabeza del Buey al situarse en el recinto de la ermita de Nuestra Señora de Belén, enclave emblemático, por su valor histórico y artístico para cabeza del buey y para la comarca de la serena.

Estos olmos han formado parte de la vida de la localidad desde el momento en que han servido de zona de sombra para los asistentes a la romería de nuestra señora de Belén, una de las más antiguas que se viene realizando en La Serena, y de cuya celebración se tiene constancia desde 1650.

Situado a 11 kilómetros de Cabeza del buey, el santuario de Nuestra Señora de Belén es un monumento de gran interés por la fusión de distintos estilos, desde el medieval al barroco. La documentación de la que se dispone indica que la creación del templo sucedió de la mano de los templarios en el siglo XIII, cuando esta comarca fue conquistada por los musulmanes.

La ermita constituye un conjunto de edificaciones de distintas épocas. La parte delantera corresponde al convento templario, constituyendo el núcleo inicial del actual complejo. Adosado al bello claustro, el cual reviste de extraordinario interés, se aneja la iglesia del siglo XVII.

Foto: Árbol Europeo 2018

12 / 143

Río Tisza, Hungría

Río Tisza, Hungría

Foto: Csaba Daróczi / MopntPhoto 2017

13 / 143

Harvestman

Harvestman

Con sus esbeltas patas de filigrana, los murgaños, arácnidos de la familia de los opiliones, lucen increíblemente frágiles. Y más aún cuando están trepando por delicadas estructuras vegetales. Este ejemplar posó brevemente para una fotografía completamente inmóvil sobre las cabezas de las semillas de una clemátide.

Foto: Bernd Liedtke / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

14 / 143

51-1280px-Uge-Fuertes-Sanz. Capa de Otoño

Capa de Otoño

Fotografía finalista en la categoría: Plantas y hongos

Uge fue atraído hacia las montañas por la promesa de colores otoñales. Los árboles no defraudaron, pero un mar de cardos iluminado por la luz suave de la tarde se convirtió en el protagonista del espectáculo. En el disparo de Uge, el telón de fondo de los árboles carmesí cae como una cortina, dejando a la audiencia preguntándose quiénes son el motivo de su enfoque, mientras los ojos vagan entre los diferentes planos de la imagen.

 Estas plantas escultóricas conocidas como cardones cuentan con bandas de flores vívidas de color púrpura que en verano atraen a polinizadores como las abejas y las moscas de lengua larga. 

Foto: Uge Fuertes Sanz / Wildlife Photographer of the Year 2017

15 / 143

Flames

Flames

Primer premio por votación popular en la categoría: Arte en la Naturaleza

"Este árbol está cerca de donde vivo. La naturaleza para mí es una metáfora extraordinaria a través de la cual se pueden representar diferentes emociones. Dado que esta planta se encuentra en un valle bastante profundo y recibe las últimas luces del atardecer sólo durante unos pocos días al año, me llevó varias estaciones conseguir esta fotografía, pero cuando todas las condiciones se unieron, las llamas se encendieron y nunca se fueron".

Foto: Fortunato Gatto / MontPhoto 2017

16 / 143

Yellow & Blue

Yellow & Blue

Primer premio en la categoría: Mundo Vegetal

"Hice esta foto durante la hora azul. Completamente impresionado por la fuerza de los colores, intenté combinar el azul dominante con el amarillo intenso de los matojos de tojo. Utilizando la técnica de la doble exposición en cámara, aumenté el ambiente espectral que me rodeaba".

Foto: Fortunato Gatto/ MontPhoto 2017

17 / 143

Fireworks

Fireworks

Primer premio por votación popular en la categoría: Mundo Vegetal

"Salida del sol en el campo con flores Paepalanthus. Ésta es una flor salvaje rara, que crece en algunos lugares de la Chapada dos Veadeiros en Brasil".

Foto: Marcio Cabral / MontPhoto 2017

18 / 143

especiespirineo4. 'Achillea roseoalba'

'Achillea roseoalba'

La Achillea roseoalba es una planta proveniente de las zonas alpinas del norte de Italia.

Foto: Departament de Territori i Sostenibilitat, Generalitat de Catalunya

19 / 143

Prickly Pear Cactus

Prickly Pear Cactus

Primer premio en la categoría: Botánica

Con esta simple pero hermosa composición del sol de la tarde iluminando las espinas de un cactus en la isla de South Plaza, Eric Williams ganó el primer lugar en la categoría Botánica.

Foto: Eric Williams / Galapagos Conservation Trust 2017

20 / 143

Scalesia Trees on Santa Cruz

Scalesia Trees on Santa Cruz

Segundo premio en la categoría: Botánica

Debido a su gran capacidad de adaptarse a las diversas zonas de cada una de las distintas islas del archipiélago de las Galápagos, las magnoliofitas del género Scalesia son al reino vegetal lo que los pinzones al reino animal. Esta imagen, ganadora del segundo premio en la categoría Botánica fue tomada en la isla de Santa Cruz.

Foto: Nicole Aherron / Galapagos Conservation Trust 2017

21 / 143

Saguaro twist

Saguaro twist

Una banda de antiguos gigantes domina el extenso y árido paisaje del Monumento Nacional del desierto de Sonora, en Arizona, Estados Unidos. Aunque crecen muy lentamente, estos emblemáticos cactus de saguaro, de hasta 200 años de edad, pueden alcanzar más de 12 metros de altura. Las raíces tejen un laberinto debajo de la superficie que irradia tan lejos como la planta es de alta para absorber al máximo las escasas y preciadas precipitaciones del desierto. La mayor parte del agua se almacena en un tejido parecido a una esponja, que se encuentra defendido por una serie de espinas externas y duras. Una piel recubierta de cera reduce del mismo modo las pérdidas de agua. Los pliegues superficiales se expanden como acordeones a medida que el cactus se hincha mientras que su creciente peso se apoya en una especie de costillas leñosas que soportan los pliegues. Pero sus extremidades saturadas de agua son vulnerables a las duras heladas del desierto; su carne puede congelarse y agrietarse y sus poderosos brazos retorcerse ante su propio peso. Toda una vida en el desierto llevó a Jack a conocer varios saguaros que prometían interesantes composiciones tras el enfoque de una cámara. "Este me permitió entrar en sus extremidades", dice. Cuando la suave luz del amanecer bañó la forma contorsionada del saguaro, el gran ángulo de Jack reveló sus brazos surcados, perfectamente enmarcados junto a sus vecinos ante las lejanas Montañas del Tanque de Arena.

Nikon D810 + 14–24mm f2.8 lens at 14mm; 1/3 sec at f20; ISO 64; Really Right Stuff tripod.

Foto: Jack Dykinga - Wildlife Photographer of the Year

22 / 143

STOCK TTV 9667. Humo sagrado

Humo sagrado

Foto: Tran Tuan Viet

23 / 143

Reserva de la Biosfera de Karatau, Kazajstán. Reserva de la Biosfera de Karatau, Kazajistán

Reserva de la Biosfera de Karatau, Kazajistán

Karatau ocupa el primer puesto entre las regiones del Asia Central por el número de sus especies endémicas.

Foto: UNESCO/Roman Jashenko

24 / 143

Amorphophallus titanum

Amorphophallus titanum

Foto: Radek Petrasek / Ctk / AP

25 / 143

Telipogon diabolicus

Telipogon diabolicus

Una orquídea recién descubierta y que ya se encuentra en peligro crítico. Solo se la conoce en el sur de Colombia, en un bosque de montaña amenazado por la reconstrucción de una carretera. La nueva especie tiene una estructura reproductiva derivada de la fusión de la flor masculina y femenina que muestra un aspecto que recuerda a las representaciones que suelen hacerse de la cabeza del diablo, de ahí su nombre.

Foto: M. Kolanowska

26 / 143

Telipogon diabolicus

Telipogon diabolicus

Esta es una de las 3.600 especies de orquídea que existen solo en Colombia, con cientos de ellas aún a la espera de ser descritas.

 

Foto: M. Kolanowska

27 / 143

Solanum ossicruentum

Solanum ossicruentum

Los frutos de este arbusto de origen australiano son duros como los huesos de frutas. Cuando se corta, su carne se oxida y pasa del color verde al rojo sangre, dando la impresión de que la planta está sangrando. 

 

Foto: Jason T. Cantley

28 / 143

Solanum ossicruentum

Solanum ossicruentum

Este efecto ha servido para que los botánicos bauticen a la especie como ossicruentum, es decir, ‘hueso sangriento’. Oficialmente se ha descubierto el pasado 2016 aunque se conoce desde hace 50 años, pero erróneamente, se consideraba que era una variación de la especie S. Dioicum. 

Foto: Jason T. Cantley

29 / 143

El monte rentable no arde

El monte rentable no arde

Fábrica de resinas "La Unión Resinera Española SA". Vista del patio de soleo de colofonias

Existe un práctica económica que tuvo su auge entre los años 60 y 90.  Mediante esta, a partir de la resina de los árboles se obtenían diversos subproductos como colofón o aguarrás empleados en la fabricación de plásticos pegamentos y cosméticos. "En los 90 -cuenta Pablo- se produce una caída de los precios por la entrada de China en el mercado, que ofrecía los mismos productos a un precio bastante menor. Desde hace 8 años esta tendencia se está revirtiendo y algunas personas están volviendo al negocio de la resina, eso precisamente es poner valor el monte".

 

Foto: Fototeca Forestal Española / 2004 DGB-INIA

30 / 143

ESY-025701775. Las flores del lúpulo

Las flores del lúpulo

El lúpulo es una planta que pertenece al género Humulus, cuyo cultivo ya practicaban los romanos.

31 / 143

"Weevil in Yellow"

"Weevil in Yellow"

Mención de honor en la categoría: Nature & Wildlife

Foto: Ludwig Wagner / Mobile Photography Awards 2016

32 / 143

"Morning Treasures"

"Morning Treasures"

Mención de honor en la categoría: Macro & Details

Foto: Maria Duliban / Mobile Photography Awards 2016

33 / 143

Love Me, Love Me Not

Love Me, Love Me Not

Categoría: Altered Images

 

"Ví esta flor durante un paseo por la Reserva Natural de LeFurge Woods. Los pétalos caídos han quedado atrapados en una tela de araña que puede apreciarse si se mira la imagen muy de cerca".

Foto: Paul Barson / Smithsonian Photo Contest

34 / 143

fosiles6. Restos de 'Physalis angustifolia'

Restos de 'Physalis angustifolia'

Resto orgánico de Physalis angustifolia procedente de Florida, una planta muy parecida a la del fósil.

Foto: Jennifer Svitko / Cornell University

35 / 143

fosiles4. Hallado "en el fin del mundo"

Hallado "en el fin del mundo"

Nuevo fósil de la especie Physalis infinemundi, denominado así por encontrarse "en el fin del mundo", según Rubén Cúneo.

Foto: Ignacio Escapa / Museo Paleontológico Egidio Feruglio

36 / 143

fosiles5. Restos de 'Physalis angustifolia'

Restos de 'Physalis angustifolia'

Restos orgánicos de Physalis angustifolia, muy similares a los del fósil.

Foto: Jennifer Svitko / Cornell University

37 / 143

fosiles1. Nueva especie

Nueva especie

Fósil de la nueva especie Physalis infinemundi, hallado en Laguna del Hunco, en la Patagonia argentina, y de 52 millones de años de antigüedad.

Foto: Peter Wilf / Penn State

38 / 143

fosiles2. Pedicelo fosilizado

Pedicelo fosilizado

Pedicelo fosilizado de la nueva especie Physalis infinemundi.

Foto: Peter Wilf / Penn State

39 / 143

fosiles3. A flote

A flote

Una planta del género Physalis aparece flotando en la imagen. Así se formaron los fósiles de 52 millones de años de antigüedad: los restos orgánicos cayeron sobre un lago, quedando depositados en el fondo y conservándose durante millones de años debido a las condiciones anóxicas.

Foto: Penn State

40 / 143

La lucha por la vida

La lucha por la vida

Fotografía ganadora en la categoría: Paisajes

"Para restaurar la dinámica natural original en los arroyos, se hacen necesarias todo tipo de medidas. En este sentido, la "Leuvenumse beek", una organización para la defensa de la naturaleza, intentó aumentar la heterogeneidad del fondo de este curso de agua así como la retención de la misma mediante la acumulación de madera muerta en el sistema de arroyos. De este modo, cuando en otoño las lluvias son copiosas se inundan algunos pequeños terrenos de bosque. "Una vez vi esta pequeña haya en el agua tratando de sobrevivir bajo estas duras condiciones. Volví varias veces a este lugar para tomar fotografías cuando por fin una noche, todas las condiciones fueron satisfactorias para obtener esta imagen"

Foto: Jacob Kaptein

41 / 143

7-Maitland 1. Hojas de Selaginella

Hojas de Selaginella

Feltwell, Reino Unido

www.davidmaitland.com

Imagen obtenida mediante microscopio de contraste por interferencia diferencial: 40X

 

Foto: Dr. David Maitland / NIKON Small World Photomicrography 2016

42 / 143

8-Silberman 1. Estambres de una flor silvestre

Estambres de una flor silvestre

Monoson Yahud, Israel 

Imagen obtenida mediante un microscopio de iluminación por fibra óptica: 40X

 

Foto: Samuel Silberman / NIKON Small World Photomicrography 2016

43 / 143

Giants ("Gigantes")

Giants ("Gigantes")

Primer premio y premio de la votación popular en la categoría "Mundo vegetal".

"En este día de enero había una gran niebla en mi región y finalmente todo estuvo cubierto por escarcha. Ya conocía este grupo de árboles, y había estado esperando un tiempo como éste para hacer fotografías. El enorme roble (Quercus sp.) añoso apareció impresionante en la niebla". La foto fue tomada en Hungría.

Foto: Csaba Daróczi / MontPhoto

44 / 143

"Hydroponics at RHS Chelsea Flower Show". Hospital de Chelsea. Londres. 2015

"Hydroponics at RHS Chelsea Flower Show". Hospital de Chelsea. Londres. 2015

¿El futuro de la alimentación? El uso de plantas hidropónicas en el campo de la ingeniería espacial esta siendo desarrollado para su cultivo en el espacio y como una de las alternativas para alimentar a una población que no para de crecer aquí en la Tierra.

Foto: Guy Bell, 2016 Atkins CIWEM Environmental Photographer of the Year

45 / 143

flor9. Una planta (Gabón)

Una planta (Gabón)

Sirdavidia solannona es una nueva especie de planta con flores que permanecía oculta a pocos metros de la carretera principal del Parque Nacional de los Montes de Cristal, en Gabón. Su árbol mide menos de seis metros de altura y sus flores están asociadas al sistema de polinización por zumbido, en que la flor suelta el polen por medio de una vibración.

Foto: Thomas Couvreur / ESF

46 / 143

plantacarnivora2. Una planta carnívora (Brasil)

Una planta carnívora (Brasil)

Drosera magnifica es una especie de planta carnívora en peligro crítico de extinción, que crece en la cima de una montaña al sureste de Brasil, a unos 1.550 metros de altitud. Esta Drosera, la más grande del continente americano, con 123 centímetros de altura, resiste en un hábitat aislado, limitado y frágil. Con sus hojas recubiertas de tentáculos captura mariposas y otras presas para suplir ciertas carencias, pues el suelo donde crece es pobre en minerales. Fue descubierta en 2015 gracias a unas imágenes que aparecieron en Facebook y, según parece, se trata de la primera especie de planta descubierta a través de una red social.

Foto: Paulo M. Gonella / ESF

47 / 143

flashBACK ABRIL 2015. Vegetación de Hawai

Vegetación de Hawai

48 / 143

General Sherman, el árbol más grande

General Sherman, el árbol más grande

Pero no el más alto. Esta secuoya ubicada en el Sequoya National Park, en California, Estados Unidos, tiene una envergadura colosal. Su altura de casi 84 metros (la sequoia llamada Hyperión alcanza los 115,5 metros), combinada con las grandes dimensiones de su copa y su tronco (de unos 31 metros de diámetro) lo convierten en el más voluminoso, con 1.486,6 metros cúbicos.

Gtres

49 / 143

acebo3a. Acebo, símbolo de la Navidad

Acebo, símbolo de la Navidad

Este arbusto es una especie protegida y con conotaciones mágicas. Para los celtas era sagrado y se utilizaba en el solsticio de invierno  para atraer suerte y prosperidad. 

Mancomunidad Tierras de Soria

50 / 143

Acebo Oncala 1a. Acebales sorianos

Acebales sorianos

Soria alberga los mayores bosques de acebo de la Península, con ejemplares que alcanzan los siete metros de altura y tan grandes que pueden guarecer un rebaño de 1.500 ovejas.

Mancomunidad Tierras de Soria

51 / 143

O.Grunewald Cano Cristales 43. Macarenia clavigera

Macarenia clavigera

Macarenia clavigera es una fanerógama de la familia de las podostemáceas, propias de ambientes tropicales y subtropicales. Adaptada a suelos duros, resiste con su movimiento ondulante los continuos embates del agua.

Olivier Grunewald

Foto: Olivier Grunewald

52 / 143

O.Grunewald Cano Cristales 29. Rojo carotenoide

Rojo carotenoide

Macarenia clavigera es la responsable de las tonalidades rojizas en Caño Cristales.

Olivier Grunewald

Foto: Olivier Grunewald

53 / 143

tomate.  Solanum lycopersicum

Solanum lycopersicum

Foto: Pau Fabregat

54 / 143

MM7817 120912 39726. Frutos del bosque lluvioso australiano.

Frutos del bosque lluvioso australiano.

Los casuarios macho enseñan a los polluelos a reconocer el alimento. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

55 / 143

TACC

TACC

Foto: Gtres

56 / 143

01-water-lily-stomata. Nenúfar

Nenúfar

 

A modo de snorkels, los estomas de las hojas del nenúfar se disponen en la parte superior de las hojas, donde encuentran el aire que necesitan.

Foto: Carsten Peter; colección privada de Peter Heilmann

57 / 143

03-seaweed-marine-alga. Helecho

Helecho

Hubo un tiempo en que los bosques estaban coronados por las hojas, o frondas, de los helechos. Algunos helechos actuales se consideran árboles, pero la mayoría son plantas pequeñas. Sus frondas se elevan por encima del sotobosque –y otras zonas donde la vida es difícil– para captar algo de luz.

Foto: Birmingham Archives & Heritage, Reino Unido

58 / 143

02-fern-waving-leaf. Alga marina

Alga marina

Parece una planta con las ramas extendidas, pero en realidad es un alga marina. Las algas siguieron un camino evolutivo independiente al de las plantas; las similitudes demuestran que los caminos de la evolución a menudo convergen.

Foto: British Library

59 / 143

04-grapevine. Brionia

Brionia

 

El recorrido de la sangre que circula por nuestras venas se produce siempre en el interior del cuerpo humano. En la brionia (o nueza), por el contrario, una parte del agua que circula por los nervios de las hojas transpira a través de los estomas de su superficie, donde tiene lugar también la incorporación de dióxido de carbono.

Foto: William Henry Fox Talbot, Science & Society Picture Library

60 / 143

05-thistle. Cardo

Cardo

La vida no es fácil para el cardo. Crece cerca del suelo, al alcance de la boca de vacas, ovejas y otros herbívoros. Resiste con sus espinas, pero estas no son infalibles: a veces el cardo acaba en el estómago de un animal o, como en el caso de este espécimen, en un herbario.

Foto: Marcellin Bonnet, Facies Plantarum, Biblioteca Municipal de Carcasona, Francia

61 / 143

socotora17. Acantilados de Maalah

Acantilados de Maalah

Una rosa del desierto se aferra a los acantilados de Maalah, en compañía de más de 300 especies de plantas raras de Socotora. En la distancia se distingue Qalansiyah, una de las ciudades más grandes de la isla.

 www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

62 / 143

socotora15. Arbustos que sucumben al viento

Arbustos que sucumben al viento

Los crotones son habitualmente arbustos de gran altura, pero este ejemplar procumbente debe su forma a los vientos sostenidos de más de 30 kilómetros por hora que azotan este acantilado de la costa sudoccidental de Socotora.

 www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

63 / 143

socotora14. Árbol del incienso en Homlil

Árbol del incienso en Homlil

Árbol del incienso en Homlil, un área protegida del extremo oriental de Socotora. En la Antigüedad la resina del árbol del incienso era muy apreciada por su intenso aroma, y en los funerales y otras ceremonias se quemaban vastas cantidades.  

www.michaelmelford.com

Foto: Michael Melford

64 / 143

socotora10. Adenium obesum sokotranum

Adenium obesum sokotranum

La rosa del desierto debe su nombre a sus flores, aunque la planta no está relacionada con las rosas cultivadas. Los pastores atan tiras de la corteza venenosa de este árbol alrededor del cuello de los cabritos para protegerlos de los felinos silvestres.

 www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

65 / 143

socotora09. Mishhahir

Mishhahir

Llamada mishhahir en socotorí, esta suculenta ha servido a los isleños de alimento de emergencia en épocas de hambruna. Sus flores ponen un toque de color en la caliza gris de la zona de Firmihin.

 www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

66 / 143

socotora06. Bosques ancianos

Bosques ancianos

En los bosques de dragos apenas hay arbolitos jóvenes. Algunos lo achacan a la falta de agua causada por la merma de la cubierta nubosa estacional, y dicen que en un siglo podrían desaparecer muchas arboledas.

www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

67 / 143

socotora02. Meseta de Diksam, Socotora

Meseta de Diksam, Socotora

La luna llena se eleva sobre la meseta de Diksam, donde los dragos sangre de dragón crecen en bosquecillos dispersos. La piedra caliza de las llanuras interiores de Socotora se formó en una época en que el mar cubría la isla.

 www.michaelmelford.com

Foto: Michael Melford

68 / 143

socotora01. Dracaena cinnabari

Dracaena cinnabari

Icono de Socotora, el drago sangre de dragón usa las ramas erguidas para captar la humedad de la nieblade la montaña. Los conservacionistas temen que su escasa reproducción amenace el futuro de la especie.

www.michaelmelford.com

Foto: Michael Melford

69 / 143

panama11. Invitado sorpresa

Invitado sorpresa

Unas abejas africanas beben el néctar de una flor de Ochroma, mientras una avispa negra descansa sobre un pétalo.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

70 / 143

panama10. Más que alimento

Más que alimento

Un colibrí incuba los huevos en un nido construido parcialmente con fibras del fruto del árbol balsa, que aparece una vez se marchitan las flores polinizadas.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

71 / 143

panama06. El turno de las abejas

El turno de las abejas

Unas abejas africanas pululan alrededor de una flor de Ochroma justo después de ponerse el sol. Las abejas buscan el polen; si aterrizan por error en el estanque de néctar de una flor, probablemente se ahogarán. Su capacidad para ver con menos luz que las abejas meliponas nativas les proporciona una ventaja competitiva de noche. Mientras es de día, las abejas nativas a menudo bloquean el acceso a las flores.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

72 / 143

panama04. Monos capuchinos

Monos capuchinos

Monos capuchinos de cara blanca, como esta madre y su cría, acuden cada día a sus árboles favoritos justo antes del anochecer.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

73 / 143

panama03. Ochroma de Panamá

Ochroma de Panamá

Una mantis religiosa en alerta máxima aguarda la llegada de los insectos que durante la noche acuden a recoger el polen de las flores de Ochroma. Al fondo brillan las luces de los barcos que navegan por el canal de Panamá.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

74 / 143

panama02. Zarigüeya lanuda

Zarigüeya lanuda

Una zarigüeya lanuda bebe de un estanque de néctar, donde también hay dos abejas meliponas que irán a parar a sus fauces. Cada noche se abren entre 50 y 60 flores en un árbol balsa, y cada una de ellas produce unos 30 mililitros de néctar.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

75 / 143

panama01. Kinkajú  (Potos flavus)

Kinkajú (Potos flavus)

Las mejillas manchadas de polen de este kinkajú delatan que ha estado toda la noche bebiendo el néctar de un Ochroma, o árbol balsa.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

76 / 143

heirloom15. Seed Savers Exchange, Iowa, Estados Unidos

Seed Savers Exchange, Iowa, Estados Unidos

Un encuentro anual de degustación de tomates en la sede de Seed Savers Exchange en Iowa, con cerca de 50 variedades distintas de tomates, atrae a una gran multitud. Es una de las organizaciones de conservación de semillas más grandes del mundo y también una de las más antiguas. Los asistentes pueden adquirir semillas de su variedad favorita y perpetuarla en sus propios huertos.

Foto: Jim Richardson

77 / 143

heirloom11. Pampallacta, Perú

Pampallacta, Perú

Un nido de heno conserva la cosecha de patatas y tubérculos en Pampallacta, Perú. Antonia y Mariano Sutta Apucusi son miembros de una cooperativa regional de agricultores que plantan centenares de variedades en miles de localidades de los Andes. La diversidad asegura una generosa cosecha, una necesidad en una comunidad en la que cada persona consume de tres a cinco kilos de patata al día.

 

Foto: Jim Richardson

78 / 143

heirloom10. Ames, Iowa, Estados Unidos

Ames, Iowa, Estados Unidos

Las numerosas estanterías de un banco de semillas en Ames, Iowa, están organizadas igual que una biblioteca. Cada variedad de semilla genéticamente distinta es meticulosamente registrada y conservada. La fotografía es una composición de siete imágenes.

Foto: Jim Richardson

79 / 143

heirloom04. Seed Savers Exchange de Decorah, Iowa.

Seed Savers Exchange de Decorah, Iowa.

Una gran variedad de tomates y otros vegetales que ya no se encuentran en los supermercados todavía se conservan en el Seed Savers Exchange de Decorah, Iowa.

Foto: Jim Richardson

80 / 143

heirloom03. Triticum ssp

Triticum ssp

Alrededor del 90 % del trigo del mundo está indefenso frente a la roya Ug99, un virulento hongo que se ha extendido ya a través del norte de África y Oriente Medio.

Foto: Jim Richardson

81 / 143

polinizador17. Apis mellifera infestados con Varroa destructor

Apis mellifera infestados con Varroa destructor

En 2010 se informó de una posible causa del síndrome de despoblamiento de las colmenas (SDC), la rápida muerte de millones de abejas europeas observada desde 2006. Los estudios genéticos apuntaban a la acción combinada de un virus y un hongo, pero aún no se ha llegado a una conclusión sobre estos hallazgos. «Probablemente el SDC es fruto de una interacción compleja –dice Jeff Pettis, del Departamento de Agricultura de Estados Unidos–. Pero el papel de estos patógenos aún no está claro.» Mientras, el ácaro Varroa (puntos rojos, arriba) sigue siendo la plaga más devastadora en todo el mundo para la abeja europea. 
 

Foto: Mark W. Moffett

82 / 143

polinizador16. Pensilvania, Estados Unidos

Pensilvania, Estados Unidos

La niebla primaveral flota sobre un manzanar de Pennsylvania al amanecer. Su propietario, John Lerew, alquila todos los años 180 colmenas con millones de abejas europeas para polinizar varios cientos de hectáreas. La mayoría de las fincas agrícolas grandes recurren al alquiler de colmenas.

Amy Toensing

83 / 143

polinizador15. Estudiando la anemofilia

Estudiando la anemofilia

Gotitas de aceite iluminadas con láser se arremolinan en un túnel de viento alrededor de una brizna de hierba en flor. Científicos de la Universidad de California en Berkeley diseñaron el experimento para estudiar la manera en que el polen transportado por el viento se desplaza de una planta a otra.

Mark W. Moffett

84 / 143

polinizador14. Zosterops japonicus sobre Clermontia fauriei, Hawai.

Zosterops japonicus sobre Clermontia fauriei, Hawai.

 En Hawai, un ave alóctona llamada anteojitos japonés (cabeza y cola visibles abajo) roba néctar de la base de una haha‘aiakamanu. En este caso el ave elude el polen y no le hace ningún servicio a la planta.
 

Mark W. Moffett

85 / 143

polinizador13. Heliconius erato sobre Psychotria poeppigiana, Panamá

Heliconius erato sobre Psychotria poeppigiana, Panamá

Una heliconia salvaje se carga de polen en una flor llamada labios ardientes. La mayoría de las mariposas sólo sorben el néctar, pero ésta ha desarrollado un dispositivo especial: una trompa que le permite extraer y digerir el polen, cuyos aminoácidos alargan su vida y le dan más semanas para reproducirse.
 

Foto: Mark W. Moffett

86 / 143

polinizador12. Manduca quinquemaculata sobre Mirabilis longiflora, Arizona.

Manduca quinquemaculata sobre Mirabilis longiflora, Arizona.

En Arizona, una mariposa esfinge del tomate sondea la flor de una maravilla; ambas especies evolucionaron juntas, por lo que sus órganos encajan a la perfección, y la mariposa nocturna puede ver la flor en la oscuridad.
 

Foto: Mark W. Moffett

87 / 143

polinizador11. Avispa parásita sobre Ficus insipida

Avispa parásita sobre Ficus insipida

Una avispa parásita se posa en el fruto de un Ficus insipida para poner sus huevos. Esta avispa no es un polinizador, si no más bien una imitadora que depreda sobre las verdaderas avispas polinizadoras. Aun así, la intrusa puede desempeñar un papel positivo, ya que contribuye a que las avispas polinizadoras no permanezcan demasiado tiempo en las flores, que de este modo disponen de una tregua para producir semillas. 

Foto: Mark W. Moffett

88 / 143

polinizador10. Cantárido sobre Magnolis grandiflora, National Arboretum, Washington, D.C.

Cantárido sobre Magnolis grandiflora, National Arboretum, Washington, D.C.

Los escarabajos figuran entre los polinizadores más antiguos. Un escarabajo soldado devora una magnolia, que desprende perfume y calor como señuelos.
 

Foto: Mark W. Moffett

89 / 143

polinizador09. Quironómido sobre Theobroma cacao

Quironómido sobre Theobroma cacao

Un quironómido recolecta polen de una flor del cacao al introducir la cabeza dentro de una «bolsa» que contiene tanto polen como una pegajosa recompensa de néctar.

Foto: Mark W. Moffett

90 / 143

polinizador08. Forelius pruinosus sobre Chamaesyce sp., Arizona

Forelius pruinosus sobre Chamaesyce sp., Arizona

La polinización cruzada no está garantizada cuando una hormiga recoge el polen de una lechetrezna: puede que la hormiga baje al suelo o pase a una planta de otra especie.
 

Foto: Mark W. Moffett

91 / 143

polinizador07. Pepsis sp. sobre Asclepias subulata, Arizona

Pepsis sp. sobre Asclepias subulata, Arizona

Las abejas son las polinizadoras más activas, pero no las únicas. La avispa halcón se alimenta del polen de los canutillos del desierto.
 

Foto: Mark W. Moffett

92 / 143

polinizador06. Diadasia sp.

Diadasia sp.

Una abeja del género Diadasia poliniza la flor de un cacto en Tucson, Arizona. 

Foto: Mark W. Moffett

93 / 143

polinizador05. Aedes sp. sobre Plantanthera obtusata, Minnesota.

Aedes sp. sobre Plantanthera obtusata, Minnesota.

El satirión blanco tiene un paquete de polen en la boca de la flor, y cuando un mosquito se acerca, se llena la proboscis del polvo dorado.
 

Foto: Mark W. Moffett

94 / 143

polinizador04. Phelsuma ornata sobre Gastonia mauritiana, Mauricio.

Phelsuma ornata sobre Gastonia mauritiana, Mauricio.

Un gecko de día ornamentado lame el néctar de las flores de un árbol en la isla Mauricio. Los lagartos insectívoros son polinizadores poco frecuentes, que en las islas donde hay pocos depredadores pueden llenar el nicho ocupado en el continente por otros polinizadores o depredadores más comunes.

Foto: Mark W. Moffett

95 / 143

polinizador03. Lemur catta sobre Cereus hildmannianus, Madagascar.

Lemur catta sobre Cereus hildmannianus, Madagascar.

En Madagascar, un lémur de cola anillada, que aquí mordisquea un cacto alóctono, transporta el polen para las plantas nativas en el hocico y las manos.
 

Foto: Mark W. Moffett

96 / 143

polinizador02. Augochloropsis metallica sobre Solanum rostratum, Arizona

Augochloropsis metallica sobre Solanum rostratum, Arizona

Con una vigorosa sacudida, una abeja verde metálica poliniza por vibración una flor de tomatillo espinoso. Con las vibraciones de su cuerpo, libera el polvo dorado de la flor con el que alimentará a las larvas que la esperan en el nido, y a la vez ofrece un futuro al ADN de la planta.
 

Foto: Mark W. Moffett

97 / 143

polinizador01. Apis mellifera sobre Capparis sandwichiana, Hawai

Apis mellifera sobre Capparis sandwichiana, Hawai

Al atardecer, el perfume de un extraño maiapilo de Kauai tienta a una hambrienta abeja europea.
 

Foto: Mark W. Moffett

98 / 143

faunasudan03. Un mar de nenúfares

Un mar de nenúfares

Masas de vegetacion flotan cual hojas de nenúfar en la siempre cambiante superficie del humedal de Sudd. Esta región prácticamente impenetrable de Sudán del Sur procuró un refugio para la fauna salvaje durante los 25 años de guerra civil.

George Steinmetz

99 / 143

baobab. Adansonia

Adansonia

Adansonia es un género de la familia Malvaceae cuyos miembros son árboles conocidos popularmente como baobab. Contiene ocho especies, de las cuales seis crecen en la isla de Madagascar, y de las otras dos, la más conocida, Adansonia digitata, crece en África continental, y la menos conocida y más pequeña, Adansonia gibbosa, en Australia.

Foto: Christophe Lepetit / Gtres

100 / 143

baobab. El fruto del baobab

El fruto del baobab

El fruto es una baya seca o una gruesa cápsula con forma de melón alargado.

Foto: Franck Guizou / Gtres

101 / 143

dunasbrasil04. Parque Nacional Lençóis Maranhenses

Parque Nacional Lençóis Maranhenses

La flora acuática flota sobre unos tallos nadadores.

Foto: George Steinmetz

102 / 143

socotoraII12. Drago sangre de dragón

Drago sangre de dragón

En la meseta de Diksam, que alcanza los 1.000 metros de altitud, los rayos de sol se filtran a través de la espesa copa de un drago sangre de dragón, un nombre que hace referencia a su brillante resina roja. Emparentado con los dragos del norte de África, Cabo Verde, Canarias y Madeira, es una especie considerada actualmente vulnerable.

Foto: Oriol Alamany

103 / 143

socotoraII11

socotoraII11

Las extrañas siluetas de dos rosas del desierto en flor (ejemplares de la subespecie endémica -Adenium obesum sokotranum- destacan en las escarpadas paredes del cañón del Wadi Da’arho.

Foto: Oriol Alamany

104 / 143

socotoraII06. Aloe perryi

Aloe perryi

Otra especie única de aquí, un áloe de la especie Aloe perryi, luce su floración en la meseta de Diksam, en el centro de la isla.

Foto: Oriol Alamany

105 / 143

socotoraII02. Cañón del Wadi Da’arho

Cañón del Wadi Da’arho

En el cañón del Wadi Da’arho, en el centro de la isla, hay un bosque de dragos de la especie sangre de dragón -Dracaena cinnabari- cuya resina se ha comercializado durante siglos, descrita por el botánico escocés Isaac Bayley Balfour en 1882.

Foto: Oriol Alamany

106 / 143

sotocoraIIa. Phoenix dactylifera

Phoenix dactylifera

A orillas de las aguas someras que discurren por el fondo del cañón del Wadi Da’arho crecen palmeras datileras de la especie . Su cultivo es, junto con la pesca, una de las actividades económicas más importantes de Socotora.

Foto: Oriol Alamany

107 / 143

plantascarnívoras2. Drosera regia

Drosera regia

El tamaño no garantiza el éxito. Si los pelos glandulíferos no atrapan del todo a un moscardón, el insecto puede sufrir algún daño pero también luchar por su libertad. En el reino de las plantas carnívoras, dice William McLaughlin, conservador del Jardín Botánico de Estados Unidos, «algunos insectos mueren aunque no lleguen a ser digeridos».
 

Helene Schmitz

108 / 143

plantascarnívoras1. Drosera regia

Drosera regia

Así despliega sus hojas la drósera real sudafricana, la mayor de su género. Las hojas de esta especie pueden alcanzar medio metro de largo.
 

Helene Schmitz

109 / 143

polen15. Pino

Pino

El polen de los pinos cubre los coches con un polvillo amarillo verdoso, aunque este grano en particular ha aterrizado sobre el huevo de un insecto que aún no ha eclosionado. El polen de estos árboles flota
en el aire sustentado por sus dos vesículas aeríferas, y es una condena para los alérgicos de casi todo el mundo, ya que llega a alcanzar elevadas concentraciones, como ha sucedido desde hace millones de años.

Foto: Martin Oeggerli

110 / 143

polen14. Crino japonés 

Crino japonés

Crinum japonicum

El del crino japonés está rodeado de pétalos vistosos que atraen a los insectos. Algunas morfologías parecen fáciles de explicar. Otras son un enigma.

Foto: Martin Oeggerli

111 / 143

polen13. Leucadendro plateado 

Leucadendro plateado

Familia Proteáceas

El polen del leucadendro plateado tiene un revestimiento adhesivo que se pega a los animales que lo transportan.

Foto: Martin Oeggerli

112 / 143

polen12. Acacia de Constantinopla 

Acacia de Constantinopla

Albizia julibrissin

Los granos de polen de la acacia de Constantinopla son también más de quince veces más grandes que los del nomeolvides.

Foto: Martin Oeggerli

113 / 143

polen11. Atrapamoscas 

Atrapamoscas

Dionaea muscipula

Los granos de polen del atrapamoscas son más de 15 veces más grandes que los del nomeolvides. No existe una relación directa entre el tamaño de la planta y el de su polen. 

Foto: Martin Oeggerli

114 / 143

polen10. Nomeolvides 

Nomeolvides

Myosotis sylvatica

Los granos de polen del nomeolvides (coloreados de turquesa) son de los más diminutos que se conocen, con un diámetro de cinco milésimas de milímetro.

Foto: Martin Oeggerli

115 / 143

polen9. Lechuga de agua 

Lechuga de agua

Pistia stratiotes

Los surcos en el polen de la lechuga de agua son un rasgo inusual, aunque la planta es común desde Egipto hasta Argentina.

Foto: Martin Oeggerli

116 / 143

polen8. Guajaca gigante 

Guajaca gigante

Tillandsia maxima

El pliegue en el polen de la guajaca gigante le permite encogerse cuando se seca, o hincharse con la humedad, sin romperse.

Foto: Martin Oeggerli

117 / 143

polen7. Abutilón coloreado 

Abutilón coloreado

Abutilon pictum

Las púas del polen del abutilón coloreado posibilitan un mejor agarre a las plumas de las aves.

Foto: Martin Oeggerli

118 / 143

polen6. Trébol blanco 

Trébol blanco

Trifolium repens

El polen, rico en proteínas, del trébol blanco es un alimento importante para las abejas, como el néctar.

Foto: Martin Oeggerli

119 / 143

polen5. Membrillero de flor

Membrillero de flor

Es posible que la superficie irregular del polen de Chaenomeles sp. acelere la absorción de la humedad cuando el grano se posa sobre su objetivo, una flor de su misma especie. «Una hidratación rápida determina una formación más veloz del tubo polínico —dice el fotógrafo suizo Martin Oeggerli, investigador postdoctoral del Hospital Universitario de Basilea—. Eso es importante para la fecundación.»

Foto: Martin Oeggerli

120 / 143

polen4. Muchas formas y tamaños

Muchas formas y tamaños

El diámetro de un grano de polen de calabacera (en el centro) tiene el grosor de un billete de 10 euros. La diminuta mota que hay a su lado es un grano de polen de nomeolvides.

Imagen compuesta de Martin Oeggerli; 14 imágenes de microscopio electrónico de barrido, de Ralf Buchner y Heidemarie Halbritter, Universidad de Viena

Foto: Martin Oeggerli

121 / 143

polen3. Sauce cabruno

Sauce cabruno

Un grano de polen de Salix caprea ha fallado su objetivo. Ahora, atrapado entre los pétalos de la flor de otra especie, morirá. Aunque algunos granos de polen se dispersarán por el aire cuando la brisa primaveral agite las hojas del sauce, otros se pegarán al dorso de las abejas y llegarán a su destino.

Foto: Martin Oeggerli

122 / 143

polen2. Flor de durillo

Flor de durillo

Alojados en el tejido arrugado del estigma de Viburnum tinus, los granos de polen de otras flores de durillo (en gris) se hinchan con la humedad. Uno de ellos (en el centro) ya está desarrollando el tubo polínico que transporta las células espermáticas hasta el primordio seminal. El polen de otras especies (en amarillo y en verde) ha fallado el objetivo; las defensas genéticas lo excluyen de la carrera por la fecundación.

Foto: Martin Oeggerli

123 / 143

polen1. Geranio

Geranio

El tamaño de los granos de polen se mide en millonésimas de metro, pero sus viajes en busca de pareja son épicos. Las decenas de granos dorados que han llegado con éxito al estigma de una flor de Geranium
phaeum tienen que competir para ser de los pocos que logran la fecundación.

Foto: Martin Oeggerli

124 / 143

orquideasnova. La diversidad de las orquídeas

La diversidad de las orquídeas

La diversidad de las orquídeas es extraordinaria. Durante los últimos 80 millones de años, cerca de 25.000 especies silvestres han crecido en los seis continentes, en casi todo tipo de hábitat. Representan una cuarta parte de las plantas con flores del planeta y su número de especies es cuatro veces mayor que el de mamíferos y el doble que el de aves.
Secuencia superior, de izquierda a derecha: Bulbophyllum mastersianum; Pheladenia deformis; Masdevallia coccinea; Trigonidium egertonianum; Regalia (Masdevallia) princeps; Caladenia (Leptoceras) menziesii
Secuencia central, de izquierda a derecha: orquídeas de la Crocker Range Collection, Sabah, Malaysia: Pterostylis sp.; Gongora quinquenervis; una araña permanece al acecho en una flor de Gongora, esperando dar caza a un insecto; Bulbophyllum blumei; Lepanthes antilocapra; Lockhartia amoena.
Secuencia inferior, de izquierda a derecha: detalle de una orquídea araña; Aspasia epidendroides; Chiloglottis sp.; Pterostylis sp.; orquídea del Tenom Agricultural Centre, Sabah, Malaysia; Calanthe pulchra.

Foto: Christian Ziegler

125 / 143

Metatada_216. Lepanthes sp.

Lepanthes sp.

Una orquídea liliputiense, con flores de un centímetro de largo, florece en las zonas montañosas de Panamá. Miembro del género Lepanthes, practica una complicada forma de engaño. En primer lugar, utiliza la fragancia para atraer a los machos de las moscas de los hongos. Después, los insectos confunden los diminutos pétalos de la flor con una mosca hembra y algunos depositan espermatóforos en la planta, antes de llevarse su polen. «Es un caso de seudocópula —dice Tom Mirenda, especialista en orquídeas de la Smithsonian—, algo que ni siquiera Darwin pudo imaginar».
 

Foto: Christian Ziegler

126 / 143

Metatada_215. Masdevallia calura; Drosophila sp. (mosca)

Masdevallia calura; Drosophila sp. (mosca)

Varias moscas (una de ellas con un saco amarillo de polen adherido al dorso, en un punto al que no puede llegar) visitan una orquídea Masdevalia. Esta planta que florece en toda América Central despide un olor fétido, semejante al de la carne en descomposición. La ilusión se completa con el color violáceo y el tacto pulposo.
 

Foto: Christian Ziegler

127 / 143

Metatada_214. Regalia (Masdevallia) princeps; probablemente Acalyptratae sp. (mosca)

Regalia (Masdevallia) princeps; probablemente Acalyptratae sp. (mosca)

El aroma putrefacto de la orquídea Masdevallia resulta irresistible para una mosca.

 

Foto: Christian Ziegler

128 / 143

Metatada_213. Epidendrum radicans; Heliconius melpomene thelxiope (mariposa)

Epidendrum radicans; Heliconius melpomene thelxiope (mariposa)

Una Epidendrum de Panamá imita al algodoncillo para atraer mariposas. Cada año se descubren unas 500 especies de orquídeas, y con ellas, nuevas artimañas.

 

Foto: Christian Ziegler

129 / 143

Metatada_212. Elleanthus sp.; Eugenes fulgens (colibrí)

Elleanthus sp.; Eugenes fulgens (colibrí)

El pico del colibrí tiene un color tan parecido al del polinio de esta orquídea panameña que a menudo la carga pasa inadvertida. Son muchas las plantas que se autopolinizan, pero la mayoría de las orquídeas necesitan la ayuda de los animales para reproducirse.
 

Foto: Christian Ziegler

130 / 143

Metatada_211. Prosthechea prismatocarpa

Prosthechea prismatocarpa

Con flores moteadas de casi seis centímetros, una Prosthechea prismatocarpa emerge de una roca cubierta de musgo, junto a un riachuelo de montaña de Panamá. Poco sabemos de sus estrategias de polinización. Cada año, centenares de nuevas especies de orquídeas son descritas por los investigadores.
 

Foto: Christian Ziegler

131 / 143

Metatada_210. Coryanthes panamensis; Euglossini sp. (abeja)

Coryanthes panamensis; Euglossini sp. (abeja)

Tras caer en la flor de un corianto, una abeja euglosina escapa por un pasadizo adaptado exactamente a su especie. Por el camino, recibe un paquete de polen como regalo de despedida.

 

Foto: Christian Ziegler

132 / 143

Metatada_209. Coryanthes panamensis

Coryanthes panamensis

Parecen lazos de regalo que engalanan el bosque panameño, pero lo que en realidad atrae a las abejas polinizadoras es el aroma del corianto. Según Tom Mirenda, horticultor de la Smithsonian Institution, el olor de las flores es «como el de cinco postres distintos horneándose a la vez».
 

Foto: Christian Ziegler

133 / 143

Metatada_208. Gongora powellii; Euglossa deceptrix (abejas)

Gongora powellii; Euglossa deceptrix (abejas)

Una orquídea Gongora de motas oscuras es la perfumista personal de los machos de las abejas euglosinas. Aquí, dos abejas se disponen a cosechar las fragancias de Gongora, que después mezclan con otras recogidas en otros sitios, para fabricar una especie de colonia que atrae a las hembras. Pero la planta centroamericana cobra un precio por su filtro de amor: las abejas tendrán que diseminar su polen. Si la orquídea tiene suerte, la carga llegará a la flor deseada.
 

Foto: Christian Ziegler

134 / 143

Metatada_207. Catasetum Viridiflavum

Catasetum Viridiflavum

Las flores masculinas de las orquídeas Catasetum ocultan un arma cargada de polen, que se dispara cuando un posible polinizador aprieta el gatillo. Las abejas son el principal objetivo.

 

Foto: Christian Ziegler

135 / 143

Metatada_206. Liparis sp.

Liparis sp.

Las flores de esta orquídea de Borneo, del tamaño de una uña, se encuentran en toda la región ecuatorial y su origen podría remontarse unos 80 millones de años atrás.

 

Foto: Christian Ziegler

136 / 143

Metatada_205. Paracaleana sp.

Paracaleana sp.

En una orquídea pato volador, el pétalo parecido al pico de un pato es en realidad un labelo provisto de un muelle, capaz de atrapar a las avispas tínidos machos en un ritual copulatorio basado en la estafa. La avispa macho confunde el labelo con una hembra y, en cuanto intenta iniciar el apareamiento, es atrapada y catapultada hacia el interior reproductor de la planta. Tras unos segundos de lucha, el insecto sale volando, pero la orquídea ya le ha fijado sus polinios, para que los transporte hasta otra flor del suroeste de Australia.

 

Foto: Christian Ziegler

137 / 143

Metatada_204. Caladenia sp.; Drosera menziesii (planta carnívora)

Caladenia sp.; Drosera menziesii (planta carnívora)

Tejedora de redes enmarañadas, la orquídea araña (a la derecha) recurre al engaño para conseguir sus fines de polinización y promete a los insectos un néctar que no produce. Junto a este espécimen australiano, lista para aprovechar las migajas que caigan de la mesa de la polinización, hay una drosera carnívora. Entre ser engañados respecto a la comida o convertirse en la cena, «los insectos no viven en un mundo muy bonito que digamos», comenta Kingsley Dixon, botánico residente en Perth.
 

Foto: Christian Ziegler

138 / 143

Metatada_203. Caladenia Pectinata; avispas tínidas

Caladenia Pectinata; avispas tínidas

Tras seguir el rastro del perfume hasta su origen, avispas macho asaltan una orquídea caladenia en Australia. Convencidas de que el labelo es una hembra de su especie, se frotan contra él y se impregnan de polen. Todas las orquídeas tienen un pétalo modificado para la polinización, que a menudo es espectacular.
 

Foto: Christian Ziegler

139 / 143

Metatada_202. Diuris magnifica

Diuris magnifica

Con el fin de atraer a abejas y escarabajos, las especies del género Diuris, en su mayoría carentes de néctar, imitan a las flores de papilionáceas de su entorno, rebosantes de néctar. Es una flor única de Australia, un invernadero evolutivo que, según el botánico Kingsley Dixon, «bulle de engaños».
 

Foto: Christian Ziegler

140 / 143

Metatada_201. Diuris magnifica

Diuris magnifica

Con su excelente imitación de la planta del guisante, esta orquídea confía en que se posen sobre ella las abejas descuidadas que van en busca de flores cargadas de néctar. El minimalista ramillete de la imagen contradice la tendencia de esta especie a formar grandes cúmulos florales: conjuntos de cientos de flores larguiruchas que surgen de tubérculos subterráneos y alegran los bosques de Australia occidental..
 

Foto: Christian Ziegler

141 / 143

Metatada_200. Orchis Papilionacea

Orchis Papilionacea

Para atraer a las abejas, esta espectacular orquídea de Cerdeña se disfraza de banquete de néctar, una de las estratagemas que asombraron a Darwin, y que siguen fascinándonos.

 

Foto: Christian Ziegler

142 / 143

Metatada_199. Ophrys Eleonorae X O. Lupercalis; Andrena sp. (abeja)

Ophrys Eleonorae X O. Lupercalis; Andrena sp. (abeja)

Cada polinizador merece una estratagema: una flor de abejera híbrida que crece en Italia adopta la forma de una abeja hembra para adherir los polinios a un macho de abeja de la arena.

 

Foto: Christian Ziegler

143 / 143

Metatada_198. Ophrys speculum

Ophrys speculum

En la isla de Cerdeña, las flores de la abejera de espejo imitan a la perfección el reflejo del cielo azul en las alas de una avispa hembra. Los machos de la avispa, seducidos por el aspecto y el olor de la flor, acaban al servicio de la orquídea, transportando el polen de una planta a otra.
 

Foto: Christian Ziegler

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes