Nilo

1 / 14
El Nilo, Egyto web. El Nilo, Egipto

1 / 14

El Nilo, Egipto

Más que un simple río, casi una divinidad que otorga la vida. Con una extensión que supera los 6.800 kilómetros de longitud, el Nilo es el mayor río del continente africano. Sin él, la civilización de Egipto no habría existido. El curso alto del río dio algunos de los episodios más apasionantes en la historia de las expediciones africanas. El explorador británico John Hanning Speke fue el primer occidental en alcanzar las fuentes del Nilo, una zona que se le resistió al mismísimo David Livingstone. Finalmente, fue el galés Henry Morton Stanley quien confirmó la veracidad del descubrimiento de Speke al circunnavegar el lago Victoria. De paso, le dio tiempo de protagonizar uno de los saludos más famosos de la historia: “El doctor Livingstone, ¿supongo?”, fue lo que dijo al encontrarse enfermo al mítico aventurero en su campamento a la orilla del lago Tanganica.

Foto: Gtres

nasaluna6. El río Nilo y el mar Rojo

2 / 14

El río Nilo y el mar Rojo

El río Nilo y el mar Rojo desde el espacio, Gemini 11 (septiembre de 1966), de Richard Gordon (nacido en 1929).

Foto: Richard Gordon / Skinner Auctioneers

speke-1864-sm. El lugar donde nace el Nilo

3 / 14

El lugar donde nace el Nilo

John Speke, junto a Richard Francis Burton, ambos oficiales del ejército británico, son representantes de la casta de exploradores de la segunda mitad del siglo XIX que hicieron de África el espacio de innumerables aventuras. La búsqueda de las fuentes del río Nilo, que se resistían a toda expedición, constituyó la asombrosa historia de estos dos hombres

Foto: CC

nilo azul. Cataratas Tis Issat

4 / 14

Cataratas Tis Issat

El Nilo Azul vierte sus aguas en este salto de 45 metros de caída. La senda que sube hasta ellas parte de la población de Tis-Isat, a 35 kilómetros de Bahir Dar, y cruza el río por un puente erigido por los portugueses en el s. XVII. 

Foto: Michael Runkel / Age fotostock

El río Nilo y el mar Rojo

5 / 14

El río Nilo y el mar Rojo

«Cleopatra. Roma y el hechizo de Egipto»

6 / 14

«Cleopatra. Roma y el hechizo de Egipto»

Mosaico del Nilo (mediados del siglo I a.C.) de Privernum.

Foto: © MUSEO ARCHEOLOGICO, PRIVERNO / CHIOSTRO DEL BRAMANTE

Thonis-Heracleion. El dios Nefertum

7 / 14

El dios Nefertum

Una de las estatuas halladas en el fondo marino, que retrata al dios Nefertum, representado como un hombre coronado.

Foto: Franck Goddio / Hilti Foundation / University of Oxford

Thonis-Heracleion. El descanso de los dioses

8 / 14

El descanso de los dioses

En el lecho marino han aparecido unas 300 estatuillas y amuletos egipcios, la mayoría representan a los dioses egipcios Osiris, Isis y Horus.

Foto: Franck Goddio / Hilti Foundation / University of Oxford

Thonis-Heracleion. La estela de Thonis-Heracleion,

9 / 14

La estela de Thonis-Heracleion,

Con 1,90 metros de altura, la estela de Thonis-Heracleion fue erigida por el faraón Nectanebo I (378-362 a.C.), y hallada en la antigua ciudad portuaria.

Foto: Franck Goddio / Hilti Foundation / University of Oxford

Thonis-Heracleion. La ciudad sumergida del Nilo

10 / 14

La ciudad sumergida del Nilo

El trazado de la antigua ciudad de Thonis-Heracleion, descubierta en el año 2000, está emergiendo en los últimos años.

Foto: Franck Goddio / Hilti Foundation / University of Oxford

Thonis-Heracleion. Esculturas hundidas

11 / 14

Esculturas hundidas

Una de las enormes estatuas sumergidas en la antigua ciudad portuaria de Thonis-Heracleion, junto a la desembocadura del Nilo.

Foto: Franck Goddio / Hilti Foundation / University of Oxford

cleopatra06. A orillas del Nilo

12 / 14

A orillas del Nilo

El exótico Nilo de la época de Cleopatra cobra vida en un monumental suelo de mosaico de Palestrina, Italia. Tras nacer en Etiopía (parte superior), el río fluye junto a templos faraónicos y grecoegipcios, avanza por el delta y desemboca en lo que quizá sea el bullicioso puerto de Alejandría (abajo a la derecha).

Foto: Nimatallah / Art Resource

cocodrilos4. Unas mandíbulas muy potentes

13 / 14

Unas mandíbulas muy potentes

Famoso por sus mandíbulas trituradoras de huesos, el cocodrilo del Nilo también se impone por la fuerza de sus potentes patas, que le permiten atacar con rapidez y derribar incluso ñúes adultos.

Foto: Olivier Born / Biosphoto

cocodrilos1. Crocodylus niloticus

14 / 14

Crocodylus niloticus

Este vigilante ojo amarillo pertenece a un cocodrilo del Nilo, temible cazador perfeccionado por una larga historia de éxitos y fracasos evolutivos. Desde hace 240 millones de años, estos depredadores y sus congéneres dominan la zona de transición entre la tierra y las aguas profundas. Pero a medida que sus hábitats se reducen, muchas de sus especies se enfrentan a un futuro incierto.

Foto: Bruno Calendini / Biosphoto

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?