Monarquía

1 / 67

1 / 67

Felipe el Hermoso Retrato atribuido a Juan de Flandes, Siglo XV

Felipe el Hermoso Retrato atribuido a Juan de Flandes, Siglo XV

Pese a la leyenda de príncipe codicioso y marido insensible, Felipe el Hermoso dejó buen recuerdo en muchas de las personas que lo trataron. Así lo recoge el cronista Lorenzo de Padilla en la semblanza que trazó del soberano unas décadas después de su muerte. Naturalmente, Padilla destacaba en primer lugar su apostura: Felipe era “de alta estatura y abultado. Tenía muy gentil rostro, hermosos ojos y tiernos, la dentadura algo estragada, muy blanco y rojo. Las manos por excelencia largas y albas y las uñas más lindas que se vieron a persona”.

El vigor físico era otro rasgo visible. Según Padilla, Felipe era “muy diestro en todos los ejercicios de las armas, así con ballesta como con escopeta. Cabalgaba muy bien a caballo a todas sillas. Era muy buen justador, jugaba a todos juegos de pasatiempos y era más aficionado a la pelota que a otro ninguno”. Eso sí, sufría un enojoso problema en una pierna: “En su andar mostraba sentimiento algunas veces por causa que se le salía la chueca -rótula- de la rodilla, la cual él mismo con la mano arrimándose a una pared la volvía a meter en su lugar”.

Pero el príncipe flamenco sobresalía aún más, a juicio de Padilla, por su delicadeza de carácter. “Era muy amigo de sus criados –escribía– y muy afable a todos. Era templado en su comer y beber”. Y aunque reconoce su afición al galanteo, el cronista afirma que el rey sintió verdadero afecto por su esposa. “Quiso mucho a la reina; sufríale mucho y encubría todo lo que podía las faltas que de ella sentía acerca del gobernar”.

Foto: Museo de Historia del Arte, Viena

2 / 67

Felipe el Hermoso, Conde de Flandes, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Felipe el Hermoso, Conde de Flandes, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Como príncipe soberano de los Países Bajos, Felipe el Hermoso era duque de Brabante, Limburgo y Luxemburgo, conde de Flandes, Hainaut, Holanda, Zelanda y Artois, y señor de Amberes y Malinas. Eran estas unas tierras de gran riqueza agrícola, manufacturera y comercial, repletas de prósperas ciudades y en las que se concentraba una nobleza que desde hacía decenios daba el tono a la vida cortesana de toda Europa. No es raro, por tanto, que Felipe mirara con cierto desapego el país del que provenía su esposa Juana, a sus ojos tan lejano como poco civilizado.

En su entorno se creía que “los reyes españoles van vestidos como campesinos, con trajes pesados y sin forma, anticuados y descuidados”. El primer viaje de Felipe a España le hizo cambiar su impresión, y a la muerte de Isabel la Católica se lanzó sin pudor a la conquista de su nuevo reino.

3 / 67

La infanta Juana de Castilla, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

La infanta Juana de Castilla, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Las relaciones de Castilla con Flandes se remontaban al menos al siglo XIV, cuando la lana castellana sustituyó a la inglesa como fuente principal de abastecimiento de la industria textil flamenca. A ello siguió la influencia cultural de los Países Bajos en la Península, en el dominio de las artes o la religión. Con todo, Juana de Castilla sufrió un fuerte impacto a su llegada a Flandes en 1496.

La riqueza de las ciudades, la suntuosidad de los vestidos, la misma libertad de costumbres de la corte, contrastaban con la austeridad en la que había sido educada por su madre Isabel. En una ocasión, por ejemplo, cuando su marido quiso besarla en público en la mejilla, según la moda francesa, ella se retiró con un gesto de repugnancia. Pero más tarde, cuando quisieron retenerla en España para que diera a luz mientras Felipe volvía a Flandes, Juana no cejó hasta volver al que consideraba su hogar.

4 / 67

140 Juana 4. Doña Juana "la Loca",1877, de Francisco Pradilla y Ortiz. Museo del Prado, Madrid.

Doña Juana "la Loca",1877, de Francisco Pradilla y Ortiz. Museo del Prado, Madrid.

Sobre las extrañas circunstancias en que se produjo la muerte del rey Felipe el Hermoso, en Burgos, contamos con algunos testimonios de la época. El 23 de septiembre de 1506, estando presente el prestigioso doctor De la Parra, el estado del enfermo revestía enorme gravedad. Así se nos cuenta: “Por la noche empezó a tener gran dolor en los costados, escupiendo sangre al amanecer, mientras empezaban a salirle manchas pequeñas, entre coloradas y negras, que los doctores llaman blatas, y que se extendieron por todo su cuerpo. Una gran infección se extendió por la lengua y paladar, inflamándose la úvula, perdiendo a ratos los sentidos y sobreviniéndole al tiempo terribles calenturas y largos estados de frío… El miércoles le sobrevino un frío aún más riguroso y después un sudor caliente harto copioso en todo el cuerpo, quedando como alienado y con sueño”.

El historiador zurita, por su parte, nos cuenta: “considerando las cosas que habían precedido y la naturaleza de la dolencia que le acabó la vida tan arrebatadamente, no se dejó de tener alguna sospecha que le hubiesen dado ponzoña, pero de esta opinión salieron los mismos flamencos sus servidores en cuyo poder estaba. Porque los físicos [médicos] que él traía… descubrieron la causa de su enfermedad, y se entendió haberle sobrevenido de demasiado ejercicio y de una reuma, de donde se encendió la fiebre de que muchos morían en el mismo tiempo en aquella ciudad”.

5 / 67

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla

Apodado "el Hermoso", Felipe I de Castilla (1478 - 1506) era  yerno de Fernando el Católico, con quién no pudo evitar disputarse el trono de Castilla.

Foto: Museo del Louvre

6 / 67

Pedro el Cruel

Pedro el Cruel

Grabado perteneciente a una edición de la crónica de su reinado por Pedro López de Ayala. Siglo XVI. Biblioteca de Cataluña, Barcelona.

Foto: Album

7 / 67

Querido por los Sevillanos

Querido por los Sevillanos

Pedro I de Castilla en una gran dobla castellana.  

Pedro I residió largas temporadas en Sevilla, para lo que hizo ampliar considerablemente el alcázar en un estilo mudéjar. Los sevillanos lo recordaron siempre como un rey que escuchaba al pueblo y administraba justicia sentado en una silla del patio del alcázar, jugaba con sus hijas en los jardines reales y salía por las noches, disfrazado, para apostar a los dados en las tabernas.

Foto: Oronoz / Album

8 / 67

La batalla de Nájera

La batalla de Nájera

La batalla de Nájera, de 1367, en una miniatura del siglo XIV. Enrique de Trastámara y los franceses luchan contra Pedro el Cruel y tropas inglesas. 

Foto: Art Archive

9 / 67

La muerte de Pedro el Cruel

La muerte de Pedro el Cruel

Enrique II dando muerte a Don Pedro. Miniatura del siglo xv. Biblioteca Nacional, Madrid.

Pedro el Cruel murió a manos de su hermano Enrique de Trastámara cuando trataba de huir del asedio al castillo de Montiel. 

Foto: Oronoz / Album

10 / 67

Coronación de Enrique II

Coronación de Enrique II

Enrique II es coronado rey de Castilla en 1366, tras haber expulsado del reino a Pedro I. Éste recuperó el trono en 1367, aunque lo perdió dos años después.

Foto: AKG / ALBUM

11 / 67

Carlos III, rey de España

Carlos III, rey de España

Carlos III intentó desarrollar una política reformadora e ilustrada de España.

Foto: CC

12 / 67

La princesa de Éboli

La princesa de Éboli

Doña Ana de Mendoza, más conocida como la princesa de Éboli tuvo una gran influencia en la corte del rey Felipe II pero terminó muriendo en la cárcel por orden del rey.

Foto: Creative Commons

13 / 67

Antonio Perez

Antonio Perez

Juan de Escobedo y Antonio Pérez (en la imagen) se conocieron mientras los dos estaban al servicio del príncipe de Éboli, primer ministro de Felipe II. Más tarde, cuando Pérez se había convertido a su vez en mano derecha del rey, recomendó a Escobedo como secretario de don Juan de Austria, entonces gobernador de Flandes. Pero en cierto momento Pérez percibió que su antiguo compañero era un peligro y podía denunciarlo al rey. Así que convenció a Felipe II de que autorizara su asesinato, que se produjo una noche de 1578, tras pasar Escobedo la tarde en casa de la princesa de Éboli…

Foto: Creative Commons

14 / 67

Felipe II

Felipe II

Felipe II se empeñó en mantener recluida a la princesa de Éboli hasta su muerte, aunque nunca dejó clara sus razones.

Foto: Creative Commons

15 / 67

patrimonio humanidad el escorial. San Lorenzo de El Escorial

San Lorenzo de El Escorial

Este enorme complejo situado en la sierra de Guadarrama se compone de su famoso monasterio, el palacio real donde vivieron los reyes de España, una basílica, la biblioteca y el cementerio. Fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 2 de noviembre de 1984

Monasterio de El Escorial

16 / 67

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X dictando una de sus obras. Detalle de una miniatura de "Las cantigas de Santa María". Siglo XIII. Biblioteca de El Escorial.

gtres

17 / 67

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

En la imagen podemos apreciar el óleo del pintor Matias Moreno que se encuentra expuesto en el Palacio del Senado titulado "Alfonso X tomando posesión del mar". En la obra se representa el momento en que, tras la conquista de Cádiz, arrebatada a los moros, Don Alfonso X tomó posesión del mar para abrir el camino que habría de llevar a los cristianos hasta África.

gtres

18 / 67

María Luisa de Orleans, Reina de España

María Luisa de Orleans, Reina de España

Obra del año 1679 atribuida al pintor, grabador y tratadista barroco español, José García Hidalgo , en que aparece retratada Maria Luisa de Orleans, que fue reina consorte de España entre 1679 y 1689 por su matrimonio con el rey Carlos II de España.

 

19 / 67

Carlos II, El Hechizado

Carlos II, El Hechizado

Obra del año 1675 atribuida al pintor español de la corte española de Felipe IV, Juan Carreño de Miranda, en que aparece retratado Carlos II a la edad de 10 años en el Salón de los Espejos del Real Alcázar de Madrid.

20 / 67

Felipe IV. El retrato de Felipe IV

El retrato de Felipe IV

En 1654, Velázquez pintó este retrato del monarca, una de las obras que se pueden contemplar en la exposición «Velázquez y la familia de Felipe IV» en el Museo del Prado de Madrid hasta febrero de 2014.  

Museo del Prado

21 / 67

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Las meninas (ca. 1660), óleo sobre lienzo de Juan Bautista Martínez del Mazo. 

© DORSET-KINGSTON LACY, THE BANKES COLLECTION (THE NATIONAL TRUST) / MUSEO DEL PRADO

22 / 67

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Felipe IV (ca. 1654), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez.

© MUSEO DEL PRADO

23 / 67

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

La infanta Margarita, en traje azul (ca. 1659), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez. 

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM WIEN, GEMÄLDEGALERIE / MUSEO DEL PRADO

24 / 67

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

La infanta María Teresa (1653), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez.

© LENT BY THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART, THE JULES BACHE COLLECTION, 1949 / MUSEO DEL PRADO

25 / 67

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Camillo Massimo (1650), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez, que se exhibe en la primera parte de la muestra. 

© DORSET-KINGSTON LACY, THE BANKES COLLECTION (THE NATIONAL TRUST) / MUSEO DEL PRADO

26 / 67

Fernando VII

Fernando VII

Fernando VII (1784-1833) en un retrato de Vicente López.

MUSEO MUNICIPAL, MADRID / GTRES

27 / 67

album orz081201. El rey absolutista

El rey absolutista

Fernando VII, el rey que combatió las ideas liberales. Retrato por Vicente López y Portaña. Museo del Prado, Madrid.

ORONOZ / ALBUM

28 / 67

Los dos principes

Los dos principes

Los Dos Príncipes, hijos de Eduardo IV de Inglaterra, Eduardo y Ricardo retratados en la Torre 1483.  Sir John Everett Millais,1878. La obra forma parte de la colección de pintura Royal Holloway

Foto: Royal Holloway

29 / 67

STC 429680. La batalla final

La batalla final

La muerte de Ricardo III en Bosworth representó el final de la dinastía de York en el trono inglés. Grabado de la Historia de Inglaterra. 1812.

Foto: Bridgeman

30 / 67

XCF 274373. El rastro de un rey cojo y jorobado

El rastro de un rey cojo y jorobado

Este retrato anónimo muestra a Ricardo III de Inglaterra de un modo muy distinto al personaje deforme que nos ha transmitido la literatura. 

Foto: Bridgeman

31 / 67

fototeca9x12-847580. De refugio a prisión

De refugio a prisión

La Torre de Londres, erigida en 1078, acogió a los príncipes Eduardo y Ricardo, sobrinos de Ricardo III, hasta que éste los hizo asesinar en 1783.

Foto: Brian Jannsen / Fototeca 9x12

32 / 67

El funeral real

El funeral real

Cortejo fúnebre de Isabel I. Obra atribuida a William Camden, 1603. Los abanderados que acompañan el ataúd de la reina portan sobre los estandartes las banderas con la heráldica de sus antepasados.

Foto: The Exhibition at the National Maritime Museum

33 / 67

El comienzo de la hegemonía naval inglesa

El comienzo de la hegemonía naval inglesa

Retrato de la Reina Isabel I de Inglaterra conmemorando -como dan fe las obras al fondo de la pintura- la derrota de la Armada Invencible Española. Bajo la mano derecha de la reina yace un globo terráqueo, símbolo de su poder mundial.

34 / 67

El ascenso al trono

El ascenso al trono

Así lucía la Reina Isabel I de Inglaterra vestida para el día de su coronación. El vestido, confeccionado con piel de armiño se muestra engalanado con la rosa de los Tudor. Lleva el pelo suelto tal y como dictaba la tradición en Inglaterra para la coronación de una reina. La pintura, cuya autoría se desconoce, data de la primera década del siglo XVII, y se elaboró a partir de otro original perdido, también de autor anónimo.

Foto: The National Portrait Gallery History of the Kings and Queens of England / David Williamson

35 / 67

La Reina Virgen

La Reina Virgen

Retrato al óleo de Isabel I, Reina de Inglaterra e Irlanda. La obra titulada "The Rainbow Portrait of Queen Elizabeth I". La obra, pintada alrededor de los años 1600 y 1602,  se atribuye al pintor Marcus Gheeraerts, un artista flamenco instalado en la corte de los Tudor.

36 / 67

Enrique VIII y Ana Bolena

Enrique VIII y Ana Bolena

Obra de Marcus Stone, de 1870, en la que aparecen Enrique VIII y Ana Bolena, progenitores de Isabel I de Inglaterra, observados por la reina Catalina de Aragón.

Foto: Heritage / Gtres

37 / 67

Isabel I de Inglaterra

Isabel I de Inglaterra

Isabel I de Inglaterra vestida con opulencia con motivo de la victoria naval contra España en 1588.

Foto: The Print Collector / Heritage Images / Gtres

38 / 67

97-022283. El poder del Rey Sol

El poder del Rey Sol

En este busto, Gian Lorenzo Bernini (1665) representó a Luis XIV como un monarca joven y poderoso, con un aire de grandeza. Museo de Versalles.

FOTO: GÉRARD BLOT / RMN

39 / 67

WH07223part. El rey lidera a su ejército

El rey lidera a su ejército

Este óleo de Adam Frans van der Meulen recrea el paso del Rin por parte de las tropas francesas en el inicio de la invasión de las Provincias Unidas en el año 1672. Museo del Louvre, París.

FOTO: WHITE IMAGES / SCALA

40 / 67

WH33759D. El ministro más influyente de Luis XIV

El ministro más influyente de Luis XIV

El poderoso ministro de la guerra de Luis XIV, Michel Le Tellier, marqués de Louvois, se encargó de modernizar el ejército, mejorando su equipamiento e infraestructuras. Retrato por P. Mignard. Museo de Bellas Artes, Reims.

FOTO: WHITE IMAGES / SCALA

41 / 67

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla, (1478 - 1506), apodado "el Hermoso", yerno de Fernando el Católico., y con quién no pudo evitar disputarse el trono de Castilla.

Foto: Museo del Louvre

42 / 67

La conquista de Almería

La conquista de Almería

Pintura al óleo de Juan Mata Prats. La obra se muestra expuesta en el Museo del Ejército de Madrid.

Foto: Gtres

43 / 67

La conquista de Granada por los Reyes Católicos

La conquista de Granada por los Reyes Católicos

Pintura al óleo de Carlos Luís de Ribera. La obra se muestra expuesta en el Museo de la Catedral de Burgos.

Foto: Gtres

44 / 67

Fernando el Católico

Fernando el Católico

Retrato al óleo de Fernando II de Aragón y V de Castilla. También Rey de Sicilia, Valencia, Mallorca y Cerdeña; de Nápoles y de Navarra; y Conde de Barcelona.

45 / 67

Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Los Reyes Católicos

Los Reyes Católicos

Retrato al óleo de los Los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. La pintura está datada en el siglo XV y localizado en el Convento de las Augustinas, en Madrigal de las Altas Torres, Ávila. 

46 / 67

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez. Museo Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Oleo: Vicente Lopez

47 / 67

Boda de los Reyes Católicos, Tapiz

Boda de los Reyes Católicos, Tapiz

Fernando de Aragón e Isabel la Católica, Catedral de Lérida.

48 / 67

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez. Museo Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Oleo: Vicente Lopez

49 / 67

Los Reyes Católicos administrando justicia

Los Reyes Católicos administrando justicia

1860, Palacio Real, Madrid

Oleo: Victor Manzano

50 / 67

Jura de los fueros por los Reyes Católicos

Jura de los fueros por los Reyes Católicos

Azulejos de la plaza mayor de Sevilla

Foto: Gtres

51 / 67

Salida de los Reyes Católicos del Castillo de la Mota

Salida de los Reyes Católicos del Castillo de la Mota

Oleo de Fernando Alvarez de Sotomayor

Foto: Gtres

52 / 67

Isabel I de Castilla

Isabel I de Castilla

Demencia de Isabel de Portugal. Isabel junto a su madre enferma. Museo San Carlos, México

Oleo: Pelegri Clave Roque, año 1855

53 / 67

Doña Isabel la Católica dictando su testamento

Doña Isabel la Católica dictando su testamento

Oleo: Eduardo Rosales, Museo del Prado, Madrid

Foto: Gtres

54 / 67

Juana la Loca

Juana la Loca

Reina de Castilla. Hija de los Reyes Católicos

Foto: Gtres

55 / 67

moneda reyes católicos. Moneda con la efigie de los Reyes Católicos

Moneda con la efigie de los Reyes Católicos

56 / 67

María I de Escocia

María I de Escocia

Retrato de la reina de María I Escocia. Su autenticidad se comprobó en agosto de 2006

Foto: National Portrait Gallery, Londres

57 / 67

Maria Estuardo

Maria Estuardo

La reina Maria I de Escocia posando en un retrato oficial. La obra está datada entre los años 1561 y 1567.

Foto: Scots Blairs Museum / The Museum of Scotland's Catholic Heritage

58 / 67

Abadía de Westminster, Londres, Inglaterra

Abadía de Westminster, Londres, Inglaterra

Efígie funeraría de la tumba de María Estuardo, en la abadia de Westminster, Londres, Inglaterra. 

Foto: Bernard Gagnon

59 / 67

María Estuardo. Los padres de la reina

Los padres de la reina

En la imagen vemos a  Jacobo V de Escocia junto a María de Guisa; los progenitores de Maria I de Escocia.

60 / 67

El Versalles español

El Versalles español

Durante su reinado, Felipe V reformó el palacio de Aranjuez, construido por Felipe II. El nuevo rey adaptó el edificio al gusto francés y mandó construir el jardín del Parterre.

FRANCIS CORMON / GTRES

61 / 67

El monarca adolescente

El monarca adolescente

Este retrato, de François-Honoré Rigaud, muestra al joven Felipe V recién llegado a España, en 1701, con la insignia del Toisón de Oro. Palacio Real, Madrid.

ERICH LESSING / ALBUM

62 / 67

Así se conquista un trono

Así se conquista un trono

Luis XIV planificó la candidatura al trono de España de su nieto, el duque de Anjou, como si se tratara de una contienda electoral de hoy en día. A través de sus embajadores en Madrid desarrolló una campaña de propaganda que resultó mucho más eficaz que la de su rival austríaco. En la imagen, audiencia de Luis XIV al embajador de España en 1662. Tapiz. Museo de Versalles.

63 / 67

Rey de España por la gracia de Luis XIV

Rey de España por la gracia de Luis XIV

Luis XIV presenta a su nieto, el duque de anjou, como nuevo rey de españa. óleo por François Gerard. siglo XIX. Château de Chambord.

JEAN POPOVITCH / RMN

64 / 67

Esplendor dieciochesco

Esplendor dieciochesco

Sala de las Conchas en el Nuevo Palacio de Potsdam, próximo a Sanssouci y diseñado por Carl von Gontard en 1764.

65 / 67

Talento de general y entusiasta ilustrado

Talento de general y entusiasta ilustrado

Federico el Grande en 1764, junto al león de Baviera que le rinde pleitesía. J. H. C. Franke.

AKG / ALBUM

66 / 67

Compositor y mecenas

Compositor y mecenas

Federico II tocando la flauta travesera en un concierto en el palacio de Sanssouci. Óleo por A. A. von Henzel. Siglo XIX.

67 / 67

Admirado por Napoleón

Admirado por Napoleón

Federico el Grande libró en persona innumerables batallas, que le granjearon fama de comandante experto e incluso genial. Su mayor triunfo lo obtuvo en Leuthen, en 1757, frente a un ejército francoaustríaco que doblaba al suyo en efectivos. Napoleón consideraba esa batalla «una obra maestra de movimiento, maniobra y resolución».

AKG / ALBUM

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes