Historia de España

1 / 141

1 / 141

El Tratado Colombino

El Tratado Colombino

Las Capitulaciones de Santa Fe fueron pactadas y firmadas por fray Juan Pérez, representante de Colón, y Juan de Coloma, secretario de Fernando el Católico. Se trató de un documento suscrito por sus majestades el 17 de abril de 1492 en la localidad de Santa Fe, a las afueras de Granada, y que recoge los acuerdos alcanzados con Cristóbal Colón relativos a la expedición que se planeaba hacia el desconocido occidente.

Foto: DEA / Album

2 / 141

Colón en la corte de Fernando el Católico. Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX.. Colón en la corte de Fernando el Católico

Colón en la corte de Fernando el Católico

Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX. Gracias a su seguridad en sí mismo y su entusiasmo visionario, Colón persuadió a los Reyes Católicos de aceptar su proyecto, aunque nada habría logrado sin el apoyo decidido de varios personajes clave de la corte castellana. En la negociación final, Colón exigió que se le concediera el título hereditario de Almirante del Mar Océano, el cargo de virrey y gobernador y el diez por ciento de las ganancias del descubrimiento. Cuando los consejeros de Isabel consideraron que eran condiciones desorbitadas, Colón partió airado a Córdoba, pero la reina lo volvió a llamar y el 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones.

3 / 141

 Los Reyes reciben a Colón en Barcelona

Los Reyes reciben a Colón en Barcelona

Un cronista explica que, a la llegada de Colón a Barcelona a mediados de abril de 1493, «los Reyes Católicos le esperaban públicamente, con toda la majestad y grandeza, en un riquísimo trono bajo un dosel de brocado de oro, y cuando fue a besarles las manos se levantaron como si fuera un su lado». Así recrea la escena este óleo de Francisco García Ibáñez (Museo del Ejército, Madrid). Sin embargo, los diarios de la ciudad no registran una recepción pública. Parece que el encuentro se produjo en alguna sala de palacio, repleta, eso sí, de curiosos y admiradores.

Foto: Prisma Archivo

4 / 141

Los Reyes Católicos reciben a Cristóbal Colón

Los Reyes Católicos reciben a Cristóbal Colón

En abril de 1493 Cristóbal Colón fue recibido por los Reyes Católicos en Barcelona. No se sabe con certeza el día en que el almirante entró en la ciudad, aunque probablemente fue a finales de abril. Tampoco se sabe el lugar exacto en el que fue recibido; pudo ser en el Salón del Tinell, en el centro de Barcelona, o en el monasterio de San Jerónimo de la Murtra, en Badalona; puede incluso que visitara ambos lugares.

 

Imagen: picture alliance / United Archives / WHA / Gtres

5 / 141

Cristóbal Colón

Cristóbal Colón

Azulejos en la plaza de España, en Sevilla, con la imagen de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, los Reyes Católicos, en el momento en que reciben a Cristóbal Colón tras su viaje a las Indias.

© GTRESONLINE

6 / 141

Felipe el Hermoso Retrato atribuido a Juan de Flandes, Siglo XV

Felipe el Hermoso Retrato atribuido a Juan de Flandes, Siglo XV

Pese a la leyenda de príncipe codicioso y marido insensible, Felipe el Hermoso dejó buen recuerdo en muchas de las personas que lo trataron. Así lo recoge el cronista Lorenzo de Padilla en la semblanza que trazó del soberano unas décadas después de su muerte. Naturalmente, Padilla destacaba en primer lugar su apostura: Felipe era “de alta estatura y abultado. Tenía muy gentil rostro, hermosos ojos y tiernos, la dentadura algo estragada, muy blanco y rojo. Las manos por excelencia largas y albas y las uñas más lindas que se vieron a persona”.

El vigor físico era otro rasgo visible. Según Padilla, Felipe era “muy diestro en todos los ejercicios de las armas, así con ballesta como con escopeta. Cabalgaba muy bien a caballo a todas sillas. Era muy buen justador, jugaba a todos juegos de pasatiempos y era más aficionado a la pelota que a otro ninguno”. Eso sí, sufría un enojoso problema en una pierna: “En su andar mostraba sentimiento algunas veces por causa que se le salía la chueca -rótula- de la rodilla, la cual él mismo con la mano arrimándose a una pared la volvía a meter en su lugar”.

Pero el príncipe flamenco sobresalía aún más, a juicio de Padilla, por su delicadeza de carácter. “Era muy amigo de sus criados –escribía– y muy afable a todos. Era templado en su comer y beber”. Y aunque reconoce su afición al galanteo, el cronista afirma que el rey sintió verdadero afecto por su esposa. “Quiso mucho a la reina; sufríale mucho y encubría todo lo que podía las faltas que de ella sentía acerca del gobernar”.

Foto: Museo de Historia del Arte, Viena

7 / 141

Felipe el Hermoso, Conde de Flandes, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Felipe el Hermoso, Conde de Flandes, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Como príncipe soberano de los Países Bajos, Felipe el Hermoso era duque de Brabante, Limburgo y Luxemburgo, conde de Flandes, Hainaut, Holanda, Zelanda y Artois, y señor de Amberes y Malinas. Eran estas unas tierras de gran riqueza agrícola, manufacturera y comercial, repletas de prósperas ciudades y en las que se concentraba una nobleza que desde hacía decenios daba el tono a la vida cortesana de toda Europa. No es raro, por tanto, que Felipe mirara con cierto desapego el país del que provenía su esposa Juana, a sus ojos tan lejano como poco civilizado.

En su entorno se creía que “los reyes españoles van vestidos como campesinos, con trajes pesados y sin forma, anticuados y descuidados”. El primer viaje de Felipe a España le hizo cambiar su impresión, y a la muerte de Isabel la Católica se lanzó sin pudor a la conquista de su nuevo reino.

8 / 141

La infanta Juana de Castilla, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

La infanta Juana de Castilla, retrato del maestro de Affligem, Joseph Sequence

Las relaciones de Castilla con Flandes se remontaban al menos al siglo XIV, cuando la lana castellana sustituyó a la inglesa como fuente principal de abastecimiento de la industria textil flamenca. A ello siguió la influencia cultural de los Países Bajos en la Península, en el dominio de las artes o la religión. Con todo, Juana de Castilla sufrió un fuerte impacto a su llegada a Flandes en 1496.

La riqueza de las ciudades, la suntuosidad de los vestidos, la misma libertad de costumbres de la corte, contrastaban con la austeridad en la que había sido educada por su madre Isabel. En una ocasión, por ejemplo, cuando su marido quiso besarla en público en la mejilla, según la moda francesa, ella se retiró con un gesto de repugnancia. Pero más tarde, cuando quisieron retenerla en España para que diera a luz mientras Felipe volvía a Flandes, Juana no cejó hasta volver al que consideraba su hogar.

9 / 141

140 Juana 4. Doña Juana "la Loca",1877, de Francisco Pradilla y Ortiz. Museo del Prado, Madrid.

Doña Juana "la Loca",1877, de Francisco Pradilla y Ortiz. Museo del Prado, Madrid.

Sobre las extrañas circunstancias en que se produjo la muerte del rey Felipe el Hermoso, en Burgos, contamos con algunos testimonios de la época. El 23 de septiembre de 1506, estando presente el prestigioso doctor De la Parra, el estado del enfermo revestía enorme gravedad. Así se nos cuenta: “Por la noche empezó a tener gran dolor en los costados, escupiendo sangre al amanecer, mientras empezaban a salirle manchas pequeñas, entre coloradas y negras, que los doctores llaman blatas, y que se extendieron por todo su cuerpo. Una gran infección se extendió por la lengua y paladar, inflamándose la úvula, perdiendo a ratos los sentidos y sobreviniéndole al tiempo terribles calenturas y largos estados de frío… El miércoles le sobrevino un frío aún más riguroso y después un sudor caliente harto copioso en todo el cuerpo, quedando como alienado y con sueño”.

El historiador zurita, por su parte, nos cuenta: “considerando las cosas que habían precedido y la naturaleza de la dolencia que le acabó la vida tan arrebatadamente, no se dejó de tener alguna sospecha que le hubiesen dado ponzoña, pero de esta opinión salieron los mismos flamencos sus servidores en cuyo poder estaba. Porque los físicos [médicos] que él traía… descubrieron la causa de su enfermedad, y se entendió haberle sobrevenido de demasiado ejercicio y de una reuma, de donde se encendió la fiebre de que muchos morían en el mismo tiempo en aquella ciudad”.

10 / 141

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla

Apodado "el Hermoso", Felipe I de Castilla (1478 - 1506) era  yerno de Fernando el Católico, con quién no pudo evitar disputarse el trono de Castilla.

Foto: Museo del Louvre

11 / 141

album alb2052513. Don Carlos. Retrato idealizado por Antonio Moro. Palacio de Versalles

Don Carlos. Retrato idealizado por Antonio Moro. Palacio de Versalles

El drama de Carlos e Isabel

La princesa Isabel de Valois, hija de Enrique II de Francia, convivió con don Carlos en la corte española al convertirse en la tercera esposa de Felipe II. De edad parecida, sintieron afecto mutuo y murieron con escasos meses de distancia, lo que dio pie a rumores.

Cuando en 1559 España y Francia pusieron fin a un largo período de guerras con el tratado de Cateau-Cambrésis, se pensó sellar la paz con el matrimonio del príncipe don Carlos e Isabel de Valois, de apenas 14 y 13 años respectivamente. Pero al año siguiente, Felipe II –que en 1558 había enviudado de María Tudor– decidió casarse él mismo con la princesa francesa, pese a la gran diferencia de edad que existía entre ellos: 19 años. "No se quejará Su Majestad de que le hayan casado con mujer fea y vieja", dijo un contemporáneo.

 

Foto: Dea / Album

12 / 141

album alb1463097. Isabel de Valois. Retrato por Juan Pantoja de la cruz sobre un original de Sofonisba Anguissola. Museo del Prado

Isabel de Valois. Retrato por Juan Pantoja de la cruz sobre un original de Sofonisba Anguissola. Museo del Prado

Simpatía y compasión

Desde la llegada de Isabel de Valois a España, en 1560, surgió una estrecha amistad entre la nueva reina y su "hijastro". Ella se compadecía de la enfermedad del príncipe y se esforzaba por consolarlo. Impresionado por la reina y las atenciones que le prestaba, don Carlos la agasajaba con costosos regalos como sortijas de rubíes o alfombras de tejidos preciosos, y la ayudó a recuperarse del primer parto. En una ocasión en que ella cayó gravemente enferma, el príncipe mostró gran tristeza y durante varios días visitó iglesias y organizó procesiones para pedir por la salud de Isabel.

El afecto que sentía la reina por el príncipe no se desmintió cuando Felipe II ordenó arrestarlo. Al día siguiente de la detención confesó al embajador francés Fourquevaux: "Lamento esta desgracia como si se tratara de mi propio hijo". Al parecer, pasó dos días llorando, igual que cuando se anunció la muerte del príncipe. La salud de la reina había quedado muy afectada después del nacimiento de su segunda hija, en octubre de 1567. Tras quedar embarazada de nuevo, su mal se agravó y falleció en octubre de 1568, apenas dos meses después de que muriera el príncipe.

Foto: Sfgp / Album

13 / 141

Castillo de Biar . Castillo de Biar

Castillo de Biar

Su importancia estratégica, en los límites de las conquistas de Aragón y Castilla, ​convirtió la villa de Biar en un bastión clave de la defensa de los musulmanes del valle de Biar. Jaime I el Conquistador, tras un asedio de cinco meses, conquistó este castillo situado en un cerro rocoso a 750 metros de altitud que conserva su estructura de doble muralla y una gran torre del Homenaje.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

14 / 141

Castillo Santa Barbara

Castillo Santa Barbara

Dada su importancia, Pedro IV de Aragón nombró la plaza fuerte de Alicante como "la Clau del Regne" (La Llave del Reino). En la "Ruta de los Castillos de la Llave del Reino" conocemos el corazón de la provincia alicantina: la ciudad de Alicante y alrededores. En una única panorámica, vislumbramos el dominio sobre el Mediterráneo y la riqueza agraria de la huerta alicantina que hicieron que este territorio fuera codiciado por muchos.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

15 / 141

Torre de San Jose Tabarca

Torre de San Jose Tabarca

​Ubicada en la parte central de la Isla de Tabarca, frente al Puerto de Santa Pola, encontramos esta torre defensiva en buen estado de conservación. Es un edificio de forma tronco-piramidal y de base cuadrada con tres plantas, proyectada por Baltasar Ricoud (1789). La Isla forma parte de la Reserva Marina de Tabarca, declarada en 1986 y primera en su clase en España, destino conocido por los amantes del submarinismo.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

16 / 141

Torre de la Horadada Pilar de la Horadada . Torre de la Horadada, Pilar de la Horadada

Torre de la Horadada, Pilar de la Horadada

La "Ruta de los Castillos de Tudmir" pone en valor el pasado visigodo en el sur de la provincia de Alicante. El conde Teodomiro fue un gran estratega que acabó controlando un basto dominio territorial, cuyo epicentro se situó en el municipio de Orihuela, donde podemos visitar su casco viejo declarado conjunto histórico-artístico y monumental. Encontramos torres defensivas, castillos árabes y murallas en el bello paisaje de la Vega Baja y el río Segura. 

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

17 / 141

muralla de Orihuela . Conjunto fortificado de Orihuela

Conjunto fortificado de Orihuela

Se trata de un importante conjunto de origen andalusí que se usó como sistema defensivo de origen. Hoy podemos visitar los restos del Castillo de Orihuela, de las murallas de la ciudad y la Puerta de la Olma, o de Crevillente. Tanto el castillo como las murallas son espléndidas muestras del patrimonio arquitectónico que conforma el Casco Viejo de Orihuela,  declarado conjunto histórico-artístico y monumental en 1969.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

18 / 141

Castilllo de Penella Cocentaina

Castilllo de Penella Cocentaina

La "Ruta de los Castillos de la Montaña" conduce al viajero por las tierras accidentadas de las cordilleras prelitorales. Si la Costa Blanca es conocida por sus playas, esta otra ruta nos da una perspectiva diferente de la provincia: la de los tranquilos pueblos y villas de montaña, con una vida menos bulliciosa a la de la costa. La huella árabe se conserva en las torres almohades, rehabilitadas como miradores. Es un espectáculo contemplar  las fortalezas sobre los roquedos y crestas calizas. 

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

19 / 141

Castillo Onil

Castillo Onil

Este Palacio-Fortaleza de entrada guiada y gratuita es uno de los edificios civiles de mayor belleza de la "Ruta de los Castillos de la Montaña".
Ramón de Vilanova, Barón de la “Foia de Castalla” y “Señor de Onil” y Fabanella, lo mandó construir en el año 1539. Su estilo es gótico-renacentista. En la Sala de Exposiciones están representadas las fiestas de interés turístico de Onil, municipio conocido como la cuna de las muñecas y los juguetes.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

20 / 141

Castillo de Guadalest

Castillo de Guadalest

La ruta "Castillos de la Frontera del Miedo" nos lleva a un tiempo en el que los peligros llegaban desde el mar. El miedo a los corsarios fue el motivo de fundación de muchas localidades de la cosa mediterránea tan populares hoy en día como Benidorm, Altea, Calp, Xàbia o Dénia, a la que los reyes cristianos dotaron de torres defensivas y fuertes. Esta ruta brinda una oportunidad única de disfrutar del litoral de la Costa Blanca.
 

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

21 / 141

Castillo de Dènia . Castillo de Denia

Castillo de Denia

En la parte de mayor altura de la localidad se encuentra el castillo de Denia,  cuyo diseño se remonta a época islámica, entre los siglos XI y XII. Desde sus torres tendremos unas vistas espectaculares del Mediterráneo. Funciona un Museo Arqueológico de vital importancia para conocer la historia de la zona. En el exterior, del barrio Les Roques sorprenden sus calles estrechas y casas de poca altura. La gamba roja de Denia es imprescindible si queremos conocer el sabor original de la Costa Blanca.

Foto: Patronato de Turismo de la Costa Blanca

22 / 141

Pedro el Cruel

Pedro el Cruel

Grabado perteneciente a una edición de la crónica de su reinado por Pedro López de Ayala. Siglo XVI. Biblioteca de Cataluña, Barcelona.

Foto: Album

23 / 141

Querido por los Sevillanos

Querido por los Sevillanos

Pedro I de Castilla en una gran dobla castellana.  

Pedro I residió largas temporadas en Sevilla, para lo que hizo ampliar considerablemente el alcázar en un estilo mudéjar. Los sevillanos lo recordaron siempre como un rey que escuchaba al pueblo y administraba justicia sentado en una silla del patio del alcázar, jugaba con sus hijas en los jardines reales y salía por las noches, disfrazado, para apostar a los dados en las tabernas.

Foto: Oronoz / Album

24 / 141

La batalla de Nájera

La batalla de Nájera

La batalla de Nájera, de 1367, en una miniatura del siglo XIV. Enrique de Trastámara y los franceses luchan contra Pedro el Cruel y tropas inglesas. 

Foto: Art Archive

25 / 141

La muerte de Pedro el Cruel

La muerte de Pedro el Cruel

Enrique II dando muerte a Don Pedro. Miniatura del siglo xv. Biblioteca Nacional, Madrid.

Pedro el Cruel murió a manos de su hermano Enrique de Trastámara cuando trataba de huir del asedio al castillo de Montiel. 

Foto: Oronoz / Album

26 / 141

Coronación de Enrique II

Coronación de Enrique II

Enrique II es coronado rey de Castilla en 1366, tras haber expulsado del reino a Pedro I. Éste recuperó el trono en 1367, aunque lo perdió dos años después.

Foto: AKG / ALBUM

27 / 141

Desembarco de Colón de Dióscoro Puebla. El encuentro con un nuevo mundo

El encuentro con un nuevo mundo

Sus cuatro viajes a América cambiaron el mundo para siempre. En realidad, tal como es sabido, Cristóbal Colón buscaba el lejano oriente con una ruta alternativa que evitara los problemas que habían encarecido el comercio entre Europa y las regiones orientales. Su idea era que el extremo oriental estaba mucho más cerca de lo que en realidad decían los cosmógrafos de la época. Debido a tal error, durante su navegación se encontró con algo inesperado: América, o las Indias, como se denominó el continente hasta  la publicación del Planisferio de Martín Waldseemüller, en 1507.

Foto: CC

28 / 141

Fernão de Magalhães por Charles Legrand. Buscando un paso

Buscando un paso

Entre los grandes mitos de la navegación, encontramos a Fernando de Magallanes (1480-1521). El portugués fue protagonista de grandes gestas en la época, como el descubrimiento del "estrecho de Todos los Santos" (hoy en día estrecho de Magallanes) que les permitió rodear el continente americano al unir los océanos Atlántico y Pacífico. El escorbuto no pudo con él; pero un enfrentamiento con indígenas acabó con su vida, quedando muy cerca de un gran logro: ser el primero en dar la vuelta al mundo, la proeza correspondió a Juan Sebastián Elcano.

Foto: CC

29 / 141

Eventos. Tarraco Viva, un viaje al pasado

Tarraco Viva, un viaje al pasado

Con la nueva edición de Tarraco Viva viajaremos a Tarraco junto al emperador Adriano, el más viajero de todos los emperadores romanos. Esta es una estupenda ocasión para conocer un poco más la historia del Imperio Romano y de disfrutar de Tarragona, cuyo caso histórico está declarado como Patrimonio de la Humanidad.

Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

30 / 141

Tarragona

Tarragona

El anfiteatro romano de la antigua Tarraco destaca entre los lugares protegidos como Patrimonio de la Humanidad. Durante el Imperio romano fue capital de la Hispania Citerior, o Hispania Tarraconensis. Un marco incomparable para viajar a la civilización romana.

XAVIER SUBIAS / GTRES

31 / 141

Tarraco Viva. Tarraco Viva, eventos culturales

Tarraco Viva, eventos culturales

Tarraco Viva es el festival romano de Tarragona. En esta ocasión está dedicado al estudio de la relación entre Grecia y la antigua Roma. Más de 430 actos que se proponen a todos los públicos del 15 al 28 de mayo. Un lujo conocer Tarragona de esta forma.

Foto: Manel R. Granell / Tarraco Viva

32 / 141

interior-torre-cautiva-alhambra. Interior de la Torre de la Cautiva

Interior de la Torre de la Cautiva

El interior solo se podrá disfrutar de manera excepcional durante el mes de mayo de 2017; sin duda, ver de cerca este espacio es una buena excusa para una escapada fugaz a Granada

Foto: Alhambra-patronato

33 / 141

TORRE DE LA CAUTIVA desde el exterior. Vista exterior de la Torre de la Cautiva

Vista exterior de la Torre de la Cautiva

Esta torre se ubica en la muralla norte. Su exterior es similar a otras de las torres de la Alhambra; pero su interior guarda sorpresas que hasta ahora no se habían podido ver. En realidad se trata de una qalahurra, una torre-palacio, y es uno de los espacios más destacados del conjunto patrimonial.

Foto: Alhambra-patronato

34 / 141

Panorámica de la Alhambra

Panorámica de la Alhambra

La Alhambra se ubica en la colina de la Sabika, uno de los enclaves más elevados de la ciudad de Granada. Rodeada de montañas y regada por los ríos Darro y Genil, no es de extrañar que Muhammad I, primer rey del Reino de Granada y fundador de la dinastía nazarí, eligiera este lugar para la residencia real.

Foto: Gtres

35 / 141

CAUTIVA espacio del mes. Torre de la Cautiva: una visita excepcional

Torre de la Cautiva: una visita excepcional

Por su decoración, los especialistas sitúan la Torre de la Cautiva a la altura del Salón del Trono del Palacio de Comares, uno de los espacios que ilustran el máximo esplendor del arte nazarí.

Foto: Alhambra-patronato

36 / 141

la catedral

la catedral

Foto: Gtres

37 / 141

la giralda

la giralda

Foto: Gtres

38 / 141

Jardines del Palacio de Marivent

Jardines del Palacio de Marivent

El acceso a la residencia oficial de los monarcas se realizará a través de la puerta principal. Una vez dentro, los visitantes recorrerán un trayecto de 75 metros para llegar a los jardines de gran valor botánico, histórico y cultural. Las visitas se podrán realizar durante nueve meses al año, salvo en Semana Santa y del 15 de julio al 15 de septiembre, en que permanecerá cerrado por las vacaciones de la familia real.

Foto: Turismo de Palma

39 / 141

El motín de Esquilache

El motín de Esquilache

El bando de 1766 contra los sombreros de ala ancha y las capas largas hubo de ser aplicado por la fuerza, ante la hostilidad abierta de gran número de madrileños.

Foto: CC

40 / 141

El motín de Esquilache. Extranjeros en el punto de mira

Extranjeros en el punto de mira

La furia de los amotinados contra Esquilache se dirigió también contra otros dos italianos traídos a España por Carlos III: el ministro Jerónimo Grimaldi y el arquitecto real Francisco Sabatini, cuyas residencias fueron asaltadas; el grabado muestra el ataque a la vivienda de este último. A su paso, los rebeldes destrozaron los esquilaches, las nuevas farolas instaladas por el ministro, que al alimentarse de aceite de oliva habrían encarecido el precio de este producto, minando la ya maltrecha economía de los madrileños.

Foto: CC

41 / 141

Carlos III, rey de España

Carlos III, rey de España

Carlos III intentó desarrollar una política reformadora e ilustrada de España.

Foto: CC

42 / 141

El bando que quería cambiar la forma de vestir de los madrileños

El bando que quería cambiar la forma de vestir de los madrileños

Un alguacil ordena cortar el sombrero y la capa de un madrileño en este óleo de José Martí y Monsó realizado en el siglo XIX.

Foto: CC

43 / 141

Guardia Valona

Guardia Valona

Entre las peticiones de los amotinados estaba la salida de Madrid de la Guardia Valona.

Foto: CC

44 / 141

Las Montañas de la Luna

Las Montañas de la Luna

Mencionadas por Ptolomeo como la fuente del Nilo, estas legendarias montañas que aquí se ubican se encuentran en realidad considerablemente más al sur.

Foto: Oronoz / Album

45 / 141

África

África

Fundado en la década de 1480, el Castillo de São Jorge da Mina, que aún hoy se encuentra en Ghana, desempeñó un papel importante en la trata transatlántica de esclavos.

Foto: Oronoz / Album

46 / 141

Las islas del Caribe

Las islas del Caribe

Las "Antillas del Rey de Castilla". Una bandera de Castilla ondea anclada cerca de Santo Domingo, capital de la moderna República Dominicana.

Foto: Oronoz / Album

47 / 141

La Línea Tordesillas

La Línea Tordesillas

La línea de demarcación se estableció en 1494 en Tordesillas, España, a través del tratado de nombre homónimo. Delimitó en el Nuevo Mundo, respectivamente de oeste a este, las fronteras entre la Monarquía Hispánica y el Reino de Portugal.

Foto: Oronoz / Albu

48 / 141

18543. Juan Martín Díez, el Empecinado

Juan Martín Díez, el Empecinado

¿De dónde venía este curioso apodo? En contra de lo que pudiera pensarse, pese a que Juan Martín destacó por su carácter testarudo, su apodo el Empecinado no hacía referencia a ese aspecto de su personalidad, sino a la pecina, un lodo negro que el río Botijas arrastra a su paso por el pueblo natal de Juan Martín, Castrillo de Duero, y que hacía que a sus habitantes se les llamara, despectivamente, "empecinados". El término "empecinarse" en el actual sentido de "obstinarse" se hizo popular en el español hablado en América a lo largo del siglo XIX y en España únicamente se registra a partir de la segunda década del siglo XX.

Foto: PHOTOAISA

49 / 141

1711541. Una carrera de éxito

Una carrera de éxito

El Empecinado ascendió en el escalafón militar siempre por méritos de guerra. Por su victoria ante un batallón francés en Retortillo (en la imagen) fue promovido a brigadier. 

Foto: Aci

50 / 141

album orz153045. Caja de estuche en bronce con la Constitución de 1812

Caja de estuche en bronce con la Constitución de 1812

Detalle de Fernando VII jurando la constitución liberal de 1812. Se conserva en el Congreso de los Diputados. 

Foto: Oronoz / Album

51 / 141

Z87-1288369. Plaza mayor de Sigüenza.

Plaza mayor de Sigüenza.

Juan Martín luchó varias veces con el general Hugo por el control de esta localidad castellana. 

Foto: Antonio Real / Age Fotostock

52 / 141

153778. José Leopoldo Hugo, el Perseguidor

José Leopoldo Hugo, el Perseguidor

A José Leopoldo Hugo se le encargó perseguir al Empecinado allá donde fuere. Padre del escritor Victor Hugo, este general había servido a José Bonaparte en Nápoles y ya se había enfrentado con el bandolerismo antes, dando caza a "Fra Diavolo", el principal cabecilla de la resistencia antifrancesa en el sur de Italia.

Foto: Bridgeman / Aci

53 / 141

Numancia. Casa de las columnas, Numancia, Soria

Casa de las columnas, Numancia, Soria

Se trata de una ciudad antigua ya desaparecida que fue fundada por celtíberos. Los numantinos ofrecieron una fuerte oposición al Imperio, que tuvo que enviar diferentes cónsules para tratar de negociar con la resistencia. Finalmente, la ciudad cayó después de un largo sitio del ejército de Escipión en el año 133 a.C. Hoy en día, entre sus vestigios, se pueden visitar las murallas y algunos templos romanos. 

Foto: Diputación Provincial de Soria

54 / 141

Bas°lica de Baelo Claudia. Foto CABC. Basílica de Baelo Claudia, Cádiz.

Basílica de Baelo Claudia, Cádiz.

Cerca de la ciudad de Tarifa y dentro del Parque Natural del Estrecho, los romanos fundaron esta ciudad en el siglo II a.C., situada en un precioso enclave a pocos metros del mar. En la imagen aparecen los restos de la basílica y en primer plano la plaza sur, pero uno de los lugares más importantes de este yacimiento era la factoría de salazón y garum. Además también se puede visitar las ruinas del antiguo teatro –con capacidad para 2.000 personas–, varios templos, tiendas, termas y murallas. 

Foto: Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia

55 / 141

Depositphotos 88379858 xl-2015. Ruinas de Itálica, en Santiponce, Sevilla

Ruinas de Itálica, en Santiponce, Sevilla

En sus inicios, esta ciudad romana fue fundada por el general romano Publio Cornelio Escipión para que sus soldados pudieran descansar tras la victoria conseguida frente los cartagineses en el siglo III a.C. Experimentó una larga época de bonanza hasta que el declive del Imperio romano causó su decadencia. En la imagen, mosaicos romanos que se colocaban en el suelo de las casas como decoración con motivos animales.

Foto: Depositphotos

56 / 141

segovia. Acueducto de Segovia

Acueducto de Segovia

Una de las construcciones romanas mejor conservadas de toda la Península ibérica es el acueducto de Segovia. Esta obra de ingeniería da cuenta de las grandes aportaciones que llevaron a cabo los arquitectos romanos en cuanto a la funcionalidad de sus edificios. Gracias a este acueducto todos los habitantes de la ciudad recibían agua en sus casas. 

Foto: Turismo Segovia

57 / 141

que-ver-en-lugo. Murallas romanas de Lugo

Murallas romanas de Lugo

Con el romanticismo de las luces nocturnas, las murallas romanas de Lugo –declaradas Patrimonio de la Humanidad– muestran una de sus mejores imágenes. Fue levantada en el siglo I a.C. por orden del emperador Augusto en la antigua ciudad romana de Lucus Augusti. Actualmente, la muralla rodea el casco antiguo de la ciudad, perfecto para recorrer callejeando, posee un adarve de 2 kilómetros de largo que permite pasearla de principio a fin. 

Foto: Turismo Lugo

58 / 141

DL a00538231 116. Anfiteatro romano en Tarragona

Anfiteatro romano en Tarragona

La ciudad tiene unos orígenes comunes con los de las primeras ciudades de Itálica, donde los primeros asentamientos fueron los campamentos de las legiones que descansaban después de las batallas de conquista. Con el paso del tiempo, Tarraco se convirtió en una ciudad de gran importancia para el Imperio romano, siendo la capital de la provincia Tarraconensis. El anfiteatro, construido en la época de Augusto, junto con las murallas, templos, el foro y un acueducto son los vestigios que se pueden visitar actualmente. 

Foto: Gtres

59 / 141

empúries. Ruinas de Ampurias, Girona

Ruinas de Ampurias, Girona

La conquista de este puerto y mercado griego supuso la vía de entrada de la romanización a la Península ibérica. Se produjo durante la Segunda Guerra Púnica con el desembarco del ejército romano en las costas de la ciudad en el año 218 a.C. Entre las ruinas de Ampurias todavía se pueden observar los restos de varias domus, con los mosaicos que se colocaban en el suelo y la ínsula que formaba un grupo de casas, la basílica, el forum y las tabernae

Foto: Deposiphotos

60 / 141

Medulas 12. Minas de Las Médulas, León

Minas de Las Médulas, León

En plena comarca de El Bierzo, las montañas de la Médulas fueron una de las fuentes más importantes de oro para el Imperio romano. La explotación de estas minas por parte de los romanos se inició durante la época del emperador Augusto. El historiador Plinio el Viejo ya habla de la excavaciones en las minas de oro de esta zona, remarcando la dureza de las condiciones en las que trabajaban los obreros. 

Foto: Odonell Ramón, Patronato de Turismo de El Bierzo

61 / 141

DL a00610411 089. Mosaicos romanos, Mérida

Mosaicos romanos, Mérida

Uno de los elementos artísticos que más caracterizan el arte romano fueron los mosaicos con los que decoraban las paredes y el suelo de los lugares más cotidianos. En Mérida, antigua Emerita Augusta, se puede visitar el teatro romano –uno de los mejor conservados–, el anfiteatro, el circo, el acueducto, el puente y el arco de Trajano, además de algunos mosaicos. En la imagen, las pequeñas piezas de forma cuadrada, las teselas, recrean una escena cotidiana de caza.

Foto: Gtres

62 / 141

La princesa de Éboli

La princesa de Éboli

Doña Ana de Mendoza, más conocida como la princesa de Éboli tuvo una gran influencia en la corte del rey Felipe II pero terminó muriendo en la cárcel por orden del rey.

Foto: Creative Commons

63 / 141

Antonio Perez

Antonio Perez

Juan de Escobedo y Antonio Pérez (en la imagen) se conocieron mientras los dos estaban al servicio del príncipe de Éboli, primer ministro de Felipe II. Más tarde, cuando Pérez se había convertido a su vez en mano derecha del rey, recomendó a Escobedo como secretario de don Juan de Austria, entonces gobernador de Flandes. Pero en cierto momento Pérez percibió que su antiguo compañero era un peligro y podía denunciarlo al rey. Así que convenció a Felipe II de que autorizara su asesinato, que se produjo una noche de 1578, tras pasar Escobedo la tarde en casa de la princesa de Éboli…

Foto: Creative Commons

64 / 141

Felipe II

Felipe II

Felipe II se empeñó en mantener recluida a la princesa de Éboli hasta su muerte, aunque nunca dejó clara sus razones.

Foto: Creative Commons

65 / 141

Teresa de Ávila

Teresa de Ávila

Uno de los lances que mejor caracterizan la personalidad impetuosa y dominante de la princesa de Éboli es el de su ingreso como monja en el monasterio carmelita que ella misma quiso que se fundara en sus dominios de Pastrana. La fundación en 1569 ya trajo consigo numerosos roces con Teresa de Ávila (en la imagen) cuando esta se hallaba en plena campaña de reforma carmelitana. Pero cuando a la muerte de su marido doña Ana decidió convertirse en monja, bajo el nombre de Ana de la Madre de Dios, la situación se hizo insostenible. Entre la aristocracia de esos años se habían puesto de moda los actos de devoción extremada, en imitación de los místicos y beatas que pululaban en las villas castellanas, y seguramente la princesa de Éboli quería causar impresión con un acto de entrega religiosa absoluta (a menos que no le conviniera también para evitar el pago de las deudas de su casa). Pero al mismo tiempo se negaba a renunciar a sus privilegios de clase, y por ejemplo exigía que la acompañaran sus sirvientas, algo totalmente contrario a la regla de la orden. Las quejas de las monjas y del municipio de Pastrana llegaron hasta el rey, quien ordenó a doña Ana volver con su familia. Pero ésta sólo obedeció cuando santa Teresa, harta de los caprichos de la gran dama, ordenó que todo el convento se trasladara a Segovia.

Foto: Creative Commons

66 / 141

El ataque final a Barcelona

El ataque final a Barcelona

El óleo de Antoni Estruch Bros (1872-1857) pintado en 1909 y titulado L'onze de setembre de 1714 muestra el asalto final a Barcelona en 1714. Rafael Casanova, conseller en cap de la ciudad, cae herido junto a la bandera de Santa Eulalia. 

Foto: Fons d'art Fundació Antiga Caixa Sabadell 1859

67 / 141

Batalla de Almansa. Batalla de Almansa, por Ricardo Balaca. Siglo XIX. Palacio del Congreso, Madrid

Batalla de Almansa, por Ricardo Balaca. Siglo XIX. Palacio del Congreso, Madrid

La victoria borbónica en la batalla de Almansa es el momento decisivo de la guerra. Felipe V se hace con el control del reino de Valencia y Aragón, aboliendo su ordenamiento foral.

Foto: Aisa

68 / 141

Colón en la corte de Fernando el Católico. Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX.

Colón en la corte de Fernando el Católico. Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX.

Gracias a su seguridad en sí mismo y su entusiasmo visionario, Colón persuadió a los Reyes Católicos de aceptar su proyecto, aunque nada habría logrado sin el apoyo decidido de varios personajes clave de la corte castellana. En la negociación final, Colón exigió que se le concediera el título hereditario de Almirante del Mar Océano, el cargo de virrey y gobernador y el diez por ciento de las ganancias del descubrimiento. Cuando los consejeros de Isabel consideraron que eran condiciones desorbitadas, Colón partió airado a Córdoba, pero la reina lo volvió a llamar y el 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones.

 

69 / 141

Colón al final de su vida. Óleo por Claude Jacquand. 1870. Museo de Le Havre

Colón al final de su vida. Óleo por Claude Jacquand. 1870. Museo de Le Havre

Al enterarse de la muerte de la reina, Colón le dedicó un sentido elogio en una carta a su hijo Diego: «Su vida siempre fue católica y santa [...] y por esto se debe creer que está en su santa gloria». En cartas posteriores al mismo Diego le pedía que se informara sobre si la soberana había dejado estipulado en su testamento algo relacionado con él, pero no había nada.

Foto: Bridgeman / ACI

70 / 141

La Torre del Oro

La Torre del Oro

En Sevilla, de vuelta de su último viaje, Colón se lamentaba: «Poco me han aprovechado veinte años de servicio, pues no tengo techo que me cubra».

Foto: Juan Carlos Muñoz / Fototeca 9x12

71 / 141

 Los Reyes reciben a Colón en Barcelona

Los Reyes reciben a Colón en Barcelona

Un cronista explica que, a la llegada de Colón a Barcelona a mediados de abril de 1493, «los Reyes Católicos le esperaban públicamente, con toda la majestad y grandeza, en un riquísimo trono bajo un dosel de brocado de oro, y cuando fue a besarles las manos se levantaron como si fuera un su lado». Así recrea la escena este óleo de Francisco García Ibáñez (Museo del Ejército, Madrid). Sin embargo, los diarios de la ciudad no registran una recepción pública. Parece que el encuentro se produjo en alguna sala de palacio, repleta, eso sí, de curiosos y admiradores.

Foto: Prisma Archivo

72 / 141

 Carta náutica atribuida a Cristóbal Colón

Carta náutica atribuida a Cristóbal Colón

Los sabios portugueses y castellanos que estudiaron el proyecto de Colón tenían motivos para rechazarlo. Basándose en diversos autores, el genovés creía que Asia era mucho más extensa de lo que es en realidad y erraba en la magnitud de la milla náutica, con lo que suponía que Japón estaba a 2.400 millas de las Canarias, cuando de hecho son 10.600.

Foto: Biblioteca Nacional de París

73 / 141

Catedral de Santo Domingo

Catedral de Santo Domingo

En 1495 Colón fundó en La Española la ciudad de La Isabela, llamada así en honor de la reina. Pero pronto fue abandonada en favor de un nuevo núcleo en el sur de la isla, Santo Domingo.

Foto: Maremagnum/ Getty Images

74 / 141

El Tratado Colombino

El Tratado Colombino

Las Capitulaciones de Santa Fe fueron pactadas y firmadas por fray Juan Pérez, representante de Colón, y Juan de Coloma, secretario de Fernando el Católico.

Foto: DEA / Album

75 / 141

Desembarco de Colón el 12 de Octubre de 1942 en Guanhani. Óleo por Dióscoro de la Puebla.. Desembarco de Colón el 12 de Octubre de 1492 en Guanhani. Óleo por Dióscoro de la Puebla.

Desembarco de Colón el 12 de Octubre de 1492 en Guanhani. Óleo por Dióscoro de la Puebla.

La carta que Colón escribió a los Reyes Católicos desde Lisboa, en marzo de 1493, fue impresa enseguida y se difundió por toda Europa. Antes de finales de siglo se hicieron hasta catorce ediciones, en latín (nueve), castellano, italiano, catalán y alemán. El texto, sin embargo,  tenía algunas variaciones. La traducción latina realizada el 20 de abril de 1493 por Leandro de Cosco, un humanista aragonés probablemente de origen judío, destacaba islas reportaba a Fernando el Católico y el papel que había tenido en la empresa el tesorero general de Aragón, Gabriel Sánchez, un judeoconverso. Tan sólo las versiones castellanas mencionaban a Isabel a la par de su esposo. Sin duda, era Fernando quien controlaba los hilos de la propaganda regia.

Foto: Art Archive

76 / 141

Arrestado en nombre de los Reyes Católicos. Los hermanos Colón arrestados por el corregidor Bobadilla en La Española. Grabado de Theodor de Bry. Siglo XVI

Los hermanos Colón arrestados por el corregidor Bobadilla en La Española. Grabado de Theodor de Bry. Siglo XVI

Al llegar el corregidor Bobadilla a Santo Domingo, la capital de La Española, en mayo de 1500, los pobladores españoles le comunicaron toda clase de agravios contra el Almirante. Incluso se difundió el rumor de que, al saber la llegada del corregidor y cómo éste había arrestado a su hermano Diego, Colón quiso organizar una resistencia armada contra el representante de la Corona. En realidad, la conducta del Almirante muestra su obediencia ciega a cualquier orden emanada del poder real. Acudió de inmediato a Santo Domingo y aceptó resignadamente que lo encadenaran y lo metieran en una fortaleza. Desde allí instó a su otro hermano, Bartolomé, a que también se entregara, como así hizo éste. En una ocasión, al ver entrar en la celda a un oficial llamado Villejo, pensó que venían a ejecutarlo

Foto: AKG / Album

77 / 141

El descubridor humillado. El descubridor humillado.Óleo por Lorenzo Delleani.

El descubridor humillado.Óleo por Lorenzo Delleani.

En 1500, Colón fue arrestado en La Española por un delegado de los Reyes Católicos y enviado a España en una carabela.  Las casas reproduce el diálogo entre Cristóbal Colón y general Villejo, quien fue a arrestarle: 

«Villejo, ¿adónde me lleváis?»
 «Al buque, Señor Excelentísimo, a embarcarse»
«¡A embarcarse! Villejo, ¿me decís la verdad?»
 «Por la vida de Vuesencia, que es cierto»

 El Almirante debió de suspirar con alivio y dejó que lo llevaran al navío que debía devolverlo a España. Cuando le ofrecieron quitarle las cadenas, Colón declaró que «los reyes me mandaron por escrito que me sometiese a lo que Bobadilla ordenase en su nombre; por su  autoridad me ha puesto estas cadenas; yo las llevaré hasta que ellos me las manden quitar».

Foto: Culture-Images / Album

78 / 141

Códices de Astrología

Códices de Astrología

Ilustradas por un astrolabio, en la imagen podemos apreciar unas páginas del "Libro del saber de Astrología" perteneciente a Scriptorum Regio de Alfonso X "El Sabio". Año 1296, Universidad Complutense, Madrid.

gtres

79 / 141

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X dictando una de sus obras. Detalle de una miniatura de "Las cantigas de Santa María". Siglo XIII. Biblioteca de El Escorial.

gtres

80 / 141

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

Alfonso X " El Sabio". Rey de Castilla y León. 1221-1284

En la imagen podemos apreciar el óleo del pintor Matias Moreno que se encuentra expuesto en el Palacio del Senado titulado "Alfonso X tomando posesión del mar". En la obra se representa el momento en que, tras la conquista de Cádiz, arrebatada a los moros, Don Alfonso X tomó posesión del mar para abrir el camino que habría de llevar a los cristianos hasta África.

gtres

81 / 141

Constitución de 1812

Constitución de 1812

Edición del texto en discos de papel. Museo Histórico Municipal de Cadiz

 

Foto: Gtres

82 / 141

Promulgación de la Constitución de 1812 en Cádiz

Promulgación de la Constitución de 1812 en Cádiz

Azulejos en la plaza de España en Sevilla.

 

Foto: Gtres

83 / 141

¡Viva la Pepa!

¡Viva la Pepa!

«¡Viva la Pepa!» Este óleo de Salvador Viniegra, pintado en 1912, recrea el momento en que las Cortes de Cádiz promulgan la Constitución de 1812. Museo Histórico Municipal, Cádiz.

Foto: Gtres

84 / 141

Constitución de la Pepa. Cádiz, 1812

Constitución de la Pepa. Cádiz, 1812

Aunque algunos diputados de Cádiz afirmaban que la constitución de Cádiz era un retorno a las libertades de la España medieval, aplastadas por el absolutismo desde el siglo XVI, en realidad su principal fuente de inspiración fue la Constitución francesa de 1791. Los postulados de la Constitución de 1812 fueron, por ello, muy radicales para la época, en particular el de atribuir el poder legislativo a una asamblea nacional, excluyendo todo senado aristocrático y limitando el poder real de veto.

Foto: Gtres

85 / 141

Constitución de la Pepa. Cádiz, 1812

Constitución de la Pepa. Cádiz, 1812

1810 - Reunión de las Cortes Extraordinarias en la Isla de León. Se forma una comisión para preparar el proyecto de Constitución.

1811 - Las cortes se trasladan a Cádiz desde la Isla de León. El 6 de agosto se aprueba el decreto por el que es abolido el régimen señorial.

1812 - El 19 de marzo se promulga la Constitución. Se aprueba el decreto sobre la formación de ayuntamientos y diputaciones provinciales.

1813- Se publica el decreto por el que el Tribunal de la Inquisición es declarado incompatible con la constitución aprobada en el año 1812.

1814- Traslado de las Cortes a Madrid. Fernando VII regresa a España y decreta la supresión de todo lo aprobado por las Cortes, que son disueltas.

Foto: Gtres

86 / 141

pacifico5. Álvaro de Mendaña

Álvaro de Mendaña

El explorador gallego dirigió dos expediciones al Pacífico Sur. Grabado de 1880.

Foto: Index

87 / 141

pacifico2. Los confines del mundo

Los confines del mundo

Mapa de Theatrum orbis terrarum, de Abraham Ortelius. Amberes, 1570.

Foto: Erich Lessing / Album

88 / 141

«Itinerario de Hernán Cortés»

«Itinerario de Hernán Cortés»

Tlalpanhuéhuetl o tambor de guerra, de la cultura mexica, del período Posclásico Tardío (1325-1521 d.C.).

© CONACULTA-INAH / CENTRO DE EXPOSICIONES ARTE CANAL

89 / 141

«Itinerario de Hernán Cortés»

«Itinerario de Hernán Cortés»

Segunda Carta de Relación de Hernán Cortés (1522), impresa en Sevilla.

© BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA, MADRID / CENTRO DE EXPOSICIONES ARTE CANAL

90 / 141

«Itinerario de Hernán Cortés»

«Itinerario de Hernán Cortés»

Retrato de Hernán Cortés (1813), óleo sobre tabla de Joaquín Cortés.

© ARCHIVO GENERAL DE INDIAS / CENTRO DE EXPOSICIONES ARTE CANAL

91 / 141

napoleon1. Rendición ante el emperador

Rendición ante el emperador

Este óleo de Carle Vernet muestra a Napoleón en Chamartín, recibiendo a los delegados de la Junta de Defensa de Madrid para rendir la ciudad y a los que reprocha airado su resistencia.

WHITE IMAGES / SCALA, FIRENZE

92 / 141

napoleon3. La batalla de Bailén

La batalla de Bailén

La derrota francesa de Bailén, el 19 de julio de 1808. Óleo por José Casado del Alisal. siglo XIX. Museo del Prado, Madrid.

ERICH LESSING / ALBUM

93 / 141

napoleon5. La sierra de Guadarrama

La sierra de Guadarrama

Conquistada Madrid, a finales de diciembre de 1808 Napoleón emprendió una nueva campaña que lo llevó a través de la sierra de Guadarrama. Óleo por Bellange.

WHITE IMAGES / SCALA, FIRENZE

94 / 141

María Luisa de Orleans, Reina de España

María Luisa de Orleans, Reina de España

Obra del año 1679 atribuida al pintor, grabador y tratadista barroco español, José García Hidalgo , en que aparece retratada Maria Luisa de Orleans, que fue reina consorte de España entre 1679 y 1689 por su matrimonio con el rey Carlos II de España.

 

95 / 141

El cardenal Juan Everardo Nithard

El cardenal Juan Everardo Nithard

Obra del año 1674 atribuida al pintor barroco español Alonso del Arco y en el que aparece retratado el cardenal Juan Everardo Nithard, consejero de la reina Mariana de Austria y quien llegó a alzarse con los cargos de obispo de Agrigento, cardenal de la Iglesia Católica, arzobispo titular de Edesa e Inquisidor General de España. 

96 / 141

Carlos II, El Hechizado

Carlos II, El Hechizado

Obra del año 1675 atribuida al pintor español de la corte española de Felipe IV, Juan Carreño de Miranda, en que aparece retratado Carlos II a la edad de 10 años en el Salón de los Espejos del Real Alcázar de Madrid.

97 / 141

Felipe IV. El retrato de Felipe IV

El retrato de Felipe IV

En 1654, Velázquez pintó este retrato del monarca, una de las obras que se pueden contemplar en la exposición «Velázquez y la familia de Felipe IV» en el Museo del Prado de Madrid hasta febrero de 2014.  

Museo del Prado

98 / 141

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Las meninas (ca. 1660), óleo sobre lienzo de Juan Bautista Martínez del Mazo. 

© DORSET-KINGSTON LACY, THE BANKES COLLECTION (THE NATIONAL TRUST) / MUSEO DEL PRADO

99 / 141

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Felipe IV (ca. 1654), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez.

© MUSEO DEL PRADO

100 / 141

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

La infanta Margarita, en traje azul (ca. 1659), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez. 

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM WIEN, GEMÄLDEGALERIE / MUSEO DEL PRADO

101 / 141

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

La infanta María Teresa (1653), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez.

© LENT BY THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART, THE JULES BACHE COLLECTION, 1949 / MUSEO DEL PRADO

102 / 141

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

«Velázquez y la familia de Felipe IV»

Camillo Massimo (1650), óleo sobre lienzo de Diego Velázquez, que se exhibe en la primera parte de la muestra. 

© DORSET-KINGSTON LACY, THE BANKES COLLECTION (THE NATIONAL TRUST) / MUSEO DEL PRADO

103 / 141

Fernando VII

Fernando VII

Fernando VII (1784-1833) en un retrato de Vicente López.

MUSEO MUNICIPAL, MADRID / GTRES

104 / 141

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

La batalla campal de camino a Túnez (1546-1550), de Vermeyen. 

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM

105 / 141

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

La caída de La Goulette (1546-1550), de Vermeyen. 

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM

106 / 141

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

El sitio del fuerte de La Goulette (1546-1550), de Vermeyen. 

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM

107 / 141

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

Primeras escaramuzas en el cabo de Cartago (1546-1550), de Vermeyen.

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM

108 / 141

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

«El emperador Carlos V conquista Túnez»

El emperador reúne a sus tropas en Barcelona (1546-1550), de Jan Cornelisz Vermeyen.  

© KUNSTHISTORISCHES MUSEUM

109 / 141

57395. El triunfo de la Revolución

El triunfo de la Revolución

Este grabado recrea el momento en que la Constitución de Cádiz es proclamada en la plaza Mayor de Madrid, en marzo de 1820, entre el alborozo de los soldados y el pueblo. Museo de Historia, Madrid.

M. C. ESTEBAN / PHOTOAISA

110 / 141

61804. La jura de la Constitución

La jura de la Constitución

La escena que protagonizó Fernando VII en 1820 decora un estuche lacado que servía para guardar un ejemplar de la Constitución de 1812. Museo Romántico, Madrid.

ORONOZ / ALBUM

111 / 141

fototeca9x12-20423005. Constitución española

Constitución española

Constitución política de la monarquía española. Edición de 1822. Biblioteca de Temas Gaditanos, Cádiz.

P. ROTGER / IBERFOTO

112 / 141

album orz007034. El suplicio del general Riego

El suplicio del general Riego

El general Riego es conducido al lugar del suplicio. «Como si montarle en borrico hubiera sido signo de nobleza, llevábanle en un serón que arrastraba el mismo animal [...]; cubierta la cabeza con su gorrete negro, lloraba como un niño», escribió Pérez Galdós.

IBERFOTO / PHOTOAISA

113 / 141

«Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania»

«Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania»

Recreación de la batalla en el entorno de Baecula, primeras escaramuzas.

ILUSTRACIÓN: ALBERT ÁLVAREZ MARSAL, SEGÚN VERSIÓN DE JUAN P. BELLÓN Y MANUEL BENDALA / MAR

114 / 141

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla

Felipe I de Castilla, (1478 - 1506), apodado "el Hermoso", yerno de Fernando el Católico., y con quién no pudo evitar disputarse el trono de Castilla.

Foto: Museo del Louvre

115 / 141

La conquista de Almería

La conquista de Almería

Pintura al óleo de Juan Mata Prats. La obra se muestra expuesta en el Museo del Ejército de Madrid.

Foto: Gtres

116 / 141

La conquista de Granada por los Reyes Católicos

La conquista de Granada por los Reyes Católicos

Pintura al óleo de Carlos Luís de Ribera. La obra se muestra expuesta en el Museo de la Catedral de Burgos.

Foto: Gtres

117 / 141

Fernando el Católico

Fernando el Católico

Retrato al óleo de Fernando II de Aragón y V de Castilla. También Rey de Sicilia, Valencia, Mallorca y Cerdeña; de Nápoles y de Navarra; y Conde de Barcelona.

118 / 141

Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Los Reyes Católicos

Los Reyes Católicos

Retrato al óleo de los Los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. La pintura está datada en el siglo XV y localizado en el Convento de las Augustinas, en Madrigal de las Altas Torres, Ávila. 

119 / 141

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez. Museo Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Oleo: Vicente Lopez

120 / 141

Boda de los Reyes Católicos, Tapiz

Boda de los Reyes Católicos, Tapiz

Fernando de Aragón e Isabel la Católica, Catedral de Lérida.

121 / 141

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Fernando de Aragón e Isabel la Católica

Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez. Museo Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Oleo: Vicente Lopez

122 / 141

Los Reyes Católicos administrando justicia

Los Reyes Católicos administrando justicia

1860, Palacio Real, Madrid

Oleo: Victor Manzano

123 / 141

Jura de los fueros por los Reyes Católicos

Jura de los fueros por los Reyes Católicos

Azulejos de la plaza mayor de Sevilla

Foto: Gtres

124 / 141

Salida de los Reyes Católicos del Castillo de la Mota

Salida de los Reyes Católicos del Castillo de la Mota

Oleo de Fernando Alvarez de Sotomayor

Foto: Gtres

125 / 141

Isabel I de Castilla

Isabel I de Castilla

Demencia de Isabel de Portugal. Isabel junto a su madre enferma. Museo San Carlos, México

Oleo: Pelegri Clave Roque, año 1855

126 / 141

Doña Isabel la Católica dictando su testamento

Doña Isabel la Católica dictando su testamento

Oleo: Eduardo Rosales, Museo del Prado, Madrid

Foto: Gtres

127 / 141

Juana la Loca

Juana la Loca

Reina de Castilla. Hija de los Reyes Católicos

Foto: Gtres

128 / 141

moneda reyes católicos. Moneda con la efigie de los Reyes Católicos

Moneda con la efigie de los Reyes Católicos

129 / 141

Goya

Goya

'Retrato de Luis María de Borbón y Vallabriga, Niño, estudiando Geografía' (1783), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

 

 

FUNDACIÓN PLAZA, DEPÓSITO DEL MUSEO, ZARAGOZA / PATRIMONIO NACIONAL

130 / 141

Goya

Goya

'La boda' (1791–929), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

MUSEO NACIONAL DEL PRADO (NÚM. DE CATÁLOGO P00799), MADRID / PATRIMONIO NACIONAL

131 / 141

Goya

Goya

'La familia del Infante don Luis de Borbón' (1784), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

 

FONDAZIONE MAGNANI-ROCCA, MAMIANO DI TRAVERSETOLO, PARMA / PATRIMONIO NACIONAL

132 / 141

El Versalles español

El Versalles español

Durante su reinado, Felipe V reformó el palacio de Aranjuez, construido por Felipe II. El nuevo rey adaptó el edificio al gusto francés y mandó construir el jardín del Parterre.

FRANCIS CORMON / GTRES

133 / 141

El monarca adolescente

El monarca adolescente

Este retrato, de François-Honoré Rigaud, muestra al joven Felipe V recién llegado a España, en 1701, con la insignia del Toisón de Oro. Palacio Real, Madrid.

ERICH LESSING / ALBUM

134 / 141

Así se conquista un trono

Así se conquista un trono

Luis XIV planificó la candidatura al trono de España de su nieto, el duque de Anjou, como si se tratara de una contienda electoral de hoy en día. A través de sus embajadores en Madrid desarrolló una campaña de propaganda que resultó mucho más eficaz que la de su rival austríaco. En la imagen, audiencia de Luis XIV al embajador de España en 1662. Tapiz. Museo de Versalles.

135 / 141

Rey de España por la gracia de Luis XIV

Rey de España por la gracia de Luis XIV

Luis XIV presenta a su nieto, el duque de anjou, como nuevo rey de españa. óleo por François Gerard. siglo XIX. Château de Chambord.

JEAN POPOVITCH / RMN

136 / 141

Batalla ante la ciudad

Batalla ante la ciudad

Exquemelin detalla casos de terribles torturas para lograr que los españoles capturados confesaran dónde estaban sus tesoros. A un pobre hombre que cogieron en casa de un rico propietario, le descoyuntaron los brazos, lo colgaron de los testículos, le cortaron narices y orejas, le quemaron paja en la cara y finalmente lo remataron de un lanzazo. En estos relatos, como en los referidos a violaciones de mujeres, quizás había un componente de animadversión personal por parte de Exquemelin. En todo caso, cuando Morgan volvió a Inglaterra y quiso rehabilitarse ante las autoridades, ganó un pleito por difamación a los editores del libro.

BRIDGEMAN

137 / 141

331795 A. Incendio de Panamá

Incendio de Panamá

La expedición de Morgan contra Panamá es uno de los capítulos más emocionantes del libro Piratas de América, publicado por primera vez en 1679, la principal fuente sobre la piratería caribeña en el siglo XVII. Su autor, Alexandre Exquemelin, un francés que participó en la aventura, narra la épica travesía del istmo de Panamá, el combate en las afueras de la ciudad de Panamá y la conquista del enclave. Luego explica la búsqueda obsesiva de botín por parte de los piratas, incluso bajo las cenizas de la ciudad, donde no dejaron de hallar joyas escondidas por los españoles en pozos.

BRIDGEMAN

138 / 141

Fortaleza de San Felipe

Fortaleza de San Felipe

Este fuerte, junto a la ciudad de Puerto Plata (República Dominicana), defendía la costa norte de la isla de La Española, que una armada inglesa trató de conquistar en el año 1655.

TONY SAVINO / CORBIS

139 / 141

Captura de un galeón

Captura de un galeón

El óleo de Jean-Antoine Gudin representa el abordaje de un navío español, frente a la costa de las Bahamas, por una banda de piratas franceses en el siglo XVII.

HERVÉ LEWANDOWSKI / RMN

140 / 141

Los enviados del emperador

Los enviados del emperador

Tras desembarcar en Veracruz, Hernán Cortés comió con los embajadores del soberano azteca Moctezuma. Pintura de Juan y Miguel González. 1698. Museo de América, Madrid.

Crédito: Oronoz / Album

 

141 / 141

Doña Marina y el conquistador

Doña Marina y el conquistador

Primer encuentro de Malinalli con Hernán Cortés. Códice de Diego Durán. Siglo XVI. Biblioteca Nacional, Madrid.

Crédito: Oronoz / Album

 

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes