Energía nuclear

1 / 9

1 / 9

Volver al hogar

Volver al hogar

Iván Martínenko y su esposa han regresado a su casa, en un pueblo cerca de Chernobil. Unas 350.000 personas fueron evacuadas tras la explosión. Ahora, desafiando el desastre, han regresado unos 400 ancianos. En un principio las autoridades ucranianas los desanimaban, pero al comprender que lo único que querían era morir en su casa, les dieron atención médica y otros servicios.

2 / 9

Mundo perdido

Mundo perdido

Para una exiliada de Prípiat, el silencio de una calle de la ciudad reaviva memorias del pasado. Muestra una vieja fotografía de la misma calle años atrás.

3 / 9

Quince minutos de infierno

Quince minutos de infierno

Con trajes protectores y máscaras antigás, la imagen muestra los trabajos de perforación que se llevaron a acabo en 2005 para colocar las vigas de refuerzo en el interior del endeble sarcófago de hormigón, una estructura construida apresuradamente tras la explosión para aislar los escombros radiactivos del reactor cuatro. Su función fue mantener en pie la estructura hasta que se construyera una nueva. La radiación en el interior es tan elevada que no se podían realizar turnos de más de 15 minutos.

4 / 9

El laboratorio siniestro. Un laboratorio siniestro

Un laboratorio siniestro

Prípiat, hoy abandonada, se usa para estudiar las pautas de contaminación radiactiva en las ciudades. Chernobil fue como una gigantesca bomba sucia que esparce  radiación con una explosión convencional.

5 / 9

La mortífera huella de Chernobil

La mortífera huella de Chernobil

Las partículas radiactivas arrastradas por el viento cayeron en su mayoría cerca del reactor (nube representada abajo), lo cual obligó a evacuar miles de kilómetros cuadrados a ambos lados de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia.

6 / 9

Guardería silenciosa

Guardería silenciosa

El día del desastre, los niños, ajenos al accidente nuclear, jugaron en esta guardería de Prípiat, la ciudad de los empleados de la central. Fueron evacuados al día siguiente.

7 / 9

Enfermedad y duda

Enfermedad y duda

Aquejados de cáncer de tiroides, Oleg Shapiro, de 54 años, y Dima Bogdanóvich, de 13, son atendidos en un centro especializado de Bielorrusia. Shapiro arriesgó su salud demoliendo casas contaminadas cerca del reactor destruido. Dima nació mucho después de la explosión, y aunque es poco probable que haya desarrollado este tipo de cáncer como consecuencia de ella, la gente de la región sigue atribuyendo a Chernobil una amplia variedad de trastornos.

8 / 9

Sala de control: reactor Central Nuclear V.I. Lenin de Chernobil. Sala de control: reactor de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernobil

Sala de control: reactor de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernobil

Hace treinta años, los operadores cometieron aquí, en la sala de control del reactor número cuatro, una serie de errores fatales. La explosión subsiguiente aún arruina la tierra y muchas vidas

9 / 9

"reflections". "Reflections"

"Reflections"

http://worldphoto.org/images/image-gallery/32012/

Helen Mountaniol, Ukraine, Shortlist, 2016 ZEISS Photography Awards

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes