Culturas

1 / 55

1 / 55

677504. Minorías étnicas de China

Minorías étnicas de China

Apretujados para resguardarse del frío, unos niños tajik, minoría islámica del oeste de China, ojean sus cuadernos a la puerta de la escuela de un pueblo del Pamir, en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang

Foto: Michael Yamashita

2 / 55

nazca10. Geoglifo

Geoglifo

Geoglifo de Palpa (colibrí con trapecio).

Foto: Alfonso Casabonne

3 / 55

Lisboa. Lisboa es fado

Lisboa es fado

Se viaja a la capital de Portugal sabiendo que la melancolía y la nostalgia nos invadirán. Y a pesar de ello, o precisamente por ello, viajamos a Lisboa. Porque tampoco hay nada malo en sentir un poco de “saudade”; no al menos, si se hace en una ciudad tan luminosa como Lisboa y se hace escuchando fado. El fado es el género musical portugués más conocido en el mundo. Es la expresión popular de la frustración y de la tristeza y también de lo cotidiano. Hay que pasear por el barrio de Alfama, visitar el Museo del Fado, subir y bajar por las calles empedradas sin perder de vista el Castelo de San Jorge, ver la ropa tendida en los balcones y contemplar los mosaicos, para sentir el fado desde dentro. Para escucharlo en vivo hay una gran cantidad de casas de fado que podrás visitar.

Foto: Gtres

4 / 55

Buenos Aires. Buenos Aires es tango

Buenos Aires es tango

Más que música, poesía. Basta ver a una pareja bailar abrazada al son del bandoneón para darse cuenta de ello. El tango es símbolo de Argentina. Nació en los suburbios, donde gente de mal vivir expresaba sus penas con las letras arrebatadoras de los tangos. Pero al tiempo, se convirtió en la música de todos, y Carlos Gardel ayudó a difundirla como nadie. La cultura del tango se siente aún en Buenos Aires. Ya no es necesario ir a los suburbios como antiguamente, basta llegar al centro de la ciudad, a Almagro, Palermo o a Abasto. Durante el mes de agosto, además, la capital de Argentina es la sede del Festival y Campeonato Mundial de Tango, con milongas populares y conciertos públicos.

Foto: Gtres

5 / 55

Berlín. Berlín y la música electrónica

Berlín y la música electrónica

La cultura de club tiene su hábitat natural en Berlín. No hay que desestimar la importancia de la música electrónica: no es solo diversión, hubo un tiempo en que ayudó a recuperar la libertad en la antigua Berlín Este. Con la caída del Muro de Berlín, muchos jóvenes comenzaron a celebrar fiestas en los viejos edificios abandonados de la era soviética y los llenaron de sonidos electrónicos. Habían inventado las raves, y desde entonces, Berlín es, junto a Detroit, capital de los sonidos más vanguardistas. Son muchos los que acuden a la capital de Alemania de ruta por los clubs donde suena el mejor techno: desde el mítico Tresor a la señalada por muchos como la mejor discoteca del mundo: "Berghain".

Foto: Gtres

6 / 55

El Congo. El Congo suena a soukous

El Congo suena a soukous

Es probable que si viajas a Kinsasa, la capital de República Democrática del Congo, te reciba un tipo de música muy peculiar, alegre, con coros y ritmo endiabladamente rápido. Tal vez no lo sepas, pero se trata del soukous, o también conocido como lingala. Es un género musical que nació entre los años 30 y 40 y que se expandió con rapidez por África y saltó a América del Sur. La ciudad de Kinsasa es una urbe caótica; pero es la puerta de entrada a maravillosos parques nacionales y a una naturaleza exuberante. Sin duda, el soukous es la banda sonora perfecta para ir al encuentro de los últimos gorilas en la niebla.

Foto: CC

7 / 55

La Habana. La Habana tiene mambo

La Habana tiene mambo

Allá en los años cincuenta, el mambo salió de La Habana para colonizar Nueva York. Desde que el pianista Dámaso Pérez Prado, el “Rey del Mambo”, ayudara a popularizarlo, La Habana es el epicentro de este género musical. La capital de Cuba transpira música por todos sus costados. No solo mambo; también danzón, el son, la rumba, la salsa... Muchos rincones de la Ciudad Vieja hay que oírlos casi más que verlos.

Foto: Gtres

8 / 55

Kingston. Kingston y el reggae

Kingston y el reggae

El reggae es Bob Marley y es Jamaica. De hecho, la casa en New Kingston del que fuera máximo exponente de este género musical, lo situó al nivel del Rock´n Roll en popularidad, se ha convertido en un museo al que acuden incondicionales de todo el mundo. La capital de Jamaica vio aparecer por primera vez el término reggae usado para referirse a este peculiar sonido. Esta ciudad fue un imán para decenas de estrellas, no solo para el legendario Bob Marley. Los británicos UB40 le dedicaron la famosa Kingston Town, “el lugar en el que anhelo estar", cantaban.

Foto: Gtres

9 / 55

Finlandia. Finlandia es heavy metal

Finlandia es heavy metal

Finlandia no es solo Laponia, saunas, auroras boreales o parques naturales. En la universidad de Helsinki, el heavy metal es una asignatura. Y no debería extrañar cuando dicen que Finlandia es el país con más bandas de heavy metal per cápita del mundo. Así que, bienvenidos al infierno, como diría la popular banda Lordi en su canción “Welcome to Helsinki”. No sabemos si a Santa Claus le gusta este tipo de música, pero Helsinki se ha convertido en la meca de los sonidos más duros, como el power metal, el hard rock, el metal gótico y demás subgéneros musicales.

Foto: Gtres

10 / 55

Liverpool. Liverpool suena a Beatles y rock

Liverpool suena a Beatles y rock

Que un grupo de música contribuya a la popularidad de una ciudad, dice mucho de lo musical del destino. En Liverpool comenzó todo. Durante los años de 1960, esta ciudad, en la región Noroeste de Gran Bretaña, se convirtió en el centro del mundo para muchos jóvenes. Aún hoy, seguir la ruta de los Beatles es argumento suficiente para viajar a Liverpool. Para mitómanos, la calle Penny Lane, la casas de los cuatro componentes de la banda, y la catedral musical por excelencia, The Cavern Club, el lugar del primer directo de los Beatles. Sin duda, Liverpool es una de las ciudades sagradas del rock del siglo pasado.

Foto: Gtres

11 / 55

Londres. Londres suena a punk

Londres suena a punk

Londres es una de las ciudades más musicales del mundo; tal vez junto a Nueva York, sea una de las ciudades que más estrellas de la música ha visto en sus calles. En ese contexto, uno de los géneros musicales más característicos de la capital de Gran Bretaña es el punk: crestas, imperdibles, botas, hebillas, tirantes, cadenas y mucho ritmo. Rock sin pretensiones, pura diversión y hedonismo junto a agitación social. Londres vio nacer a los Sex Pistols, The Clash y The Damned, mientras que Nueva York tenía a los Ramones, Dead Kennedy o Blondie. Se viaja a Londres por muchos motivos, y uno de ellos es para gritar ¡God Save the Queen!

Foto: Gtres

12 / 55

Seattle. Seattle, el origen del grunge

Seattle, el origen del grunge

El grunge es conocido como el sonido de Seattle; así de vinculados están este estilo musical nacido en los años 90 y esta ciudad de Estados Unidos. Guitarras distorsionadas, ritmos rápidos, pocos acordes, baterías y una expresión dura del desencanto juvenil. Grupos como Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden o Mudhoney llevaron a la escena Seattle a girar por los escenarios de todo el mundo. La cuna del grunge tiene mucho que ofrecer al viajero. Seattle es una ciudad industrial rodeada de naturaleza; pero aquí se viene a seguir una ruta característica: la de algunos locales, como el The King Cat Theater, que guardan la historia del género musical por excelencia de los 90. La silueta de la Space Needle deja flotando la sensación de que en cualquier momento experimentaremos un avistamiento OVNI.

Foto: Gtres

13 / 55

Sevilla. Sevilla y el flamenco

Sevilla y el flamenco

Dice la canción que Sevilla tiene un color especial. Y no solo eso; también una sonoridad muy singular: el flamenco, y en concreto, las sevillanas. El flamenco es un arte que nació de la fusión de distintas culturas que convivieron en Andalucía. Por ello, la capital andaluza es también la capital mundial del flamenco. Para empaparse de pasión flamenca hay que ir hasta el barrio de Triana, donde se cree que en el S. XVIII nació este género de guitarras, castañuelas, cajón y trajes de bailaoras. Hoy es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y se puede escuchar en las peñas flamencas de la ciudad, salas y tablaos.

Foto: Gtres

14 / 55

Nueva Orleans. Nueva Orleans suena a jazz

Nueva Orleans suena a jazz

Por el Misisipi llegaron los esclavos al estado de Luisiana, en Estados Unidos, y también lo necesario para que naciera el jazz como género músical. Aunque el término “jazz” no se acuñó hasta más tarde, este género musical ya sonaba por estas tierras; exactamente fue el 6 de marzo de 1913, cuando en una reseña de un periódico de la época apareció el término para definir la música ejecutada por una banda local. Desde entonces, Nueva Orleans es la cuna del jazz. En concreto, en la ciudad se escucha dixieland, un jazz ligero muy característico. Nueva Orleans, tiempo después del huracán Katrina, sigue siendo una ciudad con gran animación nocturna y muchos festivales de música. El epicentro del jazz está en la Congo Square, el único lugar donde los esclavos africanos podían bailar y tocar sus instrumentos libremente.

Foto: Gtres

15 / 55

San Francisco. San Francisco es hippie

San Francisco es hippie

El Verano del Amor de 1967 fue el momento de máximo apogeo del rock psicodélico. The Doors, The Beach Boys, Frank Zappa, Jimi Hendrix y los Beatles sonaban en las radios de todo el mundo. La cultura de la libertad se expandía entre los más jóvenes. Los sonidos tenían mucho de guitarras eléctricas, efectos de estudio, instrumentos orientales como el sitar, letras extrañas con referencias a sustancias más o menos ilegales, y detrás, toda una contracultura que comenzó a desarrollarse en California, en particular en San Francisco. Cerca del Golden Gate Park, está el Haight-Ashbury, epicentro de los hippies del Verano del Amor. Y ya sabes, como dice la canción de The Mamas & The Papas, si vas a San Francisco, asegúrate de llevar flores en el cabello…

Foto: Gtres

16 / 55

París. París y la chanson française

París y la chanson française

Si te detienes a escuchar a París, resulta que suena a chanson. La ciudad de la luz ha vivido momentos de revolución y lucha. Libertad, igualdad, fraternidad, y desde la Revolución Francesa hasta mayo del 68 y sus estudiantes en la calle. París tiene una banda sonora muy particular, la de los cantautores de la chanson: Edith Piaf, Serge Gainsbourg, Georges Moustaki o Emile Vaché… Un sonido con cierto toque nostálgico, intelectual y reivindicación de la tradición, ideal para pasear por la capital de Francia.

Foto: Gtres

17 / 55

Rodeo de la Semana Criolla del Prado en Montevideo, Uruguay, . Rodeo de la Semana Criolla del Prado en Montevideo, Uruguay.

Rodeo de la Semana Criolla del Prado en Montevideo, Uruguay.

Foto: AP / Matilde Campodonico

18 / 55

Cuzco, Perú

Cuzco, Perú

Un viaje al encuentro de los misterios incas pasa seguro por Cuzco, la capital de Perú. No obstante, la constitución peruana reconoce esta ciudad junto a la cordillera de los Andes como la “capital histórica” del país. Fue fundada, nada más y nada menos, que por los hijos del dios Sol, o al menos así dice la mitología inca. Desde la ciudad se pueden hacer una gran cantidad de excursiones para conocer el Valle Sagrado de los Incas o hacer el Camino Inca hacia Machu Picchu. Pasea por el Mercado de San Pedro para tomarle el pulso al día a día de los cuzqueños y atrévete a tomar un desayuno tradicional para tomar energía suficiente y salir a descubrir el mito de los incas.

Foto: Gtres

19 / 55

Katmandú, Nepal

Katmandú, Nepal

La capital del cielo: una ciudad llena de misticismo en el Nepal. Hay ajetreo constante en el caos de su tráfico, bicicletas, coches y motos, pero solo basta caminar unas horas por el barrio de Thamel para descubrir que el pueblo nepalí no pierde su simpatía y amabilidad. En los alrededores de Katmandú encontramos 8 de los 14 ochomiles que hay en el mundo. Y tal vez sea por ello, que esta es tierra de leyendas y aventureros. La leyenda más conocida es la que tiene que ver con el Yeti; así que si te atreves, la aventura te está esperando en este país asiático.

Foto: Gtres

20 / 55

Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Dubai es una ciudad moderna robada al desierto. Parece inconcebible que una urbe así se haya levantado tan rápidamente como se ha hecho: enormes rascacielos, algunos son icono de la arquitectura más contemporánea, exhibición de lujo, de excentricidades, de poder. Es sorprendente encontrar el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, proyectándose hacia el cielo, o ver de cerca el Burj Al Arab, el único hotel del mundo con 7 estrellas. Pero también se conserva algo de tradición, como los abras, las barcas tradicionales que recorren el Creek de Dubai, en cuyas orillas se encuentra el zoco de espacias o el del oro. Para conocer su historia es imprescindible pasar por el Centro para el Entendimiento Cultural Jeque Mohammed.

Foto: Gtres

21 / 55

Hoi An, Vietnam

Hoi An, Vietnam

Vietnam es un destino cada vez más popular entre los viajeros de todo el mundo, y la ciudad costera de Hoi An es una de sus joyas, aunque no se parece en nada al resto de ciudades del país. Puestos a viajar a Hoi An, hazlo el día 14 de cada mes lunar, porque esa noche el escenario cobra magia al ser iluminado por las tradicionales linternas de colores en lugar de por la luz eléctrica. El casco antiguo de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad; para conocer algo de la historia del lugar hay que visitar la Capilla de la Familia Tran y para una foto, el Puente japonés es uno de los lugares favoritos por los viajeros.

Foto: Gtres

22 / 55

Bali, Indonesia

Bali, Indonesia

La isla de Bali, en Indonesia, es la número uno. ¿Por qué será? Es posible que sean las playas de arena blanca como Lovina Beach, el verde intenso de sus selvas en el Parque Nacional de Bali Occidental, los antiguos templos (más de 10.000) o los diferentes senderos para hacer excursionismo. Alquila una moto para moverte por la isla: no dejes de ir al templo Tanah Lot para ver atardecer, piérdete por los arrozales de Jatiluwih o en Tegalalang, escoge playa o lago, visita algún volcán o, incluso, aprovecha para casarte ¡Bali es la isla de los dioses!

Foto: Gtres

23 / 55

Biblioteca Nacional de Bagdad. Bagdad, Irak

Bagdad, Irak

Bagdad, la capital de Irak, junto al río Tigris, fue cuna de una de las bibliotecas más importantes de la antigüedad: Bayt al-Hikma que, fundada en el S. VIII d.C, tenía a mediados del S.IX la mayor colección de libros del mundo. Es el hogar del poeta árabe del siglo XI Abu Al Tayeb Al Mutanabbi. Tras los últimos años de conflictos y violencias, la ciudad consigue mantener varios teatros y museos, la Biblioteca Nacional, que aparece en la imagen, y más de treinta espacios para conferencias, convenciones y simposios. Parece que la esperanza resiste si es junto a la literatura.

Foto: Gtres

24 / 55

Historical library of Strahov Monastery in Prague. Praga, República Checa

Praga, República Checa

La capital de la República Checa vive desde la caída del comunismo y el regreso a la democracia, en 1989, una verdadera explosión cultural. La ciudad de Praga, de aproximadamente 1,24 millones de personas, tiene una de las escenas culturales más interesantes de Europa. La lista de autores famosos que pasearon por sus calles es larga: Franz Kafka, Max Bod, el poeta Rainer Maria Rilke, o novelistas de la talla de Milan Kundera. De forma paralela, la industria editorial es muy importante en la ciudad. La Charles University es la universidad más antigua de Europa central. Se encuentran auténticas maravillas como la de la foto: la biblioteca del monasterio de Strahov.

Foto: Gtres

25 / 55

Edimburgo. Edimburgo, Escocia

Edimburgo, Escocia

Edimburgo fue la primera Ciudad de la Literatura de la UNESCO en 2004. Una ciudad que siempre fue una potencia literaria y que tiene una nómina de escritores de la que se enorgullecen con autores como Walter Scott o Robert Louis Stevenson. Por sus antiguos cafés, escribió JK Rowling las primeras páginas de su famosa serie de Harry Potter. El Festival Internacional del Libro de Edimburgo es el mayor del mundo, se celebra cada agosto y dura casi dos semanas, tiempo suficiente para que pasen por allí más de 800 escritores. Pasear por sus calles es un placer para los amantes de libros, donde encontrarán más de 50 librerías y toda la inspiración literaria posible.

Foto: Gtres

26 / 55

Calles de Barcelona . En Sant Jordi se regalan libros

En Sant Jordi se regalan libros

Con Sant Jordi llegan las listas de títulos recomendados, las editoriales programan firmas de libros y las librerías avisan a sus clientes de las calles donde situarán sus paradas. Si hay un protagonista en esta fiesta, ese es, sin duda, el libro, que ocupa el espacio público. Es uno de esos días en el que las ventas se disparan. Según el Gremi de Llibreters, habrá unas 200 paradas de venta de libros en Barcelona (600 en Cataluña)  y se estiman unas ventas superiores a los 22 millones de euros. Es tal el optimismo que el tradicional descuento del 10 % que se aplica durante Sant Jordi se avanzará al sábado previo.

Aprovecha para pasear, ¡y no vuelvas a casa si un libro mínimo!

Foto: Gtres

27 / 55

Vila de Gràcia. Vila de Gràcia: el barrio de las letras

Vila de Gràcia: el barrio de las letras

Barcelona es desde el 2015 una de las Ciudades Literarias escogidas por la Unesco, en reconocimiento a su historia editorial. El resultado son las 122 librerías que se recogen en el mapa de librerías de Barcelona. Aunque hay algunas más que no aparecen. De todos los barrios de la ciudad, la Vila de Gràcia está considerado como el barrio de las letras de Barcelona.

Desde hace 4 años, la Asociación de Libreros de Gràcia organiza su propia feria durante la fiesta de Sant Jordi. Varias librerías como La Memòria, Sons of Gutenberg, Hibermian, Luz de Lula, Le Nuvole, Consumició Obligatòria, Jeckyll & hyde, Catálogo y Aïda Books, llenarán el espacio popular de la Plaça Vila de Gràcia de libros.

Foto: Thierry Tutin

28 / 55

Pavilion, Barcelona,Ashley Pomeroy 2010. Sant Jordi: Puertas abiertas

Sant Jordi: Puertas abiertas

Una muestra de la importancia del día de Sant Jordi es que diferentes museos, instituciones y otros espacios abren sus puertas para que puedan ser visitados de forma gratuita. Así, es un día perfecto para pasear por el interior del Ayuntamiento de Barcelona, en el que se puede subir al mirador de Maria Aurèlia Capmany, desde el que hay unas vistas insólitas sobre la ciudad. Otro lugar que se apunta a las puertas abiertas es el Recinto Modernista de Sant Pau, que luce en todo su esplendor desde su reciente rehabilitación. El Pabellón de Mies van der Rohe, el Museo de Historia o el de Arqueología son otros espacios que se abren a actividades en Sant Jordi.

Foto: Ashley Pomeroy

29 / 55

2 k 138 K13 MTaverna. No es Sant Jordi si no hay poesía

No es Sant Jordi si no hay poesía

Los libros, la poesía y la rosa son los ingredientes imprescindibles para un gran día de Sant Jordi. En Barcelona es una buena ocasión para visitar un rincón muy especial y que suele pasar desapercibido por los visitantes de la ciudad: El Pati de les Dones. En el patio del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, en el Barrio del Raval, se hacen lecturas de poesía. Un lugar ideal donde vivir este día tan especial con el reflejo de Barcelona en el voladizo de cristal del edificio y los versos los poetas contemporáneos Elisa Levi, Óscar García Sierra, Carlos Salem, Ajo, Victoria Ash, Loreto Sesma, Rayden, Xenon, María Leach, Redry y Defreds.

Foto: CCCB

30 / 55

ConciertoEstrella. Sant Jordi también es música

Sant Jordi también es música

Con el día de Sant Jordi, la ciudad también se llena de música. Este año se celebra la primera “verbena” de Sant Jordi. El sábado previo, la Plaza Comercial del Born vivirá la Nit del Drac. Es una buena oportunidad para dejarse empapar por el ambiente bohemio del barrio del Born. Habrá un pregón tradicional, varios escritores internacionales invitados y celebración de efemérides de autores catalanes importantes como Josep Palau i Fabre o Joan Fuster. Todo amenizado con música.

Otra alternativa musical tiene como espacio en la Antiga Fàbrica Damm. La marca cervecera por excelencia pone la música y paradas de venta de libros, foodtrucks para coger fuerzas y músicos firmando discos.

Foto: Estrella Damm

31 / 55

Casa Batlló. La leyenda del dragón en Casa Batlló

La leyenda del dragón en Casa Batlló

La Casa Batlló es uno de los iconos del modernismo catalán más internacional. La obra de Gaudí, con su cubierta que recuerda a un dragón es perfecta para decorarse con motivos de Sant Jordi. Una ocasión única de ver esta joya arquitectónica de otra forma. Una capa de rosas que cubrirá la fachada y una lluvia de pétalos que inundará el patio interior nos recordarán la leyenda de Sant Jordi y el dragón.

Foto: Gtres

32 / 55

giardinewambient-31. Una cena literaria

Una cena literaria

Después de pasear por la ciudad, de ver libros, escuchar poesía, hablar de amor y regalar rosas, solo nos queda acabar el día con una velada romántica, y para ello nada mejor que alguno de los restaurantes literarios que hay en Barcelona. Sin duda, será una buena ocasión para ir a un local mítico, Il Giardinetto, inaugurado en 1974 y premio FAD de interiorismo, ha estado relacionado desde entonces con la cultura literaria de la ciudad. Aquí un Roberto Bolaño aún desconocido presentó su obra cumbre “Los Detectives Salvajes”.

Foto: Il Giardinetto

33 / 55

Librería Lello VisitPorto. Un rato de lectura

Un rato de lectura

Hay librerías que son una belleza: la librería Lello es una de ellas. Si te gustan los libros y disfrutar un rato de buena lectura en un espacio impresionante, tienes que ir a Oporto, a la librería de Harry Potter. Desde hace unos pocos años, cobran entrada; pero vale la pena por ver la escalera monumental que ha aparecido en diferentes escenas de la saga de películas basadas en las novelas de J. K. Rowling.

Foto: VisitPorto

34 / 55

"Firewalking"

"Firewalking"

Categoría: Travel

 

El Firewalking es el acto de caminar sobre una alfombra de brasas incandescentes. En Ha Giant, una provincia montañosa del norte de Vietnam que comparte frontera con China, la etnia Pa Then celebra esta ceremonia para atraer la prosperidad a sus vidas.

Foto: Binh Duong / Smithsonian Photo Contest

35 / 55

 SDI4146. Danza Tentsuku-mai

Danza Tentsuku-mai

El bailarín de la danza Tentsuku-mai lleva un tocado de más de un metro de alto en forma de luna creciente con el dibujo de un dragón alado. La danza se ejecuta para pedir una buena cosecha, paz y prosperidad. La foto se tomó en Saga, en la prefectura homónima (isla de Kyushu).

Foto: Yusuke Nishimura

36 / 55

 SDI2053. Kagura, una antigua ceremonia sintoísta

Kagura, una antigua ceremonia sintoísta

Kagura es una antigua ceremonia sintoísta en honor a los dioses, acompañada de danza y música. Existen muchas variantes. En esta, celebrada en el santuario de Suwa, en la prefectura de Fukushima (Honshu), participa una docena de bailarines de entre 8 y 12 años de edad.

Foto: Yusuke Nishimura

37 / 55

 SDI1034. Danza del ciervo

Danza del ciervo

El grupo Gyozanryu Maikawa Shishi ejecuta la Shishi-Odori, o danza del ciervo, en Ichinoseki, en la prefectura de Iwate (isla de Honshu). Se trata de un baile ritual que honraba a los animales salvajes a los que se cazaba por su carne.

Foto: Yusuke Nishimura

38 / 55

MM8463 160805 56387. Ritual de circuncisión

Ritual de circuncisión

Los vecinos se reúnen frente a la casa de Sadik Musa para presenciar su circuncisión, que el adolescente, cubierto de barro, ha de soportar sin dar muestras de debilidad. Sadik, quieto como una estatua, presenta la imagen ideal de un hombre bukusu, y en eso se convertirá por arte del cuchillo.

Foto: Pete Muller

39 / 55

MM8463 160304 05266. Colección de armas

Colección de armas

Drew Moore, de 11 años, posa con su colección de armas de aire comprimido en su dormitorio, en cuya pared hay escrita una definición: «niño: ruido cubierto de mugre». En su comunidad de Arkansas, la caza y la virilidad son inseparables. «No es que no nos guste un hombre que no cace –dice su madrastra, Callie–, pero el que caza nos encanta».

Foto: Pete Muller

40 / 55

MM8463 160306 08202. De caza

De caza

Drew Moore clava un cuchillo en el corazón de un jabalí mientras su padre, Peaty, y el perro de la familia inmovilizan al animal. Se trata de una forma de caza atávica y visceral que además surte el congelador de la casa familiar. Drew, que lleva «espichando puercos» desde que tenía seis años, dice que de mayor quiere ser biólogo.

Foto: Pete Muller

41 / 55

MM8394 160520 04713. Celebración del bar mitzvah

Celebración del bar mitzvah

En Queens, Nueva York, y arropado por los hombres de su familia y por las tradiciones jasídicas, Levi Tiechtel celebra su bar mitzvah en su decimotercer cumpleaños. Hace miles de años que los judíos celebran este rito, que conmemora la edad en la que el varón alcanza la madurez personal y pasa a ser responsable de sus propios actos, positivos y negativos.

Foto: Pete Muller

42 / 55

MM8463 160805 57870. Transición de niño a hombre

Transición de niño a hombre

El padre de Sadik cubre con una manta a su hijo recién circuncidado. Su transición de niño a hombre es así de cruda: hasta ahora era el niño de su madre; desde ahora es el hijo de su padre. Quedará eximido de las tareas domésticas y vivirá en su propia cabaña, escuchando los consejos de su padre en vez de los cuentos de su abuela.

Foto: Pete Muller

43 / 55

MM8463 160720 44371. Fortalecimiento de cuerpo y carácter

Fortalecimiento de cuerpo y carácter

Jack McGrath, de 16 años, se prepara para la temporada de fútbol americano levantando pesas en el gimnasio de su instituto de Marblehead, en Massachusetts. Los sociólogos dicen que en el siglo XIX el deporte se generalizó en Estados Unidos como un método de fortalecer el cuerpo y el carácter, porque los chicos empezaron a tener más tiempo libre.

Foto: Pete Muller

44 / 55

MM8463 151210 00869. Demostración de fuerza

Demostración de fuerza

A puño limpio y en posición de ataque, dos chicos de la tribu venda de Tshifudi, en Sudáfrica, participan en la tradición pugilística conocida como musangwe. Practicada desde los nueve años de edad, es una válvula de escape de la energía masculina y una forma de controlar la agresividad. Los adultos supervisan los combates para mantener a raya la violencia.

Foto: Pete Muller

45 / 55

MM8463 160714 68025. Diversas concepciones sobre masculinidad

Diversas concepciones sobre masculinidad

Alumnos del instituto de Marblehead se reúnen una noche de julio en una pizzería. En una cultura como la estadounidense, que ofrece muchas y muy diversas concepciones de lo que significa ser hombre, la búsqueda de la identidad masculina puede estar llena de confusiones. A menudo el barómetro para medir el éxito de un chico es la impresión que causa a las chicas.

Foto: Pete Muller

46 / 55

MM8463 160622 29742. "Honor del país"

"Honor del país"

Al pie de una pancarta que insta a los ucranianos a que nadie «mancille el honor de tu país», los niños aprenden tácticas básicas de combate en un campamento de verano situado a las afueras de Kiev. Es una experiencia diseñada para preparar a los chicos para el servicio militar y para inspirar en las chicas un profundo sentimiento patriótico.

Foto: Pete Muller

47 / 55

MM8463 160605 19018. Comando de salvamento

Comando de salvamento

Cuatro miembros de los Comandos de Salvamento disfrutan de unos momentos de descanso entre una llamada y otra para prestar servicios de emergencia en San Salvador, El Salvador. Estos jóvenes han rechazado unirse a las bandas violentas que seducen a otros muchos chavales y han optado por expresar su hombría ayudando a quienes lo necesiten.

Foto: Pete Muller

48 / 55

MM8463 160804 50210. Ritos de iniciciación

Ritos de iniciciación

Las lágrimas bañan las mejillas de Shadrack Nyongesa, de 14 años, mientras sus mayores lo increpan antes de embadurnarlo de entrañas de vaca. Este ritual pretende curtirle el carácter. «Si puedes soportar que tu tío te arroje tripas de vaca a la cara –dice el periodista bukusu Daniel Wesangula–, serás capaz de soportar cualquier cosa».

Foto: Pete Muller

49 / 55

MM8463 160808 65465. Canción de la circuncisión

Canción de la circuncisión

En el oeste de Kenia, al amanecer, unos hombres de la tribu bukusu entonan la sioyayo, la canción de la circuncisión, mientras acompañan a tres muchachos al ritual ancestral en el que se convertirán en hombres. Unidos por la ceremonia en una hermandad –bakoki–, algún día estos chicos portarán el ataúd y cavarán la tumba de sus compañeros.

Foto: Pete Muller

50 / 55

"Erin Gurvan Naadam"

"Erin Gurvan Naadam"

Foto: AP/Marcos Schiefelbein

51 / 55

142 Innuit 1. Una familia inuit

Una familia inuit

Familia inuit representada cerca de un iglú de nieve. Postal francesa de principios del siglo XX.

Foto: Mary Evans / Scala / Firence

52 / 55

142 Innuit 2. Bien abrigados

Bien abrigados

Los inuit tenían muchos tipos de abrigos, entre ellos nuestros conocidos anoraks y parkas. Las mujeres llevaban uno denominado amauti, hecho de piel de foca o caribú. Estaba pensado para que las madres llevaran consigo a los bebés y así darles calor y protegerlos del frío, como en este grabado. 1812.

to: Mary Evans / Scala / Firence

53 / 55

142 Innuit 3. Pescando en mares helados

Pescando en mares helados

La pesca era una de las principales actividades inuit, como muestra este grabado de 1860 en el que un inuit da caza a un narval.

to: Mary Evans / Scala / Firence

54 / 55

samoa. Bora-bora, Polinesia

Bora-bora, Polinesia

55 / 55

tuareg07. Un mundo de arena

Un mundo de arena

Un caravanero de ascendencia tuareg y árabe conduce sus camellos en Mali. De sus tíos tuareg aprendió qué plantas pueden curar, o matar, al ganado, y a orientarse por el color, la textura y el sabor de la arena.

Foto: Brent Stirton

Foto del día

Tailandia, el lago de la flor de loto

En la provincia de Udon Thani, un mar de terciopelo rojo flota sobre las aguas. Esta belleza natural se cobija en un paraje rural, rodeada de bosques y arrozales

El lago de la flor de loto
Todos

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes