832 Fotos de Biodiversidad

Biodiversidad

1 / 832
Bebé de oricteropo o cerdo hormiguero (Orycteropus afer)

1 / 832

Bebé de oricteropo o cerdo hormiguero (Orycteropus afer)

El oricteropo, también conocido como cerdo hormiguero, es uno de los mamíferos excavadores más poderosos que existe, pudiendo excavar en su territorio de 2-5 kilómetros cuadrados de madrigueras de hasta 10 m de largo. Posee unas potentes garras en forma de pala con las que cavará varias madrigueras a lo largo de su vida. En el proceso, dobla las orejas hacia atrás para que no le entre tierra, ayudándose de sus patas traseras y de la cola para expulsar la tierra sobrante.

Son animales normalmente solitarios, las hembras suelen ir acompañadas de uno o dos juveniles. En las zonas donde los oricteropos son abundantes, pueden compartir madriguera varios individuos. Los genitales del macho segregan almizcle y ambos sexos poseen áreas glandulares en los codos y caderas. Probablemente sean útiles para detectar la presencia de otros individuos y en la época de reproducción. No se ha observado que se utilicen estas glándulas para el marcaje territorial.

El oricteropo es el único representante vivo del orden Tubulidentata, caracterizado por una estructura dental única en mamíferos: dientes sin raíces, compuestos por unas estructuras tubulares de dentina que se cementan formando unos prismas hexagonales recubiertos nuevamente por dentina.

Foto: BIOPARC Valencia

Elefante africano (Loxodonta africana)

2 / 832

Elefante africano (Loxodonta africana)

Consumiendo el 5% de su peso corporal en 24 horas, el elefante africano de sabana es el mamífero terrestre más grande que existe. Los machos adultos pueden llegar a pesar unas 7 toneladas, medir 4 m de altura y 6-7 m de longitud (incluyendo la trompa). Es famoso su asombrosa inteligencia, pues posee un gran cerebro. La cabeza es de gran tamaño y la musculosa trompa compensa su peso. Esta tiene una sensibilidad tan fina como para coger una hoja con suma delicadeza y, a la vez, es tremendamente fuerte, como para derribar un árbol.

Las manadas de elefantes son matriarcales. Están formadas por hembras emparentadas y sus crías de diferentes edades. La hembra de mayor edad es la que dirige al grupo. Los machos adultos son solitarios, salvo en época de apareamiento, pero no se alejan demasiado de su familia y son capaces de reconocerla.

Los elefantes presentan almohadillas en las plantas de los pies a través de las cuales son capaces de percibir vibraciones realizadas por miembros del grupo como medio de comunicación, por las hembras como llamada para el apareamiento e incluso pueden detectar terremotos.

Foto: BIOPARC Valencia

Bongos (Tragelaphus eurycerus isaaci). Bongos orientales (Tragelaphus eurycerus isaaci)

3 / 832

Bongos orientales (Tragelaphus eurycerus isaaci)

Gracias a su piel rayada el bongo oriental se camufla perfectamente en la espesura de los bosques ecuatoriales en los que habita. Durante las horas de luz permanecen al abrigo de la vegetación del bosque mientras que por la noche se aventuran a ir a espacios abiertos en busca de alimento. Las zonas sin pelo que suelen tener en la espalda se deben a su curiosa forma de desplazarse por el bosque, con la cabeza echada hacia atrás, pegando los cuernos al lomo. Y precisamente son estos cuernos los que usan para excavar raíces y romper ramas altas. Entretanto ramonean entre hojas, ramas y frutos de los árboles aunque también pastan e ingieren sales minerales en claros del bosque. Las zonas óptimas para su alimentación son los claros del bosque, donde la luz del sol llega hasta el suelo y permite el crecimiento de vegetación a baja altura. ¡Incluso se les ha visto comer madera quemada, lo que supone otro aporte de minerales!

Foto: BIOPARC Valencia

Sudan. Sudán

4 / 832

Sudán

Foto: AgePhotoStock

Canis lupus

5 / 832

Canis lupus

Foto: USGS

Una resolución controvertida

6 / 832

Una resolución controvertida

El pasado 23 de mayo, los funcionarios de Wyoming votaron si permitiría la caza osos grizzly en las inmediaciones del Parque Nacional de Yellowstone. La resolución fue aprobada por unanimidad. A partir del próximo mes de septiembre se permitirá la caza de 22 osos grizzly -12 de los cuales podrán ser hembras-, en los terrenos públicos y privados más allá de los límites de los Parques Nacionales de Yellowstone y su vecino Grand Teton.

Foto: AgePhotoStock

Generaciones futuras

7 / 832

Generaciones futuras

Las hembras son susceptibles de dar a luz hasta cuatro cachorros por camada. Matar a una hembra podría equivaler a eliminar cinco osos de la población de un solo golpe.

Foto: AgePhotoStock

Monitoreo en Yellowstone

8 / 832

Monitoreo en Yellowstone

Cuando se busca un lugar para establecer una ubicación de para el monitoreo de los grizzlies, los biólogos buscan signos como los arañazos en los árboles. A veces las cámaras se establecen en áreas que no cuentan un signos evidentes de la presencia de los osoa para determinar si efectivamente se encuentran presentes en el área.

Foto: Interagency Grizzly Bear Study Team

Ursos arctos horribilis. Ursus arctos horribilis

9 / 832

Ursus arctos horribilis

Un investigador del Servicio Geológico de los Estados Unidos tomó esta fotografia de una madre oso grizzly y sus oseznos en el Parque Nacional Yellowstone.

Foto: Frank van Manen, USGS

´Ancoracysta twista´

10 / 832

´Ancoracysta twista´

Este organismo unicelular pertenece al orden de los protistas, es decir, es un organismo eucariota que tiene células con núcleo diferenciado. Posee un flagelo que utiliza para impulsarse así como unos orgánulos con forma de arpón que utiliza para inmovilizar a los organismos de los que se alimenta. Los genes que contiene su genoma mitocondrial podría dar pistas sobre cómo comenzaron a evolucionar los primeros organismos eucariotas. Se desconoce el origen geográfico de este diminuto ser vivo ya que fue descubierto en un acuario tropical de San Diego, Estados Unidos.

Foto: Denis V. Tiknonenkov

´Thiolava veneris´

11 / 832

´Thiolava veneris´

Cuando el volcán submarino Tagoro estalló frente a la costa de El Hierro en 2011, aumentó abruptamente la temperatura del agua, disminuyó el oxígeno y liberó cantidades masivas de dióxido de carbono y sulfuro de hidrógeno, eliminando gran parte del ecosistema marino. Tres años después se descubrieron los primeros colonizadores de los depósitos que dejó la erupción volcánica.

La llamaron "pelo de Venus" y se trata de una bacteria que produce estructuras largas y parecidas a pelos que, a modo de alfombra, cubren una superficie de unos 2.000 metros cuadrados alrededor de la cima recién formada del volcán Tagoro que está a unos 130 metros de profundidad. Parece que esta nueva especie tiene características metabólicas únicas que le permiten colonizar este fondo marino recién formado, allanando el camino para el desarrollo de futuros ecosistemas.

Foto: Miquel Canals

´Xuedytes bellus´

12 / 832

´Xuedytes bellus´

Este pequeño escarabajo de unos 9 milímetros de largo habita en Duan, al sur de China, en un área llena de las cuevas características que forman el paisaje kárstico. Los escarabajos que se adaptan a la vida en el interior oscuro y húmedo de las cuevas comparten a menudo muchas de sus de características: un cuerpo compacto, muy alargado, apéndices en forma de araña, y pérdida de alas funcionales, ojos y pigmentación.

Estos seres vivos son un excelente ejemplo de evolución convergente, es decir, especies no relacionadas entre sí con atributos similares, resultado de su adaptación a medios parecidos. Ya se han descrito más de 130 especies, que representan casi 50 géneros, desde China. Xuedytes bellus es una adición espectacular a la fauna que habita las cuevas.

Foto: Sunbin Huang and Mingyi

´Wakaleo-schouteni´

13 / 832

´Wakaleo-schouteni´

Hace unos 23 millones de años, en el Oligoceno tardío, vivió en Australia Wakaleo schouteni, un león marsupial que vagaba por el hábitat forestal abierto de Australia en el noroeste Queensland. Gracias al material fósil recuperado por un equipo de paleontólogos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, han podido determinar que este león marsupial pasaba alrededor de 25 kilos y que pasaba parte de su tiempo subido a los árboles. Sus dientes sugieren que era omnívoro.

 

W. schouteni forma parte de un linaje que aumentó su tamaño, posiblemente gracias a los cambios en la flora que, a medida que el clima se volvió más seco y fresco, permitió que se desarrollaran presas de mayor tamaño. Los paleontólogos creen que hubo dos especies de leones marsupiales. El otro, Wakaleo pitikantensis, era un poco más pequeño y se describió en 1961 a partir de huesos de dientes y extremidades descubiertos al sur de Australia.

Imagen: Peter Schouten

´Sciaphila sugimotoi´

14 / 832

´Sciaphila sugimotoi´

Tiene una altura que ronda los 10 centímetros y unas hermosas flores con tiempos cortos de floración entre los meses de septiembre y octubre. Descubrir una nueva planta en Japón siempre genera mucha expectación ya que es un área muy bien documentada. La mayor particularidad de S. sugimotoi es su condición de heterótrofa, es decir, que no se alimenta por medio de la fotosíntesis, sino que logra su sustento a partir de otros organismos.

En este caso mantiene una relación simbiótica con un hongo a partir del cual consigue alimentarse, pero sin dañarlo. La especie, cuya supervivencia depende de un ecosistema estable, se considera que está en peligro crítico de extinción, ya que se ha encontrado en solo dos lugares de la isla con una representación total de unas 50 plantas.

Foto: Takaomi Sugimoto

´Pseudoliparis swirei´

15 / 832

´Pseudoliparis swirei´

En el oscuro abismo de la Fosa de las Marianas en el Pacífico occidental, el lugar más profundo de los océanos, es donde se ha encontrado esta especie menor de 10 centímetros que parece ser uno de los depredadores de su hábitat. Fue capturado a profundidades de entre 6.800 y 8.000 metros. Incluso se grabó un ejemplar a 8.143 metros pero, como no se pudo capturar, fue imposible confirmar si se trata de la misma especie.

Se cree que 8.200 metros de profundidad es un límite fisiológico por debajo del cual los peces no pueden sobrevivir.sin embargo P. swirei pertenece a la familia Liparidae, peces babosos, de la que se conocen más de 400 especies que se encuentran en todas las profundidades.

Foto: Mackenzie Gerringer / University of Washington / Schmidt Ocean Institute

´Nymphister kronaueri´

16 / 832

´Nymphister kronaueri´

El orden más numeroso en número de especies, el de los coleópteros, cuenta con un nuevo miembro: Nymphister kronaueri. Este diminuto animal de menos de dos milímetros de longitud, vive camuflado entre las hormigas de la especie Eciton mexicanum. Se trata de una especie nómada que pasa dos o tres semanas capturando presas y otras dos o tres en un solo lugar. N. kronaueri se agarra al abdomen de una hormiga obrera cuando la colonia necesita trasladarse.

El tamaño, forma y color del cuerpo del escarabajo es igual al del abdomen la hormiga obrera. A simple vista, una hormiga cargada con el escarabajo parece tener dos abdómenes. No se sabe cómo funciona exactamente pero parece que estos escarabajos utilizan señales químicas y otras adaptaciones para evitar convertirse en presas.

Foto: C. von Beeren

´Dinizia juerana-facao´

17 / 832

´Dinizia juerana-facao´

Pese a medir más de 40 metros de altura y sobrepasar el dosel de las masas arbóreas donde habita, en los bosques semicaducifolios atlánticos de Brasi, este gigante acaba de ser descrito. Pertenece al género de leguminosas Dinizia, del que hasta ahora solo se conocía la especie D. excelsa, descubierta hace casi 100 años en los bosques amazónicos. Actualmente solo se han localizado 25 ejemplares en la Reserva Natural Vale de este gigante, cuyo peso se estima que puede llegar a las 60 toneladas.

Tiene frutos leñosos de medio metro de longitud y forma parte de los bosques atlánticos que dan refugio a más de 2.000 especies de vertebrados, entre los que se incluyen más de la mitad de las especies amenazadas de Brasil. La superficie de este tipo de bosques se ha visto reducida en más del 15%. Este hecho y la fragmentación que sufre pone en peligro a D. jueirana-facao y a cientos de especies más.

Foto: Gwilym P. Lewis

Las apariencias engañan

18 / 832

Las apariencias engañan

Las hembras de Crocuta crocuta, más agresivas y dominantes que los machos, han evolucionado para poseer un pseudopene y un pseudoescroto; en términos coloquiales, un pene y escroto falsos.

Foto: AgePhotoStock

La última decisión

19 / 832

La última decisión

Una de las varias teorías para el origen de este pseudopene postula que evolucionó con una función protectora: para que las hienas se apareen, la hembra debe retraer voluntariamente el canal del pseudopene para facilitar la cópula. Esto proporciona a las hembras, al contrario que sucede en otras muchas especies, la última decisión a la hora de aparearse.

Foto: AgePhotoStock

El matriarcado de las hienas

20 / 832

El matriarcado de las hienas

En última instancia, esta dominación femenina ha dado lugar a un sistema social matriarcal. Las hembras a menudo formarán coaliciones fuertes y protectoras con sus hijas, las cuales reforzarán el matriarcado generación tras generación. La formación de estas alianzas entre las mujeres relacionadas ayuda a mantener el estatus social heredado dentro del clan

Foto: AgePhotoStock

Un destierro anunciado

21 / 832

Un destierro anunciado

Mientras las hembras permanecen en el mismo clan de por vida, los machos, una vez maduran sexualmente, han de abandonar el clan en busca de otro que los acoja. Del mismo modo, los macho tampoco desempeñan papel alguno en los cuidados parentales.

Foto: AgePhotoStock

Jerarquía social

22 / 832

Jerarquía social

A la hora de alimentarse de una presa, el varón situado en lo más alto de la jerarquía de los machos, está subordinado a la hembra de menor rango en la jerarquía de hembras.

Foto: AgePhotoStock

Cara de caballo

23 / 832

Cara de caballo

Foto: Gtres

Efectos sonoros

24 / 832

Efectos sonoros

En general, la cigüeña blanca es un ave bastante silenciosa, aunque emite algunas vocalizaciones ásperas de alarma cuando se excita o en presencia de individuos extraños en las inmediaciones del nido. El sonido más característico de la especie es un sonoro castañeteo producido al entrechocar las mandíbulas, conocido como “crotoreo”, que el ave ejecuta como salutación hacia su pareja.

Foto: AgePhotoStock

Custodia compartida

25 / 832

Custodia compartida

Ambos padres participan en la incubación. Tanto el macho como la hembra disponen de placa de incubación -un parche de piel carente de plumas que es visible en la región ventral de las aves- por lo que van haciendo turnos de manera que los huevos nunca se enfrían.

Foto: SEOBirdLife

Pasión Carnívora

26 / 832

Pasión Carnívora

En cuanto a su alimentación Ciconia ciconia es una especie relativamente oportunista basada en grandes artrópodos, principalmente, saltamontes y escarabajos. No obstante en su dieta aunque en su dieta se incluyen también, con desigual proporción según las regiones, una gran variedad de invertebrados, en particular, lombrices de tierra, y vertebrados, como roedores, culebras, lagartijas, ranas, peces y hasta pollos de otras aves.

Foto: AgePhotoStock

La vida en sociedad

27 / 832

La vida en sociedad

Se trata de una especie frecuentemente colonial, que suele reunirse en grandes congregaciones para criar. El nido se sitúa con frecuencia en todo tipo de construcciones humanas, desde iglesias y casonas hasta silos, depósitos de agua, chimeneas, torretas de electricidad y antenas, amén de transformadores eléctricos, casas de campo, ruinas y edificios monumentales, aunque un buen porcentaje se sitúa en árboles y, en menor medida, en rocas.

Foto: AgePhotoStock

30 días para nacer

28 / 832

30 días para nacer

Los huevos son de color blanco algo más grande que el de una gallina y necesitan 33 días de incubación constante para eclosionar

Foto: AgePhotoStock

¡Los pollos tienen dientes!

29 / 832

¡Los pollos tienen dientes!

Efectivamente, como la mayoría de reptiles y aves, los cigoñinos al nacer tienen un diente en el pico para romper la cáscara del huevo.

Foto: AgePhotoStock

Aves prolíficas

30 / 832

Aves prolíficas

Las puestas de las cigüeñas normalmente son de cuatro huevos, sin embargo se han registrado nidadas de hasta 7 polluelos en potencia.

Foto: AgePhotoStock

Chester, Nueva Inglaterra, Estados Unidos

31 / 832

Chester, Nueva Inglaterra, Estados Unidos

Foto: AP / Charles Krupa

Anser albifrons

32 / 832

Anser albifrons

Foto: AP / The Yomiuri Shimbun

Lophosaurus boydii

33 / 832

Lophosaurus boydii

Foto: AgePhotoStock / Raimund Linke

Haliaeetus pelagicus vs Haliaeetus albicilla

34 / 832

Haliaeetus pelagicus vs Haliaeetus albicilla

Foto: AgePhotoStock / Mint Images

Death Valley National Park, Estados Unidos

35 / 832

Death Valley National Park, Estados Unidos

En esta cuenca bajo el nivel del mar, la sequía constante y el calor récord del verano hacen de Death Valley una tierra de extremos. Sin embargo, cada extremo tiene un contraste sorprendente. Los picos elevados están cubiertos de nieve invernal. Las raras tormentas traen vastos campos de flores silvestres. Los exuberantes oasis albergan pequeños peces y otorgan un refugio para la vida silvestre y los seres humanos. A pesar de su nombre, una gran diversidad de vida sobrevive en el Valle de la Muerte.

Foto: Jeff Williams/NASA

Biscayne National Park, Estados Unidos

36 / 832

Biscayne National Park, Estados Unidos

A poca distancia del centro de Miami, se encuentra el Parque Nacional de Biscayne, el cual protege una rara combinación de aguas color aguamarina, islas esmeralda y arrecifes de coral. En él pueden encontrarse evidencias de más de 10.000 años de historia humana, desde piratas y naufragios hasta agricultores de piñas. 

Foto: Jesse Allen/NASA Earth Observatory

Hawaii Volcanoes National Park, Estados Unidos

37 / 832

Hawaii Volcanoes National Park, Estados Unidos

Hoy, el Parque Nacional de los Volcanes de Hawai muestra el resultado de al menos 70 millones de años de vulcanismo, migración y evolución. La constante expulsión de tierra desnuda de las entrañas de la Tierra en este rincón del océano Pacífico lo han revestido con ecosistemas complejos y únicos.

Foto: Jesse Allen/NASA Earth Observatory

Picapinos

38 / 832

Picapinos

Los pájaros carpinteros, como este pico picapinos, son aves fascinantes. Es increíble hasta donde les ha llevado la evolución y como han desarrollado hasta el extremo su coexistencia con el bosque. Cantabria alberga seis de las siete especies que se pueden encontrar en España.

Foto: Roberto González García

Zugunruhe

39 / 832

Zugunruhe

Tras décadas de degradación de su hábitat, el salmón atlántico del río Pas está catalogado como especie en peligro crítico de extinción. ​Hoy todavía resiste, y aún existe una pequeña esperanza para que los salmones no desaparezcan de sus últimos refugios en la península Ibérica. Zugunruhe es el término con el que se conoce la inquietud migratoria de algunas especies, especialmente de aves y peces.

Foto: Roberto González García

Visión trasera

40 / 832

Visión trasera

En esta fotografía tomada en la localidad de Astillero podemos observar a un chorlitejo chico, una de las pocas especies de limícolas que crían en Cantabria. Su hábitat natural de nidificación son las playas de guijarros, arenales secundarios y traseras de estuarios. Sin embargo estos lugares son prácticamente inexistentes en la actualidad en Cantabria, por lo que hoy en día usan los terrenos industriales abandonados o pendientes de construcción.

Foto: Roberto González García

Vida en la campiña

41 / 832

Vida en la campiña

El conejo se encuentra prácticamente en toda la península Ibérica, así como en las islas Canarias y Baleares. Sin embargo, en Cantabria su población es muy escasa y su distribución está muy localizada. Algunos como el de la imagen, encuentra sus últimos refugios en la campiña atlántica costera, entre el mosaico de pastos, setos y linderos que salpican las costas del mar cantábrico.

Foto: Roberto González García

Sueño primaveral

42 / 832

Sueño primaveral

De marzo a junio, en aquellos terrenos menos removidos como pastizales, prados de siega, claros en matorrales, bordes de bosques y pistas forestales, aparece esta joya botánica, la orquídea Orchis mascula.

Foto: Roberto González García

La mirada del jaspeado

43 / 832

La mirada del jaspeado

Los anfibios son uno de los grupos de vertebrados más amenazados del planeta. Peligros como la destrucción y alteración de hábitat, la contaminación, los atropellos, enfermedades o el cambio climático ponen en jaque a más de un tercio de las especies representantes de este grupo animal. En España, la suerte que corren es similar.  En esta imagen podemos observar a una hembra de tritón jaspeado. Las hembras de Triturus marmoratus acuden al inicio de la primavera a los diferentes puntos de agua, donde los machos se preparan para iniciar su cortejo nupcial exhibicionista.

Foto: Roberto González García

Vida en la charca

44 / 832

Vida en la charca

Algunos bebederos, pilones y charcas , como esta situada en el Valle de Toranzo donde el ganado sacia la sed en verano, se llenan de vida gracias a las larvas de anfibios de diversas especies, como esta de tritón palmeado.

Foto: Roberto González García

Goteo

45 / 832

Goteo

Algunas especies de aves, como esta aguja colipinta, recorren más 11.000 kilómetros en sus rutas migratorias, en concreto la subespecie que se reproduce en Alaska e inverna en Australia y Nueva Zelanda. Esta especie puede volar ininterrumpidamente durante más de una semana sin tan siquiera parar a alimentarse o descansar. Sin duda, cuando veas una aguja colipinta en los estuarios de Cantabria estarás contemplando un tesoro de la selección natural. Las marismas de Santoña, la bahía de Santander y Oyambre son algunos de los mejores sitios para observarlas.

Foto: Roberto González García

Finales de verano

46 / 832

Finales de verano

La avoceta común aparece muy esporádicamente por los estuarios de Cantabria, y menos aún en grandes bandadas. Ocasionalmente, como en esta imagen, pueden observarse a su paso por Cantabria durante el transcurso de sus desplazamientos migratorios, especialmente a finales de verano.

Foto: Roberto González García

El pulpo forestal. Un pulpo forestal

47 / 832

Un pulpo forestal

La naturaleza nunca deja de sorprendernos y recordarnos las grandes interrelaciones que se dan en su seno. Un caso curioso es el de este hongo australiano llamado Clathrus archeri. ¿Qué relación puede haber entre una frondosa ladera situada en el Parque Natural de Saja-Besaya y las ovejas australianas? Presente en algunos lugares puntuales de los bosques caducifolios de Cantabria, y procedente de Oceanía, Clathrus archeri llegó a Europa en 1914 adherido a la lana de las ovejas australianas.

Foto: Roberto González García

Desperezarse tras una fría noche

48 / 832

Desperezarse tras una fría noche

Durante los últimos inviernos, la Reserva Ornitológica de las Marismas Blancas -en Astillero- ha proporcionado refugio al dormidero más importante de garcillas bueyeras del norte peninsular. Hasta 4.000 ejemplares caían del cielo cada atardecer invernal buscando refugio entre los carrizos de las marismas. Por las mañanas, casi con una sincronización perfecta, las garcillas iban levantando el vuelo desapareciendo en el horizonte en dirección a los pastizales y prados de siega de la campiña cantábrica.

Foto: Roberto González García

Bahía de garcillas

49 / 832

Bahía de garcillas

"Durante dos años he fotografiado los espectaculares bandos de garcillas bueyeras en la Bahía de Santander. Después de visitar este lugar innumerables veces, finalmente encontré la composición que quería junto a los astilleros y en un entorno altamente humanizado"

Foto: Roberto González García

Acicalándose a refugio

50 / 832

Acicalándose a refugio

En esta fotografía tomada en la bahía de Santander, un correlimos común acicala su plumaje a la espera de la bajamar para alimentarse en los limos. Más de cuatro mil correlimos como este invernan en los humedales y costas de Cantabria. De hecho el Parque Natural de las Marismas de Santoña y la Bahía de Santander están entre los diez humedales más importantes para la invernada de esta especie en España. La transformación y destrucción sus hábitats, como los páramos y llanuras intermareales que utilizan para alimentarse y refugiarse, son algunas de las principales amenazas para la especie. 

 

Foto: Roberto González García

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?