Barcos

1 / 105

1 / 105

submarinoaleman7. Sumergible del tipo UB I

Sumergible del tipo UB I

Fotografía en blanco y negro en la que aparece un sumergible del tipo UB I.

Foto: Archiv Cuxhaven / Tomas Termote

2 / 105

submarinoaleman8. Sumergible del tipo UB II

Sumergible del tipo UB II

Sumergible del tipo UB II en Zeebrugge, una localidad situada en la costa belga.

Foto: Tomas Termote

3 / 105

submarinoaleman9. Tripulación de un sumergible

Tripulación de un sumergible

La tripulación de un sumergible del tipo UB II estaba formada por un comandante y 22 hombres.

Foto: Tomas Termote

4 / 105

submarinoaleman10. Inmersión

Inmersión

Inmersión de un sumergible de la Primera Guerra Mundial.

Foto: Tomas Termote

5 / 105

barcoestocolmo2. Buque de guerra 'Scepter'

Buque de guerra 'Scepter'

El buque de guerra Scepter, construido entre 1612 y 1615, participó en varias campañas navales y batallas y sufrió algunos accidentes.

Imagen: Jim Hansson

6 / 105

rooswijk1. Barco neerlandés del siglo XVIII

Barco neerlandés del siglo XVIII

Grabado de 1716, realizado por Adolf van der Laan, en el que aparece un barco similar al Rooswijk.

Imagen: Collection of the Fries Scheepvaartmuseum / Historic England

7 / 105

Charles Darwin. Un viaje revelador

Un viaje revelador

Cuando tenía 22 años, Charles Darwin, embarcó en el Beagle para iniciar una vuelta al mundo que duró cinco años, y cuyo principal resultado fue una teoría revolucionaria: el origen de las especies y la teoría de la evolución. De aquel viaje, publicó en 1839, el libro Diario y Observaciones (también conocido como Diario de Investigaciones). Algunos de los lugares que visitó y estudió fueron las Islas Canarias, Río de Janeiro, la Patagonia, los Andes, las Islas Galápagos, Nueva Zelanda, hasta llegar de nuevo a Inglaterra. 

Foto: Gtres

8 / 105

ZhengHe-maritime-map p17. Simbad el marino

Simbad el marino

Zheng He (1371 - 1433) fue el más grande de los viajeros chinos. Sus viajes, hasta siete expediciones en barco, le llevaron a navegar por el Sudeste Asiático, Indonesia, Ceilán, la India, el golfo Pérsico, la península Arábiga y el este de África. Algunos lo identifican con el legendario Simbad el marino. En descripciones de la época describieron sus ojos "tintineantes como la luz en un río rápido". Seguro que, además, esos ojos vieron auténticas maravillas, como la jirafa que llegó en una de sus flotas como presente desde Bengala para el emperador chino.

Foto: CC

9 / 105

Desembarco de Colón de Dióscoro Puebla. El encuentro con un nuevo mundo

El encuentro con un nuevo mundo

Sus cuatro viajes a América cambiaron el mundo para siempre. En realidad, tal como es sabido, Cristóbal Colón buscaba el lejano oriente con una ruta alternativa que evitara los problemas que habían encarecido el comercio entre Europa y las regiones orientales. Su idea era que el extremo oriental estaba mucho más cerca de lo que en realidad decían los cosmógrafos de la época. Debido a tal error, durante su navegación se encontró con algo inesperado: América, o las Indias, como se denominó el continente hasta  la publicación del Planisferio de Martín Waldseemüller, en 1507.

Foto: CC

10 / 105

Fernão de Magalhães por Charles Legrand. Buscando un paso

Buscando un paso

Entre los grandes mitos de la navegación, encontramos a Fernando de Magallanes (1480-1521). El portugués fue protagonista de grandes gestas en la época, como el descubrimiento del "estrecho de Todos los Santos" (hoy en día estrecho de Magallanes) que les permitió rodear el continente americano al unir los océanos Atlántico y Pacífico. El escorbuto no pudo con él; pero un enfrentamiento con indígenas acabó con su vida, quedando muy cerca de un gran logro: ser el primero en dar la vuelta al mundo, la proeza correspondió a Juan Sebastián Elcano.

Foto: CC

11 / 105

Captainjamescookportrait. El señor del Pacífico

El señor del Pacífico

James Cook (1728-1779) es uno de los grandes exploradores del Océano Pacífico. Abandonó la granja de sus padres para convertirse en un gran capitán para la Armada Real británica. Después de sus tres viajes, entre 1768 y 1779, se acabaron los espacios vacíos y la indefinición de Oceanía en los mapas. Sus viajes sirvieron para determinar la posición exacta y muchas características, tanto antropológicas como botánicas, de Australia, Nueva Zelanda e innumerables islas del Pacífico. 

Foto: CC

12 / 105

Herbert Ponting Scott's ship Terra Nova 1910. Una carrera helada

Una carrera helada

Las exploraciones en la Antártida dieron con una nueva edad heroica de las exploraciones. El británico Robert Falcon Scott y el noruego  Roald Amundsen protagonizaron la carrera por conquistar el Polo Sur. Scott fue un explorador y oficial de la Marina Real Británica que dirigió dos expediciones a la Antártida. El 17 de enero de 1912 alcanzó el Polo Sur junto a cinco hombres que le acompañaron; pero lo hicieron unos días después que su otro competidor, el noruego Amundsen. Scott y sus hombres nunca volvieron: murieron desfallecidos y de extremo frío en su retorno. En Inglaterra fueron considerados héroes nacionales. En la imagen se observa el barco de la británica Expedición Terra Nova.

Foto: CC

13 / 105

Roald Amundsen ser på Martin Rønne som syr på maskin, 1910 (7675744350). El noruego que llegó más lejos

El noruego que llegó más lejos

El noruego Roald Amundsen lideró la primera expedición que llegó al Polo Sur. Su expedición, en la imagen se le puede ver en el Fram, llegó el 14 de diciembre de 1911, cinco semanas antes que la del grupo liderado por el británico Robert Falcon Scott. El noruego también fue el primero en surcar el Paso del Noroeste y formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte. Un misterio envuelve la muerte de Amundsen: desapareció a bordo del hidroavión Latham en una expedición de rescate de otro aventurero, el ingeniero italiano Umberto Nobile. Nunca se encontraron los restos.

Foto: Gtres

14 / 105

Titanic, un barco de leyenda

Titanic, un barco de leyenda

El Titanic es, probablemente, el barco más famoso de la historia. Toda una leyenda que sigue fascinando a día de hoy. Tras zarpar de Southampton el 10 de abril de 1912, acabó naufragando a unos 600 km al sur de Terranova, Canadá. Fue el mayor transatlántico para pasajeros del mundo en su época y ahora sus restos se podrán visitar en una experiencia única.

Foto: CC

15 / 105

Proa del Titanic

Proa del Titanic

El pecio del Titanic descansa a 3.784 metros. Desde su descubrimiento en 1985, sólo exploradores como James Cameron y Paul-Henry Nargeolet han logrado llegar hasta él, por lo que existen pocas imágenes públicas.

Foto: Gtres

16 / 105

navegar el Titanic. Una travesía a las profundidades del Titanic

Una travesía a las profundidades del Titanic

Blue Marble Private es la empresa que hará posible llegar hasta las profundidades del Titanic. Comercializará la experiencia a partir del próximo año y se calcula que los primeros turistas del Titanic alcanzarán su destino en el 2019.

Foto: bluemarbleprivate

17 / 105

Simulación de la empresa. Navegar sobre el Titanic

Navegar sobre el Titanic

Para llegar hasta los restos del Titanic, los viajeros descenderán a una profundidad de 4.000 metros con un submarino construido con fibra de carbono y titanio. El submarino, con nueve pasajeros en cada expedición, se deslizará por los cerca de 290 metros de la cubierta del navío. 

Foto: bluemarbleprivate

18 / 105

Ficha Técnica

Ficha Técnica

El Titanic era uno de los tres transatlánticos de la clase Olympic encargados por la naviera White Star a los astilleros Harland & Wolff de Belfast.

 

Eslora: 267 metros

Manga: 28 metros

Peso: 52.310 toneladas

Velocidad de crucero: 21 nudos

Foto: Javier Flores

19 / 105

Un casco partido en dos

Un casco partido en dos

Los restos del Titanic ocupan cinco kilómetros cuadrados, con dos grandes piezas, la proa y la popa, y miles de restos y objetos diseminados en el lecho marino.

Foto: Emory Kristof / Getty Images

20 / 105

Camarote

Camarote

Las paredes de una cabina de primera clase.

Foto: Emory Kristof / Getty Images

21 / 105

La proa: una bajada suave

La proa: una bajada suave

La proa se posó en el lecho marino después de «planear» durante 15 minutos, por lo que, a diferencia de la popa, no quedó destrozada. Su aspecto puede observarse en la imagen inferior, compuesta con miles de fotos tomadas al pecio.

Foto: Emory Kristof / NG Creative / Bridgeman / Aci

22 / 105

Edward Smith

Edward Smith

Edward Smith era un capitán afable y experimentado, popular entre los pasajeros ricos. Tuvo una actitud dubitativa desde el choque del Titanic contra el iceberg.

Foto:

23 / 105

La construcción del gigante

La construcción del gigante

Las colosales dimensiones de los transatlánticos de la White Star pueden apreciarse en fotos como ésta de la construcción del hermano gemelo del Titanic, el Olympic. Algunos operarios de los astilleros Harland & Wolff, de Belfast -Irlanda-, observan el casco y las enormes hélices de cuatro palas de este gigante. La hélice central del Olympic tenía 4 palas, y se cree que la del Titanic disponía de tres.

Foto: Bridgeman / Aci

24 / 105

Piezas colosales

Piezas colosales

Varios operarios de Noah & Sons posan con unos eslabones de la cadena del ancla del Titanic durante su fabricación en Dudley, Gran Bretaña.

Foto: Bridgeman / Aci

25 / 105

El desastre en el que nadie quería creer

El desastre en el que nadie quería creer

El 15 de abril de 1912, muchos periódicos publicaron ediciones extraordinarias para informar sobre el naufragio del Titanic. Algunos, como el Evening Sun, sugirieron que, aunque el barco había chocado contra un iceberg y se había hundido, todos los pasajeros estaban a salvo. Pero al día siguiente se conoció la verdadera dimensión de la catástrofe. El hundimiento del gigante «insumergible» llenó las calles de vendedores de periódicos y dejó imágenes icónicas como ésta del joven Ned Parfett ante las oficinas londinenses de la naviera White Star. El 16 de abril, Ned repartía la edición que confirmaba a los atónitos transeúntes la magnitud del desastre y la tremenda pérdida de vidas humanas.

Foto: Granger / Album

26 / 105

A la deriva

A la deriva

Los supervivientes estuvieron horas a la deriva. La imagen muestra el bote plegable D, rescatado a las 7.15 de la mañana.

Foto: White images / Scala, Firence

27 / 105

Por fin llega la ayuda

Por fin llega la ayuda

Corrillos de supervivientes no identificados a bordo del buque Carpathia.

Foto: White images / Scala, Firence

28 / 105

Última cena a bordo

Última cena a bordo

Este es el último menú ofrecido en el lujoso comedor de primera clase, poco antes del choque, que entre otros suculentos platos incluía filet mignon y foie.

Foto: Granger / Album

29 / 105

Cartel de época

Cartel de época

Cartel publicitario de White Star que anuncia "los barcos más grandes del mundo", 1911.

Foto: Cauer Collection / Bridgeman / Aci

30 / 105

Unos terribles últimos minutos

Unos terribles últimos minutos

Este dibujo de la época, obra del pintor Henry Reuterdahl, recrea el naufragio del Titanic a partir de los relatos de los supervivientes, que asistieron al hundimiento desde los botes salvavidas.

Foto: Mary Evans / Scala, Firence

31 / 105

Escalera majestuosa

Escalera majestuosa

La gran escalinata principal era el corazón de la vida de primera clase. Se elevaba majestuosamente a través de seis cubiertas y estaba rematada por una cúpula de cristal que permitía el paso de la luz natural. Como otras fotos, ésta es del interior del Olympic.

Foto: Granger / Album

32 / 105

Las barberías del Titanic

Las barberías del Titanic

Estaban situadas en primera y segunda clase. En la imagen su gemela en el Olympic

Foto: Bridgeman / Aci

33 / 105

Paseadores de perros

Paseadores de perros

Dos miembros de la tripulación pasean a los perros de los pasajeros de primera clase. Estos eran los únicos a los que se le permitía acceder al buque con animales.

Foto: Bridgeman / Aci

34 / 105

Preparadores físicos

Preparadores físicos

Thomas W. McCawley prueba la máquina de remo del entonces moderno gimnasio del Titanic.

Foto: Bridgeman / Aci

35 / 105

Salones de té

Salones de té

En los distintos locales de primera clase del Titanic se podía tomar el té.

Foto: Alamy /Aci

36 / 105

Salón de fumadores

Salón de fumadores

Los caballeros de la alta sociedad podían beber una copa y disfrutar de un habano en el salón de fumadores o instalarse en un lujoso comedor .

Foto: Bridgeman / Aci

37 / 105

Amplia oferta de bares y restaurantes

Amplia oferta de bares y restaurantes

Por si los locales del Titanic no resultaban lo bastante exclusivas, la cadena Ritz gestionaba un restaurante con sus propios trabajadores.

Foto: Alamy / Aci

38 / 105

USS New York

USS New York

El acorazado USS New York disparando sus cañones principales de 360 mm hacia la isla el 16 de febrero de 1945.

Foto: U.S. Navy

39 / 105

James Forrestal y Holland Smith

James Forrestal y Holland Smith

Con el monte Suribachi de fondo, el secretario de la Marina de los Estados Unidos, James Forrestal -izquierda-, y el teniente general Holland Smith, comandante de los Marines en el Pacífico, observan Ios combates en Iwo Jima desde una embarcación el 23 de febrero de 1945.

Foto: AP /Joe Rosenthal

40 / 105

¡Despeguen!

¡Despeguen!

Un bombardero japonés Nakajima B5N2 Tipo 97 Kate despega del Shokaku

Foto: U.S. Navy

41 / 105

Una base en alta mar

Una base en alta mar

Varios cazas Zero de la segunda oleada se preparan para partir desde el portaaviones Shokaku hacia Pearl Harbor

Foto: U.S. Navy

42 / 105

USS Arizona (BB-39)

USS Arizona (BB-39)

El USS Arizona se escora y sucumbe en las aguas del puerto de Pearl Harbor

Foto: National Archives and Records Administration

43 / 105

Akagi

Akagi

Cubierta del portaviones japonés Akagi en la bahía de Hitokappu, en la isla de Iturup del archipiélago de las Kuriles, antes de zarpar para atacar Pearl Harbor.

Foto: Maru magazine / Wenger

44 / 105

Pearl Harbor

Pearl Harbor

Pearl Harbor antes del ataque, el 30 de octubre de 1941.

Foto: U.S. Navy National Museum of Naval Aviation

45 / 105

A bordo del Zuikaku. A bordo del Shokaku

A bordo del Shokaku

Esta fotografía, revelada de una película japonesa capturada por las fuerzas estadounidenses, fue tomada a bordo del portaaviones japonés Shokaku. Un bombardero Nakajima "Kate" B-5N se dispone a despegar desde la cubierta para la segunda ola del ataque a Pearl Harbor.

Foto: AP

46 / 105

La antesala del ataque

La antesala del ataque

Esta imagen tomada por un fotógrafo japonés desde una aeronave, muestra cómo los barcos estadounidenses se agrupan antes del sorprendente ataque aéreo en Pearl Harbor. Minutos más tarde, Pearl Harbor se convertiría en un objetivo en llamas.

Foto: AP

47 / 105

Carcasas de metal

Carcasas de metal

Columnas de humo negro se erigen de los cascos ardiendo de varios acorazados de la marina de guerra de los Estados Unidos después del bombardeo.

Foto: AP

48 / 105

Tocados tres acorazados estadounidenses . Tocados tres acorazados

Tocados tres acorazados

De izquierda a derecha el USS West Virginia, gravemente dañado; el USS Tennessee, dañado; y USS Arizona, hundido.

Foto: AP

49 / 105

Hielo a la deriva

Hielo a la deriva

Para registrar los cambios en el hielo marino, el buque de investigación noruego "Lance", acompañó a este en su deriva por el Ártico durante cinco meses en 2015, en un raro viaje desde el invierno hasta la primavera.

Foto: Nick Cobbing / National Geographic

50 / 105

abidos5. Arquitectura faraónica de adobe

Arquitectura faraónica de adobe

Sección del edificio con sus diferentes partes. El edificio "está sumamente bien construido y es un ejemplo extraordinario de la arquitectura faraónica de adobe", según Josef Wegner.

Foto: Josef Wegner

51 / 105

abidos6. Barcos con todo su aparejo

Barcos con todo su aparejo

La decoración está formada por barcos con todo su aparejo de mástiles, vergas, jarcias y velas, además de cabinas, timones, remos y, en algunos casos, remeros.

Foto: Josef Wegner

52 / 105

abidos7. Autoría desconocida

Autoría desconocida

"Se desconoce quién creó los dibujos y por qué. Sí que está claro que fueron realizados por varias personas durante un período de tiempo corto. Parece que fueron creados por gente implicada en los ritos funerarios del rey y en la instalación del barco", sostiene Wegner.

Foto: Josef Wegner

53 / 105

abidos1. Edificio para alojar un barco funerario

Edificio para alojar un barco funerario

Restos del edificio que antiguamente alojaba un barco funerario de Sesostris III, con los muros decorados con barcos y una parte aún visible de la bóveda de cañón.

Foto: Josef Wegner

54 / 105

abidos3. Zanja longitudinal

Zanja longitudinal

Los egiptólogos saben que el edificio alojaba un barco porque en el centro del mismo hay una zanja longitudinal para situar el casco de la embarcación.

Foto: Josef Wegner

55 / 105

abidos4. Numerosas vasijas

Numerosas vasijas

Junto al edificio se han encontrado numerosas vasijas, probablemente relacionadas con las ceremonias funerarias de Sesostris III.

Foto: Josef Wegner

56 / 105

Supremacía marina

Supremacía marina

La victoria inglesa abanderada por Nelson no solo frutró la invasión francesa a Gran Bretaña, sino que permitió a este país asentar su dominio de los mares hasta la Segunda Guerra Mundial.

Foto: Wikimedia Commons

57 / 105

Trafalgar22. Distintos objetivos en sus disparos

Distintos objetivos en sus disparos

Las dotaciones británicas estaban muy bien adiestradas, y sus mandos llenos de iniciativa y decisión. Parte de sus disparos se dirigían al casco del barco enemigo para destruir las troneras desde las que disparaban los cañones y barrer las cubiertas, a diferencia del fuego de los artilleros frnaco-españoles, que solían apuntar a los mástiles para derribarlos e inmovilizar las naves contrarias. Nicholas Pocock plasmó de esta cruenta manera la batalla de Trafalgar.

Foto: Wikimedia Commons

58 / 105

trafalgar-Joseph Mallord William Turner 027. Valor en ambos bandos

Valor en ambos bandos

Tras perder una pierna por un cañonazo, el comandante Churruca pidió un barril de arena para cortar la hemorragia y mantenerse erguido. En este fantástico óleo de J. M. W. Turner se recrea con crudeza la lucha, una de las mayores batallas navales de la historia.

Foto: Wikimedia Commons

59 / 105

submarino6. Operación de tendido

Operación de tendido

Operación de tendido del cable eléctrico submarino.

Imagen: ScottishPower

60 / 105

maud4. Atascado en el hielo

Atascado en el hielo

El barco Maud, con el que Roald Amundsen intentó llegar el Polo Norte. En la fotografía aparece atascado en el hielo en 1923.

Foto: AP Photo / Gtres

61 / 105

maud1. Casco de roble

Casco de roble

El Maud tras ser reflotado en Cambridge Bay. Su casco de roble, sólido y circular, estaba concebido para resistir la presión del hielo.

Foto: Jan Wanggaard, Maud Returns Home

62 / 105

maud2. A la intemperie

A la intemperie

El Maud será remolcado hasta Noruega en el verano de 2017. De momento permanecerá a la intemperie en Cambridge Bay para que se seque la madera.

Foto: Jan Wanggaard, Maud Returns Home

63 / 105

marnegro2. Naufragio medieval

Naufragio medieval

Barco de la época medieval que se conocía por las fuentes históricas pero que nunca se había visto tan completo. El modelo fotogramétrico ha sido creado con 4.500 fotografías de alta resolución, tomadas con las cámaras del ROV.

Modelo creado por Rodrigo Pacheco-Ruiz

64 / 105

marnegro3. Naufragio bizantino

Naufragio bizantino

Modelo fotogramétrico de un naufragio de época bizantina, descubierto a 95 metros de profundidad.

Modelo creado por Rodrigo Pacheco-Ruiz

65 / 105

marnegro4. Naufragio otomano

Naufragio otomano

Naufragio del Imperio otomano, descubierto a 300 metros de profundidad.

Modelo creado por Rodrigo Pacheco-Ruiz

66 / 105

marnegro1. 'Stril Explorer'

'Stril Explorer'

El Stril Explorer, el buque utilizado por los investigadores del Proyecto Marítimo y Arqueológico del Mar Negro, equipado con algunos de los sistemas de exploración subacuática más avanzados del mundo.

Foto: University of Southampton

67 / 105

marnegro5. Explorando el naufragio otomano

Explorando el naufragio otomano

El vehículo operado a distancia (ROV) explora el naufragio de época otomana.

Foto: Rodrigo Pacheco-Ruiz

68 / 105

marnegro6. Popa del barco otomano

Popa del barco otomano

Modelo fotogramétrico de la popa del barco otomano.

Modelo creado por Rodrigo Pacheco-Ruiz y Rodrigo Ortiz

69 / 105

Reportes de Guerra

Reportes de Guerra

De regreso de la Conferencia de Postdam, a bordo del crucero de guerra Augusta, el presidente de los Estados Unidos Harry S. Truman, radio en mano, lee a la población los primeros informes de la misión en la que fue lanzada la bomba sobre Hiroshima.

Foto: AP

70 / 105

El fin de la guerra

El fin de la guerra

En la imagen, el almirante Chester Nimitz, comandante en jefe de la Flota del Pacífico, a bordo del acorazado Missouri durante la firma de la rendición de los japoneses que ponía fin a la Segunda Guerra Mundial el 2 de septiembre de 1945. De pie, detrás de él, y de izquierda a derecha, el general Douglas MacArthur, el almirante William F. Halsey Jr., y el contralmirante Forrest Sherman.

Foto: AP

71 / 105

Territorio americano en el Pacífico

Territorio americano en el Pacífico

La guerra en el Pacífico terminó un 2 de septiembre de 1945, cuando el acta de rendición japonesa fuera finalmente firmada a bordo acorazado Missouri de los Estados Unidos. El barco aparece en la foto disparando en un lugar desconocido del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Foto: AP

72 / 105

basenaval2. Trirremes en el puerto

Trirremes en el puerto

Ilustración que muestra los trirremes resguardados en el puerto.

Foto: Zea Harbour Project / Carlsberg Foundation / University of Copenhagen

73 / 105

El cuadro de Charles Gregor

El cuadro de Charles Gregor

Este interesante cuadro de cuidada factura supone un pequeño misterio dentro de los exvotos pintados de la basílica de Begoña. Representa el naufragio de un velero en medio de una terrible tormenta. Tan solo sabemos que fue dibujado por Charles Gregory, un afamado pintor de marinas inglés, en 1853. Una obra única, puesto que no se conocen otras pinturas votivas de este pintor.  Junto a la firma del autor está escrita la palabra “Cowes”, que alude a la capital de la isla de Wight, cercana a la costa sur británica donde Gregory vivió toda su vida y donde tiene su base el Royal Yatch Squadron desde 1815. Gregory pintó numerosos óleos y acuarelas para esta afamada institución marítima británica. Sus pinturas en los últimos años son cada vez más buscadas por los coleccionistas privados.

 

74 / 105

Fragata artillada. Santuario de la Virgen del Mar. Mamariga. Santurtzi. Siglo XVIII.

Fragata artillada. Santuario de la Virgen del Mar. Mamariga. Santurtzi. Siglo XVIII.

A principios del siglo XX Manuel Calvo ofrendó la maqueta de una hermosa fragata mercante en el Santuario de la Virgen del Mar de Mamariga, en Santurtzi. Habiendo perdido una sortija de gran valor para la familia, rogó a la Virgen del Mar que le ayudara a encontrarla y prometió ofrecer a cambio una fragata que tenía en casa perteneciente a su bisabuelo.

75 / 105

Fragata artillada. Santuario de la Virgen del Mar. Mamariga. Santurtzi. Siglo XVIII.. Exvotos pintados

Exvotos pintados

Las pinturas votivas suponen la máxima expresión narrativa. Si las maquetas de barcos alcanzaban altos grados de fidelidad a los buques originales, en los cuadros adquieren una vida que las maquetas no pueden darles. Los exvotos pictóricos tienen la particularidad de ser fiel reflejo de los momentos angustiosos vividos en alta mar por sus tripulantes. El dramatismo que emanan viene apoyado, en ocasiones, por el relato de los hechos a pie de cuadro. Algunos de ellos son tan fieles a la realidad de lo acontecido que es posible reconstruir los pormenores del accidente y el desenlace supuestamente milagroso del mismo.

76 / 105

Fragata Bilbaína. Museo de las Encartaciones. Avellaneda

Fragata Bilbaína. Museo de las Encartaciones. Avellaneda

Este precioso modelo de fragata mercante artillada ha tenido una vida azarosa, tanto el barco original como el exvoto que ha llegado a nuestros días. Representa a la fragata Bilbaína, construida a orillas de la Ría de Bilbao. En 1815 su capitán era el marino de Santurtzi, Antonio del Casal. Por lo que se desprende de la documentación de archivo esta fragata se dedicó durante algún tiempo al transporte de “madera de ébano”, un eufemismo utilizado en la época para referirse al trafico de esclavos africanos. La práctica de la esclavitud fue abolida oficialmente siendo legal en las colonias. Se mantuvo en Puerto Rico hasta 1873 y en Cuba hasta 1880. Esta situación propició que algunos capitanes vascos hicieran fortuna con esta actividad. El exvoto de la Bilbaína fue depositado en la Iglesia de Santa Isabel, en La Herrera Zalla, según tradición del pueblo, por los dueños de la fragata original.

77 / 105

Ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Bermeo.

Ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Bermeo.

Exvoto procede de la expresión latina “exvoto suscepto”, lo que significa “como consecuencia de un voto”. Se trata de un elemento con una fuerte carga simbólica, ya que sintetiza la prueba física de un contrato suscrito entre el ser humano y la divinidad. Existen varios tipos de exvotos, gratulatorios, propiciatorios o conmemorativos. En todos los casos, la mentalidad popular atribuye a la intervención o intercesión divina el resultado feliz que ha motivado el exvoto. Sin esta premisa religiosa, el exvoto, como ofrenda, carece de sentido.

78 / 105

Dioses del mar

Dioses del mar

Hubo un tiempo en que los dioses moraban los océanos. Dagoon, Neptuno, Poseidón, las Nereidas, Pelagia… han sido innumerables las divinidades tutelares del mar. Sin embargo con el Cristianismo, la mar deja de ser la morada de los dioses. Ya nadie tiene autoridad sobre los monstruos y bestias de las profundidades. El espacio acuático, escenario de riquezas, aventuras y civilización, muestra su faz más temible y los pueblos del mar convierten la línea de la orilla en la frontera que separa el mundo de los confines del abismo. En los momentos de peligro se hace necesario invocar la misericordia en las alturas celestiales. Pero el hombre de mar, empequeñecido ante la magnitud del Todopoderoso, busca intercesores que medien ante Dios. Los santos del panteón cristiano y la propia Virgen María toman el relevo de los antiguos dioses y pactan con los humanos las condiciones de su salvación en los momentos más desesperados de la navegación.

79 / 105

Óleo sobre lienzo. Iglesia de la Virgen del Puerto. Zierbena. Siglo XVIII.

Óleo sobre lienzo. Iglesia de la Virgen del Puerto. Zierbena. Siglo XVIII.

En la mentalidad popular, serpientes marinas, pulpos gigantes y calamares de dimensiones extraordinarias habitaban las aguas de todos los mares, ríos y lagos. El ser humano, juguete de la naturaleza, pone en manos de entidades superiores el feliz término de su tránsito obligatorio por el mar tenebroso. Sobre estos terrores se ha ido tejiendo la base fundamental de la religiosidad y devoción especial que la gente del mar sintió y practicó como medio de buenos augurios y esperanza de salvación.

80 / 105

“Quien fuere a la mar que aprenda a rezar”

“Quien fuere a la mar que aprenda a rezar”

Desde el amanecer de los tiempos el océano ha sido un abismo terrible e insondable que produjo en la mentalidad del marino un miedo irracional a lo desconocido. El mar, el Tenebroso de los antiguos, se tenía por refugio y feudo de innumerables monstruos y bestias míticas. Desde el Leviatán bíblico y las bestias que Yahvé creara el quinto día del Génesis, pasando por sirenas, tritones y otros seres fabulosos que acechaban a los barcos y sus tripulantes para hundirlos.

81 / 105

Galeón 'San José'

Galeón 'San José'

Vasija de cerámica y otros restos del naufragio.

Foto: Presidencia de la República de Colombia

82 / 105

Galeón 'San José'

Galeón 'San José'

Cañones del galeón hundido, con las asas en forma de delfín.

Foto: Presidencia de la República de Colombia

83 / 105

Galeón 'San José'

Galeón 'San José'

El sitio arqueológico se encuentra en aguas de Cartagena, en un lugar indeterminado.

Foto: Presidencia de la República de Colombia

84 / 105

Galeón 'San José'

Galeón 'San José'

Vasijas del galeón San José.

Foto: Presidencia de la República de Colombia

85 / 105

Galeón 'San José'

Galeón 'San José'

Imagen digital del sitio arqueológico.

Foto: Presidencia de la República de Colombia

86 / 105

141 Exploradores griegos 4. Las naves de Alejandro

Las naves de Alejandro

Reconstrucción de un barco mercante de la época de Alejandro Magno, según los restos del naufragio del siglo IV a.C. excavado en la costa de Kyrenia, en Chipre. Las naves utilizadas por Nearco serían semejantes a las que vemos aquí.

Foto: Lloyd K. Townsend JR. / NGS

87 / 105

«Encarnación»

«Encarnación»

Sellos de época colonial española.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

88 / 105

«Encarnación»

«Encarnación»

Herradura de una mula procedente del Encarnación.

© MEADOWS CENTER FOR WATER AND THE ENVIRONMENT

89 / 105

«Encarnación»

«Encarnación»

Una hoja de espada que formaba parte del cargamento del barco.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

90 / 105

«Encarnación»

«Encarnación»

Fotomosaico de la nave Encarnación.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

91 / 105

«Encarnación»

«Encarnación»

Uno de los cañones de Henry Morgan hallados por Fritz Hanselmann en el arrecife de Lajas, en Panamá.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

92 / 105

Los objetos del «London»

Los objetos del «London»

Botella de vidrio extraída del London.

Foto: English Heritage

93 / 105

HMS Beagle

HMS Beagle

El HMS Beagle en el estrecho de Magallanes. Ilustración para la revista The Popular Science Monthly de mayo del año 1900. El Beagle era un Bergantín de clase Cherokee. Fue botado el 11 de mayo de 1820.

94 / 105

FCR-418338. El vapor Natchez

El vapor Natchez

El recorrido de dos horas por el último tramo del Misisipi permite imaginar la época en que Nueva Orleans era un destacado puerto fluvial del sur.

Foto: THE GRNAGER COLLECTIO / AGE FOTOSTOCK

95 / 105

H44-10630642. Una cita con el jazz

Una cita con el jazz

La fusión de ritmos africanos, cantos espirituales negros y música europea dio, a finales del siglo XIX, un género que revolució el panorama musical. Nueva Orleans fue la cuna del jazz y sus locales vieron nacer a artistas que triunfarían luego en el resto del país y en Europa. A principios del siglo XX el género musical llenaba teatros, además de amenizar los viajes en barco y los funerales.

Foto: GTRES

96 / 105

DSC 2189. Mermaid Sapphire

Mermaid Sapphire

Lanzado desde el Mermaid Sapphire, el sumergible tiene 180 sistemas distintos, desde baterías hasta sonar.

Foto: Mark Thiessen

97 / 105

«Viking»

«Viking»

El armazón de acero que sustenta la quilla y partes del casco del Roskilde 6 

© NATIONALMUSEET

98 / 105

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

La mayor parte de las monedas son reales de a ocho de plata.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

99 / 105

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

Se han cuantificado un total de 574.553 monedas, de la época de los Borbones (Carlos III y Carlos IV).

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

100 / 105

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

Tesoro de «Nuestra Señora de las Mercedes»

El tesoro de «La Mercedes» incluye gemelos, hebillas y otros objetos.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

101 / 105

Captura de un galeón

Captura de un galeón

El óleo de Jean-Antoine Gudin representa el abordaje de un navío español, frente a la costa de las Bahamas, por una banda de piratas franceses en el siglo XVII.

HERVÉ LEWANDOWSKI / RMN

102 / 105

zooplancton02. El Hespérides

El Hespérides

El Hespérides, buque oceanográfico insignia de nuestro país, surca las aguas del Pacífico durante la Expedición Malaspina 2010. En sus más de 20 años de existencia ha recorrido todos los océanos del globo, y en él han navegado miles de científicos de todo el mundo.

Foto: Joan Costa

103 / 105

zooplancton01. El patín de Neuston

El patín de Neuston

Esta especie de catamarán, llamado patín de neuston, es utilizado por los científicos marinos desde los años sesenta. En el centro lleva una fina malla destinada a rebañar la superficie del océano para recolectar organismos zooplanctónicos como los que ilustran este reportaje.

Foto: Joan Costa

104 / 105

amundsen04. Una elección fatídica

Una elección fatídica

El barco de Scott, el Terra Nova, transportaba perros siberianos y ponis manchúes, que requerían mucho alimento y atenciones. Las raquetas escandinavas de caña retorcida ayudaban a algunos ponis; los que carecían de ellas se hundían en la nieve hasta las rodillas. Se debatió mucho acerca de cuál sería el mejor medio de transporte: en los planes originales de Amundsen para el Ártico, se hablaba de guarnecer osos polares.

Herbert Ponting / National Geographic

105 / 105

amundsen01. Comienza la carrera

Comienza la carrera

Noruegos capitaneados por Roald Amundsen arribaron a la bahía de las Ballenas el 14 de enero de 1911. Con tiros de perros, se dispusieron a adelantar a los británicos en la carrera al polo Sur. El barco de Amundsen, el Fram, cedido por el explorador ártico Fridtjof Nansen, era el no va más en buques polares.  

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes