40 Fotos de Aztecas

Aztecas

1 / 40
Sacrificio azteca de un lobo cubierto de oro (México)

1 / 40

Sacrificio azteca de un lobo cubierto de oro (México)

El lobo, de unos ocho meses de edad, fue sacrificado por los aztecas y su cuerpo, adornado con piezas de oro purísimo y con un cinturón de conchas del océano Atlántico, fue depositado en una tumba cuadrada entre 1486 y 1502, durante el reinado de Ahuítzotl y el descubrimiento de América por Cristóbal Colón. El entierro sacrificial fue descubierto más de 500 años después cerca del Zócalo, la plaza principal de la Ciudad de México. El lobo representaba a Huitzilopochtli, la principal deidad de los mexicas, el dios del sol y de la guerra, pues se suponía que ayudaría a los guerreros caídos a cruzar el río del inframundo. Más información aquí.

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

mapaazteca1. Códice Quetzalecatzin

2 / 40

Códice Quetzalecatzin

El Códice Quetzalecatzin, también conocido como el Mapa de Ecatepec-Huitziltepec, muestra información genealógica y la propiedad territorial de la familia indígena "de Leon", desde 1480 hasta 1593. El mapa cubre zonas de los actuales estados de Puebla y Oaxaca.

Foto: Library of Congress

sacrificioazteca3. Entierro inalterado

3 / 40

Entierro inalterado

El entierro ha permanecido inalterado durante más de 500 años; únicamente quedó afectado en 1900, durante la construcción de la red de alcantarillado. 

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

sacrificioazteca4. Criatura divina

4 / 40

Criatura divina

"Los aztecas se ocupaban elaborada y simbólicamente de las criaturas porque creían que la presencia de su dios debía de ser venerada", expresa el arqueólogo Leonardo López Luján.

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

sacrificioazteca1. Enterrado con mucho oro en una tumba cuadrada

5 / 40

Enterrado con mucho oro en una tumba cuadrada

El cadáver del lobo fue cuidadosamente depositado hace cientos de años en un espacio de piedra cuadrado junto con otras piezas del metal precioso y cuchillos de pedernal. 

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

sacrificioazteca2. Oro y conchas

6 / 40

Oro y conchas

Piezas de oro purísimo y conchas del océano Atlántico procedentes del entierro. 

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

mexico4. Excavación del sitio

7 / 40

Excavación del sitio

Excavación del sitio por parte de las arqueólogas Sandra Ramírez y Lorena Vázquez. Los investigadores han comprobado que los cráneos pertenecieron a personas de varios lugares de Mesoamérica.

Foto: Héctor Montaño, INAH

mexico5. Deformaciones cefálicas y mutilación dental

8 / 40

Deformaciones cefálicas y mutilación dental

Los cráneos encontrados en los tzompantlis (estructuras en las que se ensartaban los cráneos perforados de las víctimas de los sacrificios) presentan diferentes deformaciones cefálicas además de mutilación dental. 

Foto: Héctor Montaño, INAH

mexico6. Cráneo perforado

9 / 40

Cráneo perforado

Cráneo que fue perforado para ser ensartado en un tzompantli. 

Foto: Héctor Montaño, INAH

mexico7. Cráneos del Gran Tzompantli

10 / 40

Cráneos del Gran Tzompantli

Cráneos pertenecientes al Huey Tzompantli o Gran Tzompantli de México-Tenochtitlán.

Foto: Héctor Montaño, INAH

mexico1. Torre de cráneos

11 / 40

Torre de cráneos

Torre de cráneos humanos excavada en el Centro Histórico de la Ciudad de México y que corresponde a la sexta etapa constructiva del Templo Mayor (1486-1502), es decir, poco antes de la entrada de los españoles.

Foto: PAU-INAH

mexico2. Estructura circular

12 / 40

Estructura circular

Estructura circular formada por cráneos humanos unidos con argamasa de cal, arena y gravilla de tezontle. 

Foto: Héctor Montaño, INAH

mexico3. Cráneos de hombres, mujeres y niños

13 / 40

Cráneos de hombres, mujeres y niños

Los cráneos de hombres, mujeres y niños de diversos lugares de Mesoamérica. 

Foto: Héctor Montaño, INAH

tenochtitlan1. Templo de Ehécatl

14 / 40

Templo de Ehécatl

Estructura circular del principal templo dedicado a Ehécatl, el dios mexica del viento.

Foto: Héctor Montaño, INAH

tenochtitlan2. Catedral Metropolitana

15 / 40

Catedral Metropolitana

Excavaciones en un predio ubicado a espaldas de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

Foto: Héctor Montaño, INAH

tenochtitlan3. Pavimento de lajas

16 / 40

Pavimento de lajas

Pavimento de lajas fechado aproximadamente en el 1486 d.C.

Foto: Héctor Montaño, INAH

tenochtitlan4. Estructura circular

17 / 40

Estructura circular

Estructura circular del templo dedicado a Ehécatl.

Foto: Héctor Montaño, INAH

tenochtitlan5. Restos del campo de juego de pelota

18 / 40

Restos del campo de juego de pelota

Restos del principal campo de juego de pelota de Tenochtitlán.

Foto: PAU-INAH

Cráneos aztecas

19 / 40

Cráneos aztecas

Cráneos parcialmente excavados en el Templo Mayor, un sitio arqueológico azteca situado en Ciudad de México.

Foto: Héctor Montaño / INAH via AP / Gtres

Moctezuma es apresado por Hernán Cortés

20 / 40

Moctezuma es apresado por Hernán Cortés

En los días posteriores a su llegada a Tenochtitlán, Cortés se dedicó a pasear por las calles para elaborar su estrategia de conquista. Con su objetivo presente, supo aprovechar la excusa de un confuso complot indígena para apresar al emperador y convertirlo en su rehén.

Museo de América, Madrid

Cortés hace prisionero a Pánfilo de Narváez

21 / 40

Cortés hace prisionero a Pánfilo de Narváez

Cortés hubo de abandonar apresuradamente la ciudad a comienzos de 1520 para hacer frente a una expedición de castigo enviada desde Cuba por Diego Velázquez. El encargado de parar los pies a Cortés seria Pánfilo de Narváez, al que el conquistador extremeño hizo prisionero.

Museo de América, Madrid

Entrada en Txacala después de la batalla de Otumba. Entrada en Tlaxcala después de la batalla de Otumba

22 / 40

Entrada en Tlaxcala después de la batalla de Otumba

Cortes logró imponerse militarmente al pueblo tlaxcalteca, establecer una alianza en base a sus intereses e incorporar a sus tropas a miles de guerreros tlaxcaltecos. El caudillo empezó a darse cuenta de la ventaja que para los españoles suponían las divisiones entre los distintos pueblos nativos, y especialmente el odio existente entre muchas poblaciones contra los aztecas y su política de imperialismo y terror.

Museo de América, Madrid

Entrada de Hernán Cortés en Tlaxcala, de la serie “Conquista de Mexico”

23 / 40

Entrada de Hernán Cortés en Tlaxcala, de la serie “Conquista de Mexico”

Tlaxcala era un pequeño territorio que defendía su independencia del pueblo azteca, con el que se encontraban en una pugna constante.

Museo de América, Madrid

Batalla de Otumba,1520, óleo anónimo.

24 / 40

Batalla de Otumba,1520, óleo anónimo.

Pocos días después de “la noche triste” se libró la batalla de Otumba. Frente a los feroces guerreros jaguar y águila, los de Cortés pudieron recomponerse y hacer un uso efectivo de la caballería contra los aztecas.

Museo del ejército, Madrid

Hernán Cortes y Doña Marina. “Historia de las Indias de Nueva España” 1537 - 1538

25 / 40

Hernán Cortes y Doña Marina. “Historia de las Indias de Nueva España” 1537 - 1538

Malinche, o doña Marina fue conocida como la indígena que abrió México a Cortés. Era una doncella que dominaba varias lenguas indígenas y que pronto aprendió el castellano, con lo que resultó crucial para Cortés en sus designios de invasión. El conquistador engendró con ella a su hijo Martín, considerado el primer mestizo de la América continental.

Biblioteca Nacional, Madrid.

El árbol de la "noche triste" en México.

26 / 40

El árbol de la "noche triste" en México.

En la llamada Noche Triste, el 30 de junio de 1520, Cortés y sus hombres se vieron obligados a huir de la ciudad, acosados por los aztecas, que les provocaron centenares de bajas.

Grabado de la ilustración española y americana

Conquista de América Hernán Cortés

27 / 40

Conquista de América Hernán Cortés

Hernán Cortes ordena destruir la naves (arriba)

Hernán cortés se reúne con los embajadores de Moctezuma (abajo)

 

Cortés hundió sus naves para evitar cualquier tentativa de abandono por parte de sus hombres y mediante sus dotes diplomáticas logró la alianza de toltecas y tlaxcaltecas, pueblos indígenas sometidos a los aztecas.

Museo de América, Madrid

Segunda Carta de Relación de Hernán Cortés (1522), impresa en Sevilla.

28 / 40

Segunda Carta de Relación de Hernán Cortés (1522), impresa en Sevilla.

Las crónicas de la época, por ejemplo las Cartas de relación de Cortés o la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, constituyen un gran tesoro que invita a mirar este episodio desde todos sus ángulos.

Biblioteca Nacional, Madrid. Centro de exposiciones Arte Canal

Monumento a Hernán Cortes en Medellín, su ciudad natal. Obra de Eduardo Barrón.. Monumento a Hernán Cortés en Medellín, su ciudad natal. Obra de Eduardo Barrón.

29 / 40

Monumento a Hernán Cortés en Medellín, su ciudad natal. Obra de Eduardo Barrón.

Hernán Cortes abandonó su Medellín natal, en Extremadura, y se lanzó a la conquista y colonización de México. En 1518, Cortés dirigió la tercera expedición exploratoria hacia las costas de México. Desobedeciendo las órdenes de Diego Velázquez, el gobernador de Cuba, Cortés convirtió lo que debía ser una misión de búsqueda y reconocimiento en una ardua empresa de conquista.

136 Aztecas 1. El baño diario

30 / 40

El baño diario

Aunque esta escena del Códice florentino muestra un baño ritual del dios Quetzalcóatl, cabe imaginar que los aztecas se lavaban de forma parecida, echándose agua con un cuenco en el baño o junto a un río.

Imagen: Age Fotostock

136 Aztecas 2. Una comida abundante y variada

31 / 40

Una comida abundante y variada

En este dibujo aparecen dos hombres comiendo maíz que toman de cestillos de fibra vegetal. En los platos-trípodes hay trozos de carne de ave, seguramente pavo (guajolote).

Imagen: Age Fotostock

136 Aztecas 3. El vestido de la diosa

32 / 40

El vestido de la diosa

La diosa Chalchiuhtlicue, esposa del dios Tlaloc, aparece sentada y vestida como las mujeres aztecas, con una falda y un huipil (blusa bordada). Por su espalda caen dos largas trenzas. Era llamada "la de la falda de jade". Museo del Hombre, París.

Foto: Bridgeman / ACI

aztecasguerraypoder09

33 / 40

aztecasguerraypoder09

«Fotografiar un objeto de cuatro metros cuadrados no siempre es fácil», afirma el fotógrafo Kenneth Garrett, autor del reportaje sobre los aztecas. El famoso monolito de Tlaltecuhtli, hallado junto al Templo Mayor, había aparecido partido en cuatro fragmentos, y todo el mundo quería ver la imagen completa de la diosa. Una vez ensamblados los trozos, había que fotografiarlo desde arriba, pero el director del museo dijo que no debía suspenderse nada sobre la piedra. «Con una escalera muy alta, una pértiga y una lente de 24 milímetros descentrable (que corrige las distorsiones geométricas), logré simular una visión cenital, cambiando la perspectiva de la lente –dice Garrett–. Monté las luces estroboscópicas y empecé a disparar por control remoto. Las imágenes iban saliendo bien. Luego pudimos hacer todos los ajustes lumínicos necesarios y ver los resultados en el ordenador.»

Kenneth Garrett

aztecasguerraypoder08

34 / 40

aztecasguerraypoder08

El cerro Texcotzinco, al nordeste de la metrópoli, floreció gracias a una avanzada ingeniería hidráulica destinada al culto a la divinidad del agua y al abastecimiento de las poblaciones cercanas. Nezahualcóyotl, un ilustrado tlatoani de Texcoco (1402-1472), ordenó la construcción de sofisticadas estructuras como el Acueducto, el Baño del Rey, el Baño de la Reina, e incluso un jardín botánico.

Peter Essick

aztecasguerraypoder07

35 / 40

aztecasguerraypoder07

Los ojos falsos incrustados en las cuencas y dos hachas de pedernal clavadas donde una vez estuvieron la nariz y la lengua dan una expresión escalofriante a este cráneo humano procedente de las excavaciones de Tenochtitlan.

Kenneth Garrett

aztecasguerraypoder03

36 / 40

aztecasguerraypoder03

Vaso ritual policromo procedente del Templo Mayor.
 

Kenneth Garrett

aztecasguerraypoder01

37 / 40

aztecasguerraypoder01

Un guerrero águila aparece representado en esta figurilla de terracota hallada en Tenochtitlan. Los ejércitos aztecas, altamente organizados para la guerra y captura de prisioneros, estaban divididos en órdenes, como las del Águila y del Jaguar.

Kenneth Garrett

aztecas07

38 / 40

aztecas07

Debajo del monolito de Tlaltecuhtli yacía la mayor ofrenda hallada hasta el momento (caja 126): 8.500 huesos de animales, cuchillos rituales, conchas y corales, una vasija con grano, estatuillas del dios del fuego…

Jesús López

aztecas03

39 / 40

aztecas03

El Aristocánido, cuyo esqueleto ha sido reconstruido para su exhibición en un museo, llevaba un cinturón de conchas y cascabeles de oro en las patas traseras.

Kenneth Garrett

aztecas01

40 / 40

aztecas01

Los arqueólogos utilizaron un escáner con tecnología láser para generar la imagen verde tridimensional de una enorme losa fracturada que representa a una diosa azteca de la tierra. Cerca de su cabeza, en el fondo de un pozo, había seis ofrendas extraordinarias.

Guido Galvani y María Sánchez Vega por gentileza del Proyecto Templo Mayor / Instituto Nacional de A

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?