Publirreportaje. Un viaje inolvidable

De Santiago de Compostela a Donostia con el nuevo e-Golf

¿Sería posible recorrer Galicia y la Cornisa Cantábrica con un coche eléctrico?

31 de octubre de 2017

Ya habíamos comprobado que el nuevo e-Golf es perfecto para desplazarse cada día con el máximo de comodidades y cero emisiones, gracias a su autonomía de hasta 300 km –un 50% más que su predecesor–. Ahora bien, una cosa es recargar la batería del vehículo en el hogar y otra, ir de viaje con él durmiendo cada noche en un sitio distinto.

El consumo del e-Golf es de 12,7 kWh/100 km. Al coste actual de la electricidad en España supone menos de 2 euros/100 km

Mirando mapas de los puntos de recarga en internet para organizar las etapas resultó fácil hallar hoteles que ofrecen ese servicio. Como queríamos tener la libertad de hacer desvíos en la ruta, planificamos etapas de 200 km; eso nos daba un margen de seguridad para acceder a los establecimientos que habíamos reservado. En la mayoría, como comprobaríamos, la recarga del vehículo es gratuita; en otros solo se paga por el aparcamiento. Y así partimos de Santiago rumbo a la Reserva de la Biosfera del Río Eo y Los Oscos, visitando antes las ciudades de La Coruña y Lugo. La Casona de Labrada, un hotel en las montañas cerca de Taramundi, nos acogió esa primera noche. Aún con la imagen de los bosques de Los Oscos en la mente llegamos a la ría de Ribadeo para recorrer la costa asturiana. La playa de Navía y las abigarradas casas portuarias de Luarca y Cudillero nos gustaron tanto como el salvaje Cabo Estaca de Bares. Nos desviamos al sur para subir el empinado puerto del Angliru y esa noche restauramos las fuerzas junto a nuestro e-Golf en el hotel Abba Playa de Gijón.

Fantásticos paisajes y pueblos como Villaviciosa, Ribadesella o San Vicente de la Barquera, con los Picos de Europa de fondo, jalonaron la nueva etapa, que concluyó en el parador de Santillana de Mar, próximo a Altamira. Por la mañana el e-Golf volvía a estar presto para el trayecto de ese día... y del siguiente, pues aunque hay una quincena de puntos de recarga en Bilbao, donde dormimos, no los necesitamos hasta Donostia un día después. Al acabar nuestra comida en el restaurante Akelarre el e-Golf estaba listo para proseguir la ruta.

Hasta 300 km de autonomía con cero emisiones

El motor eléctrico del nuevo e-Golf entrega 100 kW de potencia (136CV), 15kW más que la versión anterior, y acelera silenciosamente de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos, o de 0 a 60 km/h en 4,2 segundos, algo ideal cuando se circula en ciudad. La capacidad de su batería de litio ha sido aumentada de 24,2 a 35,2 kWh. En un enchufe de pared (AC, 7,2 kW), la batería estará completamente cargada en menos de 6 horas. En una estación de carga CCS se puede cargar hasta un 80% de su capacidad en menos de una hora.

El consumo del e-Golf es de 12,7 kWh/100 km. Al coste actual de la electricidad en España supone menos de 2 euros/100 km. Cada frenada aumenta la autonomía del e-Golf.

Cuanto más intensa, mayor el grado de recuperación de la batería

De serie el e-Golf incorpora el sistema de infoentretenimiento Discover Pro de 9,2 pulgadas con control gestual, el Volkswagen Digital Cockpit, el Control de Crucero Adaptativo y Faros LED con luz diurna.

Por si fuera poco, a nivel de seguridad el sistema Front Assist detecta peatones en la calzada; el Emergency Assist detiene el Golf en caso de emergencia. El asistente en atascos permite una conducción semiautónoma hasta 60 km/h.

Más información en la web de Volkswagen

Outbrain