Publirreportaje. Desde hace cien años, los científicos trabajan en la conducción autónoma

Pasado, presente y futuro de la conducción autónoma

Volkswagen pone lo último de esta tecnología al servicio del conductor.

Ilustración aparecida en Estados Unidos en 1957

Ilustración aparecida en Estados Unidos en 1957

Una familia se entretiene mientras su coche conduce solo, guiado por un pavimento especial. 

Foto: Volkswagen

31 de octubre de 2017

En 1925, los conductores de Nueva York fueron testigos de un hecho insólito: un vehículo sin nadie al volante circuló tranquilamente por Broadway y la Quinta Avenida, dos de las vías más concurridas de Manhattan. Y lo hizo en medio del intenso tráfico que caracterizaba a la ciudad de los rascacielos.

La responsable de aquel insólito acontecimiento fue la empresa Houdina Radio Control, que utilizó un vehículo de la marca Chandler –al que llamó Maravilla Americana– movido gracias a un sistema de radiocontrol: seguía las órdenes que llegaban a su antena y que le enviaba el coche que iba detrás. Ése fue el punto de partida de los coches autónomos, que al comienzo se basaron en el radiocontrol. En 1939, este mecanismo permitió al diseñador industrial Norman Bel Geddes imaginar en su Futurama (la grandiosa maqueta de una ciudad del mañana, presentada en la Exposición Universal de Nueva York) a miles de automóviles moviéndose sin problemas, propulsados por campos electromagnéticos generados por circuitos insertados en el pavimento.

Construyendo la ciudad del futuro
Las calles de la ciudad del futuro según la imponente maqueta de Futurama, en la Exposición Universal de Nueva York (1939).

Nuevas tecnologías en los años 80

En los años ochenta, la idea de mover los automóviles mediante sistemas embebidos en la vía dieron paso a nuevas propuestas. Así, el automóvil robotizado construido por Ernst Dickmanns, de la Universidad de Múnich, estaba controlado por una cámara que procesaba las imágenes para dirigir el vehículo. Mientras tanto, en Estados Unidos, la agencia DARPA, del Departamento de Defensa, creó el primer vehículo que funcionaba con radar láser y visión computerizada. El coche autónomo ya era una realidad.

La idea de Volkswagen no es sustituir al conductor, sino conseguir un manejo más seguro del coche

Hoy, Volkswagen ha aplicado en el nuevo Arteon la más reciente tecnología vinculada a la conducción autónoma, pero no para sustituir al conductor, sino para convertir la conducción en una experiencia más segura y cómoda. Así, por ejemplo, el sistema Emergency Assist registra la falta de actividad del conductor y puede dirigir el vehículo al carril derecho y detenerlo allí, mientras que el sistema de mantenimiento de carril Lane Assist te alertará si abandonas el carril por error. Tú pones el espíritu de aventura y Arteon te ayuda con una tecnología tan adaptada a ti que se convertirá en tu otro yo al volante.

Conducción autónoma
El nuevo Arteon ya hace posible una conducción semiautónoma.

Conducción semiautónoma

No notarás que Arteon te ayuda, pero sentirás que conducir es más fácil que nunca. En Volkswagen lo han llamado conducción semiautónoma: es la tecnología que te libera de las rutinas más pesadas y te protege de cualquier distracción. Así, el avanzado sistema de control automático de distancia ACC con control predictivo de velocidad te ayuda a mantener una velocidad predeterminada y una distancia mínima respecto al vehículo que circula delante, e incluso calcula la velocidad ideal en una curva mediante datos predictivos de trayecto.

Control predictivo de velocidad
El nuevo control predictivo de velocidad de Volkswagen permite saber cuál es la velocidad ideal a la que el conductor debe tomar una curva