Picasso

1 / 13

1 / 13

picasso la-celestina-Paris-1904-blue-period2. La Celestina, París

La Celestina, París

Una obra fundamental de su periodo azul, donde se manifiesta cierto pesimismo. Es una época donde Pablo Picasso refleja la soledad, la vejez, la pobreza, como esta celestina, inspirada en la tradición literaria española. Para ver este cuadro hay que ir hasta el Museo Picasso de París, ubicado en Hôtel Salé, colección formada gracias a dos daciones de los herederos del artista. 

Foto: Musée Picasso Paris

2 / 13

La-habitacion-azul-Washington. La habitación azul, Washington

La habitación azul, Washington

Esta obra la pintó Pablo Picasso en 1901 y presenta algunas claves importantes para entender su obra, como sus influencias de Toulouse-Lautrec, Van Gogh o Degas. Para ver esta pintura al aceite del período azul del artista hay que viajar a la capital de los Estados Unidos, a la Colección Phillips de Washington

Foto: Colección Phillips

3 / 13

Mujer que llora, en Melbourne. Mujer que llora, Melbourne

Mujer que llora, Melbourne

Este cuadro de una paleta llamativa de verdes forma parte de una larga serie de mujeres llorando que Pablo Picasso pintó en 1937. El motivo común de todas ellas es esta imagen perturbadora que expresa un gran dolor y que deriva de la figura del extremo izquierdo del mural del Guernica. Para ver este símbolo contra las guerras modernas hay que viajar a Galería Nacional de Victoria, en Melbourne. Este museo de Australia dedica la segunda planta al genial malagueño.

Foto: Galería Nacional Victoria

4 / 13

Dora maar, Berlín

Dora maar, Berlín

Dora Maar fue una de las musas de Pablo Picasso. La conoció en 1936 y le dedicó un gran número de retratos. Ella fue quien documentó gráficamente la creación del "Guernica". Este retrato cubista se puede ver en el museo Berggruen, una colección de arte moderno que pertenece a la Galería Nacional de Berlín, en la famosa isla de los museos, y donde se exponen, además de a Pablo Picasso, a artistas como Paul Klee y Henri Matisse.

Foto: Colección Berggruen

5 / 13

El estudio, en Londres

El estudio, en Londres

Una pintura importante de la década de 1950. El cuadro representa el estudio que Pablo Picasso usó en Cannes, una gran villa del siglo XIX al pie de la montaña Sainte Victoire, con unas vistas que pintó en una larga serie. Pero en este cuadro, el protagonismo lo tiene el propio estudio. La obra está expuesta en la Tate Modern, en Londres.

Foto: Tate Modern

6 / 13

el-guernica 86054344. El Guernica, en Madrid

El Guernica, en Madrid

Una de las obras cumbre de Pablo Picasso. Este mural, que pintó en 1937, mide 3,50 metros de alto por 7,80 metros de largo y tiene una estructura de tríptico. El "Guernica" está pintado en blanco, negro y grises. Para verlo hay que ir al Museo Reina Sofía, uno de los museos imprescindibles de Madrid.

Foto: Gtres

7 / 13

Naturaleza muerta con gallo y cuchillo. Naturaleza muerta con gallo y cuchillo, Málaga

Naturaleza muerta con gallo y cuchillo, Málaga

El impacto de la guerra en la obra de Pablo Picasso es evidente. Como por ejemplo, en esta naturaleza muerta de 1947, que tiene mucho de sacrificio en un altar. Un óleo sobre contrachapado que se puede ver en el Museo Picasso de Málaga, la ciudad natal del genial artista.

Foto: Museo Picasso Málaga

8 / 13

Autorretrato. Autorretrato de 1907, Praga

Autorretrato de 1907, Praga

Entre los retratos de Pablo Picasso, encontramos la serie de autorretratos, que nos permiten seguir los diferentes momentos de su carrera en paralelo a la evolución de su imagen. Este que pertenece a la Galería Nacional de Praga, capital de la República Checa, es de 1907. Lo pintó a los 26 años, en una etapa anterior al cubismo.

Foto: Galería Nacional de Praga

9 / 13

Arlequin-1917-Picasso. Arlequín, Barcelona

Arlequín, Barcelona

El artista pintó este óleo en Barcelona, entre junio y noviembre de 1917, con motivo de la presentación en el Gran Teatro del Liceo de la ciudad del ballet Parade con la compañía de los Ballets Rusos de Serge de Diaghilev. El personaje del arlequín es una figura muy representada en toda la obra de Pablo Picasso. Para disfrutar de este cuadro hay que viajar a Barcelona, al Museo Picasso, referencia en el estudio de los años de formación del artista.

Foto: Museo Picasso de Barcelona

10 / 13

las-señoritas-de-avignon-Picasso. Las señoritas de Avignon, Nueva York

Las señoritas de Avignon, Nueva York

Las señoritas de Avignon, o mejor, Las señoritas de la calle de Avinyó porque se pintó en Barcelona, marca el inicio de su carrera hacia el cubismo. Con este óleo de 1907, Pablo Picasso rompe con el Realismo y se enfrenta a comentarios despectivos, al no valorarse su nuevo trabajo. Pero el tiempo da y quita la razón. En este caso, se la dio al genial artista. El cuadro se puede contemplar en el MoMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Foto: MoMA

11 / 13

el guernica. Un mural en blanco y negro

Un mural en blanco y negro

El mural que pintó en 1937 Pablo Picasso mide 3,50 m de alto por 7,80 m de largo. Es un óleo sobre lienzo con estructura de tríptico pintado en blanco, negro y grises. Su estilo es cubista y en él aparecen una serie de figuras como símbolos. El cuadro fue un encargo del Gobierno de la Segunda República Española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París.

Foto: Gtres

12 / 13

Picasso en su taller

Picasso en su taller

Pablo Ruíz Picasso es uno de los artistas clave del S.XX hasta el punto de no entenderse las vanguardias de la época sin estudiar su obra. Pero no es solo un referente artístico, también lo es en cuanto a su compromiso político. Muy sensible a los peligros de la modernidad y atento a los riesgos políticos, supo usar su arte como herramienta de denuncia. Suya es la frase: “No, la pintura no está hecha para decorar las habitaciones. Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo contra el enemigo”.

Foto: Gtres

13 / 13

Museo Picasso, Barcelona

Museo Picasso, Barcelona

Es uno de los principales puntos de interés de la Ciudad Condal. Más de 4.000 obras del pintor malagueño que se encuentran en el palacio Aguilar, de estilo gótico y situado en la calle Montcada dentro del antiguo barrio de El Born. Fue abierto en 1963 por el amigo y secretario Jaime Sabartés, y la mayoría de las obras fueron donadas por el mismo Picasso. Entre sus pinturas se pueden encontrar Arlequín, Ciencia y claridad o la serie de Las Meninas, además de una amplia colección de grabados.  

Juan Ávila

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes