Amundsen

1 / 16
Herbert Ponting Scott's ship Terra Nova 1910. Una carrera helada

1 / 16

Una carrera helada

Las exploraciones en la Antártida dieron con una nueva edad heroica de las exploraciones. El británico Robert Falcon Scott y el noruego  Roald Amundsen protagonizaron la carrera por conquistar el Polo Sur. Scott fue un explorador y oficial de la Marina Real Británica que dirigió dos expediciones a la Antártida. El 17 de enero de 1912 alcanzó el Polo Sur junto a cinco hombres que le acompañaron; pero lo hicieron unos días después que su otro competidor, el noruego Amundsen. Scott y sus hombres nunca volvieron: murieron desfallecidos y de extremo frío en su retorno. En Inglaterra fueron considerados héroes nacionales. En la imagen se observa el barco de la británica Expedición Terra Nova.

Foto: CC

Roald Amundsen ser på Martin Rønne som syr på maskin, 1910 (7675744350). El noruego que llegó más lejos

2 / 16

El noruego que llegó más lejos

El noruego Roald Amundsen lideró la primera expedición que llegó al Polo Sur. Su expedición, en la imagen se le puede ver en el Fram, llegó el 14 de diciembre de 1911, cinco semanas antes que la del grupo liderado por el británico Robert Falcon Scott. El noruego también fue el primero en surcar el Paso del Noroeste y formó parte de la primera expedición aérea que sobrevoló el Polo Norte. Un misterio envuelve la muerte de Amundsen: desapareció a bordo del hidroavión Latham en una expedición de rescate de otro aventurero, el ingeniero italiano Umberto Nobile. Nunca se encontraron los restos.

Foto: Gtres

amundsen. Coordenadas honoríficas

3 / 16

Coordenadas honoríficas

amundsen06. Roald Amundsen

4 / 16

Roald Amundsen

maud4. Atascado en el hielo

5 / 16

Atascado en el hielo

El barco Maud, con el que Roald Amundsen intentó llegar el Polo Norte. En la fotografía aparece atascado en el hielo en 1923.

Foto: AP Photo / Gtres

maud5. Roald Amundsen

6 / 16

Roald Amundsen

El explorador noruego Roald Amundsen, quien falleció en el mar de Barents en 1928, mientras volaba en el transcurso de una operación de rescate en el Ártico. Su cuerpo nunca fue hallado.

Foto: AP Photo / HO / Gtres

maud1. Casco de roble

7 / 16

Casco de roble

El Maud tras ser reflotado en Cambridge Bay. Su casco de roble, sólido y circular, estaba concebido para resistir la presión del hielo.

Foto: Jan Wanggaard, Maud Returns Home

maud2. A la intemperie

8 / 16

A la intemperie

El Maud será remolcado hasta Noruega en el verano de 2017. De momento permanecerá a la intemperie en Cambridge Bay para que se seque la madera.

Foto: Jan Wanggaard, Maud Returns Home

amundsen09. Carrera sin recompensa

9 / 16

Carrera sin recompensa

Abatidos por la derrota comprendieron que su esfuerzo se había quedado, en palabras de Scott, «sin la recompensa de ser los primeros».

H.R. Bowers / Royal Geographical Society

amundsen08. Victoria y derrota

10 / 16

Victoria y derrota

Amundsen y sus cuatro compañeros, esquiadores expertos, alcanzaron la meta el 14 de diciembre de 1911. Pasaron tres días «marcando el Polo», esto es, realizando observaciones para determinar su ubicación exacta. El quinteto de Scott llegó 34 días después.

 

Biblioteca Nacional de Noruega

amundsen07. Provisiones vitales para sobrevivir

11 / 16

Provisiones vitales para sobrevivir

Los depósitos de alimentos básicos para la exploración polar fueron de vital importancia para la supervivencia de los dos equipos una vez iniciada la marcha. A 80° de latitud Sur, anotó Amundsen, «nos detuvimos para dejar un depósito de reservas […] de 12 cajas de pemmican para los perros […] unos 30 kilos de filetes de foca y 50 kilos de grasa junto con 20 tabletas de chocolate. Además, 1 caja de margarina y 2 cajas de galletas de trineo».

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

amundsen06. Fe en los perros

12 / 16

Fe en los perros

La fe de Amundsen en los perros se afianzó con el tiempo. Los canes preferían los arneses en abanico utilizados en Groenlandia a los de estilo alaskeño, un sistema que emparejaba a los canes a lo largo de una guía central.

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

amundsen05. Tracción canina

13 / 16

Tracción canina

Para Scott, los perros robaban la «gloria» al viaje en trineo. El ideal de exploración «sin asistencia» pasaba por que los hombres acarrearan las provisiones, aunque  eso no le impidió probar trineos motorizados. Sin haber pasado suficientes pruebas previas, éstos se averiaron. 

Herbert Ponting / National Geographic

amundsen03. Los hombres de Scott

14 / 16

Los hombres de Scott

El equipo británico (Robert Falcon Scott, en el centro) vestía ropa de lana y cortavientos para arrastrar los trineos. Pero hacía falta algo más para sobrevivir. «Una expedición […] sin pieles está mal aviada», observó Amundsen. 

Foto: Herbert Ponting / National Geographic

amundsen02. Anorak de piel de lobo

15 / 16

Anorak de piel de lobo

Enfundado en un anorak de piel de lobo como los de los esquimales netsilik, Amundsen posa en la nieve con actitud heroica cerca de su hogar noruego, en una de sus imágenes más divulgadas.

Foto: Royal Geographical Society

amundsen01. Comienza la carrera

16 / 16

Comienza la carrera

Noruegos capitaneados por Roald Amundsen arribaron a la bahía de las Ballenas el 14 de enero de 1911. Con tiros de perros, se dispusieron a adelantar a los británicos en la carrera al polo Sur. El barco de Amundsen, el Fram, cedido por el explorador ártico Fridtjof Nansen, era el no va más en buques polares.  

Biblioteca Nacional de Noruega /  Picture Collection

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?