Vida salvaje

Una mantis ibérica

mantis

mantis

19 de marzo de 2013

Solo ocho géneros componen la familia de las mantis en la fauna ibérica, y uno de ellos, representado únicamente por la especie Apteromantis aptera, es un endemismo cuya área de distribución se circunscribe exclusivamente a la mitad sur peninsular.

Es uno de los pocos insectos incluidos en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y en el Catálogo de Especies Amenazadas, y hasta ahora nunca había podido ser fotografiado durante la cópula «ni tampoco en los momentos posteriores a la misma, cuando la hembra acaba de introducir en su cuerpo el espermatóforo del macho realizando una torsión espectacular», dice Manuel Ferreras, coordinador del equipo de entomólogos de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, autores de las imágenes. Las fotos fueron tomadas en su hábitat natural, unos pastizales situados en el campus universitario, donde Francisco Rodríguez-Sanjuán y Joaquín Márquez llevan diez años estudiando este insecto sin alas.

La especie es entomófaga, es decir, que depreda sobre otros insectos. Por este motivo los insecticidas de amplio espectro constituyen una gran amenaza tanto para esta mantis como para sus presas. La transformación del matorral mediterráneo, donde habita, en áreas extensas de monocultivos es otra de las causas que dificultan la supervivencia de este insecto con aptitudes contorsionistas. —Eva van den Berg / Evalúa

 

Foto: Francisco Rodríguez-Sanjuán, Joaquín Márquez Rodríguez y Manuel Ferreras Romero