Un "diccionario" para traducir a los pandas gigantes

Entender su lenguaje, una de las claves para intentar proteger a los ejemplares en libertad

panda

panda

13 de noviembre de 2015

Los pandas gigantes emiten un sonido similar al balido de una oveja para mostrar su afecto hacia uno de sus congéneres y responden a esta llamada con un ruido parecido al gorjeo de un ave. Son dos de los 13 sonidos identificados por científicos del Centro de Conservación e Investigación del Panda Gigante de la provincia china de Sichuan, quienes aseguran haber descifrado parte del lenguaje de estos animales, según informa el diario oficial China Daily.

El “diccionario” elaborado por los científicos revela que para expresar que tienen hambre, los pandas emiten un sonido que vendría a transcribirse como “yi-yi”, mientras que para transmitir su enfado sueltan un “guau-guau” similar al ladrido de un perro que podría interpretarse, según Zhang Hemin, director del centro de Sichuan, con una advertencia del tipo “fuera de mi territorio”.

Los investigadores iniciaron el proyecto en 2010 a partir de la grabaciones de los sonidos de los pandas gigantes que habitan en el centro. Registraron vocalizaciones entre crías y adultos en diferentes situaciones: mientras comían, se reproducían o se peleaban entre ellos. “Al principio estábamos muy confusos. No sabíamos si lo que teníamos delante eran sonidos de un panda gigante o se trataba de un pájaro, un perro o una oveja”, afirma Zhang.

Los pandas gigantes adultos, según apunta el científico, son por lo general animales solitarios, con lo que suelen aprender el “idioma” de su madre. “Mientras crecen, los cachorros aprenden a comunicarse a través de bramidos, ladridos o balidos. Cuando una madre panda emite un sonido similar al piar de un pájaro, puede estar buscando a su cría, mientras que si suelta un fuerte ladrido significa que hay algún extraño merodeando la zona”, aclara el científico.

El centro tiene previsto seguir con la investigación e incluso planea crear un traductor automático que utilice la última tecnología en materia de reconocimiento de voz. “Si somos capaces de entender su lenguaje podremos proteger al panda gigante en la vida salvaje”, sentencia Zhang. Se estima que hoy solo quedan 2000 ejemplares en libertad, la mayoría de los cuales están distribuidos por las provincias de Sichuan y Shaanxi. Los científicos estudian el comportamiento de estos animales entre los individuos en cautividad, cuya población se cifra en 375 ejemplares, 200 de los cuales viven en el Centro de Conservación e Investigación del Panda Gigante de Sichuan.