Robo de cuernos de rinoceronte

Rhino

Rhino

Foto: Denis Huot / Gtres

31 de enero de 2012

Hasta hace poco, muchos museos europeos tenían en sus salas rinocerontes disecados, un legado de las expediciones de caza de hace un siglo.

Desde entonces el valor de los cuernos de rinoceronte en el mercado negro ha ido en aumento, en parte debido a que en Asia existe la creencia de que sirven para curar el cáncer. Ahora, cuando estos cuernos cuestan al parecer tanto o más que el oro o la cocaína, los furtivos post mórtem están logrando que incluso los especímenes disecados de esta especie amenazada sean cada vez más escasos.

En los ocho primeros meses de 2011 se produjeron robos en diversos museos, en una casa de subastas, en una exposición en un zoo y en un castillo checo. En algunos casos los ladrones serraron los cuernos; en otros se llevaron las cabezas, con soporte y todo, de 90 kilos de peso. Se aconseja a los museos que escondan sus rinocerontes o que exhiban réplicas. Christian Michel, del Acuario-Museo de la Universidad de Lieja, dice que ahora un cartel informa a los visitantes de que el rinoceronte expuesto es falso «por culpa de la estupidez humana». —Kelly Enright