Salud

Picaduras globalizadas

mosquito

mosquito

El mosquito tigre es ese enojoso insecto de patas rayadas que forma parte de nuestra biodiversidad desde 2004. Oriundo del Sudeste Asiático, llegó a Europa en 1979, concretamente a Albania. En 1991 se introdujo en Italia y después llegó a España, donde se instaló en Cataluña y en algunas zonas de la Comunidad Valenciana.
«La especie, eminentemente urbana, se está expandiendo con gran rapidez –explica el entomólogo Roger Eritja, del Servicio de Control de Mosquitos del Baix Llobregat de Barcelona, uno de los cinco centros de servicio público de control de mosquitos que hay en España–. Aunque originariamente cría en las cavidades de los troncos de los árboles, hoy ha dado un salto adaptativo y puede hacerlo en todo tipo de contenedores de agua, como jarrones, bidones, platos o neumáticos usados. Estos últimos en concreto son los que han hecho posible su amplia dispersión.» Los mosquitos tigre pican de día y «son más difíciles de combatir que las especies autóctonas porque la mayoría nace en casas particulares, donde son los propios ciudadanos quienes deben adoptar las medidas preventivas principales», advierte Eritja.
Lamentablemente, estos mosquitos pueden ser vectores de enfermedades como la fiebre de chikunguya (en la ciudad italiana de Ravena se detectaron 160 casos en 2007, y otros tres este año en Frejús, Francia) o el dengue (en 2010 se han dado dos casos en Niza y otros 11 están todavía por confirmar). Ojo al dato… ojo al mosquito tigre. —Eva van den Berg

mosquito

Fotos: Roger Eritja