Nidos para todos los gustos

nido

nido

Un par de ramitas por aquí, un poco de hierba seca por allá. ¿Qué complicación puede tener construir un nido? Según el ornitólogo Mark Mainwaring, bastante. Con la ayuda de un equipo científico de Reino Unido y Francia, ha identificado cuatro tendencias evolutivas que determinan la forma en que una especie concreta construye su nido. Estas estructuras, explica, están diseñadas para cumplir una o más de las cuatro funciones siguientes: aportar calor o sombra a los polluelos, atraer a la pareja, impedir infestaciones de parásitos y proteger la prole de los depredadores.

Por ejemplo, dice Mainwaring, para que adultos y crías no pasen frío en las noches de primavera, la reinita de Tennessee usa gran cantidad de hojas para armar su nido (1). Y con vistas a seducir a una posible pareja, el turpial de Bullock adorna el suyo con llamativas cintas azules (7). En otros diseños se emplean acículas de pino porque constituyen un excelente camuflaje en el bosque, mientras que en la playa se utilizan conchas; las plumas repelen pulgas y piojos.

El equipo de investigadores planea ahora estudiar la influencia del clima en la nidificación y profundizar en el conocimiento del fascinante comportamiento de las aves y sus complejos nidos.