Vida salvaje

Los atunes veranean en las Baleares

atun

atun

Nuevos datos sobre las pautas migratorias del atún rojo

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Confederación Española de Pesca Recreativa Responsable han presentado de forma conjunta los resultados de la campaña 2008-2009 de marcaje del atún rojo en el Mediterráneo, una iniciativa que pretende arrojar luz sobre el comportamiento biológico de la especie que aún hoy es, en muchos aspectos, una incógnita para la ciencia.

Para ello, el WWF ha marcado hasta la fecha 38 ejemplares de entre 12 y 200 kilos de peso, lo que ha permitido saber, minuto a minuto, su posición, la temperatura del agua y la profundidad a la que se desplazan. “Entre los principales descubrimientos, destacan los relacionados con las pautas migratorias del atún rojo –afirma Sergi Tudela, responsable de pesquerías del Programa Mediterráneo de WWF–. Al contrario de lo esperado, los ejemplares adultos no se desplazan directamente a las aguas del Atlántico tras reproducirse en las Baleares, sino que permanecen durante un tiempo al norte del archipiélago descansando hasta finales del verano.” Ya se conocía la importancia de las aguas de Baleares para la especie, puesto que albergan una importante área de reproducción. Ahora la zona cobra aún mayor relevancia, por lo que el WWF y otras entidades científicas y conservacionistas impulsan la creación en el archipiélago de un santuario para este pez imponente.

El atún rojo, en grave peligro de extinción debido a la sobrepesca, necesita urgentemente un plan de recuperación que permita su salvaguarda, ya que desde el comienzo de la pesca industrial la población ha caído en más de un 85%. Eso, añade Tudela, pasa por el cierre de la pesca industrial de cerco, cosa que debería aprobarse de forma urgente en la próxima reunión del ICCAT (Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico), que se celebrará el próximo mes de noviembre en París. La aprobación de dicha prohibición por parte del ICCAT pondría en entredicho el resultado de la última reunión celebrada por el CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) en Doha, Qatar, donde se vetó la propuesta de la Comisión Europea para prohibir el comercio internacional de atún rojo, lo que supuso un duro revés para una especie que está sujeta a enormes intereses comerciales y cuyo futuro pende de un hilo. ––Eva van den Berg

 

Foto: Bozidar Vukicevic