Vida salvaje

Lazos elefantinos

elefantes

elefantes

En el mundo matriarcal de los elefantes, los machos son considerados individuos en su mayoría independientes. Mientras las hembras mantienen vínculos familiares estrechos y de por vida, ellos tienden a vagar solos, juntándose a veces con otro macho o, de forma esporádica, con grupos de varios de ellos.
¿Es así realmente? En un estudio de seis años de duración realizado en el Parque Nacional de Etosha, en Namibia, Caitlin O’Connell-Rodwell, etóloga de la Universidad Stanford, observó por primera vez la existencia de lazos intensos y duraderos entre unos diez individuos machos: un grupo cohesionado de adolescentes y adultos de edades diversas, algunos de hasta 55 años. Los más viejos sirven de mentores y mediadores de los más jóvenes, imponen una estricta jerarquía social y mantienen a raya a los adolescentes cuando las hormonas los embravece.
En la árida Namibia, la jerarquía se torna más rígida cuando el agua escasea. «En los años secos, el orden beneficia a todos –dice O’Connell-Rodwell–. Cada uno conoce su lugar.» Los machos jóvenes acatan las directrices de sus mayores, y todos logran beber en paz. —Hannah Bloch

 

Foto: Denis-Huot / G3